Archivos

Rocas, mar y abismos… Cпасибо, Aleksey.

   Todos hemos estado junto a alguien que con sus auriculares puestos, ponía cara de disfrutar de algo hasta que con un cruce de miradas, nos preguntaba ¿quieres escuchar un poco, te lo paso? Bueno, ese es mi caso y realmente me fascina descubrir… sea lo que sea (gracias, Alex). Lo inolvidable es el momento, la sensación de asombro que vives, esa sensación que te electriza cuando te das cuenta de lo mucho que desconoces, y lo poco, muy poco que sabes del mundo que te rodea.CojzrK5WEAA_hhU

   “Las olas llegaban incansables pero eran las rocas las que ganaban siempre. Todos sus intentos de asalto se deshacían en gigantescas explosiones de espuma y aquella fina lluvia de agua de mar que llegaba incluso hasta nuestro lejano embarcadero.

   La lucha era encarnizada durante los inviernos, pero año tras año, yo llenaba mi vieja cantimplora y bajaba el sendero hasta el borde del acantilado, para admirar aquel bello espectáculo del mar embravecido y cada vez que lo hacía, había menos rocas en pie y más años a mis espaldas.

   Mi mensaje para el mundo estaba en el vientre mismo del acantilado, sin sendero que pisar, rozando los dominios de las familias de vencejos que reinaban en aquel espacio. Allí me esperaba un viejo y salvaje rosal, tan sediento de agua como yo de verle vivo, aferrado a la casi vertical ladera de su hogar, el lugar perfecto para contemplar el mundo… cuando no estoy sentado en mi moto.

   El rosal no tiene ojos pero yo se que él no aparta su mirada de mi cantimplora, mientras poco a poco la vacío a su alrededor, dando tiempo a que nada se pierda y el agua empape la escasa tierra que se mantiene unida con sus raíces. Tampoco necesito que me de las gracias. Me basta con saber que se esfuerza por estar ahí, inmóvil, esperando mi llegada.”

(JMPA Pink Panzer Yorch in love)

KUKLA (Muñeca)

   “¿Quien era el creador del amor? No sabes nada de esa sensación mientras eres demasiado joven.
No se puede comprender el por qué todo el mundo necesita que el amor les llegue en abundancia. 
¿Y si  el mañana nos trae la tristeza o la guerra se desata?

   Pero, ¿por qué se siente como si apenas pudieras respirar?.. ¿Por qué nos desgarra por dentroTodos estos pensamientos en tu cabeza son como flechas envenenadas, son los mensajes que no has enviado...”

(Extracto de la canción К.У.К.Л.А (muñeca) del grupo ruso  Дискотека Авария)

(Traducción y adaptación al castellano by Pink Panzer Yorch)

*Texto original —> “И кто любовь эту выдума? Ты не знаешь о ней, пока ты мал.
Ты не знаешь, зачем она так нужна, а вдруг завтра горе или война?
Почему же так тяжело дышать, почему так рвётся твоя душа?
Словно стрелы отравленные мысли – твои неотправленные письма.”

photo_2016-08-15_19-50-21

Recuerda, la libertad es una flor que necesita ser regada en abundancia. Intenta que tus mensajes salgan de tus ojos, tus labios, tus manos… y seguro que alguien los recibirá.

(JMPA Pink Panzer Korps)

Poem of Love… Por su voz cautivo.

“Toma mi mano, muéstrame tu mundo. Tu amor puede paralizar mis miedos a caer…”

   Desde muy pequeño, mi cerebro se convirtió en un adicto a las voces de María Callas, Joan Sutherland, Renata Tebaldi, Edita Gruberová… Por supuesto, también las voces masculinas ocupaban su lugar en mis emocionantes días de infantiles descubrimientos pero, eran las voces femeninas las que con mayor fuerza me cautivaban.Pinker cup of coffe

   Gracias a la gran afición que tenía mi padre por el “Bel Canto”, no hizo falta mucho tiempo para que yo me aprendiera pasajes completos de algunas de las más famosas “arias” de La Traviata, Otelo, Lucía de Lammermoor, Lakmé, Bohème… y muchas más, tantas como cintas de cassette había en nuestra casa, todas ellas traídas por mi padre al regresar de sus muchos viajes a Italia.

