Superando las tinieblas…Tres kilos de voluntad.


Apenas pesa tres kilos y es todo voluntad…

Después de quedarse ciega, ella cambió. A una persona puedes intentar explicarlelo que ocurre, contestar su preguntas, alejar sus miedos pero, como le explicas a un perro que en su casa ya nunca se hará de día, que se apagó la luz y aunque quisiéramos, no podremos encenderla para ella…       Durante más de una semana apenas salía de su caseta y nadie se puede imaginar lo que nos dolía ver que no estaba como siempre, en la puerta de nuestra casa para recibirnos con su saltos de alegría.

   Sin embargo, una vez más, Lia nos ha sorprendido superando su problema y aprendiendo rápidamente cosas nuevas que intentamos enseñarle para hacerle la vida más sencilla,  hasta el punto que, a veces dudamos de que realmente este ciega… porque sube y baja del sofá, nos avisa de que ya es la hora de cenar, la hora de dormir, nos busca por la casa allá donde vayamos y sigue atenta cada sonido y cada olor que le llega… por que para ella seguimos siendo los mismos aunque no pueda vernos.

 
“Y de la oscuridad surgieron las manos que hay en la naturaleza y dan forma a los hombres.”
“No hay nada más fuerte que la ternura, y nada tan tierno como la auténtica fuerza.”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s