Archivos

Tu mano me tranquiliza… Cisne negro.

El hombro sobre el que llorar era una nube gris que atormentaba mis pies con su incesante llover, lluvia de hirientes  agujas de quebradizo y negro cristal…

(JMPA Pink Panzer… En memoria de mi hermana Teresa)

photo_2017-07-15_22-43-02   Cincuenta y siete días han pasado sin poder escribir ni una sola de las palabras que allí se quedaron encerradas, escondidas como un niño asustado bajo la cama de aquella habitación engullida por el silencio.
Pasaron también unos cuantos aviones entre miles de kilómetros de desesperada impotencia para estar junto a ella… Mi hermana mayor y la mas joven de tres hermanos no tuvo una vida fácil. Empezó naciendo el último día de un febrero bisiesto y a su lado terminamos todos, sus hijos, su pareja, su tía… todos aferrados a sus manos para que, en la última puerta de su vida, no se sintiera sola.

   “Dame tu mano, tu mano me tranquiliza”

   Y le dí mi mano durante horas, a su lado, entre aquel silencio que su voz ya no lo rompería nunca más. Durante años fue al contrario. Era su mano la que cuidaba y tranquilizaba a su revoltoso hermano, sangrando, llorando o metido en mil y un problemas de los que salía, casi siempre, de la mano de su hermana mayor.
Es ahora cuando la ausencia de su voz, su silencio, crece en mi interior como un cáncer, como esa enfermedad que la devoró por dentro cuando la vida mejor la trataba. Que dolorosa contradicción que su hermano, metiendo la mano con avaricia en el saco de la suerte, jamás haya sacado la bola negra que le tocó a ella a la primera de cambio… ¿existe un dios? Queda claro que no. Es imposible ser tan cabrón y ser dios al mismo tiempo.

photo_2017-07-15_22-41-49

Teresa, mi hermana… Siempre ella…

To live in the hearts we leave behind is to never die.

(Vivir en los corazones de los que dejamos atrás es nunca morir)
– Carl Sagan –

photo_2017-07-20_23-45-09

Era su mano la que me tranquilizaba…


TRAVESÍA

Será que no nos llegan
los suspiros suficientes
Será que ya no quedan
sueños de adolescentes.

Entonces pidamos más
sin tregua ni compasión
por mi herido corazón

que debe quedarse atrás.

Si todo eso se nos acaba
Grita y rompe el silencio
y en un último esfuerzo
llorar a quien más se ama

Aprieta, no tengas miedo
aprieta fuerte mi mano
en esta dura travesía

Aprieta, no tengas miedo
el dolor deshecho en caricia
rosa y camelia, en tu vida.

(JMPA Pink Panzer Yorch –  En memoria de mi hermana Teresa)

Una vez más, su melodía me calma…

“Me arrancaré el corazón
y esperaré mi regreso

Para sacarlo otra vez
y colocarlo en mi pecho”

(Orishas)

Entonces sucederá… L’au revoir…

“Cuida tu carácter. No les des lengua a tus pensamientos, ni actuación a tus ideas descabelladas.
Sé amistoso, pero por ningún motivo vulgar.
Los amigos que tienes, aférralos a tu alma con zunchos de acero.
Evita meterte en grescas, pero si estás en una, haz que tu adversario se cuide de ti.
Ofrécele a todos tu oído, pero a pocos tu voz.
Y sobre todo, sé sincero contigo mismo.
Entonces sucederá, como la noche al día, que no serás falso con nadie.”

(William Shakespeare en Hammlet)

photo_2015-10-27_23-34-25

Imagen propiedad de Pink Panzer Korps

   Como casi siempre, en medio de una animada charla delante de un buen café y con nuestras motos aparcadas a pocos metros de nuestra mesa como únicos testigos, alguien me preguntaba el porqué de la música que escucho cuando escribo. Es obvio que esta persona me conoce muy bien y mi respuesta necesitó de varias tazas más de buen café.

