Un sol sin ocaso… Ojos en llamas.


Adora solem qui non facit occasum.

(“Adora a un sol sin ocaso”)

“La ciudad era inmensa
un dragón con garras de acero
ocultándome tus huellas
entre aleros de tejados
calles polvorientas,
y muros de adobe
cansancio y miedo…”

(Pink Panzer Korps – Pink Gears of War)

Barril spanish soldier eylean-donan-castillo-escocia-3.jpg

  Amanecía en mi mano izquierda cuando aún la penumbra habitaba en el guante de mi mano derecha. La mente vuela acelerada por breves instantes mientras nos detenemos a la entrada del pueblo. Salgo con el pie izquierdo solo por llevar la contraria a todos esos dementes que creen en dioses, la suerte traicionera y otras idioteces por el estilo.

   El suelo reseco de la calle saluda a mi bota con una explosión de polvo que la cubre por completo y pienso, de nuevo… hago recuento de las cicatrices que adornan mi cuerpo y pienso, de nuevo… quizás va siendo hora de ir más despacio… y me voy haciendo viejo para tanto gato negro.

   Pie izquierdo. Llevo años repitiendo el mismo ritual y sigo vivo, señal de que las supersticiones no se cumplen o puede que los que creen en ellas se metan algo más fuerte que el polvo que ahora cubre mis botas.

Mientras avanzamos con mil ojos puestos en el suelo que pisas, en las ventanas que sin ojos te vigilan y en los ojos de los que en la misma calle te escudriñan, en el mismo segundo de nuestras opuestas existencias, en ese intenso y crucial instante todos buscamos, nos buscamos, intentamos leernos mutuamente de qué maldita pasta están moldeadas nuestras almas, averiguar de que color es el miedo y si existe algo más allá de la huellas de nuestros pies en esta tierra, tierra sedienta de todos y de nadie.
   Con el paso del tiempo aprendes a mirar a los ojos, mantener la mirada y encontrar allí sumergidas todas las respuestas, antes incluso del primer parpadeo, porque en ocasiones, y solo en ocasiones, alguien habrá que esté dispuesto a explicar que el destino te estaba esperando entre el polvo de una calle cualquiera, en un pueblo perdido entre la nada y el amanecer más solitario.
(Pink Panzer Korps – Pink Gears of War)

Pink shot one

Propiedad de Pink Panzer Korps The Pinker Hole

De pequeño, cuando saltaba una enorme verja de hierro intentando escaparme del colegio de monjas de mis hermanas, uno de los barrotes acabados en punta de flecha se me clavó en lo más profundo de mi muslo izquierdo… allí se acabó mi carrera de escapista.  Cincuenta años después, la cicatriz aún se puede ver marcando mi piel y, por supuesto, mi memoria. Otras muchas cicatrices llegaron con el paso de los años pero aquella la recuerdo con especial “cariño”. Recuerdo que, mucho tiempo después, mi madre, que tuvo que ir a buscarme al colegio con su enfermo corazón en un puño, me comentaba que lo que más le asombró es que su hijo, a pesar de estar durante minutos ensartado en aquella lanza hasta que lo rescataron con una escalera, no había soltado ni una sola lágrima, ni un quejido, ni siquiera en el hospital…

 

Pink shot 1

Propiedad de Pink Panzer Korps. Un mes después…

   Una de las últimas y más “curiosas” de mis queridas cicatrices me exigió más de un mes de curas continuadas. El sanitario tenía de recortar (sí, recortar…) con unas tijeras el tejido muerto para favorecer la regeneración del músculo y que cerrara por si sola. Podía aplicarme anestesia pero lo mejor era a pelo, sin ella, para que yo pudiera indicarle donde dolía más y donde menos y cortar, cortar carne como el que se corta las uñas… y así fue, sin anestesia, como en los viejos tiempos, porque los viejos rockeros y la mala yerba nunca mueren.
   Cicatrices, dolor, el color del miedo dibujando estelas en tu piel y en la mía, reflejo de los caminos que quizás no deberías haber tomado o fronteras que jamás tendrías que haber cruzado.

– Mi causa –

Tomo tu causa de sosiego certero,
Rugiendo, rimando versos pendenciero,
Impuesto a modo de extravío ligero,
Antes del amor, más amor prefiero.
Nombra tu nombre al borde primero,
Al filo mismo, del placer que venero
en tu cuerpo, de un poema pasajero…

(Pink Panzer Yorch – Rescatando comentarios…)

He aprendido que los ojos no cambian. Sin importar lo viejo o golpeado que estés, tus ojos permanecen iguales.

— Eloise Dyson  –.

