El verdugo… CINCUENTA cumpleaños…


“En la juventud aprendemos, en la vejez comprendemos.”
(Marie von Ebner Eschenbach)
C I N C U E N T A    A Ñ O S

   Durante el reinado del segundo emperador de la dinastía Ming vivía un verdugo llamado Wang Lung. Era un maestro en su arte y su fama se extendía por todas las provincias del imperio. En aquellos días las ejecuciones eran frecuentes y a veces había que decapitar a quince o veinte personas en una sola sesión. Wang Lung tenía la costumbre de esperar al pie del patíbulo con una sonrisa amable, silbando alguna melodía agradable, mientras ocultaba tras la espalda su espada curva para decapitar al condenado con un rápido movimiento cuando este subía al patíbulo.

   Este Wang Lung tenía una sola ambición en su vida, pero su realización le costó cincuenta años de intensos esfuerzos. Su ambición era decapitar a un condenado con un mandoble tan rápido que, de acuerdo con las leyes de la inercia, la cabeza de la víctima quedara plantada sobre el tronco, así como queda un plato sobre la mesa cuando se retira repentinamente el mantel.
   El gran día de Wang Lung llegó por fin cuando ya tenía setenta y ocho años. Ese día memorable tuvo que despachar de este mundo a dieciséis personas para que se reunieran con las sombras de sus antepasados.
   Como de costumbre se encontraba al pie del patíbulo y ya habían rodado por el polvo once cabezas rapadas, impulsadas por su inimitable mandoble de maestro. Su triunfo coincidió con el duodécimo condenado. Cuando el hombre comenzó a subir los escalones del patíbulo, la espada de Wang Lung relampagueó con una velocidad tan increíble, que la cabeza del decapitado siguió en su lugar, mientras subía los escalones restantes sin advertir lo que le había ocurrido. Cuando llegó arriba, el hombre habló así a Wang Lung:
– ¡Oh, cruel Wang Lung! ¿Por qué prolongas la agonía de mi espera, cuando despachaste a todos los demás con tan piadosa y amable rapidez?
   Al oír estas palabras, Wang Lung comprendió que la ambición de su vida se había realizado. Una sonrisa serena se extendió por su rostro; luego, con exquisita cortesía, le dijo al condenado:
– Tenga la amabilidad de inclinar la cabeza, por favor.

(Arthur Koestler (Hungría, 1905-1983), Memorias)

   El Tourist Trophy de la Isla de Man cumple en junio de 2012 CIENTO CINCO años… “casi” los mismos años que hoy, día 5 de julio de 2012 estoy cumpliendo yo. Los que me conocen saben de mi pasión por el mundo de las motos y en especial por la especialidad de las “Road Race”… de las que la isla de Man es, para la inmensa mayoría de aficionados a las motos, su máximo exponente. Que bonito ir haciéndome mayor, compartiendo los tiempos del mítico “TT”… 

 ∼
“Aunque somos nuestro propio tiempo, a veces somos el tiempo de otros y otros son nuestro tiempo, a veces sin quererlo, a veces queriendo, a veces durmiendo, a veces despiertos.”
Anuncios

10 pensamientos en “El verdugo… CINCUENTA cumpleaños…

  1. Abuelooooo!!! es broma!! que estás hecho un chaval!! no cabe duda.Gracias por compartir un ratito de este gran día conmigo!! el próximo año esperemos repetir!! por mi parte será un honor!!Espero que haya sido un grandísimo día… Para cuando le veo de rosa? jajaja un fuerte abrazo!!! a seguir así que por lo que he podido comprobar le va estupendamente!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s