   En cierta ocasión, compartí con un compañero una tarde de servicio disfrutando de la película Philadelphia” de Jonathan Demme. En un punto culminante de la cinta, Whyant Wheeler (Tom Hanks) en una sensacional escena, explica a su abogado defensor cómo ha llegado a darse cuenta que no hay manera de sobrevivir al VIH, y sin embargo esta listo para afrontar la muerte y reproduce el aria de la ópera Andrea Chenier de Umberto Giordano interpretada por Maria Callas, La mamma morta. Mi amigo, impresionado por la emotividad de la escena, con Tom Hanks traduciendo entre lágrimas lo que estaba interpretando de fondo María Callas, apenas terminó la película, me acribilló a preguntas sobre, quien era, que cantaba, el por qué no entendía nada, donde podía conseguir aquella canción… Aquel día, recuerdo que yo aún disfruté más si cabe, grabando en una memoria USB desde las profundidades de mi ordenador, una selección de mis piezas de ópera favoritas y que estaba seguro, a mi amigo y fan acérrimo de AC/DC, le iban a alucinar… y así fue.

  20151024_140151-1 Siempre he sido el bicho raro de mi pandilla, y mucho después, también. Poesía, ópera, motos, ejército, explosivos, transmisiones, generales, coroneles, frío, intrigas y venganzas, guerra y paz… Ingredientes que mezclan mal para las mentes obtusas de algunas personas con las que me he topado. Esas cosas curten el espíritu y llenan las alforjas de valiosas experiencias. No, no me arrepiento de nada, pues, cambiando algo, seguramente no hubiera llegado a donde estoy, incluso ni siquiera estaría vivo.

   Iyeoka Okaowo; Mujer, activista, educadora y cantante con una voz excepcionalmente bella y además, POETISA.  Poem of Love para Ella, la mujer que me ama, que amo con locura y que paraliza mis miedos a caer…

∼Nota de PinkerNotes∼

    En algunos vídeos (por fin he encontrado dos con la letra correcta) se transcribe erróneamente “feels” en vez del correcto “fears” dentro de la frase que realmente pronuncia Iyeoka “your love can paralyce my fears of falling” (tu amor puede paralizar mis miedos a caer…) feels no encaja y rompe el sentido de la poesía. Las traducciones automáticas y la poesía son como agua y aceite. La poesía de Iyeoka es bellísima y merece la pena leerla/escucharla y encontrarle el sentido con atención, buscando la ayuda de otros poetas para traducirla, si esa es nuestra intención, pero evitando por favor, el sacrilegio de, por ejemplo, pasarla por el traductor automático de Google… Una estrella se apaga en el cielo cada vez que alguien le hace eso a una poesía…

∼ Siguiente vídeo, Versión piano… mi preferida. ∼

Y si os gusta Iyeoka, no dejéis de escuchar Simply Falling

“Tú me moldeas como una mariposa de origami…”

El infierno blanco… Time to die.

   Aviso. Nombres y situaciones pueden no coincidir con mi realidad. Cualquier coincidencia es fruto de la desquiciada memoria del autor y/o de la simple casualidad dentro de esta historia.

— Pink Panzer presenta… “El infierno Blanco, Time to die”. —

-. ¡No seas pelmazo, Günter! Que no está el horno para bollos… hazme el favor y ¡Mea en la botella de una puta vez!.

Que noooo, que no puedo, de verdad, ¡¡¡me da mucha vergüenzaaaa, que no me saleee…!!!

-. ¡¡Günter, por San Patrás bendito, que ya no somos unos críos y nos lo hemos visto todo en las duchas del Spa!!. Mira, hacemos una cosa; paro el coche, pongo un poco de música con mi teléfono, te concentras y ¡¡¡MEAS EN LA BOTELLA, ES UNA ORDEN!!!

– Hacemos otra cosa, Pink; Tú paras el coche, salgo un momentito y meo tranquilamente, sin presiones, ¿Ok?

   En algún lugar perdido del noreste de Europa, un vehículo todo Bering7tout terrainterreno con dos españoles a bordo, va camino de la base dormitorio muy cerca ya de las diez de la noche. Fuera del todo terreno no había nada especial a lo que no nos hubiéramos enfrentado en otras ocasiones. Un crudo día de invierno con una temperatura de 25º grados bajo cero y una moderada ventisca de unos 30 kms/h con rachas fuertes de 40 kms/h.

   Circulábamos lentos pero estábamos tranquilos. Depósito de combustible a tres cuartos de capacidad, enlace radio con la base funcionando y el GPS visualizando la señal de los satélites erráticamente, pero dando la posición, que era lo primordial. El parte meteorológico nos dice que la ventisca permanecerá estable, y lo más importante, seguirá nevando pero levemente.

   En estas situaciones, la experiencia cobra más valor que los simples conocimientos académicos. Habitualmente, yo llevaba en el coche las botellas vacías del agua de las comidas. No es lo normal pero en “determinadas ocasiones”, lo más cómodo y racional es orinar dentro del coche en una de esas botellas. ¡Meas, cierras con el tapón y listo, se acabó el problema!. Bering7

   El padre de Günter, alemán de nacimiento, se quedó a vivir en Tenerife, prendado de un “bellezón” canario de veintidós años. De semejante combinación salió un rubio de un metro noventa de estatura y más cabezón que una mula militar. Al final, la vejiga de mi compañero superó el tamaño de su cerebro y tomó el control de la situación como si de un personaje de The Walking Dead se tratase.

   Tengo que resaltar que, con -25 grados y un viento con rachas puntuales superando los 40 kms/h la sensación térmica se acerca peligrosamente a los -40/-45 grados. Con esa temperatura, la piel humana sin protección se congela en minutos, o en pocos segundos, dependiendo de otros factores, como la humedad. Salir del todo terreno era un atrevimiento pero Günter tenía que mear fuera, y no se podía razonar con él.

   Dentro del coche se soltó la cremallera del pantalón térmico, se puso el gorro polar, la capucha del chaquetón y un poco de crema protectora en la cara. Le di la vuelta al coche para orientarlo de forma que la ventisca no entrara por su puerta al abrirla y le dije de forma clara, escueta y concisa:

-. Ok. Sales. Te pones donde yo te vea, en la zona iluminada por el coche, meas y regresas como un rayo.

– Vale, vale, no te preocupes… de verdad, Pink, ni que fuera la primera vez…!!!

   Nada más salir, la fuerza de la ventisca le arrancó la capucha al muy lechón, por no ajustar los velcros del cuello, pero reaccionó rápido, solucionando la papeleta a pesar de llevar los guantes puestos.ECONOCHRIST - 1994

   Las luces iluminan a mi amigo en la cuneta que, después de pelearse unos largos segundos con el conjunto bragueta calzoncillo, me muestra la clásica nubecilla que forma el agua caliente cuando se congela al instante. Después de varios “nube-chorritos” más, veo lo que pensaba que no podía estar sucediendo. ¡¡No, no, noooo..!! Günter, que era un chico muy limpio, estaba sacudiendo alegremente su aparato arriba, abajo, izquierdas y derechas varias… ¡¡como si fuera un obispo bendiciendo palmas en el día de ramos!!.

   Le di cortes de luces y lo saqué de su “embobamiento” con repetidos toques de claxon.

-. ¿Pero que coño te dije? Serás bruto…!!! ¿a que esperabas? ¿a que un pingüino te trajera una toallita?

– Vale, vale, vale… tampoco ha sido para tanto. Venga Pink, ya está. Ya podemos seguir…

Mujer craneo regazo   A los pocos kilómetros empiezo a notar que Günter se mueve en el asiento y se le nota visiblemente incómodo. Hablo con él y me comenta una cierta picazón en su “aparato”. En cuanto él mencionó el picor, yo ya sabía que la habíamos cagado y tocaba ponerse serios. Paré el coche en mitad del camino y le dije muy enfadado:

-. No admito discusiones. ¡Saca ahora mismo la “chorra” que quiero ver como está.!

   Günter, con los ojos como platos no dijo ni “mu”. En el fondo sabía que había metido la pata hasta la ingle y entre algunos “uyuyuis y ays” de dolor, asomó su herramienta por la bragueta. Con el flexo de leer los planos, enfoque hacia la zona y ya vimos un prepucio a punto de gritarme, ¡auxilio, sálvame!. Con un color rojo irritado tirando gradualmente a un violeta /azul oscuro en el extremo, el futuro no pintaba nada bien para aquel pobre pellejo. Al momento cogí la radio…

-. Bering-7 a Base. 7.0 OK. 7.1 Herido leve con signos de congelación. Cambiamos ruta hacia Hospital Campaña…

   Con el conocimiento y permiso de nuestra base, cojo el plano y el TresGPS y trazo la ruta más corta, aprovechando algunos caminos ya conocidos para acortar tiempos y llegar cuanto antes a la carretera general que nos llevaría al hospital.

   Nos costó más de una hora apartando barro y nieve hasta que vimos las primeras luces de los coches circulando por la carretera. Una vez que accedimos a esta vía y ya circulando mucho más rápido, en apenas quince minutos nos plantamos ante la puerta del Hospital de Campaña. Una mezcla de hospital real y grandes tiendas militares adosadas a la estructura del edificio. Aquella era la tercera vez que lo visitaba y conocía muy bien a donde ir.

   La teniente Hanndorf (Erika para los amigos), una joven doctora y alemana de pura cepa, era novata en el hospital y ya se sabe lo que les ocurre a los novatos con la guardias. Así pues, no me resultó extrañó encontrarla otra vez, camino de las doce de la noche al mando del equipo de urgencias. Como ya sabían que llegábamos y también el motivo de la urgencia, solo nos quedaba explicar “donde” estaba la congelación. Para evitarle el lógico cachondeo que se iba a formar, aproveché la confianza que me daba el haber compartido más de un café con la Doctora Erika y le solté al oído en un chapurreado alemán… “im penis ist”.

   La teniente Hanndorf reaccionó de la mejor manera imaginable. Con perfecta cara de póker, hizo pasar solo a Günter a la sala de curas y despidió a los sanitarios en un buen inglés, diciendo que ya les llamaría en caso necesario.

   Después de ayudar a mi compañero a quitarse la ropa , me retiré a la salita de espera, separada simplemente por una puerta verde de dos hojas. Al parecer, después de la oportuna evaluación de daños, tocaba aplicar unos apósitos especiales para quemaduras… y ahí empezó el desastre.

¡¡¡Nein, nein, neeeeeeein…!!! Los gritos de la teniente me hicieron saltar de la silla.

¡¡¡ Setzen Sie Ihren Arsch auf dem Bodem, schon !!! Entré abriendo de golpe las puertas de la sala de curas, y esto fue lo segundo que le escuché a la muy cabreada teniente, que traducido al español viene a ser un imperativo “¡¡¡pon tu culo en el suelo, ya…!!!

   El aparato de Günter bien podría pasar por el cuello de un diplodocus en Parque Jurásico. Yo lo vi en reposo en los baños turcos del Spa pero no es lo mismo… Allí estaba él, sentado en el suelo con todo al aire y con una más que apreciable erección… de tamaño digamos sin exagerar, descomunal.

   Cuando te ves envuelto en una situación de tensión o estrés, lo más natural es que tu idioma nativo salga a relucir. A mí me ha pasado y Erika, era evidente, estaba notablemente alterada…

Gott, Ihr seid ein verwöhnter, mit dem Gehim eines Esels… Dijo la teniente mientras el frío del suelo en el culo de mi amigo le hacía bajar la hinchazón… “!!!Dios, es un mocoso con el cerebro de un burro…!!!” y no pude mas que darle toda la razón a la teniente, mientras para mis adentros pensaba en broma que de burro tenía algún atributo más a parte del cerebro.

   mi-primera-ereccionLa erección de Günter, ya pasó a tener repercusión (léase cachondeo) “global” en el Hospital y campamentos limítrofes. Semejante estiramiento del pobre pellejo, le causó tales daños que se hizo aconsejable, por prescripción facultativa, pasarlo a quirófano y hacerle una circuncisión “de campaña” convenientemente sedado, of course, no fuera que se pusiera firmes otra vez.

-. Pink, no lo pude evitar. Te lo juro, vaya cagada, lo siento mucho compañero… Cuando sentí sus manitas haciéndome las curas, algo se disparó dentro de mí y perdí el control…!!! Me confesaba Günter, ya operado, en la tranquilidad de su habitación del hospital.

   Günter ya no volvió conmigo. Del hospital lo mandaron directamente al calorcito de su casa, eso sí, después de pasar juntos prácticamente las 24 horas del día, siete días a la semana durante cinco meses en aquel infierno blanco.

   Eché de menos sus clases de alemán, su paciencia conmigo en sus clases de alemán, las risas en el coche conmigo intentando hablar alemán…Cruz mikko_luntiala 15326045430

   A mí aún me quedaba un mes comiendo barro y nieve y me asignaron otro compañero. Te adaptas. Cuesta mucho, pero las risas siempre vuelven.

   ¿Alguien a visto a un español hablar alemán con un perfecto “asento” canario/chicharrero? Pues yo sí…  y también he visto atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Tannhäuser… All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die. 

(JMPA Pink Panzer Yorch).

(La última cita, es obvio que no es mía, extraída de la excepcional película de Riddley Scott, Blade Runner)

Dedicado a todos los que mueren lejos de su hogar, entre un mar de críticas desinformadas y la dolorosa incomprensión de una parte de su propio pueblo.

2ª Compañía de Zapadores… No falta nadie.

   En mis lejanos tiempos de milicias en la 2ª Compañía de Zapadores del BING XV, uno de mis soldados se trajo un loro “cola de vinagre” al que pronto adoptamos… o adopté de forma más personal, fruto de mi apego desde niño por los animales.
   Aquel loro tenía su propio y particular “libro de instrucciones”. Su relación con los humanos no debió de ser muy agradable porque, simplemente con acercarte a pocos metros de la jaula provocaba en el pobre bicho, un arranque de gritos nada tranquilizador.
   Rápidamente nos dimos cuenta que el puesto de “cuartelero” era el ideal para nuestro loro.
    Estratégicamente colocada la jaula a la entrada de la compañía, el loro quedó reconvertido en infalible alarma con plumas y nos avisaba puntual y certeramente de cualquier visita y/o aproximación a nuestro territorio… Agua y pipas, el prisionero salía a tomar el sol todos los días… como un prisionero cualquiera.
   El loro, poco a poco se convirtió en el “santo y seña” de “la segunda” de Zapadores”, en parte por mi empeño en que el simpático emplumado de rojo-vinagre nos acompañara allá a donde fuéramos, siempre que nuestros traslados provocaban el cierre de la compañía. El “muchacho” nunca faltó en nuestras maniobras y salidas al campo, eso sí, cuando la complicada organización de los transportes nos permitía acoplar su jaula en un camión o un Land Rover.
   Todas las mañanas, durante varios meses, dedicaba unos minutos a charlar con él. Cuando llegó, era imposible tocarle o conseguir que cogiera algo de la mano. Cualquier intento de aproximación solo conseguía poner al bicho “al borde de un ataque de nervios”… pero todos los días veía al mismo militar barbudo con algo diferente en la mano. Una avellana, una almendra, dátiles, tacos de jamón serano… y queridos lectores, por la boca muere el “loropéz”. Con amplias dosis de paciencia mostradas por las dos partes contratantes, fue el jamón serrano (no podía ser de otra manera) el que me entregó las llaves de su jaula y las de su corazón.
  “Cola vinagre”, increíblemente inteligente y tenaz, empezó a coger la comida de mi mano, a dejarse tocar las patas, el lomo… El asunto de meter la mano en la jaula no era algo banal. “Cola vinagre” tenía un tamaño “respetable” y conviene advertir que si su potente pico enganchara, digamos un dedo despistado-confiado (y alguno de esos ya hubo…), eso suponía una dolorosa experiencia para el dueño del dedo, si conseguía sacarlo entero.

   Cola vinagre, tras un primer movimiento de compra-venta de su soldado/propietario, pasó por varias manos hasta que, finalmente se marchó del cuartel con su nuevo dueño. Durante aquel tiempo en el que convivimos, aprendió a confiar de nuevo en algunos humanos… que no es poco. Le eché de menos. Aún hoy en día, muchos años después de mi especial época al servicio de la gloriosa 2ª Compañía de Zapadores, cuando corto taquitos de jamón, me viene Cola Vinagre a la memoria.
   Un buen soldado, excelente persona y casi mejor dibujante, inmortalizó aquel espíritu que reinaba en aquellos días. Camaradería, buen ambiente de trabajo y un toque de “distinción excéntrica” que convertía a los de “la segunda” en los más envidiados de todo el cuartel.

¡¡¡Atención… firrrrr___messs!!!! La compañía esta formada, no falta nadie.
 (JMPA Pink Panzer)