Eleven a los once… Torre de Babel.


“Oveja que bala, pastor que pistola.”

(©Pink Panzer Yorch – Pinkerfranes goyescos)

– Roto –

¡Tremendo alboroto!
De fuerte patada
la muy desalmada
le ha roto el escroto…

¿Y que fue lo que fue?
¿Qué pasó o sucedió?
Pues el culo a la joven
el muy idiota le tocó…

(©JMPA Pink Panzer Korps – Batallitas del abuelo Ingeniero.)

Respeto y admiración – Presente y recuerdo.

   Un metro setenta de puro músculo, como casi todos sus compañeros en aquella época de tensión extrema. Cargaba con su equipo completo como cualquiera de la Unidad y jamás escuché una queja de su boca o que se quedara atrás por muy fuerte que fuera la exigencia o muy duro que castigara el sol.
De padre militar de origen ruso y madre “mañica” de la misma capital, su querida Zaragoza, no es extraño que acabara enrolada en las filas del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros nº 12, y sí, he dicho enrolada, porque Nadia, mujer de botas a cabeza, empezó siendo soldado profesional y tan adentro le llegó el veneno de los ingenieros militares que acabó con sus huesos en la misma  academia militar por la que había pasado yo… unos añitos atrás, tampoco hay que exagerar dando fechas…
photo_2019-01-23_13-58-55.jpg  El caso es que, siendo ya militares de carrera, coincidimos durante un traslado en la cafetería de una estación de tren. Eramos once compañeros camino de Babel, de los cuales solo cinco estábamos vestidos de paisano sentados en una mesa dando cuenta de sendos bocadillos de tortilla y unas cañas bien fresquitas. Cuando ya le veíamos el fondo a los vasos y se acercaba la hora de subir al tren, Nadia se levantó la primera y con esa frase típica entre compañeros “esta la pago yo” se acercó a la barra para abonar la cuenta. Enganchados en aquella barra como tres paraguas en la argolla de un autobús estaban tres hombres de mediana edad con sus cubatas de media tarde. Por mi situación sentado a la mesa, podía ver perfectamente la escena. Nadia, después de pagar la consumición, pasa por delante de estos tres señores dándoles la espalda durante unos breves instantes, momento que aprovecha el que está apoyado en el taburete del centro para alargar la mano y tocarle el culo a nuestra compañera.Jasmine Tous Les Soirs.png
Como un rayo, Nadia se gira, momento en el que el idiota levanta las dos manos como en un atraco y agitándolas le dice con repulsiva sorna intentando hacerse el gracioso “ahhhh, ¿quien fueeee?”.  Ya no dijo nada más. Mis compañeros y yo mismo estábamos ya en pie para acudir en su ayuda cuando vemos como la potente pierna derecha de Nadia, capaz de subir de un salto a la cabina de un camión, sale disparada e impacta con tal fuerza en los bajos fondos del susodicho idiota que casi consigue sentarlo encima del vaso del cubata que le esperaba en la barra. El amigote de la izquierda intenta ayudar a su compañero que se retuerce en el suelo como una lombriz con dolores de parto y el de la derecha se revuelve y enfrenta en un ademán de amedrentar a nuestra amiga que le espeta enseñándole el puño cerrado “¿tus bolas son de acero o son como las de tu amigo? Pues como te acerques, te las reviento…” Y nos fuimos al tren…
Ace Balls   Muchas cosas deben cambiar pero vemos que, con lentitud, es verdad, conseguimos avanzar en la buena senda de algunas y otras, sin embargo, se resisten empecinadamente al paso del tiempo, ancladas por generaciones en el pasado más ruin, mezquino y casposo de nuestra educación.
Si algo he aprendido es que, las tonterías se te quitan de golpe cuando la vida se te va en ello, como al machito mega idiota que, en las urgencias de una tienda de campaña queda en manos de una doctora y tres enfermeras que a pesar de todo, lucharán toda una noche por mantener vivo a ese “ser  superior” que días antes las menospreciaba con bromas de mal gusto por el simple hecho de ser mujeres…
Mi espalda no podría estar más a salvo ni con más ciega confianza que en manos de nuestra compañera Nadia. El respeto ya lo tenía desde el primer día y a pulso y con muchísimo esfuerzo se ganó nuestra más sincera admiración.

