Archivos

Con la "T" ta de TANGO…

“Cuando mi mamá me daba la teta, me daba tango .
(Carlos Gavito)

“Envolver, acunar, dar seguridad, proteger, guiar, sugerir sin forzar. Mientras el hombre es la columna y la fuerza, la mujer es la belleza y la sensualidad….
(“Yo quería bailar”, Ricardo Plazaola)

Te pertenezco libre… libre me perteneces.

Uno de tus secretos… se diluirá con el tiempo.

Seal “Secrets”
You must know me
I’m one of your secrets
You must know me
I’m one of your secrets
I belong to you
I belong to you
And you belong to me
   Hermosa canción… poco más se puede decir sobre su amor y sin embargo, después de siete años de matrimonio y cuatro hijos, el amor no fue suficiente. El cantante y compositor Seal y su mujer, Heidi Klum se separan a principios de este convulso año 2012…
 

El explendor de las flores… Secretos bajo el barro.

“Reinaba la intranquilidad. Ella, tímida, inclinaba la cabeza para que él se acercase. Pero a él le faltaba valor.
Ella dio media vuelta y se alejó.

     Con está frase empezaba la película “Deseando amar”. Su título en inglés, “In the mood for love” nos da alguna valiosa pista sobre su trama, aunque sigue siendo infinitamente menos expresivo que su original en chino… 
   “Fa yeung nin wa”, se podría traducir por “El esplendor de los años pasa como el de las flores”... Nos hacemos viejos, inexorablemente… ¿verdad?.
 
   Nada voy a revelar sobre su trama. Amor y silencios llenos de belleza y delicadeza. Una forma muy particular de hacer cine de su director Wong Kar-Wai, al que posiblemente, no estemos acostumbrados. 
 
   La música excepcional de Michael Galasso, consigue impregnar de profunda melancolía cada uno de los fotogramas que sus notas acompañan.

   “Deseando amar”, todo un reto para olvidar el cine europeo/americano que nos invade, regalándonos la oportunidad de disfrutar sabores orientales absolutamente distintos y tremendamente desconcertantes…

(JMPA Pink Panzer)

 

“Antiguamente, si alguien tenía un secreto que no quería compartir, subía a una montaña en busca de un árbol, le hacía un agujero y susurraba el secreto. Luego lo tapaba con barro y dejaba el allí el secreto,  oculto para siempre
(“Fa yeung nin wa”)

Cicatrices del destino… Si me quedo un poco más…

Si me quedo aquí un poco más.. ¿escucharías los latidos de mi corazón?

Rod Stewart  
(I don’t wanna talk about it)
 Puedo decir, por tus ojos,
que probablemente
 has llorado por siempre
y las estrellas en el cielo
no significan nada para ti,
son un espejo.
No quiero hablar de eso,
me rompiste el corazón.
Si me quedo aquí un poco más.
si me quedo aquí,
¿querrás escuchar a mi corazón? 
 

“A veces, la señal que esperamos del destino, no es más que otra cicatriz en el alma.”
(JMPA Pink Panzer) 

Estoy aquí, a tu lado… Corcel encadenado.

   Estoy aquí, un día más entre tantos otros… aquí estoy a tu lado, borrando las distancias que separan nuestros cuerpos.
  Como cada noche, el ritual me persigue con su guión de deseos compartidos. Mi mente extiende sus brazos, guiados por secretas e inexplicables conexiones, hasta encontrarse piel con piel, en el oasis de tu espalda y mis manos se deshacen en caricias,  plegando revoltosas, tus alas en mi abrazo.
   Inspiro, lleno mis pulmones con el aire que se filtra por tu cabello… tu aroma es la brisa del mar que droga mis sentidos. Remolinos de mi agitado aliento juegan con el frío de tu nuca interminable. Me pierdo en tu cuello, salvaje corcel enamorado, que sorprendido se tensa con mi primer beso... encadenado. Tu piel se enerva en eléctrica tormenta de verano y comienza a llover… un placer dejar que el agua cale mi cuerpo, resbalando por mi cara, mis manos con las tuyas aferradas a mi costado. No, no tendré miedo si cuentas conmigo…

(JMPA Pink Panzer)
 
“El bailarín acaricia la música con sus pies y acuna a la mujer con su abrazo…”
(Carlos Gavito, “Su vida, su tango”)

Ayer… últimos tragos de cordura.

“Sin ti las emociones de hoy, no son más que
la piel muerta de las de ayer.”
AYER
Ayer bebía
           de tu vientre
    mis últimos tragos
de cordura.
Ayer sentía
          impacientes
    tus últimos besos
de locura.
Ayer morían
          adolescentes
     los últimos trazos
de ternura.
(JMPA Pink Panzer) 
 
Yesterday – The Beatles –
Ayer todos mis problemas parecían tan lejanos
ahora parece como si estuvieran aquí para quedarse
Oh, creo en el ayer.
 
Repentinamente no soy ni la mitad del hombre que solía ser
hay una sombra colgando sobre mí
Oh el ayer llegó repentinamente.
 
