El “algoderitmo” de Pink… Código rosa.

Ella es arte, puro arte embelleciendo todo cuanto sus dedos rozan, en las paredes más grises de mi alma.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Ella in love)

Styletto Rosa

mind-544404_12801573919540   El diván que me imaginaba en la sala de espera es en realidad, una incómoda silla del maldito Ikea. Sobre ella, mi metafórico y vapuleado culo contesta a este engreído maestro de la psicoterapia que, en vano pretende hurgar entre las entrañas de esos horrores que puede, y solo digo que puede, no me dejen dormir. Y aquí estoy, con el móvil compartiendo mi virtual modo silencio en plena terapia con este barrigudo que sabe de la gravedad de la vida la milésima parte de lo que yo intuyo sobre los líos que mantiene con Mario, su musculoso secretario… Vale, puede que yo haya averiguado algo más sobre su vida siendo como soy, un simple pero atento espectador dentro de la jaula Sheriff Pink.pngde oro de su agobiante despacho. El detalle de esas miradas mientras le entrega mi dossier, o la forma con la que le prepara el café, depositando la cantidad justa de azúcar y su mirada furtiva buscando la aprobación del doctor mientras toma la cucharilla entre sus dedos y con sumo esmero mezcla el blanco sobre el negro, dejando expuestas a noventa grados sus agridulces nalgas prietas vibrando con el tintineo del erecto metal golpeando la receptiva porcelana… Vale, se me ha ido la pinza del tema principal; regreso. Es descaradamente obvio. Que sí, que están liados, lo sé, y no habría ningún problema si no fuera porque uno de ellos mantiene sobre la mesa de su despacho la foto enmarcada y en carísima plata de una mujer con dos preciosos querubines de ensortijado pelo dorado, casualmente idéntico al pelo rubio “Bisbal Style” de mi, evidentemente pasado de peso doctor Santist… perdón, no puedo decir su nombre.

Chica pies techo.jpg    Me abrasan las ganas de conectar el despertador y que este tipo se despierte de golpe de su engaño, que su mujer le reviente los huevos de una buena y puntiaguda patada con sus Styletto de 600 euros y que, con el escroto amoratado y su vida entera metida en un dossier, contrate a cualquiera de sus colegas que lucen orgullosos sus sonrisas en la orla de su promoción.

    No hay ganas de seguir fingiendo y le mando a la mierda… y lo hago desde el precioso y educado silencio que reina en mi cabeza. Él no lo sabe, pero lo intuye a través del brillo de mis ojos mientras le miento en todo lo que puedo y quiere oír desde mi sensual boca. Sí, he dicho sensual boca. Me divierte ponerle nervioso mientras le cuento como suenan las balas silbando a un metro escaso de mi cabeza. Le miro fijamente taladrando sus acomodados ojos mientras humedezco mis labios como si el espíritu de Marilyn Monroe me hubiera poseído. Sé que le pongo nervioso porque su Parker no para de hacer click-clack bajo el repetitivo impulso de su peludo dedo pulgar, escondiendo y enseñando lúbricamente su pequeña y húmeda puntita azul.

homeless man by eveonahart    Malditos ojos. El nerviosismo instalado en sus pupilas me hace adivinar su pasado como los dos nulos espectadores de la vida que son, una vida aprendida entre el silencio de cripta y biblioteca de cualquier Universidad sin alma… bueno, cualquiera no, porque este señor es el tercero de su promoción según su descolorida orla de La Complutense de Madrid…

    Con este detalle académico llega el momento de la primera lección y ya os lo digo yo, si es que aún no lo sabéis pero, en este complicado mundo hay profesiones que, si no eres un buen observador, no vuelves a casa.

    Ya dije antes que no tenía ganas de seguir fingiendo. Por eso me divierto intercalando insultos entre sus grandilocuentes palabras de loquero de lujo. Él no me escucha pero yo le insulto en binario perfecto; mientras él se empeña en marcarme “unos” terapéuticos yo le intercalo hermosos “ceros” energéticos, descontando segundo a segundo la energía que malgasto en los cincuenta minutos de cada sesión… en grupos de 8 bits.Yorch Stop Pain Series

    Llegados a este punto previo al final del relato de los hechos, mis más agudos lectores se estarán preguntando el motivo por el cual yo conozco la marca de zapatos de la esposa de mi querido y apreciado doctor. Si no os habéis dado cuenta del detalle, ya os digo yo que, en más de una ocasión y con vuestra capacidad de observación… no volveríais a casa.

    El caso es que en mi séptima sesión, entrando con prisas pero no ciego en su despacho, a mano derecha y entre su ampuloso escritorio de nogal y un elegante tresillo tapizado en cuero negro, una gran bolsa de papel con una conocida marca de zapatos esperaba su momento escénico, reposando sobre aquella moqueta gris verdoso que yo tanto aborrecía.

– Bonitos zapatos, Mario… hasta el próximo día. – le dije al secretario mientras me encaminaba hacia la salida.
– ¿Perdón? – me dice extrañado cruzando su mirada con la mía y señalando con sus poderosos y trabajados índices a sus enormes zuecos de inmaculado verde hospital.
– Discúlpeme, Mario. Era una broma. Cosas mías. Por algo me habrán enviado a ver al doctor, ¿verdad?
– Hasta su próxima cita, señor Pink, – me contestó con media sonrisa y arqueo de ceja incluido.

CAM00392~01    Y ya me conocen, me encanta el café, el buen café negro entre mis labios mientras mi mente anuda pistas y ata cabos… Sin perder tiempo, encontré cruzando la calle, una preciosa pastelería de esas modernas y franquiciadas frente al consultorio y que me ofrecía la atalaya perfecta para mi acecho. Tres cafés y un brioche al estilo francés me costó la espera. A las ocho de la tarde entraba por el portal una elegante señora de trabajada melena de mechas rubias, enfundada en un traje chaqueta gris listado y con una llamativa y madura juventud reflejada en su rostro. Aquí fue cuando pedí el tercer café. A los veinte minutos sale mi doctor acompañado por aquella belleza sonriente que llevaba colgada de su brazo izquierdo, la “misteriosa” bolsa blanca con el inconfundible logotipo rojo sangre que combinaba de forma extraordinaria con el dorado de la manzana mordida de su mano y el blanco de sus dientes. Y yo, con el último sorbo de mi terriblemente frío café, reflexionaba pensando en que no era ella la que había mordido la manzana. Con la cafeína retorciéndose como un gato herido en mis arterias, decidí que ella merecía quedarse disfrutando del paraíso de su opulenta existencia, solo por aguantar a semejante cretino comiendo en su depilada cesta.

    Y regresé a mi hotel, con mis miedos envasados al vacío dentro de mi cabeza y los acordes de “1999” entrando para calmar mis neuronas a través de los auriculares de mi viejo Nokia. Un día más, y un día menos de suplicio, esperando que pronto se acabe esta prueba de resistencia que, obviamente voy ganando, aunque el cretino piense que a su despacho, llegaron los restos de un hombre derrotado. FIN.

(JMPA Pink Panzer Korps. – Gears of War)

“Putas ganas de seguir el show
ni de continuar mintiendo
y en un travelling algo veloz
sale un “fin” en negro…”

(Parte de la excepcional letra de la canción 1999 del grupo español Love of Lesbian)

Pinker Nube Tag 2

Love of Lesbian: Uno de mis grupos insustituibles en mi pasado musical en español. Dime que música escuchas y te diré por qué extraña razón aún sigue palpitando tu cansado corazón.

TattooDesign.com-9436633

Anuncios

Conservo… Dernière danse.

Rosa sobre piano.jpeg

– Conservo –

Vuelo, hay días que vuelo
vuelo lejos, sin remedio
distancia, tiempo, vuelo
y aún así, amor, te tengo
con mi alma a ras del suelo.

Conservo, cada palabra
cada huella de tus dedos
sellando mis silencios
en este agrio nuevo cielo.

Conservo, por el tiempo
por el nadie que se duele
por el todo que le siente
llegar su último aliento.

¿Bailamos?
Te dije hace ya muchos años
y en sueños me clavaste
con tus ojos castaños…

Ella, el deseo, la ausencia
suyo el pulso, la vibración

Una llega, la otra inquieta
corre, vuela hacia la puerta…
de par en par abierta
de mi corazón.

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)

f2084736.jpg

Hace muchos años que, la parte más Panzer del ciudadano Pink, aprendía duramente a controlar sus miedos, el miedo, ese miedo irracional y paralizante que cierra el paso a la razón, y lo controlaba hasta casi hacerlo desaparecer por completo de su cerebro… menos cuando sus manos regresaban después de muchos meses sin ELLA, y regresaban al miedo del contacto de su piel, miedo a no ser el mismo, a su mirada de mujer perfecta, directa hacia él, hacia sus cansados ojos y la arena de sus pestañas rosas…

photo_2019-01-23_13-44-56.jpg

Recuerdo que, en cierta ocasión y en algún lugar que no puedo nombrar, montamos nuestro campamento en las inmediaciones de un cementerio. Puestos a elegir la mejor zona para instalar las tiendas de campaña, un gran amigo mío y yo nos fuimos sin vacilar al resguardo de la tapia del camposanto, que, para más Inri, en algunos puntos estaba semiderruida…
Se perfectamente lo que están pensando y sí, mi amigo y yo dormimos aquellas tres noches como dos benditos lirones, pegaditos al muro rezumante de historias pasadas, al resguardo de aquel terrible viento frío de la noche y de espaldas a un buen número ruidos, quejidos y crujidos y, claro, también a espaldas de los muertos que, si no me engaño mucho, dormían tan plácidamente como yo.

En otra tierra más complaciente, dos adolescentes, hace muchos muchos años, dejaban sus miedos atrás y posaban sus manos, por primera vez, el uno en la piel del otro, llenos de excitante curiosidad y electrizante respeto, creando las letras de un poema de amor eterno. Aún hoy en día, ese miedo es el que vuelve a mis manos, cada vez que regreso a casa.

“Diez los poemas
de amor eterno
cada vez que
nos amamos…”

“…Et dans le bruit, je cours et j’ai peur
Est-ce mon tour?
Vient la douleur…
Dans tout Paris, je m’abandonne
Et je m’envole, vole, vole, vole, vole
Que d’espérance…
Sur ce chemin en ton absence
J’ai beau trimer, sans toi ma vie n’est qu’un décor
qui brille, vide de sens…”

“…Y en el ruido, corro y me da miedo
¿Es este mi momento?
Viene el dolor
en todo París, yo me abandono
y vuelo, vuelo, vuelo, vuelo
Sin esperanza
en este camino en tu ausencia
Aunque trabajé duro, sin ti mi vida no es nada más
que un brillante decorado, vacío de sentido…”

“Los miedos son como una bola de barro girando en el torno. Solo necesitas tus manos para moldearlo y la firme voluntad de mancharte las manos…”

(JMPA Pink Panzer Korps)

Acordesnudos… Arpegio de amor.

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”.

(Mark Twain)

2018-11-19 17-42-20.png

Acordes de amor y guerra.

Artesanía subiendo y bajando por mi centro, delicada hechura, con tus dedos comprimiendo mi costura, de ritmo sereno, a mano, siguiendo seguro y lento muy lento, el camino hacia el centro de mi… universo.

El encaje perfecto me auguran, lo que mis sueños en tus sueños manufacturan. Hecho a mano, subiendo y bajando con cada espasmo, con cada lirio prendido entre en mis suspiros, y esa tensión , en mi piel, de ansiedad perlada, brillante, de venas entreverada, arrebolada, casi rendida a la inminente urgencia del tiempo, el ritmo, la cadencia, arriba y abajo, infierno y cielo en frenesí escalado una y otra vez, a mano, hecho a mano, como antaño, dejando el fuego de nuestras miradas, cruzarse, fundirse como plomo y estaño, como huésped y extraño dándose la mano después de salvarse la vida, entre el amor y la guerra y el aroma de jazmín en sus sábanas de raso.

Artesanía es tu amor y yo solamente el barro que moldean tus manos ardientes, arriba y abajo, dando forma a mi piel inflamada, por tus uñas rasgada en interminable sufrimiento por el que muero, de nuevo, en tus manos de agua y fuego, marcando el tempo entre acordes temblorosos de mis cuerdas vocales vibrando, de placer estremecidas casi en clave de lamento. A mano, arriba y abajo, tú y mi cuerpo, infierno y cielo y en tu boca por momentos conviviendo, hasta perder la razón, enloquecer de amor y pasión y estallar con mi ser gritando, en tus caricias torturado sin querer nunca, ni por un segundo evitarlo.

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)

LaNegra Vanucci KTM Yorch.jpg

“El amor compartido es como estar alrededor de un buen café. Cada uno disfruta de su taza, pero el aroma es de todos.”

(JMPA Pink Panzer Korps)

Un sol sin ocaso… Ojos en llamas.

Adora solem qui non facit occasum.

(“Adora a un sol sin ocaso”)

“La ciudad era inmensa
un dragón con garras de acero
ocultándome tus huellas
entre aleros de tejados
calles polvorientas,
y muros de adobe
cansancio y miedo…”

(Pink Panzer Korps – Pink Gears of War)

Barril spanish soldier eylean-donan-castillo-escocia-3.jpg

  Amanecía en mi mano izquierda cuando aún la penumbra habitaba en el guante de mi mano derecha. La mente vuela acelerada por breves instantes mientras nos detenemos a la entrada del pueblo. Salgo con el pie izquierdo solo por llevar la contraria a todos esos dementes que creen en dioses, la suerte traicionera y otras idioteces por el estilo.

   El suelo reseco de la calle saluda a mi bota con una explosión de polvo que la cubre por completo y pienso, de nuevo… hago recuento de las cicatrices que adornan mi cuerpo y pienso, de nuevo… quizás va siendo hora de ir más despacio… y me voy haciendo viejo para tanto gato negro.

   Pie izquierdo. Llevo años repitiendo el mismo ritual y sigo vivo, señal de que las supersticiones no se cumplen o puede que los que creen en ellas se metan algo más fuerte que el polvo que ahora cubre mis botas.

Mientras avanzamos con mil ojos puestos en el suelo que pisas, en las ventanas que sin ojos te vigilan y en los ojos de los que en la misma calle te escudriñan, en el mismo segundo de nuestras opuestas existencias, en ese intenso y crucial instante todos buscamos, nos buscamos, intentamos leernos mutuamente de qué maldita pasta están moldeadas nuestras almas, averiguar de que color es el miedo y si existe algo más allá de la huellas de nuestros pies en esta tierra, tierra sedienta de todos y de nadie.
   Con el paso del tiempo aprendes a mirar a los ojos, mantener la mirada y encontrar allí sumergidas todas las respuestas, antes incluso del primer parpadeo, porque en ocasiones, y solo en ocasiones, alguien habrá que esté dispuesto a explicar que el destino te estaba esperando entre el polvo de una calle cualquiera, en un pueblo perdido entre la nada y el amanecer más solitario.
(Pink Panzer Korps – Pink Gears of War)

Pink shot one

Propiedad de Pink Panzer Korps The Pinker Hole

De pequeño, cuando saltaba una enorme verja de hierro intentando escaparme del colegio de monjas de mis hermanas, uno de los barrotes acabados en punta de flecha se me clavó en lo más profundo de mi muslo izquierdo… allí se acabó mi carrera de escapista.  Cincuenta años después, la cicatriz aún se puede ver marcando mi piel y, por supuesto, mi memoria. Otras muchas cicatrices llegaron con el paso de los años pero aquella la recuerdo con especial “cariño”. Recuerdo que, mucho tiempo después, mi madre, que tuvo que ir a buscarme al colegio con su enfermo corazón en un puño, me comentaba que lo que más le asombró es que su hijo, a pesar de estar durante minutos ensartado en aquella lanza hasta que lo rescataron con una escalera, no había soltado ni una sola lágrima, ni un quejido, ni siquiera en el hospital…