   Respeto y admiración. Estos días en los que habitualmente escucho utilizar una terminología muy militar, guerra, batalla, combate… y después de leer a nuestra querida compañera y poeta Estrella en su última poesía hablando del recuerdo, me han venido a la cabeza recuerdos que he unido de inmediato al respeto y admiración por todos los españoles que están dando lo mejor de si mismos por mantenernos a salvo de este virus, aún a costa de arriesgar sus propias vidas.

  Respeto y admiración; La escalera de la gratitud siempre ha empezado para mí con esos dos escalones.

(JMPA Pink Panzer Korps – Escalones de la gratitud)

Bible Sherpa.jpg

“Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.”

(Lucio Anneo Séneca y mi compañera Nadia.)

20 pensamientos en “Eleven a los once… Torre de Babel.

  1. Se encontraron con la horma de su zapato… bien por Nadia. Siguen quedando muchos machitos que se creen los reyes del mambo y no son más que “unos mierdas” y creo que todas las mujeres nos hemos topado con algunos.
    Y las mujeres no somos ni jarros chinos que nos rompemos solo por mirarnos ni somos una piedra a la que se da patadas, lo que somos lo hemos demostrado a lo largo de la historia (lo que nos han dejado) y está claro que no necesitamos que un hombre nos salve, sabemos salvarnos solas.
    Crecí en una familia con unas mujeres valientes y adelantadas para su tiempo, mi abuela se separó de mi abuelo, mi madre hizo lo propio con mi padre, en unos tiempos en los que eso estaba muy mal visto y yo me crié entre mujeres y salimos adelante. Así que he tenido siempre muy claro que soy igual que cualquier hombre, seré mejor para unas cosas y para otras peor, pero no por ser mujer sino por ser persona.
    Me alegra, Pink, haberte hecho recordar, a mí me resulta reconfortante…
    Y me uno a ti en ese agradecimiento a todas esas personas que están en primera línea para intentar contener esta pandemia que nos está haciendo polvo. Un hurra por ellos ahora y siempre.
    Besiños, Pink.

    Le gusta a 5 personas

    • Como mujer valiente que eres, no desentonarías para nada vestida de camuflaje en cualquiera de mis días de milicias.
      Mil abrazos, querida amiga. Sigue haciendo presentes tus recuerdos como solo tú sabes hacerlo a través de tus preciosas poesías.🌹🌹🌹

      Le gusta a 3 personas

    • Una valiente que no abandona, que sigue en pie cuando otros ya hubieran hincado la rodilla…
      Olvidos los tenemos todos, pero tú sabes mantener vivos los recuerdos, buenos y malos y moldear esa Estrella que te nombra para convertirla, no sin esfuerzo en la buena persona que eres.
      Somos lo que somos pero solo unos pocos eligen SER antes que el “tener” y tú, querida amiga, para mí eres un SER extraordinario.
      Abrazos mil, querida poeta. 🌹🌹🌹

      Le gusta a 1 persona

  2. Valiente mujer Nadia, le echó un par de ovarios al asunto,  en mi lugar de trabajo si yo hubiera actuado así,  aunque fuera con motivo de una intervención, seguro que habría terminado en asuntos internos.
    Me encanta ese compañerismo,  que no por ser mujer le quisisteis dar,  sino por ver a un compañero que podía estar en apuros y rápido os pusisteis en guardia.
    Qué buenos recuerdos… he vivido situaciones así y no se olvidan.

