Archivos

Tensión no resuelta… Desnudos marineros.

“Hoy, en un poético arranque desde el fondo más sentimental de mi corazón os diré que, las frases sin terminar me dejan con esa molesta sensación de que”

(JMPA Pink Panzer Yorch – La parole nue.)
4,w=600,c=0.bild

Club Orient 14 Julio   La gruesa arena de muchas playas de mi querida Galicia siempre ha sido un incordio insufrible para las delicadas plantas de mis pies, por eso, cuando al caminar por playas extrañas, la arena se filtra entre mis dedos como si de fina harina de maíz se tratase, tan solo queda desear que la playa sea nudista para que mi éxtasis sea total.
   En Galicia tenemos multitud de preciosas playas pero, si deseas disfrutar de la naturaleza sin el agobio de la ropa, la cosa se complica en extremo, las opciones se reducen y casi siempre nos condenan a las zonas de más difícil acceso y con una arena que se come la piel de mis pies como una mula torda devoraría un buen ramillete de zanahorias… diez zanahorias, para ser exactos.
   Playa de Las Gaviotas, Tenerife. Un agreste y precioso paraíso de arena negra en el norte de la isla del padre Teide donde, desde hace muchos años, los nudistas buscamos el sol como saltarines perenquenes.
   Aquel día, mientras mi preciosa compañera se doraba al sol en su toalla, yo me dedicaba a dar pequeños paseos por la orilla con el agua peleándose con la reciente cicatriz de mi rodilla izquierda y al mismo tiempo aprovecho para vigilar nuestra moto, que se encuentra aparcada en una zona de tierra al principio de la playa. En uno de esos momentos en los que elevo la vista hacia lo lejos, una cara muy familiar veo que se acerca en sentido contrario por la orilla. A poco más de diez metros se queda petrificada y ya intuyo que me ha visto y la situación le sobrepasa. Es una buena amiga y compañera de trabajo de mi mujer que claramente está pasando un mal rato y por las evidentes marcas blancas que el biquini había dibujado en su piel, no era persona de verse habitualmente con “todo” al aire.

Pinker nude beach

Galicia – Mis pies no te olvidan…

   Por un momento valoro la posibilidad de disimular y hacer que no la he visto pero lo descarto de inmediato porque, claramente nos hemos cruzado las miradas. Decido caminar hacia ella y solucionarlo de la mejor manera. Educación, sinceridad y sensibilidad. Como un globo sonda, le envío un potente “¡¡¡holaaaaa!!!” mientras levanto la mano para saludarla. Imposible ignorarme. Al llegar a su altura me acerco lo suficiente a ella para que solo podamos mirarnos a la cara, evitando así el enfrentamiento visual con otras partes menos vistas hasta ese día de nuestras anatomías. Sin darle un respiro, acerco la mejilla como durante años y en docenas de ocasiones habíamos hecho en otras circunstancias más abrigadas y con dos castos besos sellamos nuestro encuentro mientras le digo:

– Qué alegría verte, Greta, hace un día precioso para disfrutar de la playa… Mi mujer está ahí mismo (dije señalando nuestras toallas junto a las rocas) y sabes que va a matarme si no le digo que estás aquí…

   Greta llegó sola a la poco concurrida playa en un martes cualquiera de hace muchos años buscando “intimidad”, intentando no encontrase con “nadie” conocido precisamente en el día que eligió para armarse de valor y prescindir del bikini, dejando al descubierto aquella potente y escultural máquina humana de remar… ¿Pasar desapercibida? literalmente imposible no fijarse en ella.

   Pasó el día entero con nosotros. Se olvidó de que estábamos desnudos y aprendió con nosotros a disfrutar de la desnudez, aquel día y otros muchos y hermosos días más… espléndidas jornadas de playa y juegos, y también de masajes que llegaron más tarde, de la forma más natural entre amigos, casi sin avisar…
   La reflexión es evidente… Muchas veces buscamos como locos ideales de libertad sin que el escrutinio despiadado de los que nos vigilan coarte la libertad de nuestros ideales, esos que están ahí, agazapados en nuestras conciencias pero que, no dejamos crecer víctimas de la vergüenza.

Libertad

Sin el bello público
llenando su teatro
sus labios declamaban
poesías de libertad.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Poesía desnuda para Ella – Desnudos marineros.)

Club Orient Au revoir...
“Era feo, fuerte y formal”

(Epitafio en castellano en la lápida de John Wayne)

Honesta sinceridad… Humor viral.

Lectura recomendada para si, llegado el caso y por poner un ejemplo, nos tenemos que quedar en casa encerrados… por lo que sea, ahora mismo no me viene nada a la cabeza…

Las 48 leyes del poder
del escritor Robert Greene

Ley # 12. Utilice la franqueza y la generosidad en forma selectiva

Criterio.
Un gesto sincero y honesto compensará docenas de actitudes dictadas por la hipocresía y la falsedad. El gesto de franca y honesta generosidad hace bajar la guardia aun al individuo más desconfiado.