 

Pink shot 1

Propiedad de Pink Panzer Korps. Un mes después…

   Una de las últimas y más “curiosas” de mis queridas cicatrices me exigió más de un mes de curas continuadas. El sanitario tenía de recortar (sí, recortar…) con unas tijeras el tejido muerto para favorecer la regeneración del músculo y que cerrara por si sola. Podía aplicarme anestesia pero lo mejor era a pelo, sin ella, para que yo pudiera indicarle donde dolía más y donde menos y cortar, cortar carne como el que se corta las uñas… y así fue, sin anestesia, como en los viejos tiempos, porque los viejos rockeros y la mala yerba nunca mueren.
   Cicatrices, dolor, el color del miedo dibujando estelas en tu piel y en la mía, reflejo de los caminos que quizás no deberías haber tomado o fronteras que jamás tendrías que haber cruzado.

– Mi causa –

Tomo tu causa de sosiego certero,
Rugiendo, rimando versos pendenciero,
Impuesto a modo de extravío ligero,
Antes del amor, más amor prefiero.
Nombra tu nombre al borde primero,
Al filo mismo, del placer que venero
en tu cuerpo, de un poema pasajero…

(Pink Panzer Yorch – Rescatando comentarios…)

He aprendido que los ojos no cambian. Sin importar lo viejo o golpeado que estés, tus ojos permanecen iguales.

— Eloise Dyson  –.

Schiaparelli Pink… Pétalos de amor.

“En el inicio de los años 60, Jackie Kennedy rompía los rígidos moldes de la moda con el sorprendente y nuevo color del año, “Schiaparelli Pink”…”

Jackie Kennedy wearing pearls and the newest color of that year, 'Shiaparelli pink'!

“Sería maravilloso poder tener el rostro cubierto de flores como un jardín divino”

(Elsa Schiaparelli)

– Dos Amores –

Abriré tus pétalos
te dejaré desnuda
desprendiendo los versos
que cubren tu figura
como escudo en guerra
como venda de seda
cubriendo mis ojos
en eterna duermevela.

Abriré tus pétalos
protegiendo el alma

de la espada y la rosa
del abismo y la roca
donde silban los sueños
se quiebran los secretos
y las claves se unen
como gotas de rocío
llorando sueños rotos.

Dos amores clavados
por el sexo convexos
destilando el aroma
que rompe mi acero
donde exhalo en fuego
contando entre besos
los lunares de tu pecho.

Te dejaré desnuda
escribiendo tus versos
bebiendo del veneno
que cae de tus pétalos
palabras, amor ciego
límite rosa de mi cielo
único origen y horizonte

de este mar que navego
el destino de mis besos
y de todos mis excesos
prendidos de tu cuello
y herido,
herido de amor certero.

Desnudo…
ante tus ojos me desnudo
Y abriré tus pétalos
con tu aroma, tu sabor
en mi amor tatuados
como río y afluente
y
aún así…
amándote hasta morir
nunca mi amor
será suficiente.

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)



“Dame amor, Amor, aún más de ese amor del que nunca tendré suficiente…”

(JMPA Pink Panzer Yorch)

Su cuerpo me habla… piernas extraordinarias.

“Teme que el barro crezca en un momento, teme que crezca y suba y cubra tierna, tierna y celosamente tu tobillo de junco, mi tormento, teme que inunde el nardo de tu pierna y crezca más y ascienda hasta tu frente.”

(Miguel Hernández)

Pinker nude days.png

  Entre mis caderas, pulsando sus muslos de acero y seda, sus piernas extraordinarias me hablan de amor. Mi mente abierta al torrente de mis sentimientos, persigue delirante germinar en esas semillas de sensaciones nuevas que con violencia se despiertan en mi interior. Acordes de guerra, piel de tambores resuenan al albor de mis sienes, mientras violines rosas tensan sus cuerdas dejándose arañar por dos arcos sin miedo a las flechas.

   No hay traje para este viaje que pueda contener este destino de quejidos sin dolor ni tormento. La velocidad me arrastra bajo tus letras secretas y tus notas en deseo sostenidas entre tus manos traviesas, rompen con tus uñas, las siete costuras de mis lamentos.

   Entre mis muslos, pulsando sus caderas de cerezo y ginebra, sus piernassolo un cuerpo interminables, me hablan de ese placer, mucho antes de nacer el primer desvelo, el hambre, el llanto o la duda. Nada existe cuando sus piernas te rodean, cuando constriñen tus  riñones con el peso de todas tus guerras y todo desaparece, porque solo ELLA existe, solo ella me arranca el corazón y me concede el milagro de observarlo palpitar como un loco sin cura, ensangrentando la mesilla con versos de negro, rosa y azul de locura intenso. Y sigue apretando, como fiera a su presa, y me pide el alma y se la lleva con mi aliento al paraíso de su vientre perfecto y ardiente, mientras la furia de la pasión se me derrama en  mil fuentes y diez mil senderos de luz guían mis ojos hasta los suyos donde vivo y muero, cada día en que su cuerpo me habla… incluso en la distancia de esta noche que dura ya cien días.

   Manos de agua humedeciendo la madera de mis imperfecciones, doblando sin romperme los huesos de la ira, apaciguando el volcán en guardia de mis estériles deseos de venganza… Manos que a otras manos enseñan el poder de las caricias, dulce agonía de mis silencios que rompo, casi en la inconsciencia, pidiendo clemencia entre sus piernas extraordinarias.

(JMPA Pink Panzer Korps Piernas Extraordinarias…)

“Doscientos veintidós días de luz
Serán deseados por una noche,
Un instante para la obra del poeta
Hasta que ya no quede nada que decir…”
(Texto de Sleeping sun – Nightwish)

Entre los pliegues de tu jardín, cada flor es perfecta.

(JMPA Pink Panzer Korps)Belleza sin condiciones.jpg

(JMPA Pink Panzer Korps in love)

El lenguaje secreto… Las cuatro cartas.

“Las esmeraldas de mis ojos tristes aguardan tus pupilas de bohemio, y mis manos germinan las caricias que brotan al contacto de tus dedos.”

(Laura Victoria, seudónimo de Gertrudis Peñuela – escritora)

Jorge y Pury

Las cuatro cartas mágicas del amor por sorpresa.

   En la casa de Korps, existe todo un lenguaje secreto que mantiene al mundo de los sentimientos a salvo del viento frío de la realidad. Fuera de la casa, las almas escuchan tras las ventanas, intentando descifrar la clave que mantiene a salvo el misterio. Mientras todo ello transcurre en silencio, dos bailarines alzan el vuelo y cuatro cartas iluminan el cielo…

Primera Carta: El cruce de miradas.

“Con tu mirada provocarás su sed, hasta que su cuerpo suplique beber de tu boca…”

(©The Pink Panzer book of The Blind Caresses)

Biker Pink Yorch   Dos miradas que se cruzan como un abrazo en la distancia. Tan solo unos segundos bastarán para que la magia convierta tu estómago en un rosal lleno de mariposas revoloteando entre sus pétalos. Minutos, horas y días de juego, de miradas intensas, de abanicos de timidez decorados, de pupilas clavadas con descaro en todas las formas de tu cuerpo, al mismo tiempo que imaginas tus manos bajo su ropa… deshaciendo con tus dedos las migas del deseo.

 

Segunda Carta: El abrazo inesperado.

“Tu abrazo será el único reflejo del amor verdadero…
Si no amas, no abraces, porque te delatarás.”

(©The Pink Panzer book of The Blind Caresses)

  Pocas cosas hay más gratificantes que sentirse a salvo, protegido, inmerso en un gran abrazo inesperado.

Pink Panzer love

   Lo cierto es que no es un manjar para todos los gustos. El abrazo inesperado exige entrega de quien lo recibe… Exige ceder los códigos de tus defensas, las llaves de tus puertas, el control absoluto del habitual rechazo al roce con lo desconocido y entregar el control de ese último y más privado espacio que te separa del resto del mundo. Sin embargo, una vez que te dejas, te abandonas y disfrutas de su aroma, el abrazo inesperado será la flor que siempre desearás en el jardín de tus afectos.

 

Tercera Carta: La caricia ciega.

“Cada una de tus caricias serán como palabras
nunca escritas sobre su piel…”

(©The Pink Panzer book of The Blind Caresses)

   El roce de unos labios, es la carta más poderosa de la casa de las caricias ciegas, la puerta de entrada al paraíso.

Ella Paradise   El beso en la espalda, en la nuca, en el cuello, de forma lenta y delicada, exige aceptación, control y confianza de quien lo recibe, para no girarse y romper la magia en el primer segundo. Delicadeza, ternura, suavidad hasta el extremo de ser el aliento mismo quien trasmita el sensual contacto del calor de los labios… estas son las condiciones a cumplir si eres tú quien ponga en juego esta carta o cuando con los ojos cerrados, abandonas toda defensa y dejas tu cuerpo en las manos de esa persona que adora los suspiros que tu estremecido placer le regala.

 

Cuarta Carta: La pequeña muerte… compartida.

“En el éxtasis del placer, perderás la vida y tú tendrás la suya,
en el mismo suspiro y en idéntica renuncia…”

 (©The Pink Panzer book of The Blind Caresses)

«Red tree» By Nagy Norbert Concept artist - illustrator ( freelancer ) From Cluj - Napoca, Romania

   Las Cuatro Cartas del AMOR por sorpresa, no tratan de un amor naciente, inesperado, virgen aún de recorrido y experiencias. Muy al contrario, las Cuatro Cartas tratan de un amor que nace en cada instante de cada día, habla sobre el éxtasis que se convierte en explosión de afectos renovados, inesperados, que la sorpresa del cariño nos llega en un abrazo trasformado, trata de las caricias que hacen vibrar la carne cuarenta años después de la primera mirada, pues, hemos aprendido que no hay ni una sola caricia igual a la anterior, pues el amor crea nuevos mundos cuando cerramos los ojos y nuestras mentes vuelan juntas dominando el espacio rebosante de caricias ciegas.

Pink Panzer Korps Tatoo

Dos bailarines alzan el vuelo…

Casida de la rosa

La rosa
no buscaba la aurora:
Casi eterna en su ramo
buscaba otra cosa.

La rosa
no buscaba ni ciencia ni sombra:
Confín de carne y sueño
buscaba otra cosa.

La rosa
no buscaba la rosa:
Inmóvil por el cielo
¡buscaba otra cosa!

(Federico García Lorca)

Pink Lady… Ginebra Korps…

Konstantín Tsiolkovsky, uno de los pioneros de la astronáutica rusa, nos dejó a todos un poderoso mensaje:
“La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no puedes quedarte en la cuna para siempre.”

photo_2018-10-14_22-18-40

Que a Pink Panzer le gustan las rosas, no es ningún secreto y es una pieza fundamental y recurrente en sus/mis poesías… Lo que nunca llegué a contar es la razón que inclina esa pasión hacia sus pétalos y espinas. Las rosas a todos nos recuerdan la vida, la de cualquiera que me lea y se sienta identificado, y la mía en particular por lo mucho que me toca también.
La vida en rosa, hermosa muchas veces, frágil en ocasiones y efímera siempre, por mucho tiempo que consigas mantenerte vivo.
En el segundo piso de nuestra casa familiar, en el balcón de mi inmensamente luminosa habitación, un rosal esperaba paciente en su macetero a que un pequeño humano le llevara el agua que tanto necesitaba para vivir. El ritmo lo marcaba mi madre en el amor por el cuidado a los detalles, incluidas las necesidades de los más indefensos, como un rosal atado sin remedio a la minúscula tierra que una maceta, por grande que sea, apenas puede proporcionarle.
El momento que puso una afilada espina en mi vida, llegó como un incómodo cuchillo marcando la página de mi libro de lectura sobre a mesilla azul de mi habitación. Los días de conmoción transcurrieron durante el cambio de casa al que nos vimos forzados. Aquella hermosa vivienda familiar, construida con gruesos muros de piedra gallega fue vendida junto con la finca que la rodeaba. Mis abuelos tomaron aquella, sin duda alguna, dura decisión para avanzar, subirse a la ola del progreso de nuestra querida Pontevedra y con el beneficio de la familia como único objetivo en mente. Pero aquello nos llevó también a separarnos, tres ramas familiares buscando un nuevo techo, nuevo barrio donde vivir, nuevos amigos…
Pink Pachamama
La excepcional casa fue desarmada bloque a bloque para reconstruirla en otro lugar y días antes, en la complicada mudanza, el rosal se quedó atrás. No fue por muchos días el olvido porque mi madre y yo reparamos a los pocos días en su ausencia pero, fue el tiempo suficiente para que ni siquiera mi balcón estuviera presente en el triste esqueleto de lo que había sido durante tantos años, nuestro hogar.
Parecerá una tontería pero, para mí, aquel rosal sabía de mi existencia tanto como yo sabía de la suya y, en mi pequeña mente de chaval casi adolescente, me imaginaba los sentimientos de mi rosal en aquellos tristes días, abandonado a su suerte en aquel balcón, con la destrucción a su alrededor, el polvo, la sed y su desolador sentimiento de miedo y abandono, incapaz de huir, condenado por sus propias raíces… y mi olvido.
Todo aquello me hizo daño, el sentimiento de culpa y más aún, la visión espectral de nuestro hogar, destripado piedra a piedra, casi irreconocible frente a mis ojos. No lo sabía entonces pero dos pinceladas de color rosa ya estaban tiñendo mi destino…

Ella, la mujer que durante más de cuarenta años me ha estado acompañando en este viaje, arrolladora musa que agita el cóctel rosa de mi propia existencia, a su lado, por tierra y mar, volando lejos con su sueño a mi alma conectado, aquí, ahora a mi lado, descansando en la calidez de nuestro sofá, a un abrazo de distancia… mi mejor poesía es el verso perfecto en el que ella ha transformado mi existencia.

SAMSUNG

– L’oubli –

Abrazo la rosa
y la sangre brota
se cae del balcón
dulce, desarmada
sin rencor, sin perdón
piel perfumada
casi abandonada
a la desilusión…

Ahora lo sé
La sangre brota
si abrazo la rosa
si cada mañana
rompe el miedo
que me contiene
entre sus raíces
y tres pétalos rosas..
.
cuerpo, alma y mente
se unen de repente
en un solo corazón.

Abrazo la rosa
flor, luego musa
que todos persiguen
en verso y prosa.

Sí, abrazo la rosa
y es rosa el olvido

el dolor tardío
en el que vivo,
por Ella, el origen
el balcón del sueño
y la casa sin dueño
y el sueño de un crío…
de olvido malherido.

Sí, hoy te abrazo
abrazo la rosa

mi reina…
y mi diosa.

(JMPA Pink Panzer Yorch in love)

“Si eres capaz de recordarme, no me importa si las demás personas se olvidan de mí.”

(Haruki Murakami)

Nota de Pink, palabra de Panzer: Cóctail Pink Lady es un famosísimo combinado con base de ginebra, granadina y clara de huevo.
GINEBRA‘ found in these entries In the Spanish description: canecagin tonic

Veneficio de Pink… hechizo de amor.

En ocasiones especiales, el tiempo se para. Otras veces, simplemente separa

(JMPA Pink Panzer Yorch)

photo_2018-02-20_13-35-07

– Mi Mundo Interior –

Hoy, en lo alto de mi vida es luna llena
y tu nombre de letra parisiena
ya estaba escrito en ella.

Hoy, con la puerta de mi vida abierta
mi mundo interior, ese de sed incierta
el de la calma y la arena
el del silencio, poesía y guerra…
…ese mismo que ya no duerme
cuando el mundo se despierta…

Hoy, ese mundo interior se entrega
con mi alma por tu hechizo cubierta
en dulce veneficio de receta perfecta.