    Bravo por todos esos luchadores que están en primera línea de esas trincheras dándolo todo, aún sin los medios adecuados y no les ha importado arriesgar sus vidas por esta causa.
    Gracias por este sentido homenaje que aquí les haces querido Pink.
    Muchos besiños. 🌹

    Le gusta a 3 personas

    • Sea de la forma que sea, todos estamos involucrados… Quizás este virus que no entiende de fronteras enseñe a más de uno que aún se empeñan en marcarlas a fuego, incluso creando nuevas donde nunca las hubo…
      Asuntos internos… Uf, da repelús con solo nombrarlos pero buen, en ocasiones, incluso da prestigio acabar berreando en su despacho… 😃😃😃
      Lo importante es que una nueva hoja ha caído del calendario y seguimos en pie, vigilando la espalda de nuestro compañero, ¿verdad?
      Besiños de boas noites para os dous. 🌹🌹🌹

      Le gusta a 3 personas

      • Ahora la vigilancia es más exagerada, ayer me dijeron que yo estoy en doble negativo… y yo pensando que dos que duermen en el mismo colchón, comparten virus y emoción, pues me he librado!
        Así que en este segundo aislamiento, en lo que lo tiene aún latente, estoy con más miedo que vergüenza, aunque bueno… lo de la vergüenza en mí, tal vez no sea un buen ejemplo, pero bueno, que ahora me falta ponerme el traje de neopreno, casco de motorista y una bombona de oxígeno para andar por casa.
        Pero sí, van cayendo hojas, espero no ver caer las del otoño y seguir así, porque ya se hace largo.
        Boas noites mio filliño, graciñas🌹

        Le gusta a 4 personas

  3. Bravo por Nadia y por todas las mujeres que no se callan, que no se quedan con la palmada en el culo, por las que denuncian, por las que defienden su espacio, por las que brillan, por las que se defienden.
    Y bravo también, por las que no pueden hacer todo eso por miedo.
    Bravo por el poema y por el respeto, por la admiración y la libertad. Por entender que tenemos los mismos derechos.
    También por los que cuidáis de nosotros, de la manera que sea, arriesgando la vida en un hospital o desactivando un explosivo.
    😘😘😘

    Le gusta a 4 personas

    • Mil gracias querida amiga por tus muestras de respeto y admiración hacia toda esa gente que se deja la piel en su trabajo…🌹🌹🌹
      Hacía tiempo que no refrescaba la memoria sobre la “patadita” de Nadia y me he sorprendido a mi mismo sonriendo de oreja a oreja mientras recordaba los detalles al ir escribiendo…
      Buenos tiempos de malos días… yo me entiendo.
      Abraciños arropadores de buenas noches. 🌹🌹🌹

      Le gusta a 4 personas

  4. Buenos recuerdos, amigo Pink,
    y que son también homenaje a la mujer.
    Ciertamente el 8 M ha de ser celebrado a diario.
    A la mujer, que hace uso de su coraje,
    mujer de ojos de fortaleza que con su actitud trasmite
    sensibilidad hacia la vida, también en su profesión,y hacia todos los que la rodean.
    Y tú lo haces con ese verso tan plástico y Uniformado: una patada con bota certera, y Pelotera…
    y luego con tu reflexión posterior, que refleja valentía, compañerismo y grandeza,
    en un mundo en que a la sociedad aún le  cuesta reconocer sus derechos en igualdad..
    Acompañemos  su sendero de reclamación y lucha, que no se sientan solas
    en su capacidad de renacer y seguir adelante, exprimiendo su potencial para no rendirse.
    Y son abuelas, madres, hijas, nietas, amigas… y que están a nuestro lado en cualquiera
    de las profesiones y actividades, 
    guerreras de color rosa llenas de dedicación  y entrega,
    Y que en estos días las homenajeamos con aplausos, junto a sus compañeros de profesión,
    ellas y ellos, en primera fila combatiendo, sangrándose, al Patógeno destructor.
    En sus ojos se desvela, tras sus mascarillas no siempre protectoras,
    el valor y responsabilidad que llevan a cuestas. Por todos.
    Abracemos su lucha por la libertad  de los  derechos totales,
    su alma y coraje, y sus silencios.
    Nuestro respeto y abrazos.Y como este post va de recuerdos,
    al leer tu frase….de dar valor a Ser,
    me ha venido recuerdos de cuando Justi, jovencísimo educador,
    (no detallemos fechas, que el Virus es un invasor de pulmones,
    y ha invadido las Residencias de los mayores, que debían ser bastiones inexpugnables,
    y ha derruidos sus murallas,,,)
    Pues eso, que iba los jueves a dar charlas a los Hogares Mundet, 
    a jóvenes sin núcleo familiar seguro… ansiosos por tener, por poseer…
    -ya el consumismo imperaba-  y el lema de las charlas era precisamente ese:
    SER MÁS PARA TENER MÁS… 
    Deseo les haya servido para sus vidas aquellas lecciones.
    Y como recuerdo, al leer sobre  la profesión  militar, me ha venido también a la memoria
    mi corto y efímero roce castrense, tan sólo dos meses de recluta en el campamento del Ferral,
    invierno gélido. Siberia lo llamábamos.
    Pero esto será para recordar en otro momento en que el hilo conductor
    sea también de recuerdos…
    Un abrazo.
    Justi