Black-And-Grey-Celtic-Peacock-Tattoo-On-Belly-Button

– Sinceridad –
Hola, entro con su permiso

a relamerme en su ombligo
perdóneme si lo que digo
le pasma, se me cae al piso
pues loco me tiene, le aviso
si entro, en sus pliegues me abrigo.

Del brocal de su boca persigo
honesta humedad conmigo
rehén de sus muslos mendigo
y hundir en deseos mi testigo

¿Sincero? lo soy, se lo afirmo
más si me callo, muero, estallo
por eso, hoy, a su vera me hallo
y mi cuerpo, en verso no reprimo

Perdón pido, por todo lo dicho
si le pasma, se cae al piso
pues loco me tiene… le aviso.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Sinceridad: Rimando en tiempos de pandemia)

Pink Panzer Korps distturbed

La vida es corta… Hazme sonreir.

La sonrisa es la línea curva que endereza las cosas…
   El tema de Amy Winehouse Rehab ganó tres Premios Grammy en el año 2008 en las categorías de “Mejor Grabación del año”, “Canción del año” y “Mejor Interpretación Vocal Pop Femenina”
  Sin embargo, su excelente canción, tocada o “trastocada” por la varita mágica de un sorprendente grupo jamaicano… me fascina y sobretodo, me hace sonreír. Creo que le darás al “Play” más de una vez.
La vida es corta. Juega desnudo… ríe, disfruta, vive.
 

La chispa de la vida… Historias de El Portillo…

   La chispa de la vida… La foto es real, sin trucos ni efectos… la vida misma tal cual ocurrió frente a mi vaso de café con hielo.
   Una vez más, nuestras motos nos llevaron, casi con los ojos cerrados, a los pies del abuelo Teide, nuestra cita semanal con las curvas, la adrenalina y El Portillo.
      Nada más verlas y con los reflejos propios de un Motero Shaolin (el monje Shaolin de toda la vida pero con moto), desenfundé mi Galaxy-S y disparé sin miramientos…!!! Tach, tach, tach… una tras otra cada vez más cerca, hasta que los pequeños y alados amantes se sintieron tan acosados por aquel extraño paparazzi con pantalón y botas de cuero que… se fueron volando. ¡¡¡Por todos los diablos motorizados, que difícil tiene que ser volar así de juntitos sin soltarse y sobre todo, “sin sacarla” …!!!
“La chispa de la vida” by Pink Panzer Korps.
“(…) Mejor no amarse
mirándose en espejos complacidos,
deshaciendo
esa gran unidad en juegos vanos;
mejor no amarse
con alas, por el aire,
como las mariposas o las nubes,
flotantes. Busca pesos,
los más hondos, en ti, que ellos te arrastren
a ese gran centro donde yo te espero.
Amor total, quererse como masas”.

“El enemigo es el miedo,

la armadura es

el amor”

Viernes 13 – Martes y trece… Ascensor al infierno.

Un ascensor en China sin “cuatros”.
  Hoy es VIERNES 13… Es posible que, tú que me lees, hayas dejado de hacer algo en este día, por miedo, o precaución, por si acaso… Las supersticiones cambian nuestra vida aunque lo cierto es que no existe ninguna base científica que las sostenga… son creencias, supersticiones, igual que creer en un dios que todo lo ve, todo lo sabe, todo lo arregla.
   En la cultura china se considera al número 4 (四, sì) como un número de mala suerte debido a su similitud fonética con la palabra que significa muerte (死, sǐ). 
Un ascensor cualquiera… sin 13.

   Esta superstición se da también en la cultura japonesa que no es manca en estos temas de supercherías.
  En nuestra cultura, el número maldito es el trece y en multitud de ascensores este botón desaparece para “tranquilidad” de los inquilinos…

  ¿No te habías dado cuenta? No es una “regla” que se cumpla a rajatabla pero, si vives en un gran bloque de pisos, o tienes uno cerca… entra y fíjate en la botonera de su ascensor y si es verdad lo que te cuento, si con esta historia te sale una sonrisa mientras buscas el botón nº 13… la misión está cumplida.

Otro ascensor sin 13…

   Déjame un comentario con el “ascensor” de tu casa… dime si vives en el “12+1”. Por cierto, cuando entres en el ascensor, acuérdate de hacerlo con el pié derecho, no vaya a ser que la maldición del “13” te esté esperando para acompañarte en tu último viaje al infierno…
   No juegues con los botones… los ascensores los carga el diablo…

   Un repaso a las tonterías que se dice
traen mala suerte:

   Romper un espejo, levantarse con el pie izquierdo, pisar las rayas de las baldosas en el pavimento, derramar sal, pasar por debajo de una escalera, que se cruce un gato negro, el 13 (por supuesto), abrir un paraguas bajo techo, los brindis con agua… Puestas así las supersticiones, una tras de otra, observamos su falta completa de la más mínima razón, pero, sin embargo, algo nos impulsa a veces a creer en ellas más allá de la cordura y a evitar pasar por debajo de esa escalera que está ante nosotros. En ti estará evitarla o traspasarla… yo he pasado multitud de veces por debajo de escaleras y no me pasado nad…agggg ahhhh… ouggchch…opssss.

“Creer en la superstición es crear un
 nuevo destino desgraciado”
(Kung Fu)

Solo la gente te hará llorar… la costumbre del amor.

“Qué no se pierda la bonita costumbre de
encontrar al amor de tu vida, todos
los días, en la misma persona”.

(Autor sin localizar – Por favor, si lo sabes, te ruego me dejes un comentario)

   El título de la película estadounidense “Paint Your Wagon” (pinta tu carreta) quizás no te diga nada pero, si te lo traduzco al “castellano cinematográfico” de los años 70, el título se queda en este bastante más aparente…  “La leyenda de la ciudad sin nombre” 

 
   Pocos seréis los que os acordéis de ella y menos los que la hayan visto entera (dos horas y media). Narra la historia de dos buscadores de oro totalmente opuestos en carácter, que por ironías de la vida, se convierten en socios en una importante zona minera a la que pronto llegan hombres, solo hombres de todos los lugares del país, en busca del preciado oro… ah… se me olvidaba; pertenece al denostado género de los musicales… y con geniales golpes de humor…

¿Qué es un fornicador?
No lo sé, no soy hombre religioso. 
   
   
   Aunque los de la Paramount Pictures no se rompieron la cabeza con su título en inglés (Píntame “mai” Carro que diría Manolo Escobar), pocos fueron los países que tuvieron compasión… algunos títulos son para llorar y otros tienen algo más de gracia y salero; aquí van unos ejemplos bárbaros:
   
 
– O dromos tis eftyhias (El camino a la felicidad – Grecia)
– Os Aventureiros do Ouro (Brasil)
– Os Maridos de Elizabeth (Portugal)
– Iki kabadayi (ni idea… Turkía)
– La kermesse de l’Ouest (La feria del oeste – Francia)… y mejor no seguir.

La leyenda de la ciudad sin nombre (1969)

Mud can make you prisioner
                              El barro puede hacerte prisionero
and the plains can bake you dry,
                              y las llanuras pueden dejarte seco,
snow can burn your eyes
                              la nieve puede quemarte los ojos
but only people make you cry.
                              pero sólo la gente te hará llorar.

Chascarrillos… Castañas de plata.

El tiempo que pasa uno riendo es tiempo
que pasa con los dioses.
(Proverbio japonés)
¿Cuanto tiempo hace que no te ríes con ganas… a carcajadas, en
compañía de tus dioses?
(Una de Pink y otra de Panzer) 
 

 

La Real Academia Española de la Lengua,  define el “chascarrillo” como la Anécdota ligera y picante, cuentecillo agudo o frase de sentido equívoco y gracioso.

Pues eso; hoy nos vamos de chascarrillos…

PLATA
Será plata de la que caga la gata…
¿La gata caga plata?
Pues entonces, es plata!!!
(JMPA Pink Panzer)
El que hace lo que ama de Facundo Cabral
 LAS CASTAÑAS
   El día de difuntos salió muy de mañana a misa una linda beata, que la noche anterior, según es costumbre en la noche de Todos los Santos, se había regalado, comiendo puches con miel y muchas castañas cocidas.
   Como era muy temprano y apenas clareaba el día, la calle por donde iba la beata estaba muy sola. Así es que ella, sin reprimirse, con el más libre desahogo y hasta con cierta delectación, lanzaba suspiros traidores y retumbantes, y cada vez que lanzaba uno, decía sonriendo:
Toma castañas!
  Proseguía caminando, soltaba otros suspiros y exclamaba siempre:
-¡Las castañas! ¡Las castañas!
   Un caballero, muy prendado de la beata, solía seguirla, hacerse el encontradizo, oír misa donde y cuando ella la oía, y hasta darle agua bendita al entrar en la iglesia, para tener el gusto de tocar sus dedos.
   Iba aquel día el caballero tan silencioso y con pasos tan tácitos detrás de la beata, que ella no le vio ni sospechó que viniese detrás, hasta que volvió la cara, poco antes de entrar en el templo.
-¿Hace mucho tiempo que viene usted detrás de mí? -dijo muy sonrojada la linda beata.
Y contestó el caballero:
-Señora, desde la primera castaña.
La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.
(Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés)
…·:·…