¿Por qué ella tuvo que irse?No lo sé, no lo dijo
Dije algo equivocado, ahora deseo el ayer.
 
Ayer el amor fue un juego tan fácil de jugar
ahora necesito un lugar para esconderme
Oh, creo en el ayer.
…·:·…

Gritando con el corazón… Te amo.

Con un “te amo” pronunciado
por los labios más gritado con el corazón.
Con un “te amo” tan divino, tan humano
como jamás alguien imaginó…
(Anónimo)


No dejes pasar un solo día sin que un “te amo” acaricie tu cuello… un beso, un abrazo, un poema.


“La poesía no tiene que resplandecer, 
tiene que alumbrar.”
Ana Blandiana (Timisoara-Rumanía, 1942).

Cinco de noviembre… Ella me hace feliz.

 “La belleza es la suma de las partes funcionando juntas de manera que no necesitas agregar, quitar ni alterar nada”.
(Jean Albert Carlotti -1909-2003- , pintor italiano).

Ella es…
 Su belleza no está en las ropas que ella viste, ni en el cuerpo que ella posea, o en la forma como peina su cabello. 
   Su belleza la encontrarás en sus ojos, porque esta es la puerta de su corazón, el lugar donde reside el amor.

Feliz cumpleañosamor.

 

Apenas un poeta… otro ladrillo en el muro.

   Pink… era un niño inglés que creció a mediados de los oscuros años 50s. A través de su niñez, Pink anhela una figura paterna después de enterarse de que su padre había muerto en la guerra. En la escuela, es humillado por escribir poemas en clase. El poema que el profesor le arrebata y lee ante toda la clase, forma parte de la letra de la canción Money, del álbum Dark Side Of The Moon... perteneciente a uno de mis grupos predilectos, Pink Floyd.
 
   La película se estrenó el 23 de mayo de 1982 en el festival de cine de Cannes (Francia).
   Precedida por múltiples y sonados problemas de censura en diversos países, por fin llegó a la puritana, católica y apostólica España el 25 de Julio de 1997… quince (15) años más tarde.
   Durante los años 80s, los que  apreciábamos la música de Pink Floyd, intentábamos por todos los medios a nuestro (mas bien corto) alcance, saborear aquella leyenda de prohibiciones creada por Roger Waters y llegaron entonces, cruzando nuestras estúpidas fronteras, las cintas VHS subtituladas al portugués (hermanos gallegos…), y otras no menos apreciadas en el inglés original traídas por nuestros curtidos marineros… La película, simplemente me impactó, como a otros muchos que la vieron conmigo.
 
   Aquel niño, humillado por escribir poemas era casi una copia de mi mismo, sentado en mi pupitre entre aquellas infames sotanas de color miedo, dueñas y señoras de todo lo que se movía entre sus muros.
  A muy poca gente le gusta la poesía. Es blanco o negro, con ella o contra ella… objeto de burlas por quien la desprecia, la hija fea de las librerías, escondida en la estantería más pequeña… Incluso este blog… ¿a quien le importa? Si fuera de fútbol estaría lleno de comentarios, pero escribo poesía y eso no es algo muy popular… apenas unas pocas visitas al día, quizás la tuya ahora mismo… para luego marcharte sin decir nada.

   Y nada quedará, aparte de un montón de palabras olvidadas.

  En aquellos años nacía Pink Panzer… un poco más de mi mismo, encerrado en algo más que un seudónimo. 
 ∼
“Papá voló sobre el océano,
dejando tan sólo un recuerdo.
Una foto en el álbum familiar.
Papá, ¿qué más dejaste para mí?
Papá, ¿qué dejaste después para mí?
Todo ello, no fue más que un ladrillo en el muro.
Todo ello, no fue más que ladrillos en el muro...

Al fin y al cabo sólo es otro ladrillo en la pared

Al fin y al cabo sólo eres otro ladrillo en la pared…”

Sombreros de paja… la apariencia de la realidad.

   “Valeria era una mujer especial, diferente, única. Quizá su apariencia fuese la de una señora distante, fría y un tanto hostil, pero esa fachada nada tenía que ver con la realidad.”

(Leído en “Por una Cabeza” –  Jeniffer Castañeda García)

 


   En un sencillo marco, apenas retenidos entre la madera de sus cuatro paredes, conviven, al mismo borde de la realidad, dos sombreros de paja. 
   Alguien dijo de ellos que no son solo para el verano…  En la última puesta de sol que disfrutamos, el otoño tomó el relevo y el invierno poco después, se llevó entre la nieve, lo que siempre fue suyo. Con el frío, cesaron los juegos, las sonrisas, los abrazos. Dos sombreros de paja quedan atrapados en el tiempo, reteniendo entre sus tramas, la fina arena del recuerdo. Arena y agua, una pausa intercalada para ver la realidad, perdiéndose a los lejos…


“A veces mientras bailo, siento que la música es tan sublime
que cualquier movimiento estaría de más, por lo tanto
hago una pausa para escucharla…
(“Carlos Gavito: su vida, su tango”)

 – ADHUC TEMPUS –