    Le gusta a 3 personas

    • Amigo Justin, me dejas abrumado por lo intenso y cargado de mensajes de tu hermoso comentario. Mil gracias por tomarte la molestia de escribirme de esta manera tan estimulante para mí.
      Me alegra ver que coincidimos en nuestra forma de ver la vida a pesar de recorrer caminos tan dispares.
      El campamento de El Ferral de Bernesga… bufff, allí estuve trabajando unos veinte días y, al contrario que te ocurrió a ti, fueron inolvidablemente infernales, con un calor agobiante y mosquitos del tamaño de gambas arroceras…
      SER, como condición inexcusable antes del “tener”… otra coincidencia que me lleva a la admiración por tu faceta educadora en esas charlas en los Hogares Mundet.
      Mis respetos, amigo Justi. Un fuerte abrazo de regreso.

      Le gusta a 3 personas

    • para otros RECUERDOS dejo lo de mi corta y tardía etapa militar.
      El bolazo de Nadia nos hace echar la lengua…y presentarnos…y eso es bueno. Saber que no somos sólo un perfil.
      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

      • Espero que esos recuerdos que, intuyo son de la época del ejército de recluta obligatoria, no sean muy malos. Como profesional, aquellos tiempos en los que tenías que trabajar con chavales de 18/19 años que llegaban al cuartel obligados y muchos, sumamente cabreados, fueron apasionadamente contradictorios, con soldados agradecidos que aún hoy me saludan por la calle y enemigos de odio seco y sin burbujas a los que era mejor no darles la espalda (tres años destinado en San Sebastián a principios de los 90′ curten mucho).
        El ambiente mejoró mucho cuando al fin llegó el cambio al modelo actual, de soldados y marineros profesionales.
        Presentados estamos y eso… eso es bueno, no cabe duda.
        Un abrazo de regreso, amigo Justi.

