He venido para ver… Invisible amor.


  Después de un sábado disfrutando de nuestra afición por las motos, acabamos nuestra ruta a las puertas de una chocolatería de Tacoronte para reponer fuerzas. Una casa antigua con un sencillo patio trasero, el silencio suficiente para escuchar el borboteo de una fuente acompañada por ancianas mesas y sillas que parecían venir del mismísimo rastro madrileño…
  El caso es que, aún enfermo de esta incorregible curiosidad que me aqueja, mientras mis amigos iban saliendo del local, yo me quedé observando la fuente, las enredaderas, las mesas… y una de aquellas mesas me llamó la atención pues, camuflado entre las hojas pintadas de su tablero, guardaba un pequeño tesoro… 
Adiós, dulces amantes invisibles,
Siento no haber dormido en vuestros brazos.
Vine por esos besos solamente;
Guardad los labios por si vuelvo.
(Luis Cernuda –  He venido para ver)
 
 ∼

Si no vuelvo

Deberás cerrar los ojos para verme

intuir mis márgenes

cruzar mis límites

guiar mis pasos si no vuelvo a tu lado

Deberás cerrar mis ojos, retenerme

ciego en tu cercado

tejiendo intensos

todos los besos y todos los abrazos.

(JMPA Pink Panzer)
 

 ∼
Anuncios

5 pensamientos en “He venido para ver… Invisible amor.

  1. …Enfermo de esta curiosidad que me aqueja…
    Esta curiosidad que nos aqueja es la que nos lleva a encontrar tesoros escondidos en fuentes de agua fresca, en patios traseros, a encontrar llaves ocultas de puertas que parecen cerradas pero que solo están entornadas.
    “Si no vuelvo, debes cerrar los ojos”..
    Sabes que Eduardo Milán publicó su primer libro el año que yo nací?
    Y que ese mismo año encarcelaron a su padre?

    Le gusta a 1 persona

    • Tienes una enorme habilidad para encontrar frases importantes para mi. Si no vuelvo, debes cerrar los ojos… Mi temor es que ese enemigo silencioso que borra memorias se ensañe con la mía y mate esa curiosidad que tanto me hace disfrutar, Así voy dejando avisos, por si algún día dejo de ser yo, que cierren los ojos e intenten ver a quien fui.
      Uruguay, como otros muchos países latinoamericanos vivieron años muy difíciles, algo que obligó a mucha gente a huir a otros países y huyendo, ya eran afortunados, como Eduardo Milán.
      Nací en el 62… Con 15 años ya leía mucha poesía y no recuerdo cuando llegó Milán a mis lecturas pero si reconozco en mí su influencia.
      Abrazos, como siempre, de doce segundos.

      Le gusta a 1 persona

      • El enemigo silencioso del que hablas y que ya mencionaste en otro poema en el que repites y repites puede llegar si, pero tu permanecerás en estos maravillosos poemas, aquí o en ese libro que aún no has publicado pero deberías. Pero no tengas miedo, vivir con miedo es como vivir a medias y tu no eres de esos.
        La capacidad para ver mas allá es innata si. Una amiga muy querida me dice que tengo un sexto sentido que es “séptimo”.
        Contigo es fácil porque te leo y me veo muchas veces.
        PD: El libro lo quiero firmado.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s