Time to dance… Pídeme más…


gopr0272-yorch

– Ahora pídeme más –

El alfil negro de mi padre

cortando raudo el tablero.

Las manos de mi madre

diciéndome “te quiero”.

La primera noche rompiendo el cielo…

todo ya era poesía enredada en tu pelo.

Aquella curva imposible

de mi mano en tu pecho

El perfume de tus ojos

aún con los míos cerrados

hoy me llega, me atraviesa

en tus alas de impaciencia

filtrándose por mi costado,

creando ríos desbordados

bebiendo amor despiadado.

Todo son retazos de recuerdos

ilusión de felicidad entrecortada

breves y brillantes momentos

de ternura en destellos congelada.

Solo es tiempo y el tiempo es nada

y nada nos queda…         

           cuando todo se acaba.

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)

   Solo los más allegados saben que en mi juventud, estuve a punto de entrar en una academia de danza clásica. No me arrepiento de mis decisiones, pero es indudable que, hoy en día, mirando hacia atrás siento una curiosa nostalgia por ese universo que podría discurrir paralelo al mío, con un Yorch Nuréyev, entre “Arabesques, Glissades y Grand Jetés”.Danza bailaria pie punta

   En aquellos tiempos, Yorch era el orgulloso hermano de dos jovencitas bailarinas en una prestigiosa escuela de danza. En cierta ocasión, su profesor confesó a mi madre que necesitaban formar a un bailarín y físicamente, yo reunía las condiciones que él exigía para el puesto. Recuerdo la conversación con mi madre al estar mi padre en Italia… muy lejos y sin móvil (ni se había inventado). Había que decidirse y no había tiempo para esperar su regreso. ¿Que se podía esperar de un chaval reventando de hormonas y que en esos años era miembro del equipo de atletismo de un colegio solo para chicos… y lleno de sotanas negras?.

   Recuerdo una representación de El Cascanueces de  Piotr Ilich Chaikovski . Me recuerdo zambulliéndome en aquella emocionante opresión de un abarrotado patio de butacas en el Teatro Principal; mis hermanas brillando en el escenario ante su boquiabierto hermano, el aroma a linimento, excitación y nerviosismo entre bambalinas en el intermedio de la actuación. También me quedaron grabadas las muy exigentes indicaciones de aquel alto, moreno y fibroso profesor de baile al que solo le faltaba el látigo acompañando a su perenne sonrisa…

   Bueno, los recuerdos se mezclan con la voz de mi madre sentada al borde de mi cama. La poesía nacía con cada una de sus palabras, escondidas, atesoradas bajo mi almohada de alocado adolescente. A pesar de los sabios consejos de mi madre, opté por correr como una condenada liebre en vez de saltar y brincar como una grácil gacela.  Añoro los consejos de mi madre y no, no me fue mal pero la sigo echando de menos. Se fue demasiado pronto y es algo que nunca perdonaré al maldito dios en el que ella confiaba. El trabajo me convierte en una máquina y la poesía libera mis sentimientos, una vez más. Y ahora, si no has tenido suficiente… pídeme más.

(JMPA Pink Panzer Korps – Mezclando sentimientos.)

“Solo creería en un dios que sepa cómo bailar.”

(Friedrich Nietzsche)

Anuncios

56 pensamientos en “Time to dance… Pídeme más…

  1. “Conservar algo que me ayude a recordarte
    sería como admitir que te puedo olvidar”
    Shakespeare.
    Los recuerdos son tesoros que habitan en nosotros, manteniendo encendida la llama de una caricia, de unas palabras dulces. Mientras sigan habitando dentro, aquellos a quienes amamos permanecerán vivos.
    Me emociona cuando desnudas tu alma así y nos dejas ver un poquito más de esa imagen del Yorch misterioso que nos muestras a retazos. Abrazos hoy más cálidos que nunca.

    Le gusta a 5 personas

    • Preciosa la frase de Shakespeare. Guardo demasiadas cosas en mi desván, unas buenas pero también demonios encerrados con siete candados. De mi padre guardo la cortesía, enseñada desde mis primeras partidas de ajedrez… de mi madre la ternura de sus gestos y sus buenos consejos dejándome la opción de decidir cuando era menester… Pero no creo en ningún dios. Es absurdo hoy en día creer en un ente divino “todopoderoso” y lleno de amor, incapaz de socorrer a un niño que se muere de hambre… Respeto a las personas que creen en su dios pero no respeto en absoluto sus absurdas creencias. Desnudo mi alma pero mi alma tiene rincones abruptos y nada amables con quienes se asoman a su puerta…
      Abrazos aún más cálidos de regreso a tu tierra. Gracias por hacer a este blog, más bonito con tus comentarios.

      Le gusta a 3 personas

  2. Los recuerdos se pegan a nuestra piel y ya forman parte para siempre de nuestro yo más íntimo y personal. Los recuerdos son, esa otra parte de nuestra vida que vivimos hacia dentro.
    Precioso tu poema y tu reflexión.
    Yo, una vez, y por breves instantes fui bailarina y te aseguro que mientras bailé, creí tocar un cielo que no tiene nada que ver con ese “otro cielo prometido”.
    Besetes.

    Le gusta a 2 personas

    • Gracias por tu hermoso comentario. Lo que en verdad graba a fuego un recuerdo, está claro, no es el tiempo, sea breve o largo sino la intensidad con que lo vivas.
      “Bailar es soñar con los pies” sentencia una conocidísima frase casi universal… Yo soñé en su día, en aquellas pruebas en un inmenso salón con suelo de madera y espejos en las paredes donde se reflejaban mis torpes movimientos… Un sueño, igual que tú, tocando ese cielo que solo los que bailan saben tocar. Felicidades por aquel precioso momento y gracias sinceras por tu comentario de hoy.

      Le gusta a 1 persona

  3. Embebida en el mundo de lo que pudo haber sido, me agarro al recuerdo de la que se fue, sin yo haberle dado permiso.
    Y aquí me dejo perdida, y no quiero consejos de desconocidos, solo escuchar el canto de sus palabras y seguir soñando lo pudo haber sido

    Le gusta a 3 personas

  4. Es una gran suerte poder tener buenos recuerdos de nuestro paso por la vida, eres muy afortunado. Padres y madres todos tenemos, pero que ejerzan como tal hay una minoría por suerte creo,(lo digo por la minoría) que no tendremos esa suerte mal llamada, ya que creo que es un derecho al darnos la vida, pero por desgracia la familia no la podemos elegir.

    Me ha gustado mucho todo, todo y todo.

    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  5. Hay una canción de Vanessa Martín que dice algo así como…
    90 minutos no puede durar el amor, pídeme más….
    Te pediría mil recuerdos más
    Mil canciones que te hagan vibrar
    Mil experiencias vividas al lado del mar
    Y mil latidos por alguien a quien amar.
    Te pediría eso y más.

    Le gusta a 1 persona

  6. ” …y nada nos queda cuando todo se acaba”

    Este final me trajo a la memoria un breve poema mío que escribí hace muchos años muy influenciada por el gran Machado

    De la nada vengo
    A la nada voy
    Con nada me contento
    Porque nada soy

    Y así sigo contemplando el mundo aunque con los matices más suaves que nos proporciona el paso del tiempo y más cercana tal vez, al igual que tu hermosa y nostálgica poesía, a la visión del gran Quevedo en su soneto AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

    Cerrar podrá mis ojos la postrera
    sombra que me llevare el blanco día,
    y podrá desatar esta alma mía
    hora, a su afán ansioso lisonjera;
    ……..
    Su cuerpo dejara, no su cuidado;
    Serán ceniza, más tendrá sentido;
    Polvo serán, mas polvo enamorado.

    Porque creo firmemente que si algo puede permanecer, eso es sin duda EL AMOR.

    Que tengas un excelente día!

    Le gusta a 1 persona

    • Con comentarios como el tuyo, no puede haber mal día. Queda claro que atesoras un precioso bagaje cultural que derochas generosamente en tus comentarios.
      Tienes razón… La edad matiza nuestras turbulentas aguas de juventud. Buscaré tu poema. Quiero disfrutarlo como se merece pues, si algo permanece, es sin duda el amor, entre versos escondido.

      Le gusta a 1 persona

  7. No te molestes en buscarlo, no hay más que eses cuatro versos bajo el título NADA. Y en cuanto al bagaje cultural, créeme cuando te digo, y no es falsa modestia, que soy una pobre ignorante y que como dijo aquel gran genio, daría todo cuanto sé por la mitad de lo que no sé.
    Un abrazo

    Le gusta a 3 personas

  8. Pero mientras se acaba el tiempo
    nos queda la vida.
    Y la vida es recuerdo,
    el recuerdo, emoción,
    la emoción se convierte en besos,
    besos que saben a hierbabuena
    Y la hierbabuena nos regala
    la fresca fragancia de la vida
    Para abrazarnos con mimo a ella.

    Sí te pido más, más letras, más sentimientos de los tuyos, más paisajes de vida, más baile… Es un placerr leerte.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  9. Pingback: Finalista Premios 20 Blogs – marguimargui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s