Sí, mi mundo interior nunca duerme
mientras la vida y en tus manos
a mis ojos, cada día se despierta.

(JMPA Pink Panzer Yorch in love para ELLA)

photo_2018-03-20_21-22-30

…Bellamente infernales,

llenan el aire de hechiceros veneficios

esos siete mancebos. Y son los siete vicios,

los siete poderosos pecados capitales…

Rubén Darío (1867-1916)

 

administrationshelterphotos-14

Busca siempre la salida, aunque no sepas como has entrado…

Nota de Pink, palabra de Panzer: La palabra “Veneficio en la RAE.
1. Maleficio o hechicería.
2. Aderezo, compostura, afeite.
Del latín veneficĭum.

Un veneficio no es más que un maleficio: un daño causado por el viejo arte de la hechicería sobre alguien por medio de prácticas supersticiosas… o no.

Entre la nada… Tiempo de solitud.

Lo único que se necesita para que el mal prospere, es que las buenas personas no hagan nada… y el mal, ávido de almas esclavas, se crece entre la nada.

(Uniendo una idea de Edmund Burke y… Pink Panzer Korps)

Enfermo de amor.

photo_2018-05-01_00-49-37

© Pink Panzer Korps

   En una lejana ocasión, siendo alumno de cierta academia militar, una carta llegó para congelar de golpe el presente y futuro de uno de mis más cercanos compañeros de pelotón.

   Perdidos en las alturas de los Pirineos y en la cuarta noche de maniobras, Roger, mi amigo y compañero de tienda de campaña, no regresó a dormir. Horas antes ya sabía que algo no iba nada bien. Esa misma tarde, los encargados de la estafeta repartieron el correo y él fue uno de los pocos “afortunados” que recibió el habitual sobre blanco lleno de sellos y matasellos con su nombre escrito a mano. Aún siento nostalgia por aquella forma tan bella de comunicarnos y es algo que sigo practicando en ocasiones especiales.

photo_2018-05-01_00-49-29

© Pink Panzer Korps

   A Roger ya no lo vi en la cena. Extrañado y preocupado, me quedé por fuera de la tienda esperándole, mientras el frío empezaba a congelarme los pies dentro de mis buenas botas de Infantería de Marina.
Mentir, un verbo que no se conjuga nada bien dentro del ejército. Mentimos en el recuento de retreta, peor aún, en una arriesgada cadena de favores, dos compañeros me cubrieron en el engaño y salí del campamento a cara o cruz, con la sola intuición de haber pasado una parte de nuestro pequeño tiempo de descanso al borde mismo de dos atardeceres, fotografiando juntos un pequeño lago alimentado por el deshielo de la nieve que se acumulaba en la cara norte de la montaña. Una hora antes de la media noche me puse en marcha hacia el lago pero, lo que a la luz del día no era más que un paseo de media hora, por la noche y bajo la tenue luz de una luna aún creciente, el camino me llevo algo más de una hora. Parte del tiempo lo invertí en dejar marcas en puntos complicados para poder regresar sin equivocarme entre sendas y pedregales… ya saben ese bonito refrán que sentencia que para un gato, todas las noches son pardas… o algo así.

photo_2018-05-01_00-50-20

© Pink Panzer Korps.

   Por fortuna para los cuatro implicados en aquella nocturna locura, Roger estaba allí y no le culpo. Si algún lugar merecía ser el altar para sus lágrimas, aquella maldita roca en el culo del mundo era una seria candidata al puesto de honor. Desde aquel mirador natural podíamos ver el lago, como una inmensa hoja de acero reflejando la cortante luz de la luna, un hipnotizante espectáculo que calmaría a cualquier corazón herido. Sí, sin duda aquel era el mejor altar disponible en cientos de kilómetros a la redonda.

   No hubo palabras. Me acerqué rompiendo el silencio que nos rodeaba tropezando con mis botas en el pedregal que dormía bajo mis pies. Él rebuscó al instante en el bolsillo izquierdo de su pantalón y me entregó un papel de carta fuertemente arrugado. Allí mismo, con mis dieciocho años y él con veinte, una lluvia de realidad nos golpearía a los dos llorando por una novia que se quedaba con cinco años de vida comprimida en un sobre.

photo_2018-05-13_13-22-58

   De acuerdo, nada es para siempre y el amor fue un trozo de hielo entre sus cuatro manos. Frío y escurridizo en la distancia, alguien se olvidó de la lealtad que su pareja se merecía después de acompañarse durante más de un lustro. El caso es que solo quedaba un jodido y miserable mes y medio, cuarenta y cinco días para terminar nuestro primer año de academia pero su novia decidió zanjar la relación con una Epístola a los Romanos...

   Ayudado por la vacilante llama de mi Zippo, conseguí leer aquella docena de líneas de pulcra, cursiva y casi perfecta caligrafía. Doce, solo doce renglones bien alineados para decirle a mi amigo que… ya no le quería, que la distancia lo enfriaba todo, que el ejército no era el futuro que ella deseaba… y un escueto y quirúrgico “lo siento” tallado en tinta de hielo negro como única despedida al final de la carta.

photo_2018-05-13_13-22-53

© Pink Panzer Korps.

