Ahora eres libre… todo está bien.


   Prisas, presión, desgaste, estrés… Respuestas erróneas, malas contestaciones, enfoque equivocado… Mal rollo en general. Espera, párate. Cierra los ojos, es solo un momento. Despeja todos los ruidos, ya no oyes nada.
Respira, pero no sientas la respiración. Tienes que sentir al aire.

Una vez, dos veces, tres… no lleves ahora la cuenta, ahora va solo, es fácil, va solo.
No hay luz. No hay ruidos. No hay sonidos. Solamente estás sintiendo al aire, de forma automática, que te renueva.

    Ahora te ves ahí, sin nadie. Sientes la tibia caricia del sol en la cara, tenue, fugaz, como cuando te toca un velo de seda.
Y ahora percibes también la brisa, suave, en los párpados y labios. Y el
olor, ese olor… es especial, parecido al jazmín, mezclado con algo puro y nuevo.
Ahora oyes un sonido. Ah, sí, pájaros. Ahora otro. Es un golpe seco. “Clonck”. No sabes que es. ¿Qué puede ser?… ¡Ah!, sí, ahora lo sabes. Es la primera. Eso es, así suena la primera marcha. Tienes la carretera delante, es preciosa, gris oscura entre un lago infinito de verde y rojo. Serpentea, tiene curvas, sube y baja. Te gusta y asientes levemente con una media sonrisa.
Empiezas a moverte. Solo un leve zumbido, con un siseo. Es el motor, va blandito, es agradable. Y la brisa se torna aire, remolonea en tus orejas haciéndote cosquillas. “Clonck”. Ahora vas en segunda, el aire pasa más rápido. Primera curva, piensas en el movimiento que vas a
hacer, se acerca, la enfocas. Apoyas peso en el puño, en la estribera, inclinas a izquierdas, notas la inercia, descuelgas tu cuerpo, notas la carretera cerca, ahora se acaba la curva, otra vez vertical, bien.
“Clonck”. Tercera. El aire. El ruido del aire. Te sueltas de manos. Abres los brazos. Es lo más parecido a sentirse libre. Te olvidaste de respirar. Te olvidaste del sol. Te olvidaste del olor. Te olvidaste del aire. Solo tú, y la carretera en medio de un gran lago verde y rojo. Sí, eso es. Eres libre. Ahora eres libre. Ahora eres feliz. Ahora todo encaja, todo está bien.

(cuando un motero acude a consulta del psicólogo, le ponen esto…o algo parecido.) 

 ∼
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s