Tu mano me tranquiliza… Cisne negro.


El hombro sobre el que llorar era una nube gris que atormentaba mis pies con su incesante llover, lluvia de hirientes  agujas de quebradizo y negro cristal…

(JMPA Pink Panzer… En memoria de mi hermana Teresa)

photo_2017-07-15_22-43-02   Cincuenta y siete días han pasado sin poder escribir ni una sola de las palabras que allí se quedaron encerradas, escondidas como un niño asustado bajo la cama de aquella habitación engullida por el silencio.
Pasaron también unos cuantos aviones entre miles de kilómetros de desesperada impotencia para estar junto a ella… Mi hermana mayor y la mas joven de tres hermanos no tuvo una vida fácil. Empezó naciendo el último día de un febrero bisiesto y a su lado terminamos todos, sus hijos, su pareja, su tía… todos aferrados a sus manos para que, en la última puerta de su vida, no se sintiera sola.

   “Dame tu mano, tu mano me tranquiliza”

   Y le dí mi mano durante horas, a su lado, entre aquel silencio que su voz ya no lo rompería nunca más. Durante años fue al contrario. Era su mano la que cuidaba y tranquilizaba a su revoltoso hermano, sangrando, llorando o metido en mil y un problemas de los que salía, casi siempre, de la mano de su hermana mayor.
Es ahora cuando la ausencia de su voz, su silencio, crece en mi interior como un cáncer, como esa enfermedad que la devoró por dentro cuando la vida mejor la trataba. Que dolorosa contradicción que su hermano, metiendo la mano con avaricia en el saco de la suerte, jamás haya sacado la bola negra que le tocó a ella a la primera de cambio… ¿existe un dios? Queda claro que no. Es imposible ser tan cabrón y ser dios al mismo tiempo.

photo_2017-07-15_22-41-49

Teresa, mi hermana… Siempre ella…

To live in the hearts we leave behind is to never die.

(Vivir en los corazones de los que dejamos atrás es nunca morir)
– Carl Sagan –

photo_2017-07-20_23-45-09

Era su mano la que me tranquilizaba…


TRAVESÍA

Será que no nos llegan
los suspiros suficientes
Será que ya no quedan
sueños de adolescentes.

Entonces pidamos más
sin tregua ni compasión
por mi herido corazón

que debe quedarse atrás.

Si todo eso se nos acaba
Grita y rompe el silencio
y en un último esfuerzo
llorar a quien más se ama

Aprieta, no tengas miedo
aprieta fuerte mi mano
en esta dura travesía

Aprieta, no tengas miedo
el dolor deshecho en caricia
rosa y camelia, en tu vida.

(JMPA Pink Panzer Yorch –  En memoria de mi hermana Teresa)

Una vez más, su melodía me calma…

“Me arrancaré el corazón
y esperaré mi regreso

Para sacarlo otra vez
y colocarlo en mi pecho”

(Orishas)

Anuncios

17 pensamientos en “Tu mano me tranquiliza… Cisne negro.

    • Muchas gracias por ese abrazo y ese calor que sin duda alivian este crudo invierno anticipado en el que me encuentro. Con mi hermana compartía la pasión por la poesía… Hijos, nietos, familia, amigos… vacíos que tardarán mucho en llenarse, amiga Ana. La poesía volverá pero ahora mismo se ha quedado sin aliento. Buenas noches, amiga mía, gracias por todo.

      Me gusta

    • Leo de nuevo tu comentario y te doy mil gracias por intentar comprenderme y por tus palabras de apoyo y consuelo. La peor parte se la llevó mi hermana y de forma tan cruel que me cuesta mucho controlar mi enfado con los que se acercan a mi como si la fe en su dios y la eternidad fueran un gran logro para mi hermana… y ella solo quería vivir.
      Gracias Ana y gracias a todos los que intentáis comprenderme, aunque no compartáis mis ideas.

      Me gusta

  1. Eres un ser privilegiado de haber podido vivir un amor así. Comprendo muy bien el dolor de su ausencia ahora. Llora, no ahogues tu furia, suéltala y sanará tu alma para seguir hablando con ella en el idioma que siempre os unió. Un abrazo especial.

    Le gusta a 1 persona

  2. Nunca sé que decir en estos casos, pero te diré que me ha gustado mucho el homenaje que le has hecho a tu hermana. La herida se va cerrando poco a poco, pero el recuerdo siempre quedará abierto.
    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. El tiempo acaba moderando el dolor, que no eliminándolo del todo.
    Me he emocionado con tus doloridas palabras, aunque ya lo había leído hace tiempo no te había dejado ningún comentario, seguramente no me salieron las palabras en aquel momento.
    La vida, esa cruel herida que tenemos que curar cada día, con mucha frecuencia se pone en carne viva y duele de una manera incontrolable… No queda otra que tener a mano las tiritas y el esparadrapo e intentar mantener a raya la herida.
    Besos, eres un gran tipo, lo dicen tus sentidas palabras.

    Le gusta a 1 persona

  4. Acabo de leerte mi amigo ya del alma, qué dura es la vida, nos arranca el corazón de cuajo cuando menos lo esperamos.
    Teresa se llevó todo tu amor y supongo que el de todos los que estuvisteis a su lado, tu mano sujetó ese último aliento y seguro que de alguna forma está a tu lado.
    Yo no sé si hay Dios, pero sí creo en algo que mueve los hilos, muchas veces injustos.
    Hoy te presto mi corazón querido Pink, aunque supongo que esto pasó hace algún tiempo, pero desde hoy eres más (Si cabe) para mi.
    Mi fuerte abrazo amigo del alma.

    Le gusta a 1 persona

    • Me dejas sin palabras al leerte dejando tu cariño y respeto en esta página tan triste de mi vida. Como ya habrás podido comprobar, soy de los que no creen en absoluto en dioses, que hay muchos y para todos los gustos. Respeto a las personas que creen e intento pasar de puntillas por estos temas cuando la conversación reúne en la misma mesa, a puntos de vista tan dispares al mío sobre religiones. A veces la información que acumulo juega en mi contra. En la actualidad hay unos 22 países en guerra y la inmensa mayoría de los conflictos son por disputas religiosas/étnicas donde mujeres y niños se llevan la peor parte, mujeres y niños sin un dios que se digne levantar un solo dedo por su miserable vida. Por eso evito entrar en el tema dios/religión y solo hago excepciones, muy raras excepciones… como hoy.
      Gracias mil por ese gran corazón que muestras y me cedes con tanta generosidad pues, aunque hace tiempo que sufrimos su pérdida, su ausencia duele a diario.
      Un inmenso y fuerte abrazo lleno a rebosar de sincero cariño y afecto de regreso a ese gran corazón que alimenta tu espíritu.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.