  Retrocedo hasta el Festival de Cannes, mes de mayo de este demoledor año 2016. La tortue rouge (La tortuga roja) no es la película más aclamada del festival, sin embargo, su director, Michaël Dudok de Wit, se llevó el Premio Especial del Un Certain Regard, un premio para los que no optan a la palma de oro pero que fue creado para reconocer el talento joven y fomentar obras innovadoras y atrevidas. Este director se llevó un Oscar por un corto de animación, Father and Daughter, que me dejó fascinado por su difícil sencillez comprimiendo dos vidas en menos de diez minutos. Este corto hizo que me aprendiera de memoria su nombre… una muesca más en mi portátil.

la-tortue-rouge-michael-dudok-de-wit

   La película también es de animación, excepcional animación para mi gusto y lo más sorprendente, sin un solo dialogo entre sus protagonistas. Y aquí es donde, a mi buen amigo y “brother in arms” le doy mi respuesta, acompañada por el último sorbo de café. La música que escucho, que me apasiona, no es otra que esa que es capaz de hablarme, de sugerirme palabras hermosas y conseguir que en mi cerebro, cientos de millones de sinapsis en pleno delirio agudo, hagan que mi mundo sea más grande en un universo cada vez menos importante para mi.

   De toda la banda sonora, elegí para vosotros la pieza del vídeo, donde una vez más, una voz de mujer me cautiva enredándose con cuerdas y metales de una exquisita melodía. De su compositor, Laurent Perez del Mar, solo os puedo decir que inunda mis horas muertas con sus trabajos desde hace algunos años y me hace feliz ver su firma en esta película. Unos auriculares para escuchar con un mínimo de calidad sonora son algo más que obligatorio… ¿y la película? Simplemente hermosa. Concederle una oportunidad para que os conquiste. Creo que pronto llegará a España, y así os ahorráis un viaje a Francia.

Imagina Silencios

Escucha mi música.
Cierra los ojos.
Imagina que estás solo.
Imagina que lo has perdido todo.
Que las notas te avasallan
que las voces te arañan
que tu piel te abandona
que tu alma no perdona.
Cierra los ojos.
Imagina que lloras,
que lloras solo
y solo hay silencios
volviéndote loco
haciéndote compañía
mientras llega la calma.

(JMPA Pink Panzer in love)

L’au revoir… A veces no es lo que cuentas,
sino como lo cuentas…

(JMPA Pink Panzer Korps)

Doce años, Cien palabras… Canción para Lia.

LIA   ∼

   Doce años de LIA con mayúsculas. Llegó la primera, casi sin querer, y casi sin querer, nos vimos envueltos en un tremendo “lío” auspiciado por nuestra hija Andrea. Y allí estábamos en el coche, camino del aeropuerto, con una pequeña pincher de tres meses dentro de un bolso, cuatro horas antes de coger nuestro avión a casa. Y como era niña, le llamamos Lía.

   Nuestra casa fue pronto, muy pronto la suya. Obediente, inteligente y tolerante, incluso estando ya muy enferma. Sus últimos cinco años fueron muy duros para ella, esforzándose por vivir, siempre a nuestro lado.

   Ciega, casi sin poder caminar, desahuciada dos veces por el veterinario y dos veces regresando a casa con nosotros, llorando, incapaces de romper lo que nos unía con una fría inyección. Aprendió a moverse por la casa dentro de aquella oscuridad imposible de explicársela. Aprendió a caminar de nuevo por el parque, colgando de correas como una marioneta… y luego con una sola correa… y luego ella sola, de nuevo, nuestra Lía saliendo adelante.

  Enseñó a sus “hermanos” modales y tolerancia, repartió cariño incluso al quien no se lo esperaba y se nos fue, un 14 de Julio de este convulso 2015,  con nuestras lágrimas como última muestra de respeto y amor. Quiero pensar que con nosotros ella fue feliz. Nuestra familia lo fue, disfrutando de su compañía.

A hundred words

“A hundred words to talk of death?
At once too much and not enough.
My plans beyond that final breath
are currently a little rough.

The dying thing comes on so slow:
reluctance to get out of bed
is magnified each day and so
transmuted into dead.

I dream of dying all alone,
nobody there to watch me pass
nothing remains for me to own,
no breath remains to fog the glass.

And when I do put down my pen
my memories will fly like birds.
When I am done, when I am dead,
and finished with my hundred words.”

(Neil Gaiman)

Cien palabras para hablar de la muerte?
A la vez son demasiadas y no las suficientes.”

Fotos LIA con Ñandú

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Alguien que te ame… Amores rotos.

 “Cuando me refiero a encontrar a la persona indicada no me refiero a encontrar a alguien que resuelva mis problemas, ni que me sirva de muleta para cuando me sienta decaído. Tampoco me refiero a alguien que esté siempre pensando en mí, que me extrañe o que sienta que me necesita. Sino a encontrar a alguien que esté ahí, que comparta el tiempo conmigo ya que yo le compartiría el mío también. Alguien que sepa estar sin mí pero que prefiera estar conmigo, alguien que sienta y actúe pensando en un “nosotros” y no en un “tú” y un “yo” por separado. Alguien que me ame porque sí y no porque yo le ame.”

