Archivos

Los doce gozos… suspendidos en tus besos.

“A los 20 años se rompen vidrios, a los 40 se colocan y
a los 60 se fabrican”.
Los doce gozos
Cabe una rama en flor busqué tu arrimo.
La dorada serpiente de mis males
circuló por tus púdicos cendales
con la invasora suavidad de un mimo.

Sutil vapor alzábase del limo
sulfurando las tintas otoñales
del Poniente, y brillaba en los parrales
la transparencia ustoria del racimo.

sintiendo que el azul nos impelía
algo de Dios, tu boca con la mía
se unieron en la tarde luminosa

bajo el caduco sátiro de yeso.
Y como de una cinta milagrosa
ascendí suspendido de tu beso.

(Leopoldo Lugones)


Entre tus cuerdas… Como pompas de jabón.

A veces me paro, la observo… otras veces, simplemente me dejo abrazar por su presencia, diluyendo las distancias, como pompas de jabón bajo nuestros pies inquietos, ebrios de amor y tango.
(JMPA Pink Panzer)

Dijo Carlos Gavito hablando sobre el tango…
   “Para mí, el violín es el cuerpo de la mujer, mientras que el contrabajo es el paso del hombre, el piano es el paseo de la pareja cuando va de la mano, y el bandoneón nos contiene, es una pompa de jabón que nos va llevando. Cuando sigo el violín, me paro y dejo que baile la mujer…”.







Canary Sack… Perdidos entre brumas…

  Shakespeare lo consideraba un néctar suficientemente preciado como para que un solo vaso y un muslo de capón convencieran a su personaje Falstaff de vender su alma al diablo

Viñetas en: zapiburgotelegraph.blogspot.com.es

   “¡Su alma! ¡Su nombre! ¡Sus ojos! Me parecen como raras y hermosas flores silvestres azules, creciendo en algún seto enmarañado y empapado por la lluvia. Y yo he sentido temblar su alma junto a la mía, y he pronunciado suavemente su nombre en la noche; y he llorado viendo cómo la belleza del mundo pasa tras sus ojos.”
(James Joyce)
El vino derramado
Perdidos entre brumas
y el aroma
del vino derramado
tiembla tu boca
con el beso
deseado,
en la húmeda esencia
por el vino en la lluvia
solo a ti entregado.
(JMPA Pink Panzer)

Salvemos a las mujeres… Abrazos como el agua…

   Luis Fernando Veríssimo es un escritor brasileño que nació en Alegre, el 26 de septiembre de 1936. Es hijo del escritor Érico Veríssimo. Durante su niñez vivió en Estados Unidos. Muchos de sus trabajos tienen un tono humorístico. Disfruta de la cultura de Río de Janeiro y es un gran crítico de la política de derechas, imperante en su país…

   Recordando y recalcando de nuevo el tono humorístico con que escribía este genial escritor brasileño (y la época en que lo escribió), aquí les dejo su “Salvemos a las mujeres”. 

 
>>>·····>”””El irrespeto por la naturaleza ha afectado la supervivencia de varios seres, y entre los más amenazados está la hembra de la especie humana.  
 
  Tengo apenas un ejemplar en casa, que mantengo con mucho celo y dedicación, pero en verdad creo que es ella la que me mantiene. Por lo tanto, por una cuestión de auto-supervivencia, lanzo la campaña “Salvemos a las mujeres”. 
 
   Tomen de acá mis pocos conocimientos sobre la fisiología de la feminidad, con el fin de que preservemos los raros y preciosos ejemplares que todavía quedan:
1. Hábitat:
   La mujer no puede vivir en cautiverio. Si está enjaulada, huirá o morirá por dentro. No hay cadenas que las aten y las que se someten a la jaula pierden su DNA. Usted jamás tendrá la posesión sobre una mujer; lo que la va a atar a usted es una línea frágil que necesita ser reforzada diariamente.
2. Alimentación correcta:

   Nadie vive de la brisa. La mujer vive de cariño. Dele en abundancia. Es cosa de hombre, y si ella no lo recibe de usted, lo buscará en otro. Besos matinales y un “yo te amo” al desayuno las mantienen bellas y perfumadas durante todo el día. Un abrazo diario es como el agua para los helechos. No la deje deshidratarse. Por lo menos una vez al mes es necesario, si no obligatorio, servirle un plato especial.

3. Flores:
   También hacen parte del menú. Mujer que no recibe flores se marchita rápidamente y adquiere rasgos masculinos como la brusquedad y el trato áspero.
4. Respete la naturaleza:
   ¿No soporta la TPM (tensión pre-menstrual)? Cásese con un hombre. Las mujeres menstrúan, lloran por cualquier cosa, les gusta hablar de cómo les fue en el día, de discutir sobre la relación. Si quiere vivir con una mujer, prepárese para eso.
5. No restrinja su vanidad:
   Es propio de la mujer hidratar las mechas, pintarse las uñas, echarse labial, estar todo un día en el salón de belleza, coleccionar aretes, comprarse muchos zapatos, pasar horas escogiendo ropas en un centro comercial. Comprenda todo esto y apóyela.

6. El cerebro femenino no es un mito:

   Por inseguridad, la mayoría de los hombres prefiere no creer en la existencia del cerebro femenino. Por ello, buscan aquellas que fingen no tenerlo (y algunas realmente lo jubilaron). Entonces, aguante: mujer sin cerebro no es mujer, sino un simple objeto decorativo. Si usted está cansado de coleccionar estatuillas, intente relacionarse con una mujer.

   Algunas le mostrarán que tienen más materia gris que usted. No les huya, aprenda con ellas y crezca. Y no se preocupe; al contrario de lo que ocurre con los hombres, la inteligencia no funciona como repelente para las mujeres.
7. No haga sombra sobre ella…
   Si usted quiere ser un gran hombre tenga una mujer a su lado, nunca atrás. De esa forma, cuando ella brille, usted se bronceará. Sin embargo, si ella está atrás, usted llevará una patada en el trasero.

8. Acepte:

   Las mujeres también tienen luz propia y no dependen de nosotros para brillar. El hombre sabio alimenta los potenciales de su compañera y los utiliza para motivar los propios. Él sabe que, preservando y cultivando la mujer, él estará salvándose a sí mismo.

   Mi amigo, si usted piensa que la mujer es demasiado costosa, vuélvase GAY.  ¡Sólo tiene mujer quien puede!…”””<······<<<

 
Autor: Luis Fernando Veríssimo

 

Hunde tus pies en mi arena… Vida, poesía y prosa.

Solo agua de mar para borrar tus huellas… y las mías.
Arena que siente
  
Hunde tus pies en mí.
Que mis olas rompan
y entre tus dedos jueguen
con la arena que siente
tu huella llegar y marchar
de mi orilla, océano travieso
que a tus rodillas escala
y tocar estrellas desea
  besar tu lejano vientre
que oculto a mi mirada
entre sedas me espera.
 
Hunde tus pies en mí
mientras me observas
desde el faro de tus ojos
mis rompientes esfuerzos
entre crestas de espuma
que acompañan tu cuerpo
La sal, el sabor, el recuerdo
sumergiendo el perpetuo deseo
de ver en tus manos el reflejo
de tu piel tersa y nocturna
que tiembla entre caricias
entre gotas de esmeralda
cristal de mar enarbolado
en tempestad enamorado.

(JMPA Pink Panzer)

“Sin la mujer, la vida es pura prosa”
(Rubén Darío)