        Le gusta a 2 personas

        • Te comento. No, nada especial, sólo recuerdos que han venido flotando en este post de Recuerdos, y al saber que conoces Ferral… se me ocurrió decirlo. Sin más, y aquí donde sólo tú te me vas a leer. Bueno! y puede que alguien mas.
          Sí, años de mili obligatoria. Jovencito yo, aprovechando una beca,
          convalidé y acabé estudios en la Universidad de Sao Paulo, donde ejercí el Profesorado…como residente Brasileiro. No sé si los papeles llegaron o no a mis padres de mi incorporación a mili, pero yo estaba por el Brasil. Hasta con los indios por Amazonas en el verano…haciendo ONG.
          Varios años.
          La morrriña…a pesar de estar de maravilla en el Brasil,
          por ver a la familia volví a España y de paso hacer Económicas en Barcelona. Mi intención era volver al Brasil como economista y opositar a Presidente
          del Banco do Brasil…(jeje)
          Años después comunican a mis padres en el pueblo (de Zamora) que estoy dado como prófugo…y he de hacer la mili… que me busquen donde esté…
          Puf!!! en el momento más inoportuno. Profesor en Barcelona por las tardes,
          por la mañana Banquero (jeje..empleado de Banca), y por la noche haciendo tercero de Económicas. Y recién casado…y esperando un hijo..
          Uau! !todo sea por la patria! no había otra salida ya… a servir a filas.
          Petate y para el Ferral,,, al invierno helado…yo ya mayorcito y con niñatos en la Tercera Compañía.
          Y bien… todo pasó rápido. Hice amistad con el Capitán de la 3ª y me ofreció dar clases a los reclutas analfabetos, mineros sobre todo. !Encantado de la vida!
          Así pasé un campamento muy llevadero. Ejerciendo mi profesión y haciendo la mili.
          Tan sólo fui una vez al campo de tiro, a estrenar mi cetme disparando a una diana creo que a unos 80 m. No acerté ni un disparo…
          Buenos recuerdos, tanto como fríos.
          Buena gente, salvo los Cabos Primeros y chusqueros !qué cabrones!
          Nos pilló a un grupo meando en la pared de la compañía, y nos tomó la matrícula…
          castigo: sin salir el fin de semana. Y los fines de semana eran mi vida;
          un finde iba al pueblo (tenía coche que compré con la beca salario que me dieron por buenas notas en la Universidad, finales del franquismo…)
          a ver a mis padres y hermanas mayores.
          Recuerdo que mi madre, en la hora de volver al Ferral me decía que me ponía de muy mal humor…(no podía disimularlo, se me notaba)
          Y otro finde bajaba a Madrid, punto de encuentro, donde tengo una hermana, a verme con mi esposa que venía de Barcelona en tren. Embarazadísima del primer hijo…
          Y ese finde me tocaba ir a Madrid.
          Solicité entrevista con el Capitán y le expuse el castigo que tenía por mear fuera de tiesto… y Oh!!! le reblandecí el corazón y me liberó… Pude ir a Madrid con mi esposa
          Y así trascurrieron los dos meses largos de invierno. Bien!
          Juré bandera, y por la edad ya quedé libre, no conocí la vida de soldado…
          Y vuelta a la normalidad para Barcelona: profesor, “banquero”, estudiante de Económicas. Sólo fue un parón invernal.
          En la primavera nació mi hijo, el viajero de tren. El sigue mi vocación primera: Profesor.
          Al año siguiente nació la niña. Ella es diseñadora patronista en una grande firma de moda.
          Ya está…este fue mi paso veloz por la vida castrense.
          Poco más sé de la vida castrense, a pesar de tener un sobrino Comandante. Creo que ya de reserva.
          Y esta es toda mi reseña militar.
          Como ves, mucha prosa, le ha faltado poesía al relato como a mi me gusta hacer.
          Un abrazo.

          Le gusta a 3 personas

          • Intenso “tren” de vida has tenido, querido amigo. Que casualidad que mi vida esté ligada a fuego con los trenes… En mis tiempos de academia, “El Shangai” era el apodo del tren que nos llevaba desde Vigo hasta Lérida en 22 horas de viaje.
            Me alegro mucho que se portaran bien contigo en la mili y también he de decir que casi era lo normal entre los mandos que procedíamos de academias. Solíamos empatizar más aunque no todo era orégano en ambas partes del monte… yo mismo pillé al mismo jeta pidiendo para salir “urgentemente” por el fallecimiento de su abuela… por segunda vez.
            También gocé, como tú, del placer de dar clases a chavales que venían justísimos de estudios, incluso a una mole de casi dos metros de Gomero que abría zanjas con un pico más rápido que una máquina excavadora y que no sabía ni leer ni escribir. Fue una enorme satisfacción para mí su abrazo de despedida que casi me cruje las costillas, pero se fue con el graduado aprobado y su habilidad con el pico la trasformamos en un carnet de operador de máquinas pesadas (excavadora-pala y retro). Un tiempo después, me escribió contándome que tenía un buen trabajo con aquella inconfundible letra suya con aroma a cuadernos de Rubio.
            Mil gracias, amigo Justi, porque has vuelto a remover recuerdos, tuyos y míos.
            Un abrazo.

            Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .