Archivos

Lista de tareas… PARA SOBREVIVIR.

TAREAS PARA HOY, DÍA DE CRISIS.
  • Levantarme de la cama.
  • Sobrevivir.
  • Volver a la cama.

Y una mierda…!!!!

  • Educamos a una mierda de futuros políticos.
  • Formamos a una mierda de jóvenes políticos.
  • Aplaudimos el relevo de una mierda por otra mierda de políticos.
  • Mantenemos a una mierda de políticos.
  • Enriquecemos a una mierda de políticos.
  • Votamos una y otra vez a la misma mierda de políticos.
   Ahora dicen que tenemos que pagar la crisis con nuestro dinero, con nuestros empleos, con nuestro culo… Bien, pues tenemos ni más ni menos LO QUE NOS MERECEMOS… así nos va.

Yo soy mi propio dios… Somos flexibles.

   “Para aquellos que creen en Dios, la mayoría de las grandes preguntas están resueltas. Para aquellos de nosotros que no aceptamos la formula divina, las grandes respuestas no permanecen escritas sobre piedra. Somos flexibles. Nos ajustamos a las nuevas condiciones y descubrimientos. Somos flexibles. Yo soy mi propio dios. Estamos aquí para olvidar las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educacional. Estamos aquí para beber cerveza. Estamos aquí para acabar con la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir nuestras vidas tan bien que la Muerte tiemble al llevársenos.”

(Charles Bukowski)

EL DISTANTE PUNTO DE VISTA 
 
    A Bukowski le gustaba ser el chico malo, el irreverente, el que siempre se saltaba las reglas de la moral y la decencia. La crítica se cebaba con él acusándole de soez y exhibicionista… Un escritor maldito, se dijo en más de una ocasión, para después subirlo hasta los altares de la fama, considerándolo como uno de los escritores estadounidenses más influyentes… Luego nos quejamos de las peleas de nuestros políticos si ni siquiera sabemos apreciar en su justa medida, la obra de un ser humano.

   La reflexión de hoy es evidente. No soy ni bueno ni malo y lo soy todo a la vez. Todo ocurre sin fronteras, al mismo tiempo, hilvanados los hilos por la misma mano que cose las ropas que cubren tu desnudez. La diferencia no la marco yo sino el distante punto de vista de quien me juzga. (JMPA Pink Panzer)

“Y así de una forma u otra, necesité compasión y cariño.”  

Solo la gente te hará llorar… la costumbre del amor.

“Qué no se pierda la bonita costumbre de
encontrar al amor de tu vida, todos
los días, en la misma persona”.

(Autor sin localizar – Por favor, si lo sabes, te ruego me dejes un comentario)

   El título de la película estadounidense “Paint Your Wagon” (pinta tu carreta) quizás no te diga nada pero, si te lo traduzco al “castellano cinematográfico” de los años 70, el título se queda en este bastante más aparente…  “La leyenda de la ciudad sin nombre” 

 
   Pocos seréis los que os acordéis de ella y menos los que la hayan visto entera (dos horas y media). Narra la historia de dos buscadores de oro totalmente opuestos en carácter, que por ironías de la vida, se convierten en socios en una importante zona minera a la que pronto llegan hombres, solo hombres de todos los lugares del país, en busca del preciado oro… ah… se me olvidaba; pertenece al denostado género de los musicales… y con geniales golpes de humor…

¿Qué es un fornicador?
No lo sé, no soy hombre religioso. 
   
   
   Aunque los de la Paramount Pictures no se rompieron la cabeza con su título en inglés (Píntame “mai” Carro que diría Manolo Escobar), pocos fueron los países que tuvieron compasión… algunos títulos son para llorar y otros tienen algo más de gracia y salero; aquí van unos ejemplos bárbaros:
   
 
– O dromos tis eftyhias (El camino a la felicidad – Grecia)
– Os Aventureiros do Ouro (Brasil)
– Os Maridos de Elizabeth (Portugal)
– Iki kabadayi (ni idea… Turkía)
– La kermesse de l’Ouest (La feria del oeste – Francia)… y mejor no seguir.

La leyenda de la ciudad sin nombre (1969)

Mud can make you prisioner
                              El barro puede hacerte prisionero
and the plains can bake you dry,
                              y las llanuras pueden dejarte seco,
snow can burn your eyes
                              la nieve puede quemarte los ojos
but only people make you cry.
                              pero sólo la gente te hará llorar.

La Moto… elixir de juventud.

   Pilotar motos ayuda a los conductores a mantenerse jóvenes ya que es una actividad que vigoriza el cerebro, esta es la conclusión a la que ha llegado el científico japonés Ryuta Kawashima, creador del popular juego de la Nintendo DS “Brain Training”, tras realizar un estudio en la Universidad de Tohoku en colaboración con Yamaha Motor. 

  Según el científico japonés, “El cerebro del conductor se activa mucho más al pilotar una moto, en parte porque se requiere un alto nivel de alerta”. El estudio, realizado entre hombres de mediana edad, ha demostrado que “en un ambiente cómodo y fácil, la mente humana y el cuerpo tienden a relajarse. Nuestra conclusión final es que pilotar motos puede ayudar a un envejecimiento más inteligente”. 
   El estudio presentado por Kawashima, de 49 años de edad y gran aficionado a las motos, incluyó a 22 hombres, todos ya con 40 y 50 años cumplidos, con carné de conducir moto pero que no habían conducido una motocicleta durante la última década. 
   “Fueron distribuidos al azar en dos grupos, a unos se les pidió que volvieran a llevar moto cada día durante dos meses y a los otros que siguieran usando bicis o coches. El grupo que rodó en moto demostró unas marcas más altas en los test de función cognitiva.” 

  En uno de los test, que requería recordar un conjunto de números en orden inverso, la puntuación de los pilotos mejoró en más del 50% en dos meses, mientras que los que no pilotaron motos empeoraron ligeramente.

Los pilotos también cometieron menos errores en el trabajo y se sintieron mucho más felices:

 “El cuidado mental es una gran cuestión en la sociedad actual. Creo que hemos hecho un buen trabajo al demostrar que puedes mejorar tu salud mental simplemente utilizando la moto en tus desplazamientos.”
 
   En mi vida, muchos son los que se han contagiado de mi “virus motero”.  Para todos ellos, los que ahora disfrutan y cuidan su cuerpo y mente a bordo de sus máquinas de dos ruedas, saludos en “V” de  victoria…!!!
Cuando se necesitan brazos, el socorro
en las palabras no sirve de nada.
(Esopo)

Cuatro leyes… cuatro amigos. Cuando algo termina.

“Desde muy pronto
pinté
los pechos de
Sara Montiel, mientras los demás niños
daban patadas
a un balón.”

   En la India se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”

La primera dice:

“La persona que llega es la persona correcta.”
  Es decir, que nadie llega a nuestras vidas por casualidad. Todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están ahí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. 

La segunda ley dice: 
“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido.”

  Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
   Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: 

“En cualquier momento que comience es el momento correcto.”
   Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

 Y la cuarta y última: 
“Cuando algo termina, termina.”

   Simplemente es así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

   A mis 16 años, imposible olvidarme, cayó en mis manos el “LP” de Jethro Tull, Stormwatch. Este álbum, considerado por la crítica como el último gran disco de la banda, lo hice sonar en el viejo tocadiscos de mi hermana mayor, hasta casi desgastarlo…
  De todas su piezas, la número diez, la última dentro de aquel negro y fascinante vinilo, me cautivó hasta el punto de ser la única que ponía… Elegy.
   Luego abandonamos Pontevedra. Estudios y trabajo nos mantuvieron por media España con la casa a cuestas hasta que, con la estabilidad del hogar, “El Vigilante de las tormentas” regresó a casa.
   Elegy es huérfana de letras pero nunca las he echado de menos… Siempre que necesito un momento de reflexión, ella me acompaña… sin decir nada.

 ∼
 Sin decir nada
Envuelves el sentimiento
sin decir nada.
Abarcándolo todo
vibrando en mi alma
escucho tus caricias
y con ellas
regresa la calma
como el sol regresa,
cortando nubes negras
tras días de tormenta.
(JMPA Pink Panzer)


 “…Los versos se unen con vaga disonancia
y el vigilante de la tormenta prepara
un concierto de reyes mientras el mar blanco intenta morder
los talones de una dulce plegaria murmurada…”
(Dun Ringill del álbum Stormwatch – Jethro Tull)

Cantautores… y floreció la poesía.

La magia de la poesía para expresar la realidad, de la forma más amable, embelleciendo sus formas y suavizando el gesto, sin perder de vista lo que le da la vida y la razón a cada uno de tus versos.

En esta entrada solo dejaré el poema de Luis Pastor… disfrútenlo. La letra completa se la dejo más abajo, una hermosa manera de contar la historia.

 

¿Qué fue de los cantautores?

Éramos tan libertarios,
casi revolucionarios,
ingenuos como valientes,
barbilampiños sonrientes
—lo mejor de cada casa—
oveja negra que pasa
de seguir la tradición
balando a contracorriente
de la isla al continente
de la nueva canción.
Éramos buena gente,
paletos e inteligentes,
barbudos estrafalarios,
obreros, chicos de barrio,
vanguardia del proletario,
progres universitarios,
soñando en una canción
y viviendo la utopía
convencidos de que un día
vendría la Revolución.
Aprendiendo a compartir
la vida en una sonrisa,
el cielo en una caricia,
el beso en un calentón.
Abriendo la noche de día
fuimos sembrando canciones
y en esta tierra baldía
floreció la poesía
y llenamos los estadios
y en muchas fiestas de barrio
sonó nuestra melodía.
Tardes y noches de gloria
que cambiaron nuestra historia.
Y este país de catetos,
fascistas de pelo en pecho,
curas y monjas serviles,
grises y guardias civiles,
funcionarios con bigote
y chusqueros con galón,
al servicio de una casta
que controlaban tu pasta
tu mente y tu corazón.
Patriotas de bandera,
españoles de primera,
de la España verdadera
aquella tan noble y fiera
que a otra media asesinó
brazo en alto y cara al sol
leales al Movimiento
a la altura y al talento
del pequeño dictador
que fue Caudillo de España
por obra y gracia de Dios.
Toreando en plaza ajena
todo cambió de repente
los políticos al frente
de comparsa y trovador.
Se cambiaron las verdades:
“tanto vendes tanto vales”.
Y llegó la transición:
la democracia es la pera.
Cantautor a tus trincheras
con coronas de laureles
y distintivos de amor
pero no des más la lata
que tu verso no arrebata
y tu tiempo ya pasó.
¿Qué fue de los cantautores?
preguntan con aire extraño
cada cuatro o cinco años
despistados periodistas
que nos perdieron la pista
y enterraron nuestra voz.
Y así vamos para treinta
con la pregunta de marras
tocándonos los cojones.
Me tomen nota señores
que no lo repito más:
algunos son directores,
diputados, presidentes,
concejales, profesores,
mánagers y productores
o ejerciendo asesoría
en la Sociedad de Autores.
Otros están y no cantan,
otros cantan y no están.
Los hay que se retiraron,
algunos que ya murieron
y otros que están por nacer.
Jóvenes que son ahora
también universitarios,
obreros, chicos de barrio
que recorren la ciudad.
Un CD debajo el brazo,
la guitarra en bandolera,
diez euros en la cartera,
cantando de bar en bar.
O esos raperos poetas
que es su panfletos denuncian
otra realidad social.
¿Y mujeres? ni se sabe.
Y sobre todo si hablamos
de las primeras gloriosas
que tuvieron los ovarios
y el coraje necesarios
de subirse a un escenario
de aquella España casposa.
¿Qué fue de los cantautores?
aquí me tienen señores
como en mis tiempos mejores
dando al cante que es lo mío.
Y aunque en invierno haga frío
me queda la primavera,
un abril para la espera
y un grandola en el corazón.
¿Qué fue de los cantautores?
aquí me tienen señores
aún vivito y coleando
y en estos versos cantando
nuestras verdades de ayer
que salpican el presente
y la mierda pestilente
que trepa por nuestros pies.
¿Qué fue de los cantautores?
De los muchos que empezamos,
de los pocos que quedamos,
de los que no se vendieron,
de los que no claudicaron,
de los que aún resistimos:
aquí estamos.
Cada uno en sus trincheras
haciendo de la poesía
nuestro pan de cada día.
Siete vidas tiene el gato
aunque no cace ratones.
Hay cantautor para rato.
Cantautor a tus canciones.
Zapatero a tus zapatos.

20.000 leguas de… corazón bicilíndrico.

  • Para los seguidores y fans de la marca KTM.
   Atrás queda ya la revisión de los 15.000 Kms y los 20.000 se me acercan vertiginosamente a lomos de la KTM 990 SMT. Nada que reprocharle a esta gran moto, fuente casi inagotable de adrenalina, durante este poco más de un año de “diversión naranja”.

   En la pasada revisión aprovechamos para cargarle un nuevo mapa de inyección mejorado. Esta pequeña “inyección” de “bites” ha convertido a la brutal KTM en una bomba aún más brutal en altas revoluciones pero que, aunque parezca mentira, ha dulcificado sus primeras 3000 rpm, ahora mucho más suaves y con menos vibraciones, ideal para ciudad o en desplazamientos a velocidad baja-moderada con pasajero. El motor, que ya me parecía muy bueno, ahora es simplemente perfecto.
Seremos buenos…

  Otra cosa muy diferente es cuando empiezas a roscarle la oreja de forma decidida más allá del medio gas hasta el final y en altas revoluciones. La cosa se pone muy seria y no hay “mariconadas” electrónicas  que capeen el temporal que se te viene encima. Una moto auténtica, como las de siempre… Mucho tacto con el acelerador y asumir que la rueda delantera despegará del suelo casi sin proponértelo…

La evolución es de color naranja…

   Y para rematar las buenas sensaciones con la KTM, el “mapping” le ha sentado tan bien al gran bicilíndrico que el consumo ha bajado más de dos litros por depósito consumido… Impresionante…!!!
 A mi me encanta KTM… a Ella le gusta KTM… el futuro parece que se tiñe de naranja…

 “Siempre sueña y apunta más alto de lo que sabes que puedes lograr.”

Se secó la fuente… Agua pura.

Agua 521
Agua pura                   
          como tu nombre
que resuena en mi cabeza
como los cascos de un caballo
que al trote, de mi alcance se aleja
por los húmedos adoquines de mi tierra.
Agua pura                   
       como tu nombre
que olvidar nunca, nunca quisiera.
(JMPA Pink Panzer)

Es que se secó la fuente
¿Es que se secó la fuente,
o es que el agua soterraña,
duerme su sueño en la entraña,
donde la luz no le miente?

Espejo de las tinieblas,
calla quieto su muerte en vida,
y en hondo reposo olvida
espejismos de las nieblas.

Agua sin luz, agua pura.
Agua que duerme su sueño,
mientras que abraza su dueño
en tinieblas de hondura.
(MIGUEL DE UNAMUNO)

“A veces, el silencio es la peor mentira.” 

(Miguel de Unamuno)

Algo de mí se queda… Algo de vosotros me llevo.

   Mi juventud mezcló en proporciones dispersas a lo largo de los años, mi pasión por las motos, el deporte, la ópera, la poesía, mi amor por ELLA…

Mi paisano Lois Pereiro me llevaba cuatro años de ventaja en nuestra loca existencia y por aquel entonces, su espíritu rebelde y anarquista me llegaba en pequeñas dosis hasta que, pocos años después de llegar yo a Tenerife, pude leer su  sobrecogedor trabajo “Poesía última de amor y enfermedad”… Me dejó en el alma una gran cicatriz que aún hoy en día repaso con mis dedos cuando necesito regresar a la realidad y comprender lo injusto del reparto de la vida en este universo.
   Un año después de su publicación, el aceite de colza desnaturalizado, aquel sucio veneno que circulaba sin control por España, se lo llevó por delante como a tantos otros… y fueron muchos, demasiados.
   Algo de él se quedó dentro de mí. Y de todos vosotros, las personas que me quieren o me han querido, algo de vosotros me llevo, en este viaje sin retorno. 
 

Acróstico (en gallego)

Somentes
intentaba conseguir
deixar na terra
algo de mín que me sobrevivise
sabendo que debería ter sabido
impedirme a min mesmo
descubrir que só fun un interludio
atroz entre dous muros de silencio
só puiden evitar vivindo á sombra
inocularlle para sempre a quen amaba
doses letais do amor que envelenaba
a súa alma cunha dor eterna

sustituendo o desexo polo exilio
iniciei a viaxe sen retorno
deixándome levar sen insistencia
ó fondo dunha interna
aniquilación chea de nostalxia.

(Lois Pereiro)
Acróstico (traducción)
Solamente
intentaba conseguir
dejar en la tierra
algo de mí que me sobreviviese

sabiendo que debería haber sabido
impedirme a mí mismo
descubrir que sólo fui un interludio
atroz entre dos muros de silencio
sólo pude evitar viviendo a la sombra
inocularle para siempre a quien amaba
dosis letales del amor que envenenaba
a su alma con un dolor eterno
sustituyendo el deseo por el exilio
inicié el viaje sin retorno
dejándome llevar sin resistencia
al fondo de una interna
aniquilación llena de nostalgia.
  • ¿QUE ES GALICIA? 
    R.- Río: el Rumor de la vida, la Religión de las aguas. Las Risas surgen siempre donde Reina la calma, en la quietud profunda de quien conoce el Riesgo y lo domina. Rural: corre sangre rural por estas venas; y si alguna vez la Razón opone Resistencia, se Reconoce el gallego en la tierra, en la lenta vitalidad del árbol, en la invencible resignación de la hierba.
    (Lois Pereiro)

    “Lo escrito se arrebata a la muerte”
    (Lois Pereiro)

     

Cambiando el destino…conoce todos mis secretos.

“A menudo encontramos

nuestro destino por

los caminos que

tomamos para

evitarlo.”

(Jean de LA FONTAINE)

Destino libre
Libre, destino inquieto
que buscas sorprenderme.
 Desafiando tu equilibrio
sobre dos marcas negras
se deslizan mis palabras
revelando tu secreto.
(JMPA Pink Panzer) 
 
 
The night is the hardest time to be alive and 4 am knows all my secrets. 
La noche es el momento más difícil para estar vivo y a las 4 de la madrugada, conoce todos mis secretos

(Poppy Z. Brite)