Archivos

Dos horas más… Dulce comensal.

Llegué rozando las tres de la tarde. Las llaves del Range Rover resonaron enormes al caer sobre la mano negra de porcelana que, solícita e inmóvil, esperaba paciente a mi llegada en el mueblecito bajo de la entrada.

Llegas muy tarde, Pink. Hoy me apetece comer japonés… ¿Vamos y nos olvidamos de cocinar?
Yo cambiaría de menú… te propongo comer español…

Y dos horas más tarde, yo aún era hirviente vianda sobre cama de seda y ella, ella era mi dulce y única comensal

Pink, un día de estos vas a romper la mano…
Pero amor, si solo fue una cachetadita en plan “sombras grisáceas”…
Pink, por tu San Patrás bendito que tanto nombras… la mano de porcelana, cariño, la mano de porcelana de la entrada…

(JPMA Pink Panzer Yorch – La vida según Yorch – Carta a los Pinkercienses.)


PIEL de VERSO

Iré directo a por tus sueños
secuestrando a tus deseos
creando caminos nuevos
en la piel de tus recuerdos.

Serán mis manos en tus huecos
será mi boca en tus desvelos
y tus muslos llorando fieros
por mis mejillas, su anhelos.

Iré directo a por tus sueños
perderme entre tus pechos
entrar, unir carne y fuego

y entre anversos y reversos
arrancar de tu voz mis versos

(JMPA Pink Panzer Yorch)
( Una Estrella iluminó estas palabras que hoy traigo de regreso a su encuentro)




El mundo sigue siendo un apasionante crisol de contrastes. Durante este largo periodo de mi ausencia, mis neuronas han tenido el tiempo suficiente para detenerse en la intensa vida de James Rhodes. Lo seguía por su faceta como pianista y ahora me ha atrapado, fascinado y conmovido con su libro autobioagráfico Instrumental: A Memoir of Madness, Medication and Music.

Lo tenía en mi lista de tareas pendientes desde que se publicó en 2014. El libro es brutal, duro, no aconsejable si estás pasando un mal momento o tal vez sí, al ver que otros sufren horrores que empequeñecen los míos, los tuyos. Lo publicó después de una larga batalla judicial interpuesta contra él por su ex-mujer, durante la cual se le prohibía publicar su historia. Finalmente, el tribunal supremo británico se lo autorizó. Es mi recomendación de lectura en mi regreso, lectura que remueve, te hace reflexionar y modula de forma feroz, las dos caras de esa inmensa moneda de la vida que todos hemos lanzado al aire.

“Sólo el sonido del piano consiguió, y aún hoy lo hace, acallar mi ruido interior”

(James Rhodes – Pianista . )

Abrazo y recompensa… Nostalgia por la ausencia.

A ella le gusta la poesía, a él le gusta la Mar…

(Dedicado a dos amigos…)

Cat on Sea

“Vuelvo y pido perdón por la tardanza,

se debe a que hice muchos borradores;

me quedan dos o tres viejos rencores

y sólo una confianza.

Reparto mi experiencia a domicilio

y cada abrazo es una recompensa;

pero me queda, y no siento vergüenza,

nostalgia del exilio

(Poema Quiero creer que estoy volviendo)
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor, poeta y dramaturgo uruguayo.

   La nostalgia ayuda a mantener vivos los recuerdos tras una pérdida, una ausencia…

   Aquella noche fue especial. Las horas desaparecieron como por arte de magia. Una cena exquisita y una sobremesa llena de historias, confesiones y corazones abiertos mientras, sigilosa como una sombra, un alma surcaba la estancia, apenas rozando el suelo sobre sus cuatro alfombras voladoras…

    Sea & sea

Silencio y Nostalgia

Abrazos sobre hombros de cristal

por fuerza reprimidos

 en siete almas doloridas

indefensas al paso del tiempo.

El tiempo, comprimido en cuatro gotas de silencio

y la compañía, su compañía, apenas contenida

sigilosa y empapada de paciencia

tan suya, tan humana, casi divina.

Llueve ahora la nostalgia

buscando cruzar miradas

con él alerta en su atalaya.

Llueve ahora la nostalgia

añorando su presencia

añorando aquella esencia

encerrada en su mirada.

(JMPA Pink Panzer)

CAM01436~01

   “A menudo, todavía soñaba con él y revivía sus prolongadas e íntimas conversaciones, y también sus profundos silencios. Hay veces que dos hombres, ante la certidumbre de la muerte, no necesitan más que el silencio; ese silencio rabioso, impotente, inconfundible en su fracaso. Es el silencio de la esperanza.”

(Rafael Mulero Valenzuela – “El nudo de las estrellas”)

Un ser especial… Gatos del mundo…

 
Once asientos vacíos.   
   Como soy un poco “trasto”, cierto día me hice una avería en mi maltrecho codo izquierdo y acudimos los dos a la clínica La Colina para que me revisaran la herida.
   En la salita de espera solo estábamos nosotros. La puerta abierta comunicaba con la entrada al patio de ambulancias donde yo aprovechaba para tomar un poco el sol. Allí me acompañaba un gato blanco de orejas negras, tumbado junto a una ambulancia. Que bueno ser gato… ni toalla ni protector solar ni chancletas…
   Al poco rato se levantó y, de forma gatunamente parsimoniosa, dirigió sus pasos a la sala de espera. Para nuestra sorpresa, en la misma puerta miro a izquierda y derecha y eligió sentarse junto a Pury… no le culpo. Fue una sabia elección entre once asientos vacíos…

“Los gatos son más inteligentes que los perros. No hay forma de lograr que ocho gatos tiren de un trineo a través de la nieve”
 
Todos somos aficionados, la vida es tan corta que no da para más.
(CHARLES CHAPLIN)