(Jersel Porcupine)

Glaciar ciego
El amor es un glaciar
en pleno deshielo.
Con él llegarás al mar
rompiéndote
en témpanos de cielo.
El amor es un glaciar
a veces desconsuelo
y es verdad…             
                 …que duele amar
y es verdad…             
que es difícil explicar,
suplicar, llorar,
abandonar el sueño
en un rincón
y pedirte luego
 que del suelo te levantes,
que no te rindas,
herido corazón,
porque el amor sigue ciego
como un glaciar
sin guión 
que por ti

solo sabe esperar…
para intentarlo de nuevo.

(JMPA Pink Panzer)
…·:·…

   Dedicado con especial recuerdo y cariño a todos los amores rotos, en especial a los más cercanos, para que sepan que no están solas, solos… que la solución solo está en seguir, curar las heridas y el amor regresará, como siempre, buscando el mar. – (Pink Panzer) –

QUEEN
LOVE  OF  MY  LIFE

Amor de mi vida, me heriste
me has destrozado el corazón
y ahora me dejas.

Amor de mi vida
¿no lo puedes ver?

tráelo de vuelta, tráelo de vuelta
no lo alejes de mí
porque no sabes
lo que significa para mí. (continúa…)

Sigue leyendo

Solo la gente te hará llorar… la costumbre del amor.

“Qué no se pierda la bonita costumbre de
encontrar al amor de tu vida, todos
los días, en la misma persona”.

(Autor sin localizar – Por favor, si lo sabes, te ruego me dejes un comentario)

   El título de la película estadounidense “Paint Your Wagon” (pinta tu carreta) quizás no te diga nada pero, si te lo traduzco al “castellano cinematográfico” de los años 70, el título se queda en este bastante más aparente…  “La leyenda de la ciudad sin nombre” 

 
   Pocos seréis los que os acordéis de ella y menos los que la hayan visto entera (dos horas y media). Narra la historia de dos buscadores de oro totalmente opuestos en carácter, que por ironías de la vida, se convierten en socios en una importante zona minera a la que pronto llegan hombres, solo hombres de todos los lugares del país, en busca del preciado oro… ah… se me olvidaba; pertenece al denostado género de los musicales… y con geniales golpes de humor…

¿Qué es un fornicador?
No lo sé, no soy hombre religioso. 
   
   
   Aunque los de la Paramount Pictures no se rompieron la cabeza con su título en inglés (Píntame “mai” Carro que diría Manolo Escobar), pocos fueron los países que tuvieron compasión… algunos títulos son para llorar y otros tienen algo más de gracia y salero; aquí van unos ejemplos bárbaros:
   
 
– O dromos tis eftyhias (El camino a la felicidad – Grecia)
– Os Aventureiros do Ouro (Brasil)
– Os Maridos de Elizabeth (Portugal)
– Iki kabadayi (ni idea… Turkía)
– La kermesse de l’Ouest (La feria del oeste – Francia)… y mejor no seguir.

La leyenda de la ciudad sin nombre (1969)

Mud can make you prisioner
                              El barro puede hacerte prisionero
and the plains can bake you dry,
                              y las llanuras pueden dejarte seco,
snow can burn your eyes
                              la nieve puede quemarte los ojos
but only people make you cry.
                              pero sólo la gente te hará llorar.

Un lugar para el alma…hermanos en armas.

   “Entonces sentí una tremenda opresión en el pecho, una opresión en la que no parecía estar afectado ningún órgano físico, pero que era casi asfixiante, insoportable. Ahí, en el pecho, cerca de la garganta, ahí debe estar el alma, hecha un ovillo.”

(Mario Benedetti)

 “…Pero está escrito en la luz de las estrellas
en cada línea de la palma de tu mano
Estamos locos para hacer la guerra
a nuestros hermanos de armas…”
Llorar
A veces, a través de una simple guitarra,
lloramos el sentimiento
que nuestros ojos, no saben expresar.
(JMPA Pink Panzer)

Hoy he visto… Llorar un rio.

 Llorar…un río.
Hoy he visto
desbordarse un río
lleno de sentimientos
como violín cautivo
llorando sus notas
en el claroscuro

Hoy he visto
llorar, llorar a un río
 por viejas presas
en su calle retenido.
Viejas piedras
y juegos de niño,
ocultos en el fondo
de su alma inquieta.

Hoy he visto
desbordarse un río,
con su agua a mis pies
inundándolo todo
despertando al niño,
regalando un amigo.

(JMPA Pink Panzer)