Archivos

El encuentro… el agua besando la piel.

   Ezra Pound, no estaba loco. Acusado del delito de Traición a la Patria por su manifiesto apoyo a Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial, se enfrentaba a la pena de muerte en un país como Estados Unidos, muy aficionado a las hamburguesas y al “reo frito”. Sus abogados, en un último intento de librarle de la muerte y apoyados por algunas figuras relevantes del mundo cultural, argumentaron que el poeta estaba loco… y les salió bien. Ezra Pound se pasó 12 años de su vida recluido en el hospital de St.Elizabeth, una “casa de locos” de aquellos tiempos.
La casa de los locos es de papel…

 El encuentro
Mientras ellos hablaban todo el tiempo de la nueva moral
ella me exploraba con sus ojos.
y cuando me levanté para marcharme
sus dedos fueron como el tejido
de una servilleta japonesa de papel. 
– Ezra Pound –
(Traducción-Versión de Javier Calvo)

No me des tregua… Caricias inquietas.

   En junio de 1944, y ante la perspectiva de que las grandes operaciones militares en el Pacífico presagiaban una inminente derrota japonesa, las autoridades estadounidenses encargaron a la antropóloga Ruth Benedict un estudio cultural sobre las normas y valores de la sociedad japonesa. El resultado fue El crisantemo y la espada.

   El libro fue un éxito. Lo curioso de esta obra es que su autora, Ruth Benedict, no sabía ni media palabra del idioma japonés y nunca viajó a Japón… un “clásico a distancia” realizado muy al estilo norteamericano.



 No me des tregua

No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre,
que cada cosa cruel sea tú que vuelves.
¡No me dejes dormir, no me des paz!
Entonces ganaré mi reino,
naceré lentamente.
No me pierdas como una música fácil,
no seas caricia ni guante;
tálame como un sílex, desespérame.

Caricias inquietas

Naceré caricia
como alas de mariposa
inquieta, vibrante
crisol de colores
de mar y de sangre.

Naceré caricia
aleteando entre dos vidas
en vientos de placer
huracán desatado
por diez lápices pintores.

Naceré caricia
en el cáliz de tus manos
 creando nuevos amores
de luces deslumbrantes,
formas imposibles
 y arcoíris inquietantes.
(JMPA Pink Panzer)

Cantautores… y floreció la poesía.

La magia de la poesía para expresar la realidad, de la forma más amable, embelleciendo sus formas y suavizando el gesto, sin perder de vista lo que le da la vida y la razón a cada uno de tus versos.

En esta entrada solo dejaré el poema de Luis Pastor… disfrútenlo. La letra completa se la dejo más abajo, una hermosa manera de contar la historia.

 

¿Qué fue de los cantautores?

Éramos tan libertarios,
casi revolucionarios,
ingenuos como valientes,
barbilampiños sonrientes
—lo mejor de cada casa—
oveja negra que pasa
de seguir la tradición
balando a contracorriente
de la isla al continente
de la nueva canción.
Éramos buena gente,
paletos e inteligentes,
barbudos estrafalarios,
obreros, chicos de barrio,
vanguardia del proletario,
progres universitarios,
soñando en una canción
y viviendo la utopía
convencidos de que un día
vendría la Revolución.
Aprendiendo a compartir
la vida en una sonrisa,
el cielo en una caricia,
el beso en un calentón.
Abriendo la noche de día
fuimos sembrando canciones
y en esta tierra baldía
floreció la poesía
y llenamos los estadios
y en muchas fiestas de barrio
sonó nuestra melodía.
Tardes y noches de gloria
que cambiaron nuestra historia.
Y este país de catetos,
fascistas de pelo en pecho,
curas y monjas serviles,
grises y guardias civiles,
funcionarios con bigote
y chusqueros con galón,
al servicio de una casta
que controlaban tu pasta
tu mente y tu corazón.
Patriotas de bandera,
españoles de primera,
de la España verdadera
aquella tan noble y fiera
que a otra media asesinó
brazo en alto y cara al sol
leales al Movimiento
a la altura y al talento
del pequeño dictador
que fue Caudillo de España
por obra y gracia de Dios.
Toreando en plaza ajena
todo cambió de repente
los políticos al frente
de comparsa y trovador.
Se cambiaron las verdades:
“tanto vendes tanto vales”.
Y llegó la transición:
la democracia es la pera.
Cantautor a tus trincheras
con coronas de laureles
y distintivos de amor
pero no des más la lata
que tu verso no arrebata
y tu tiempo ya pasó.
¿Qué fue de los cantautores?
preguntan con aire extraño
cada cuatro o cinco años
despistados periodistas
que nos perdieron la pista
y enterraron nuestra voz.
Y así vamos para treinta
con la pregunta de marras
tocándonos los cojones.
Me tomen nota señores
que no lo repito más:
algunos son directores,
diputados, presidentes,
concejales, profesores,
mánagers y productores
o ejerciendo asesoría
en la Sociedad de Autores.
Otros están y no cantan,
otros cantan y no están.
Los hay que se retiraron,
algunos que ya murieron
y otros que están por nacer.
Jóvenes que son ahora
también universitarios,
obreros, chicos de barrio
que recorren la ciudad.
Un CD debajo el brazo,
la guitarra en bandolera,
diez euros en la cartera,
cantando de bar en bar.
O esos raperos poetas
que es su panfletos denuncian
otra realidad social.
¿Y mujeres? ni se sabe.
Y sobre todo si hablamos
de las primeras gloriosas
que tuvieron los ovarios
y el coraje necesarios
de subirse a un escenario
de aquella España casposa.
¿Qué fue de los cantautores?
aquí me tienen señores
como en mis tiempos mejores
dando al cante que es lo mío.
Y aunque en invierno haga frío
me queda la primavera,
un abril para la espera
y un grandola en el corazón.
¿Qué fue de los cantautores?
aquí me tienen señores
aún vivito y coleando
y en estos versos cantando
nuestras verdades de ayer
que salpican el presente
y la mierda pestilente
que trepa por nuestros pies.
¿Qué fue de los cantautores?
De los muchos que empezamos,
de los pocos que quedamos,
de los que no se vendieron,
de los que no claudicaron,
de los que aún resistimos:
aquí estamos.
Cada uno en sus trincheras
haciendo de la poesía
nuestro pan de cada día.
Siete vidas tiene el gato
aunque no cace ratones.
Hay cantautor para rato.
Cantautor a tus canciones.
Zapatero a tus zapatos.

La leyenda del pájaro espino… Putos dioses.

El Precio de la existencia…
  Sigo escribiendo conscientemente la palabra dios con minúscula. No veo la razón de hacerlo de otra manera, pues es del dominio público que no hay un “único” dios para toda la humanidad.

   La verdad es que hay demasiadas sectas religiosas que “adornan” con sus creencias a nuestro sufrido planeta. Unas son más grandes, otras más pequeñas, pero todas han asesinado, matan y seguirán matando en nombre de su propia versión del dios que les inspira tanta compasión.

    Sobra decir que las víctimas de la crueldad de unos de otros han rezado y suplicado por sus vidas a su otro dios, el suyo, el mejor y el verdadero… pero siempre con los mismos y funestos resultados, abandonados sin amor ni justicia en cualquier sucia cuneta.

  Un fusil AK-47 se puede conseguir en algunos países por tan solo 30 dólares (en euros mucho menos). Un cartucho apenas costará unos pocos centavos de dolar. De rodillas y maniatadas, momentos antes de que unos pocos céntimos de plomo blindado atravesaran sus cerebros, muchas personas dedicaron inútilmente sus últimos pensamientos a su dios…
   La reflexión es obvia; nada cambiará por mucho que tú reces y esperes. Los dioses, todos, incluido el tuyo, son ciegos y sordos y su amor por nosotros, apesta.

 
  “Hay una leyenda sobre un pájaro que canta sólo una vez en su vida, y lo hace más dulcemente que cualquier otra criatura sobre la faz de la tierra. Desde el momento en que abandona el nido, busca un árbol espinoso y no descansa hasta encontrarlo. Entonces cantando entre las crueles ramas se clava el mismo en la espina más larga y afilada. Y al morir envuelve su agonía en un canto más bello que el de la alondra y el del ruiseñor. Un canto sublime al precio de la existencia. Pero todo el mundo enmudece para escuchar, y Dios sonríe en el cielo. Pues lo mejor sólo se compra con grandes dolores… al menos así lo dice la leyenda.”
 
 
Puto falso dios
Vaya por delante
mi irreverente desprecio
por un dios
maloliente
creador de reglas
que él mismo corrompe.
(JMPA Pink Panzer)
 
“dios es el único ser que para reinar no tuvo ni siquiera necesidad de existir.”

Solo para tus ojos… Travesía incompleta.

   Amelia Earhart  puso de nombre “El Canario” a su primer avión, un K1 Airster, prototipo de aeroplano de la marca “Kinner” con el que empezó a volar de forma constante. Detrás de este avión, vinieron otros mejores y más potentes con los que se apuntó numerosos récords con los que convertir su nombre en imborrable cita para la historia de la aviación.
   Aviadores y moteros, buscando siempre esa dosis de adrenalina que solo los grandes retos son capaces de suministrar…
   Partiendo desde Terranova, fue la primera mujer en cruzar en solitario el Atlántico para llegar abordo de su   Lockheed Vega 5b hasta la verde Irlanda…
   Desde que  Charles Lindbergh se hiciera famoso cruzando el charco, nadie lo intentó en los cinco años siguientes, excepto esta increíble aviadora… Ella consiguió ser, la primera mujer en hacer un vuelo en solitario por el Atlántico, la primera persona en hacerlo dos veces, recorrer la distancia más larga en vuelo por una mujer sin parar y récord por cruzarlo en el menor tiempo.
    El Atlántico se le quedó pequeño y cruzó también el Pacífico, que nuevamente le dejó con el desasosiego de los retos cumplidos. Por eso no tardó mucho en embarcarse en su último proyecto, una travesía alrededor del mundo.
   El 2 de julio de 1937, después de recorrer más de 22.000 millas, Amelia y su acompañante Fred Noonan intentaron un último contacto por radio cuando su combustible estaba a punto de terminarse… Todos los intentos por encontrar su avión fueron en vano. El océano Pacífico se quedó con sus vidas a cambio de convertirlos en figuras de leyenda.
The Pink Panzer Lady
Solo para tus ojos
Torrente real 
como el sabor
del peligro
que tienen tus ojos
clavados en mí.
Juego predilecto
oculto al dolor
de caricias poseído
que caen de tus ojos
en vuelo perfecto
hacia el mismo centro
del erecto bastión
de mi ser imperfecto.
(JMPA Pink Panzer)
 
“Solo para tus ojos… de caricias poseído.”
«Por favor, debes saber que soy consciente de los peligros, quiero hacerlo porque lo deseo. Las mujeres deben intentar hacer cosas como lo han hecho los hombres. Cuando ellos fallaron, sus intentos deben ser un reto para otros».
(Amelia Earhart en una carta dirigida a George Putnam, su marido)

La leyenda del uno por ciento… Live Free, Ride Free.

   En 1947la celebración del 4 de julio cayó en fin de semana. Durante aquel “weekend” en la ciudad de Hollister, California, igual que se hacía en otras muchas ciudades de Estados Unidos, se organizó una fiesta motera, con diversas carreras y espectáculos. La reunión-motera atrajo a muchos más participantes (más de cuatro mil) de los que la organización esperaba (no pensaban ni de lejos llegar a mil “invitados”), lo que supuso algo de ruido y jolgorio en la ciudad, pero nada que los múltiples bares y locales de comidas, copas y alojamiento no pudiesen asumir con mucha alegría para sus cajas registradoras.

   La leyenda empieza justo aquí. Un fotógrafo apuntó su objetivo a un “bandarra” cocido a base de cervezas y otras “hiervas”. Barney Peterson (así se llamaba el fotógrafo) entregó su reportaje al periódico Crónica de San Francisco para el que trabajaba y esta foto de la izquierda fue publicada poco después por Life Magazine y ya se armó el follón!!!.
  Catalogar a todos los moteros como borrachos pendencieros por una simple foto ayudada por una crónica exagerada de los hechos de Hollister fue coser y cantar para la prensa sensacionalista.
  La AMA (American Motorcycle Association), en aquellos tiempos algo así como el OPUS de las buenas costumbres Moteras y Americanas (hoy son otra cosa) dio a entender a la prensa del país que aquellos motociclistas representan (de forma claramente despectiva) el 1%  (uno por ciento) del total de los motociclistas norteamericanos.
   Así crearon, sin pretenderlo, la leyenda y Grupo Motero de los One Percenter. En aquel fin de semana, de entre más de 4.000 asistentes, solo se detuvo y encarcelaron a unos 50 de ellos. Solo hubo cerca de 60 heridos de los que 3 fueron de gravedad… nada del otro mundo.
    En un principio, los encarcelados, como gesto de oposición a la AMA, a las leyes y sus gobiernos decidieron crear y usar un parche con el nombre de su recién (y encarcelado) grupo… ONE PERCENTER. 

    Más tarde se extendió su uso a todos los que estuvieron aquel fin de semana y luego ya se convirtió en santo y seña universal… para los que se sienten como “Outlaws”, los fuera de la ley. 

   Esta fiesta-incidente motero fue la inspiración para una película clásica del motociclismo llamada “The Wild One – (Salvaje)” donde Marlon Brando personificó a “Johnny”, el líder de los BozzeFighters (Te real Wild ones) MC. En honor a la verdad, hay que resaltar que este motoclub aún en activo, no pertenece al movimiento 1% y promueve la coexistencia, amistad y buen rollito en general.
   
   Hay muchas historias de coches pero es indudable que las motos son otra cosa, tienen alma y ésta se une a la de su dueño cada vez que giras el contacto y pones en marcha su vibrante corazón… ese “uno por ciento” salvaje que vive dentro de cada motero de verdad.

“Es inútil hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.”

Chascarrillos… Castañas de plata.

El tiempo que pasa uno riendo es tiempo
que pasa con los dioses.
(Proverbio japonés)
¿Cuanto tiempo hace que no te ríes con ganas… a carcajadas, en
compañía de tus dioses?
(Una de Pink y otra de Panzer) 
 

 

La Real Academia Española de la Lengua,  define el “chascarrillo” como la Anécdota ligera y picante, cuentecillo agudo o frase de sentido equívoco y gracioso.

Pues eso; hoy nos vamos de chascarrillos…

PLATA
Será plata de la que caga la gata…
¿La gata caga plata?
Pues entonces, es plata!!!
(JMPA Pink Panzer)
El que hace lo que ama de Facundo Cabral
 LAS CASTAÑAS
   El día de difuntos salió muy de mañana a misa una linda beata, que la noche anterior, según es costumbre en la noche de Todos los Santos, se había regalado, comiendo puches con miel y muchas castañas cocidas.
   Como era muy temprano y apenas clareaba el día, la calle por donde iba la beata estaba muy sola. Así es que ella, sin reprimirse, con el más libre desahogo y hasta con cierta delectación, lanzaba suspiros traidores y retumbantes, y cada vez que lanzaba uno, decía sonriendo:
Toma castañas!
  Proseguía caminando, soltaba otros suspiros y exclamaba siempre:
-¡Las castañas! ¡Las castañas!
   Un caballero, muy prendado de la beata, solía seguirla, hacerse el encontradizo, oír misa donde y cuando ella la oía, y hasta darle agua bendita al entrar en la iglesia, para tener el gusto de tocar sus dedos.
   Iba aquel día el caballero tan silencioso y con pasos tan tácitos detrás de la beata, que ella no le vio ni sospechó que viniese detrás, hasta que volvió la cara, poco antes de entrar en el templo.
-¿Hace mucho tiempo que viene usted detrás de mí? -dijo muy sonrojada la linda beata.
Y contestó el caballero:
-Señora, desde la primera castaña.
La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.
(Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés)
…·:·…

Cadena perpetua… cicatrices y suspiros.

“Dicen que el tiempo cura las heridas. No estoy de acuerdo. Las heridas perduran. Con el tiempo, es la mente quien, para proteger su cordura, las cubre de cicatrices y el dolor se atenúa, pero nunca desaparece.”

   “No tengo ni la más remota idea de que demonios cantaban aquellas dos italianas, y lo cierto es que no quiero saberlo. Las cosas buenas no hace falta entenderlas. Supongo que cantaban sobre algo tan hermoso que no podía expresarse con palabras, y precisamente por eso, te hacía palpitar el corazón. Os aseguro que esas voces te elevaban más alto y más lejos de lo que nadie viviendo en un lugar tan gris pudiera soñar. Fue como si un hermoso pájaro hubiese entrado en nuestra monótona jaula y hubiese disuelto aquellos muros. Y por unos breves instantes hasta el último hombre de Shawshank se sintió libre“.
  Estas son palabras que Red (Morgan Freeman) pronuncia recordando la “Canzonetta sull’aria” de Las bodas de Fígaro que Andy Dufresne (Tim Robbins) pone por megafonía para que todos los reclusos en la prisión de Shawshank pudieran escucharla (cadena perpetua).

 ∼
Elisabeth Schwarzkopf & Anna Moffo

– Canzonetta sull’ aria –

Le Nozze di Figaro 1959 

 ∼

    En Venecia, los condenados a prisión pasaban desde el Palacio Ducal al edificio de los calabozos, al otro lado del canal,  atravesando el Puente de los Suspiros…

   Su nombre se debe a los pensamientos de los propios condenados que, en su mayoría, sería la última vez que verían en mar, el azul del cielo de Venecia, la luz del día… Por eso, aquella pobre gente, inocentes o culpables, suspiraban. 



Suspiros

La sal en mi piel

del mar que se muere

con el sol abrasador
quemando mis sienes.

Cicatrices blancas
sabor intenso que hiere
la cárcel de mi piel
que sentirte rozar quiere
y suspira por tu boca
que tus besos la liberen
como rompen las olas
contra mi húmeda roca.
(JMPA Pink Panzer) 

 

“Todos llevamos dentro aquel niño que fuimos; ese niño es la base de aquello en lo que nos hemos convertido, de quienes somos y de lo que seremos”

(Doctor R. Joseph)

 

Una vida para amarnos, antes de la noche eterna.

   Enamorado hasta la médula de Clodia (una patricia romana casada con el gobernador de la Galia Cisalpina) Gayo Valerio Catulo no pudo superar las continuas infidelidades y posteriores reconciliaciones de su amada… en varios de sus poemas de amor aparecía citada como Lesbia, una culta mujer aficionada a la poesía y a las relaciones sin compromisos, que le dejó debatiéndose entre el amor y el odio…
«Odio y amo. ¿Cómo es posible?, preguntarás acaso. No lo sé, pero siento que me ocurre y me atormenta».
Vivamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum severiorum
omnes unius aestimemus assis.
Soles occidere et redire possunt:
nobis cum semel occidit brevis lux,
nox est perpetua una dormienda.
Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum.
Dein, cum milia multa fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus
aut ne quis malus invidere possit,
cum tantum sciat esse bassiorum.
Vivamos, Lesbia mía, y amémonos,
y las críticas de los viejos gruñones,
al cuerno todas, al cuerno.
Los soles pueden, sí, ocultarse y nacer:
pero tan pronto se extingue nuestra breve luz,
hemos de dormir una noche eterna.

Dame mil besos, luego ciento,
luego otros mil, luego otros cien,
luego, cuando hayamos alcanzado muchos miles,
embrollaremos la cifra, hasta perder la cuenta,
y ningún malvado pueda dañarnos,
al conocer la cifra exacta de besos.
(Gayo Valerio Catulo)

   Catulo reflexiona sobre lo corta que es la vida, una breve luz que precede a la noche eterna y que convertirá nuestra existencia en una simple gota de agua, perdida en el universo. Murió con apenas 30 años de vida y ya no podrá nunca leer sus poemas, pero nosotros si que podemos.
 
                         Vivamos y amémonos
        entre miles de besos
                               hasta perder la cuenta.
 

Ella es Música y Amor… escribiendo mis sueños.

   
 Bailando…:
   Saludamos al nuevo año 2012 entre amigos y una vez más, en El Latino. Música y baile en íntima confusión para verla sonreír después de un convulso 2011. Si ella me enamora cada día, en esta nuestra primera madrugada me dejó prendado, mientras la seguía con la mirada en la pista de baile… igual que hace años, cuando una discoteca de Bueu se convertía cada fin de semana en nuestro paraíso… y refugio.

 ∼

 
Así es Ella
El abrazo de la música
que te salva del frío
Así es ella
El ritmo del son
que marcan sus caderas
el amor de sus notas
por la mañana escritas
su sonrisa que ilumina
y contagia su alegría.
  
El abrazo de la música
que une su amor al mío
la clave en quien confío
y mis versos se refugian.
  
Así es ella
El ritmo del son
viviendo en sus caderas…
(JMPA Pink Panzer)

 ∼

El Amor Es Como La Música

El amor es como la música,
me devuelve con las manos vacías,
con el tiempo que se enciende de golpe
fuera del paraíso.
Conozco una isla,
mis recuerdos,
y una música futura,
la promesa.

Y voy hacia la muerte que no existe,
que se llama horizonte en mi pecho.
Siempre la eternidad a destiempo.
(Blanca Varela.)

 ∼

“Creía que anotaba los sueños que tenía: me di cuenta de que, muy pronto, solamente soñaba para escribir mis sueños.”.