Archivos

Sin tregua… Viejas heridas nuevas.

   Después de cada segundo vivido, siempre llega un tercero… imperceptiblemente diferente al anterior, sin descanso, sin tregua. Lo más difícil es acostumbrarse a dejar de contarlos, acostumbrarte demasiado pronto a sentir como el dolor empapa tu ser, sin dejar huella.

(JMPA Pink Panzer Korps)

   Les tengo que dejar por tiempo “indefinido”. Por favor, disculpen si no les leo pero no podré hacerlo en una buena temporada. Maleta y avión me esperan en unas horas. Les veo al regreso…

Una herida más

– Sin tregua –

Tanto me acostumbré
a desnudar mi cuerpo
que olvidé que mi alma
moría de frío…

(JMPA Pink Panzer in love)

Pinker nude beach soloArena de Pink… Pasado de Panzer.

Anuncios

Tus últimos versos… Las Flores del mal.

Elige bien tus últimos versos, ellos se quedarán para explicar como llegaste y si te fuiste en paz.

(JMPA By Pink Panzer Yorch)

EinsteinRelGeneral

Cinco Preguntas de Rebeldía

Un rebelde duerme

lejos de su casa

¿Vivirás esta tarde?

Y despierta, para no marcharse

con cualquier corazón robado.

Un alma rebelde escribe

con tinta rosa diluida en lágrimas

¿Escribirás esta tarde?

Y arruga el papel, para no contestarse

para no tener miedo

por el suelo que nunca ha de pisarse.

Un rebelde camina

con sus pies descalzos

¿Llegarás esta tarde?

La izquierda es el amor

la derecha, es la huella del arte

mis pisadas sobre la arena

como flores prohibidas, despreciadas

por el tiempo implacable,

en la orilla, por el mar borradas.

Un rebelde se revuelve

y un monstruo, en su lucha,

muerde el abismo en su almohada.

¿Morirás esta tarde?

Un rebelde guarda sus sueños

bajo el sudor de su espalda

y luego el mundo enmudece

y luego… luego la nada.

¿Estarás a mi lado mañana?

(JMPA Pink Panzer Yorch)

Belleza sin condiciones

“Pero el silencio es cierto.

Por eso escribo.

Estoy sola y escribo.

No, no estoy sola.

Hay alguien aquí que tiembla.”

(Alejandra Pizarnik)

Algún día… Luchando contra el monstruo.

Captura de pantalla de 2015-04-04 18_59_55

Algún día

Cómo estar seguro

a dos pasos del infierno

y no darte cuenta

que soy tuyo,

inmenso, casi eterno.

Pasión, dolor agudo

de vibrantes cuerdas

violines furiosos

cortando mis venas.

Adoración, dolor mudo

de miedo congelado

de amor equivocado

uniendo reo y muro.

Emoción, el amor suyo.

Sin dueño, el amor mío.

Amor salvaje, impío

me rompe, muero, huyo.

Cómo estar seguro

a dos pasos del infierno

y no darme cuenta

que fui tuyo,

lejano, tal vez;

casi eterno, lo juro;

Pero…

¿Si todo esto fuera un sueño,

y las llamas que me abrasan,

de dioses, tan solo fueran

promesas vestidas de engaño?

 

Algún día, para estar seguro,

romperé la urna de mi sueño

donde sueño que aún dudo…

¿ Podré algún día, al fin ser tuyo ?

Curvas

 “Aquel que lucha contra monstruos debe ser muy cuidadoso para evitar convertirse él mismo en un monstruo”.

(Nietzsche)

Apenas un poeta… otro ladrillo en el muro.

   Pink… era un niño inglés que creció a mediados de los oscuros años 50s. A través de su niñez, Pink anhela una figura paterna después de enterarse de que su padre había muerto en la guerra. En la escuela, es humillado por escribir poemas en clase. El poema que el profesor le arrebata y lee ante toda la clase, forma parte de la letra de la canción Money, del álbum Dark Side Of The Moon... perteneciente a uno de mis grupos predilectos, Pink Floyd.
 
   La película se estrenó el 23 de mayo de 1982 en el festival de cine de Cannes (Francia).
   Precedida por múltiples y sonados problemas de censura en diversos países, por fin llegó a la puritana, católica y apostólica España el 25 de Julio de 1997… quince (15) años más tarde.
   Durante los años 80s, los que  apreciábamos la música de Pink Floyd, intentábamos por todos los medios a nuestro (mas bien corto) alcance, saborear aquella leyenda de prohibiciones creada por Roger Waters y llegaron entonces, cruzando nuestras estúpidas fronteras, las cintas VHS subtituladas al portugués (hermanos gallegos…), y otras no menos apreciadas en el inglés original traídas por nuestros curtidos marineros… La película, simplemente me impactó, como a otros muchos que la vieron conmigo.
 
   Aquel niño, humillado por escribir poemas era casi una copia de mi mismo, sentado en mi pupitre entre aquellas infames sotanas de color miedo, dueñas y señoras de todo lo que se movía entre sus muros.
  A muy poca gente le gusta la poesía. Es blanco o negro, con ella o contra ella… objeto de burlas por quien la desprecia, la hija fea de las librerías, escondida en la estantería más pequeña… Incluso este blog… ¿a quien le importa? Si fuera de fútbol estaría lleno de comentarios, pero escribo poesía y eso no es algo muy popular… apenas unas pocas visitas al día, quizás la tuya ahora mismo… para luego marcharte sin decir nada.

   Y nada quedará, aparte de un montón de palabras olvidadas.

  En aquellos años nacía Pink Panzer… un poco más de mi mismo, encerrado en algo más que un seudónimo. 
 ∼
“Papá voló sobre el océano,
dejando tan sólo un recuerdo.
Una foto en el álbum familiar.
Papá, ¿qué más dejaste para mí?
Papá, ¿qué dejaste después para mí?
Todo ello, no fue más que un ladrillo en el muro.
Todo ello, no fue más que ladrillos en el muro...

Al fin y al cabo sólo es otro ladrillo en la pared

Al fin y al cabo sólo eres otro ladrillo en la pared…”

Ofreciendo inquietudes… retales de vida.

Vendedor de Inquietudes

“Venid: fabricados científicamente, perfeccionados por prácticas centenarias de laboratorio, os ofrezco procedimientos, increíbles, capaces de cambiar vuestro pacífico orden por inquietudes sutiles, tormentosas o crueles; inquietudes que llenan nomás un instante de la vida y que son luego un recuerdo melancólico de cosas que tal vez no fueron; inquietudes que llenan una vida y la sujetan al yugo de la dura necesidad; inquietudes que hacen cambiar un mundo e inquietudes que rizan levemente un espíritu con la magia de lo inútil. Yo puedo daros el regalo de lo imprevisto y poner en vuestra sencillez el fermento de la divinidad. Tengo aquí para vosotros un poco de dolor y un poco de gracia…”
(En la feria de las novedades psicológicas. Mil años des­pués de Freud.)
Venda en los ojos desanimado by Diego Piño
. . .·:·. . . 

Inquietud
El regalo de lo imprevisto
en su agradable desafío
la impaciencia de la duda
espera en sueños dilatada.

La inquietud de lo oculto
con tus manos en mis ojos
el enigma de tu caricia
en mi espalda entregada.

El regalo de lo imprevisto
oculto placer clandestino
ansiedad, por tu nombre
por tu cuerpo, mi desvelo
en su inquietud desatada.
(JMPA Pink Panzer)

“No existe bien sin mal, ni placer sin inquietudes.”
(La Fontaine)