Archivos

Cuando el gesto te delata… Miradas que desarman…

   En 1978, Paul Ekman publicó un sistema de códigos faciales denominado El sistema de codificación de la actividad facial, que permitía medir por primera vez, y con rigor científico, todos los movimientos musculares de la cara. Con este método descubrió que el rostro puede generar más de 10.000 expresiones diferentes…

   “Seductora, transgresora, rebelde, erótica, sincera, segura, pensativa, desconcertada, decidida, tímida y cariñosa a la vez. Tu mirada me desarma sin escuchar ninguna palabra de tus labios. Tus ojos hablan en voz alta mientras tu sonrisa saborea el instante, desafiándome en una declaración de guerra amorosa. Escondida pero atenta, tu mirada alumbra la oscuridad y disipa las preocupaciones cotidianas, aletargándolas, dejándolas descansar, ávida de una réplica similar, deseosa de una contestación, tan afirmativa como silenciosa…” (A lareira máxica)

“Mientras que nuestros pensamientos son totalmente privados, la mayoría de nuestras emociones se detectan por una señal distintiva que ayuda a los demás a comprender cómo nos sentimos”
(P. Ekman)

Ofreciendo inquietudes… retales de vida.

Vendedor de Inquietudes

“Venid: fabricados científicamente, perfeccionados por prácticas centenarias de laboratorio, os ofrezco procedimientos, increíbles, capaces de cambiar vuestro pacífico orden por inquietudes sutiles, tormentosas o crueles; inquietudes que llenan nomás un instante de la vida y que son luego un recuerdo melancólico de cosas que tal vez no fueron; inquietudes que llenan una vida y la sujetan al yugo de la dura necesidad; inquietudes que hacen cambiar un mundo e inquietudes que rizan levemente un espíritu con la magia de lo inútil. Yo puedo daros el regalo de lo imprevisto y poner en vuestra sencillez el fermento de la divinidad. Tengo aquí para vosotros un poco de dolor y un poco de gracia…”
(En la feria de las novedades psicológicas. Mil años des­pués de Freud.)
Venda en los ojos desanimado by Diego Piño
. . .·:·. . . 

Inquietud
El regalo de lo imprevisto
en su agradable desafío
la impaciencia de la duda
espera en sueños dilatada.

La inquietud de lo oculto
con tus manos en mis ojos
el enigma de tu caricia
en mi espalda entregada.

El regalo de lo imprevisto
oculto placer clandestino
ansiedad, por tu nombre
por tu cuerpo, mi desvelo
en su inquietud desatada.
(JMPA Pink Panzer)

“No existe bien sin mal, ni placer sin inquietudes.”
(La Fontaine)

Der Panther… la mirada cansada.

Der Panther
Su mirada se ha cansado de tanto observar
esos barrotes ante sí, en desfile incesante,
que nada más podría entrar ya en ella.
Le parece que sólo hay miles de barrotes
y que detrás de ellos ningún mundo existe.
 
Mientras avanza dibujando una y otra vez
con sus pisadas círculos estrechos,
el movimiento de sus patas hábiles y suaves
va mostrando una rotunda danza,
en torno a un centro en el que sigue alerta
una imponente voluntad.
 
Sólo a veces, permite en silencio, la apertura
de los cortinajes que ocultaban sus pupilas;
y cruza una imagen hacia adentro,
se desliza a través de los tensos músculos
cae en su corazón, se desvanece y muere.

SILENCIO
La mirada cansada
alimenta el vacío que
ahuyenta los colores,
creando el silencio
que rompe los amores.

(JMPA Pink Panzer)

   El amor como prueba de armonía. Este poema se lo dedico a todos aquellos que, sea por el motivo que sea, han roto sus relaciones de pareja. Cuando le ocurre a personas que apreciamos, la reflexión es siempre más profunda e intentas ayudar… sin saber muy bien como.
   La armonía, el equilibrio de las proporciones en un todo compartido… el arte de encadenar notas musicales… dos personas, infinitos acordes, amor, armonía.

Empapadas alas rojas… Añoranza en su boca.

El vino abre las puertas con asombro y en
el refugio de los meses vuelca su cuerpo
de empapadas alas rojas. 
(Pablo Neruda) 
Añoranza
El vino añora su copa
transparencia rota
que nunca se llena,
la mirada vacía
amargura en su boca.
(JMPA Pink Panzer)

Bebed porque sois felices, pero nunca
 porque seáis desgraciados.

Una mirada… puente sobre el abismo.

“Por un instante su mirada se ablandó y
pareció ofrecerme un puente;  pero

sentí que era un puente
transitorio y frágil,
 colgado sobre
 un abismo.”
(Ernesto Sábato)

Autor: Diego Piño Portela. “No hay prisa, yo espero”

SOLO
No hay prisa
yo espero
soy pequeño
como el tiempo
que apenas cabe
en mi vida.
  
No hay prisa
yo espero
aquí abajo
muy adentro
tan pequeño

como infinito
es el amor…           
         amor sin dueño.
   
No hay prisa
yo espero,
espero tu mano
tu afecto,
nada más necesito
en este
mi mundo
brevemente perfecto.
(JMPA Pink Panzer & Diego)