Anuncios

16 pensamientos en “Un sol sin ocaso… Ojos en llamas.

  1. Siempre que te leo, algo dentro de mí se me aprieta. Tienes la vida vivida, muy bien vivida y solo los que viven la vida de esa manera, pueden contar como la cuentas tú. He recordado mis cicatrices, pero yo sí lloraba, no era valiente. Lo único que puedo decir, es que luego me hice fuerte, aunque aún cuando te leo se me aprieta el alma.

    Le gusta a 2 personas

    • En el desierto, hay un dicho que traducido a nuestro castellano viene a decir que “nunca le concedes importancia a un grano de arena hasta que te entra en un ojo…”
      Sentir, emocionarse, empatizar con la historia vital de personas ajenas a tu existencia, nos enriquece y convierte en algo más que unos simples “okupas” de este planeta…
      Tus comentarios son siempre hermosos, sin duda un reflejo más de tu alma. Un fuerte abrazo de regreso.

      Le gusta a 4 personas

  2. Esa herida tiene/tenía, muy mala pinta. Menos mal que a los guerreros como tú nada les destruye. El tiempo todo lo cura, ya lo sabemos.
    Muy emotiva la historia de tu niñez.
    Al final todos nos buscamos, en los ojos o en las letras de otros.
    Incluso en viejos comentarios.
    Cuidate!

    Le gusta a 1 persona

    • La herida tenía muy mala pinta, tardó lo suyo en curar pero ahora solo es pasado, una cicatriz más para el recuerdo.
      El presente es más interesante y siempre siempre, de un poema pasajero.
      Cuidate tú también, que me tenías preocupado.

      Me gusta

      • Todo va bien. Que no aparezca por aquí no significa que no esté o que no escriba.
        Ya sabes que vengo a veces a releer poemas y a buscar claves y llaves y esas tontadas que se nos ocurren en ocasiones. Me divierte y me entretiene.
        Desde que me tomo el blog menos a pecho, tengo más tiempo para dedicarme a otras cosas que también me hacen feliz.
        Gracias por tu preocupación.
        Un abrazo querido amigo.

        Le gusta a 1 persona

  3. Hay cicatrices que nunca se cierran del todo, pero así es la vida. Hoy estoy viendo un sol más cercano al ocaso, ya que me acabo de enterar que otro amigo más se ha ido para siempre, este año está siendo muy cruel en ese terreno.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. No hace falta adentrarse en desiertos, ni caminar por calles desiertas sin saber qué o quién te espera a la esquina, para tener miedo. La vida empezó a darme miedo cuando, con seis años, presencié como mi padre dejaba postrada a mi madre durante quince días, mientras me encerraba en la habitación de al lado. Siguió dándome miedo cuando mi madre me dejó en una estación de tren donde mi abuela, de la mano, me llevó al pueblo y se ocupó de mí. Tuve miedo en mis siete años de internado y más miedo a la vida, cuando, con dieciocho años tuve que afrontar una maternidad y un matrimonio que no fue muy feliz, luego vinieron las decepciones, las ausencias, la soledad, la melancolía…
    Los miedos me lanzaron hacia adelante en vez de amedrentarme y aquí estoy, a lo que no tengo miedo, ahora mismo, es al fin definitivo, volver a la tierra, con una vida ya he tenido suficiente.
    Siempre me haces reflexionar con tus escritos, Pink, y es que estamos todos llenos de heridas, muchas por dentro y algunas por fuera también. No nos queda más remedio que lamérnoslas como los perros e intentar curarlas lo mejor posible.
    Ya me he extendido demasiado, discúlpame…
    Besos.

    Le gusta a 1 persona

    • No tienes que pedir disculpas por escribir con el corazón, querida Estrella. Esta es tu casa y tus palabras son SIEMPRE bienvenidas.
      Lamento mucho que tu pasado, especialmente tu infancia haya sido tan dura y te agradezco la confianza que me demuestras al contarme tus miedos, tus evidentes sufrimientos.
      Sigo siendo positivo. Muchas cosas horribles por este Pink vividas podría contarte pero no lo haré. Quiero que pienses que este amigo que te escribe forma parte de las cosas buenas de tu actual vida, y que poco a poco, con los muchos años que te quedan por vivir, pueda yo y podamos todos los que te queremos, ir llenado ese platillo de la balanza de cosas buenas y compensarte por lo que ya has sufrido.
      Un fuerte abrazo de esta gota de rocío…

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias, Pink, no dudo que eres una gran persona. lo veo en tus escritos y en los cariñosos comentarios que vas haciendo a quien te leemos.
        Debes ser una gran gota de rocío para poder albergar un corazón tan grande.
        Besos.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.