   No voy a engañar a nadie. A mis dieciocho años yo no era ningún experto psicólogo capaz de reconducir aquella situación. Yo escribía poesías desde los diez años. En aquellos momentos tenía decenas de libretas llenas de versos hablando del amor, del desamor, de mil cosas que en aquella condenada noche no me servían para nada. Recurrí al más crudo y básico de los chantajes. Ya habría tiempo más adelante para la poesía …

– Roger, amigo, no te quiero agobiar más de lo que ya estás pero nos estamos jugando la expulsión de la academia, tú, yo, Paco (nuestro jefe de pelotón que mintió “sin novedad” en el recuento nocturno) y el cabo de la patrulla de guardia al que le deberé favores hasta el final del curso. Lo de tu novia ahora mismo no se puede arreglar pero no dejes que todo nuestro esfuerzo de este año se vaya a la mierda. Somos cuatro compañeros que tendremos muchos problemas si nos descubren… Venga, Roger, vámonos al campamento y hablemos en la tienda, hasta el amanecer si eso es lo que necesitas, o me callaré como una piedra si lo que quieres es silencio, pero, hazme caso esta vez y regresa conmigo o nos vamos a cubrir de mierda hasta las cejas…

Pink, -me dijo Roger arrancando a llorar- ¿Cuando escribes tus poesías, deja de dolerte el corazón?

   Roger lloraba, casi balbuceaba con cada sílaba pronunciada y aquella voz quebrantada me llegaba como un puñal adueñándose de mi estómago. Su pregunta guardaba muchas más vivencias compartidas de las que sus pocas palabras dejaban intuir. Roger y Pink llegaron aquella noche agotados a su tienda. Rozando ya con nuestras cabezas el frío del amanecer, aún tuve tiempo de coger mi libreta y mi inseparable Franbel Nº4 para escribir todo lo que aquella larga noche se merecía no terminar entre la nada.
¿Cuando escribes tus poesías, deja de dolerte el corazón? Me duele si no escribo lo que ahora mismo me haces sentir… escribo para no ser ese papel en blanco que no encuentra su historia, escribo para no olvidar ni ser parte del olvido.

-Enfermo de amor-

El amor, de pasión entreverado
en el andén miraba extrañado
fugaz, nuestro vagón desenfrenado
enfermo de tiempo, de horas saturado.

Corazón en soledad abandonado
ya no siente, en dolor cicatrizado
se muere sin olvidar el pasado
esperando el cáliz de su abrazo.

Dos de dos, ayer un río agotado
y hoy, dos de dos, eres luz y luna
en roca y abismo trasformado.

(JMPA Pink Panzer Korps 1981 recordando a dos de dos)

Pink Pearl eraser.jpg    Aclaración de PinkPanzerYorch: A pesar de ser la intérprete femenina del vídeo (Lara Fabian) la que llevó a esta canción a lo más alto con su inolvidable versión, en mi traducción y por respeto al texto original, el que narra la historia es un hombre. Primero porque fue un hombre (Serge Lama) el principal escritor de la historia (su propia vivencia personal) y primer interprete de la misma. En segundo lugar, porque fue en su voz cuando la escuché por primera vez a mis trece o catorce años, en un alucinante disco en francés que mi hermana mayor usaba para sus clases… y en tercer lugar y como me viene sucediendo desde el principio de mis tiempos, aquella noche en Los Pirineos, mi cerebro unió piezas, ató cabos y la canción regresó a mi memoria para intentar ayudarme a comprender a un corazón terriblemente enfermo de amor. Aquella noche murió un amor, nació una poesía y se forjó una indestructible amistad, aún viva en su ausencia.

“Je suis Malade”
Letra de “Je suis Malade” Traducción libre “poetizada” by Pink Panzer Yorch –

“He dejado de soñar, he dejado de fumar, ya ni siquiera tengo un pasado.
Soy feo sin ti, estoy sucio sin ti, como un huérfano desamparado.
Ya no tengo ganas de vivir mi vida, mi vida se detiene cuando tú te vas.

Ya no tengo más vida, e incluso mi cama es como una estación de tren cuando tú te vas.
Estoy enfermo, completamente enfermo, como cuando mi madre solía salir por la noche y me dejaba solo con mi desesperación.
Estoy enfermo, completamente enfermo, no se sabe cuándo llegas, no se sabe a dónde te vas… y van a ser dos años ya, que todo poco te importa.

Como a una roca, como a un pecado, estoy pegado a ti.
Estoy cansado, estoy agotado de fingir felicidad cuando están ahí.
Bebo todas las noches, y todos los whisky para mí tienen el mismo sabor, y todos los barcos llevan tu bandera, no sé a dónde más ir, en todas partes tú estás.
Estoy enfermo, completamente enfermo, derramo mi sangre sobre tu cuerpo y soy como un ave muerta cuando tú duermes.

Estoy enfermo, completamente enfermo, me has privado de mis cantos, has vaciado todas mis palabras, sin embargo yo tenía talento antes de conocerte.
Este amor me está matando, si esto continúa, moriré solo, sin compañía, cerca de mi radio como un niño idiota escuchando mi propia voz que cantará:
Estoy enfermo, completamente enfermo, como cuando mi madre solía salir por la noche y me dejaba solo con mi desesperación.
Estoy enfermo, eso es, estoy enfermo, me has privado de mis cantos, has vaciado todas mis palabras, y tengo el corazón completamente enfermo rodeado de barricadas… te oigo… estoy enfermo…”

«El amigo se ha de poseer en el corazón y el corazón nunca está ausente».

(Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XXXIX)

Nota de Pink, palabra de Panzer: La palabra “Solitud” en el diccionario de la RAE.