Buenos días… noches eternas…


Buenos días… Llegas puntual a tu cita, como casi todas las mañanas, con el ratón en tu mano nerviosa, deseando terminar con la ansiosa incertidumbre de
leerme… ¿el corazón?.
 ∼
   Después de una noche eterna, con las arrugas del techo por todo firmamento, cierras los ojos y tu cerebro apenas puede enmudecer la pena del pensamiento, ebrio de pastillas y hastío… hasta que el aire frío del nuevo día te hiere amaneciendo en tus pulmones… Quizás sea tu adicción a ese milagro de la  ternura que encuentras en una palabra amiga…
…Y el corazón se te acelera. Es entonces cuando escuchas como alguien te dice: buenos días, llegas puntual a tu cita y el café te espera, recién hecho, como si nada hubiera cambiado en todos estos años en los que solo hemos aprendido a envejecer.

(JMPA Pink Panzer)
“Lo que hacemos por nosotros mismos muere con nosotros. Lo que hacemos por los demás y por el mundo permanece y es inmortal.” 
(Albert Payne)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s