Espero me disculpes… sueño con tu espalda.


Poema de Bertolt Brecht
A veces me duermo, lo sé. Sólo pido que me
disculpes, porque aunque parezco estar
lejos, la mayor parte del tiempo,
te estoy soñando a ti.
(No he podido localizar el autor; si lo sabes, déjame un comentario. Fuente: cmonts,)
Un encaje, un aroma, así es tu cuerpo de
Vértigo
Quizás fue
tu espalda
de vértigo
cincelada
Quizás fue
tu blusa
por tus pechos
lanceada.
Quizás fue
la brisa
erizando
seda blanca
Quizás fue
un grito
de sensación
liberada,
           una calle
un sueño
           un encaje  
un aroma
          tu cuerpo.
          (JMPA Pink Panzer)
…·:·…
Anuncios

3 pensamientos en “Espero me disculpes… sueño con tu espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Daxiel

Just another WordPress.com site

Tablaturas de mis pasos

Mis pequeñas andaduras como profesora de español para extranjeros en Francia.

Margaret Atwood

Just another WordPress.com site

Carmen

el amor mínimo

Un rincón que te abrigue

Mis escritos, mis canciones, mi reflejo

Los Tacones de Victoria

Este blog es únicamente para mayores de edad. Relata la vida de sumisión de una chica que se adentra en el mundo del BDSM casi por casualidad, sin saber muy bien ni qué significan esas letras.

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

Fotografía Creativa

“Si pudiera decirlo con palabras, no iría todos los días cargado con mi cámara”. Lewis Hine

Por el hueco de la escalera

Por el hueco de la escalera se cuelan muchas cosas, así que yo las guardo en el hueco de la escalera por si me hacen falta.

Viviana Lizana Urbina

Sintiendo en letras

Elena Memba

En el final surgió el principio

merceroura

la rebelión de las palabras

A %d blogueros les gusta esto: