Que harías por mí… El milagro de la ternura.


   
   La reflexión llegó en aquella curva, con la rodilla casi rozando el frío asfalto, notando en las manos cada centímetro recorrido por las ruedas que, frenéticas luchaban por mantenerse agarradas a la carretera…

 

   Pero la gran “naranja mecánica” no me defrauda, manteniendo firme el trazo que solo con mi mente le insinúo, dibujando curvas y acariciando formas que me recuerdan los senderos de tu cuerpo.
   Regreso con el rumbo fijo en nuestra casa, acelerando mi pulso mientras la rueda delantera despega en el aire y me arranca una sonrisa pensando en tus consejos, regalándome la música del motor rugiendo, el sabor de tus besos que me siguen queriendo…

   Todo lo haría por ti y se que no habría nada que no hicieras por mí, nada que el milagro de la ternura no pueda conseguir..

   Me quito el casco, las botas y el cuero negro que en el frío de la mañana me protegían.
  Ahora estás tú, inspirando con tus curvas las poesías que escribo. Poesías que te entrego, beso a beso, en tu vientre claro y profundo, océano perfecto de armonía, inmerso en el violín de tu cuerpo.

(JMPA Pink Panzer)

Menos tu vientre

Menos tu vientre,

todo es confuso.

Menos tu vientre,

todo es futuro fugaz,

pasado baldío,turbio.

Menos tu vientre,

todo es oculto.

Menos tu vientre,

todo inseguro,

todo postrero,

polvo sin mundo.

Menos tu vientre,

todo es oscuro.

Menos tu vientre claro y profundo.

(Miguel Hernandez)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s