Archivos

Hilos de contrastes… y los de Calambur.

 

No pienses en otras cosas, que las tienes en el mar, o las ves llegar furiosas, o las ves mansas llegar.

(Autor anónimo – Llaves y claves perdidas en el mar Pinkomán.)

Never forget the price of freedom.jpg

Cuenta la leyenda que en el reino de Korps, un joven cura cometió una locura. Detenido y esposado, confesó estar de amor enfermo y por el amor de una hermosa doncella, firmó con la vida el pacto que todo lo cura, perder su alma sin dejar huella.

(JMPA Pink Panzer Korps)

photo_2016-08-13_00-32-48

En su vuelo silencioso, rozó con sus alas los pies de mi cama…

(Fotografía propiedad de ©Pink Panzer Korps)

ConTrasteS

Que fuertes los contrastes, viendo mis dedos en armas jugar ahora con cuerdas y con trastes. La melodía brota de mi interior en pos de tu sonrisa y todo encaja y con cuerda trenzada por tus propios cabellos , atas mi alma a la brillante armadura de tu clave y tu verso.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Curuxan Calambur Words)

El perfume que extraño… Los dos ermitaños.

La mano que te ofrece una rosa, siempre guarda
parte de su perfume.
(Proverbio chino)
Extraño
Como viejo ermitaño
añoro el placer del valle

las flores en tu pecho
mis labios en tu cuello
y el perfume que extraño
 en rocío transformado
 como perlas perfectas
buscando amor en tu talle.
(JMPA Pink Panzer)

Las flores en tu pecho, mis labios en tu cuello…
LOS DOS ERMITAÑOS
    Dos ermitaños que vivían en un islote cada uno de ellos. El ermitaño joven se había hecho muy célebre y gozaba de gran reputación, en tanto que el anciano era un desconocido.
   Un día, el anciano tomó una barca y se desplazó hasta el islote del joven y afamado ermitaño. Le rindió honores y le pidió instrucción espiritual. El joven le entregó un mantra y le facilitó las instrucciones necesarias para la repetición del mismo.
   Agradecido, el anciano volvió a tomar la barca para dirigirse a su islote, mientras su compañero de búsqueda se sentía muy orgulloso por haber sido reclamado espiritualmente.
   El anciano se sentía muy feliz con el mantra. Era una persona sencilla y de corazón puro. Toda su vida no había hecho otra cosa que ser un hombre de buenos sentimientos y ahora, ya en su ancianidad, quería hacer alguna práctica metódica.
    Estaba el joven ermitaño leyendo las escrituras, cuando, a las pocas horas de marcharse, el anciano regresó. Estaba compungido, y dijo:
   -Venerable asceta, resulta que he olvidado las palabras exactas del mantra. Siento ser un pobre ignorante. ¿Puedes indicármelo otra vez?. 
    El joven miró al anciano con condescendencia y le repitió el mantra. Lleno de orgullo, se dijo interiormente:
  -Poco podrá este pobre hombre avanzar por la senda hacia la realidad, si ni siquiera es capaz de retener un mantra. 
   Pero su sorpresa fue extraordinaria cuando de repente, pudo ver que el anciano partía hacia su islote caminando sobre las aguas.
 “Aunque hay cientos de idiomas en el mundo, una sonrisa los habla todos.”
(Rabindranath Tagore)

La leyenda del Santo Prepucio… La verdad muerta.

   Eres libre de creer en un dios bueno y generoso que solo piensa en repartir amor y bienestar a sus polluelos terrestres… En serio, eres libre de creer, pero espero que comprendas que “tu verdad”, esa en la que hoy crees con fe ciega (nada aconsejable) posiblemente será motivo de saludables carcajadas en un futuro no muy lejano. Es cuestión de tiempo tu verdad morirá contigo y no podrás decírselo a nadie.

   Creer en un dios no salva a nadie… Lo que hoy es dogma incuestionable, mañana será otro absurdo tomo en la atiborrada enciclopedia de las estupideces humanas. Hoy os traigo un ejemplo, por si aún quedan entre vosotros, dudas existenciales sin satisfacer.
 

   El caso es que, si todo sucedió como cuenta la fábula, un tal Jesús, hijo de José (padre adoptivo) y de María, fué circuncidado como cualquier judío de la época. Dicha operación fue ejecutada ni mas ni menos que por don Juan Bautista, y es precisamente en este trocito de pellejo sobrante, donde reside el protagonismo de está curiosa historia, pues cuenta la leyenda que el dueño del prepucio resucitó… sin dejarse “nada” atrás.
 
   A finales del siglo XVII, el erudito y teólogo católico León Alacio, escribía su obra De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba (“discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo”). En dicha obra, Alacio especulaba con la idea de que el Santo Prepucio pudo haber ascendido al “cielo” (parque temático cristiano) al mismo tiempo que Jesús (es cierto, no me estoy inventando nada) y se habría convertido en los anillos de Saturno…

  Dado que los cristianos ( y religiosos en general) eran, son y serán unos fanáticos de las reliquias, en cierto momento de la historia reciente de esta “civilización”, se podían contar unos CUARENTA “santos prepucios” localizados por todo el mundo y por supuesto, asegurando quienes los custodiaban, que el suyo era el auténtico… 
  Por si les parece poco, tambn circuló el “Santo Ombligo de Cristo” aparte de las más normalitas astillas de las cruces (la de cristo, la del ladrón bueno…), los clavos utilizados en la crucifixión… y una lista interminable de trozos, raciones y tapas variadas de santas y santos, repartidos por todo el orbe.
 
   Alguien dijo, “Las cosas cambian…” y ya nada fue igual. Acéptalo, tu religión es una mentira pasajera y con la misma fecha de caducidad que tu vida… no insistas ni pierdas el tiempo, nadie escucha tus oraciones.

(JMPA Pink Panzer)

 

Lo que soy en tu memoria… La voz robada.


” Yo quisiera morir sólo un momento
para ver lo que soy en tu memoria,
conocer tu versión de nuestra historia
y saber en qué piedra me sustento.

Sólo el paso levísimo de un cuento.
Tan sólo contemplar la trayectoria
desde mi muerte a ti. Y qué victoria
detener tu tormenta. Tu tormento.

Morirme de verdad nunca podría.
Si perdiera la voz la robaría:
con mi piel, con mis puños, con mis huellas

a gritos me llamaras, te llamara
y al borde de la muerte te esperara
para subir contigo a las estrellas ”
(Julia Uceda)

“Encarga tu ataúd antes de tomar esta curva !!!”
 ∼
Vivencias en moto.
  Nos deslizábamos sobre la alfombra mágica de nuestras dos ruedas. Noche nubosa y tan cerrada, que ni luna ni estrellas encontraron su hogar en aquel firmamento.
  La luz de la moto se abría paso entre el negro horizonte del asfalto, iluminando fugaces los árboles que veloces dejábamos atrás.
   Olmos, castaños se alejaban en cada recta y en cada curva… menos en aquel túnel que parecía estar esperándonos, como si fuéramos viejos conocidos.
   El instinto frenó nuestra marcha y entramos tan despacio que pudimos sentir el alma de aquel lugar que nos absorbía. Sentimos también el aire frío que casi hacía daño respirarlo y el sonido de motor, grave, profundo y pulsante resonando metro a metro en su bóveda tapizada de humedades.
   Sin embargo, el ruido del motor fue incapaz, ni aún con la ayuda y protección de nuestros cascos, de enmascarar aquellos agudos gritos de dolor que, sin saber de donde venían, nos acompañaron durante todo el recorrido, dentro del vientre de aquel interminable túnel…
(JMPA Pink Panzer).

“La memoria es como un grito desesperado. No existe si no hay nadie para escucharlo.”

(By JMPA Pink Panzer)

Esta noche te cuento… Leyenda del sendero del agua.

Esta Noche te Cuento (Web del concurso)

La leyenda del Sendero del Agua,

Esta Leyenda es mi pequeña

participación (Seudónimo Hojarasca2) en un

bonito concurso.

Anímense;

Ustedes también pueden

aportar sus historias.

Y así todo el tiempo 

Solo la gente te hará llorar… la costumbre del amor.

“Qué no se pierda la bonita costumbre de
encontrar al amor de tu vida, todos
los días, en la misma persona”.

(Autor sin localizar – Por favor, si lo sabes, te ruego me dejes un comentario)

   El título de la película estadounidense “Paint Your Wagon” (pinta tu carreta) quizás no te diga nada pero, si te lo traduzco al “castellano cinematográfico” de los años 70, el título se queda en este bastante más aparente…  “La leyenda de la ciudad sin nombre” 

 
   Pocos seréis los que os acordéis de ella y menos los que la hayan visto entera (dos horas y media). Narra la historia de dos buscadores de oro totalmente opuestos en carácter, que por ironías de la vida, se convierten en socios en una importante zona minera a la que pronto llegan hombres, solo hombres de todos los lugares del país, en busca del preciado oro… ah… se me olvidaba; pertenece al denostado género de los musicales… y con geniales golpes de humor…

¿Qué es un fornicador?
No lo sé, no soy hombre religioso. 
   
   
   Aunque los de la Paramount Pictures no se rompieron la cabeza con su título en inglés (Píntame “mai” Carro que diría Manolo Escobar), pocos fueron los países que tuvieron compasión… algunos títulos son para llorar y otros tienen algo más de gracia y salero; aquí van unos ejemplos bárbaros:
   
 
– O dromos tis eftyhias (El camino a la felicidad – Grecia)
– Os Aventureiros do Ouro (Brasil)
– Os Maridos de Elizabeth (Portugal)
– Iki kabadayi (ni idea… Turkía)
– La kermesse de l’Ouest (La feria del oeste – Francia)… y mejor no seguir.

La leyenda de la ciudad sin nombre (1969)

Mud can make you prisioner
                              El barro puede hacerte prisionero
and the plains can bake you dry,
                              y las llanuras pueden dejarte seco,
snow can burn your eyes
                              la nieve puede quemarte los ojos
but only people make you cry.
                              pero sólo la gente te hará llorar.

La leyenda del pájaro espino… Putos dioses.

El Precio de la existencia…
  Sigo escribiendo conscientemente la palabra dios con minúscula. No veo la razón de hacerlo de otra manera, pues es del dominio público que no hay un “único” dios para toda la humanidad.

   La verdad es que hay demasiadas sectas religiosas que “adornan” con sus creencias a nuestro sufrido planeta. Unas son más grandes, otras más pequeñas, pero todas han asesinado, matan y seguirán matando en nombre de su propia versión del dios que les inspira tanta compasión.

    Sobra decir que las víctimas de la crueldad de unos de otros han rezado y suplicado por sus vidas a su otro dios, el suyo, el mejor y el verdadero… pero siempre con los mismos y funestos resultados, abandonados sin amor ni justicia en cualquier sucia cuneta.

  Un fusil AK-47 se puede conseguir en algunos países por tan solo 30 dólares (en euros mucho menos). Un cartucho apenas costará unos pocos centavos de dolar. De rodillas y maniatadas, momentos antes de que unos pocos céntimos de plomo blindado atravesaran sus cerebros, muchas personas dedicaron inútilmente sus últimos pensamientos a su dios…
   La reflexión es obvia; nada cambiará por mucho que tú reces y esperes. Los dioses, todos, incluido el tuyo, son ciegos y sordos y su amor por nosotros, apesta.

 
  “Hay una leyenda sobre un pájaro que canta sólo una vez en su vida, y lo hace más dulcemente que cualquier otra criatura sobre la faz de la tierra. Desde el momento en que abandona el nido, busca un árbol espinoso y no descansa hasta encontrarlo. Entonces cantando entre las crueles ramas se clava el mismo en la espina más larga y afilada. Y al morir envuelve su agonía en un canto más bello que el de la alondra y el del ruiseñor. Un canto sublime al precio de la existencia. Pero todo el mundo enmudece para escuchar, y Dios sonríe en el cielo. Pues lo mejor sólo se compra con grandes dolores… al menos así lo dice la leyenda.”
 
 
Puto falso dios
Vaya por delante
mi irreverente desprecio
por un dios
maloliente
creador de reglas
que él mismo corrompe.
(JMPA Pink Panzer)
 
“dios es el único ser que para reinar no tuvo ni siquiera necesidad de existir.”

La leyenda del beso… un beso de amor.

   Se dice (la ciencia lo estudia todo…) que hay 15 tipos diferentes de besos románticos y el kamasutra (menos ciencia pero más prácticas…) va más allá describiendo hasta 30 tipos de diferentes, sabrosos y estimulantes besos.
 
   Los labios son una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo y que poseen más células sensoriales que ninguna otra parte. De hecho, son 100 veces más sensibles que las yemas de los dedos y más sensibles incluso que los genitales.
 
   Un buen beso actúa como una droga, segrega un torrente de hormonas como la oxitocina, la dopamina y la serotonina, hormonas que también segregamos cuando tomamos chocolate o al consumir cocaína… La verdad es que, si hay que drogarse, sin duda alguna, los besos son mi elección preferida.
 
   El enorme poder del beso se ha representado de innumerables maneras. La españolísima zarzuela (versión ibérica de la opereta) nos dejó La leyenda del beso, una excelente obra que hoy en día apenas se representa, pero que muchos recordaréis por la versión de uno de sus pasajes, cantada por el grupo Mocedades.
   En esta obra existe una extraña superstición. Generalmente, es difícil de representarla entera debido a lo extenso de la partitura, que a veces cortan en algunas repeticiones y frases.
   Pero la romanza que se suele eliminar es la de la Invocación de Amapola, cuando la protagonista, (Amapola) lee el futuro en las manos de Mario. Se dice que trae mala suerte al teatro donde se represente y provoca que cosas extrañas sucedan durante la representación de la obra…
Extraños
Extraños son
los besos que no doy
si el corazón
  a besar se niega.
(JMPA Pink Panzer)

“Felicidad es la certeza de que nuestra vida no está pasando inútilmente”
(Érico Veríssimo)

Invocación de Amapola
Lucero de Oriente,
fulgor claro y puro,
atiende el conjuro
de mi invocación;
alumbre mi frente
tu luz adivina,
y el rumbo encamina
de la predicción…
Que los genios del Zodíaco
por el del mal y el del bien,
su luz me den.

El amor, rey del mundo,
ha de ser tu tirano,
¡bien claro me lo dicen
las rayas de tu mano!
Él te dará ventura
y te dará tormento.
¡Dolor y amor son

astros del mismo firmamento!
Sufrir será tu sino,
porque es amar tu lema,
como una mariposa
que en la llama se quema,
la lumbre de unos ojos
será tu embrujamiento.
¡Dolor y amor son
astros del mismo firmamento!
Tu corazón vacío,
de pronto se ha colmado,
de ese anhelo infinito,
dulce y atormentado,
que unas veces es gorja
y otras veces lamento.
¡Dolor y amor son
astros del mismo firmamento!
Esto dice tu estrella;
la gitana te advierte
que el amor, que es la vida,
puede darte la muerte.
Él embruja tu vida
como un encantamiento.
¡Dolor y amor son
astros del mismo firmamento!
 
Clara estrella del Oriente,
que así mi frente inspiró
con su fulgor,
líbrale del dios Amor.
…·:·…

La leyenda del uno por ciento… Live Free, Ride Free.

   En 1947la celebración del 4 de julio cayó en fin de semana. Durante aquel “weekend” en la ciudad de Hollister, California, igual que se hacía en otras muchas ciudades de Estados Unidos, se organizó una fiesta motera, con diversas carreras y espectáculos. La reunión-motera atrajo a muchos más participantes (más de cuatro mil) de los que la organización esperaba (no pensaban ni de lejos llegar a mil “invitados”), lo que supuso algo de ruido y jolgorio en la ciudad, pero nada que los múltiples bares y locales de comidas, copas y alojamiento no pudiesen asumir con mucha alegría para sus cajas registradoras.

   La leyenda empieza justo aquí. Un fotógrafo apuntó su objetivo a un “bandarra” cocido a base de cervezas y otras “hiervas”. Barney Peterson (así se llamaba el fotógrafo) entregó su reportaje al periódico Crónica de San Francisco para el que trabajaba y esta foto de la izquierda fue publicada poco después por Life Magazine y ya se armó el follón!!!.
  Catalogar a todos los moteros como borrachos pendencieros por una simple foto ayudada por una crónica exagerada de los hechos de Hollister fue coser y cantar para la prensa sensacionalista.
  La AMA (American Motorcycle Association), en aquellos tiempos algo así como el OPUS de las buenas costumbres Moteras y Americanas (hoy son otra cosa) dio a entender a la prensa del país que aquellos motociclistas representan (de forma claramente despectiva) el 1%  (uno por ciento) del total de los motociclistas norteamericanos.
   Así crearon, sin pretenderlo, la leyenda y Grupo Motero de los One Percenter. En aquel fin de semana, de entre más de 4.000 asistentes, solo se detuvo y encarcelaron a unos 50 de ellos. Solo hubo cerca de 60 heridos de los que 3 fueron de gravedad… nada del otro mundo.
    En un principio, los encarcelados, como gesto de oposición a la AMA, a las leyes y sus gobiernos decidieron crear y usar un parche con el nombre de su recién (y encarcelado) grupo… ONE PERCENTER. 

    Más tarde se extendió su uso a todos los que estuvieron aquel fin de semana y luego ya se convirtió en santo y seña universal… para los que se sienten como “Outlaws”, los fuera de la ley. 

   Esta fiesta-incidente motero fue la inspiración para una película clásica del motociclismo llamada “The Wild One – (Salvaje)” donde Marlon Brando personificó a “Johnny”, el líder de los BozzeFighters (Te real Wild ones) MC. En honor a la verdad, hay que resaltar que este motoclub aún en activo, no pertenece al movimiento 1% y promueve la coexistencia, amistad y buen rollito en general.
   
   Hay muchas historias de coches pero es indudable que las motos son otra cosa, tienen alma y ésta se une a la de su dueño cada vez que giras el contacto y pones en marcha su vibrante corazón… ese “uno por ciento” salvaje que vive dentro de cada motero de verdad.

“Es inútil hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.”

Volar juntos sin ataduras… para nunca olvidar.

20666935_AV5
Anciano
Hundiendo mi mano en su río helado
sentí quebrarse mis venas por el frío.
Me sentí anciano en un campo sombrío
uniendo recuerdos al corazón cansado
para nunca olvidar por quien he vivido.

(JMPA Pink Panzer)

manos-unidas

 

  Cuenta una vieja leyenda de los indios Sioux que, una vez, hasta la tienda del viejo brujo de la tribu llegaron, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.

Nos amamos -empezó el joven.
Y nos vamos a casar -dijo ella.
Y nos queremos tanto que tenemos miedo.
Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán.
Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos.
Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte.
Por favor -repitieron-, ¿hay algo que podamos hacer?

El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra.
Hay algo… -dijo el viejo después de una larga pausa-. Pero no sé… es una tarea muy difícil y sacrificada.
– No importa
-dijeron los dos.
Lo que sea -ratificó Toro Bravo.
Bien -dijo el brujo-, Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste?
La joven asintió en silencio.

Y tú, Toro Bravo -siguió el brujo-, deberás escalar la montaña del trueno y cuando llegues a la cima, encontrar la más brava de todas las águilas y solamente con tus manos y una red deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta… salgan ahora.

Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur… El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.

El viejo les pidió que, con mucho cuidado, las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.

¿Volaban alto? -preguntó el brujo.
Sí, sin duda. Cómo lo pediste… ¿y ahora? -preguntó el joven- ¿lo mataremos y beberemos el honor de su sangre?
No -dijo el viejo.
Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne -propuso la joven.
No -repitió el viejo-. Hagan lo que les digo. Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero… Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres.

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros.

El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.

Este es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse. Si quieren que el amor entre ustedes perdure…,

“vuelen juntos pero jamás atados”.