Archivos

Huida y vuelta… Campos de Petricor.

“TODOS LOS CAMINOS SON DE HUIDA Y VUELTA”

(Elvira Sastre – Traductora, poeta y escritora)

Pink Yorch.jpg

   Cuenta la leyenda que en el Reino de Korps, los colores rompieron el orden humano y abrazaron arcoíris negros, la lluvia perforó los campos de Petrikor con gotas de afilados sueños y su metálico aroma a rosas de acero, llenó de versos el frío invierno de Korps.

Pink Panzer Reino de Korps.png

Reino de Korps…

   La gente huía a mi espalda. El día se volvió de un amenazante gris oscuro y empezó a llover, lento pero con fuerza, con enormes y enfurecidas gotas de agua que intentaban clavarse en la piel de mis hombros. El mar seguía en calma. Solo un mínimo oleaje lamía con sus tímidas ondas mis tobillos. Miraba al horizonte mientras la lluvia arreciaba y la soledad me invadía con su invisible abrazo. No hay nada como una buena tormenta de verano para que, en pocos minutos, se ponga en marcha a toda una playa llena de veraneantes ávidos de sol y agua… salada.

   Como otras veces en mi vida, tomé una gran piedra de las muchas que adornaban aquella playa de Galicia y me adentré en el mar y apoyando aquella piedra en mi vientre, inspiré profundo y me dejé hundir hasta tocar con mi espalda la arena del fondo, a dos metros escasos de mis ojos.

   Pocas, muy pocas serán las ocasiones en las que la lluvia visite tu piel desnuda, quizás nunca… y nunca es una palabra de corteza muy dura cuando llega para dejarte sin opciones de enmienda. Entonces, reflexionando sobre la concreta situación que describo, si te encuentras en una playa, te bañas en sus aguas, te mojas y luego… ¿sales huyendo con la lluvia?

   Plácidamente recostado sobre mi lecho de arena, el espectáculo de la lluvia golpeando la superficie del mar es hipnotizante, una droga efímera como el aire de mis pulmones durante los dos primeros minutos… Eso es lo que, para mí, hace aún más intensa la experiencia… fugaz e inesperada y si no la tomas cuando llega, te lo perderás.

   La salida del agua no es menos interesante. Tras unos minutos de lluvia repiqueteando sobre la seca tierra de labor que rodea la playa, un intenso aroma a tierra mojada me invade y toma al asalto todos mis sentidos… Petricor, una hermosa y sonora palabra para nombrar lo indescriptible, un aroma que ya es parte imborrable de mi existencia.

(JMPA Pink Panzer Yorch – En tierras de Petrikor)

photo_2020-01-12_00-20-26.jpg

“El hombre que desdeña o teme aventurarse en un lugar oscuro, puede ser una excelente persona, apto para mil cosas, pero no será nunca un buen viajero sentimental”

(Laurence Sterne – Escritor irlandés)

Extraña Honestidad… Una palabra solitaria.

   Los idiomas, en nuestro caótico mundo, son como universos paralelos. Multitud de vidas y obras discurren paralelas a la nuestra sin el más leve contacto. A veces, tan solo necesitamos un mínimo esfuerzo para “tocar” el mensaje que busca su destinatario, viajando en cualquiera de las innumerables formas de comunicación que tenemos los seres humanos.

   Con la música sucede algo extraño. Cuando sus notas envuelven versos en un idioma que desconocemos, la melodía intenta traernos su mensaje, mientras nosotros cerramos la mente a las palabras, que son las que, en verdad, nos cuentan la realidad de su historia… Honestidad, una palabra solitaria en mi universo paralelo.

Un acuerdo para un extraño.

Romperé las cadenas,

de acuerdo,

pero serán las tuyas,

las que te mantienen prisionera

entre dos calles llenas

de amor y desconcierto.

Romperé, las reglas,

de acuerdo

pero serán las tuyas,

tus reglas

con tus cartas escondidas

y tu alma en juego.

Romperé en llanto

llanto eterno

por tu vida

en mi verbo conjugada

por tu esencia

en mi obra desenfocada.

Romperé, sin orden

tu recuerdo

en mil palabras

huérfanas, desordenadas

en tu alcoba

escondidas, condenadas.

Romperé tu ausencia

aún sin quererlo

porque me quiebras

me haces daño

mujer,

por tu voz

clavada en mi ser,

por tu ser

rompiendo el silencio

que se niega a beber

de un extraño.

De acuerdo, de acuerdo

moriré…

pero no me hagas más daño.

(JMPA Pink Panzer)

Café.París.André Kertèsz.

Trazos de acero… Acero en el pecho.

Mal te perdonarán a ti las horas:
las horas que limando están los días,
los días que royendo están los años.

(Luís de Góngora y Argote)

Trazos de mujer…
      Parece que el tiempo no pasa… pero no es verdad. Más de tres años han transcurrido desde que escribí los “Trazos” que hoy rescato en esta entrada del blog. Regresan desde el fondo oscuro de mi ordenador donde los dejé olvidados un caluroso día de julio. La distancia en el tiempo nos brinda una perspectiva diferente de las cosas, ni mejor ni peor, solo diferente.
   La reflexión de hoy es que la poesía, aún olvidada… evoluciona en el silencio. Los versos cobran vida y significado en tu interior. Entran como relámpagos por tus ojos, reaccionando con tus propios sentimientos y provocando otros nuevos. Ya no soy el mismo que era hace tres años y al leer mis propios versos, me doy cuenta que los fríos recuerdos han sustituido a las emociones más sinceras. Ahora los trazos son distintos, sin ningún valor, sin destino que los encadene con su clave. Quizás nunca lo fueron… de nadie.
 

(al segundo… TRAZOS  …siguiente) 

Desde mi joven horizonte
entre briznas de yerba
observo las formas donde
construir segura mi puerta.

Aprendo a entenderme
con mis ángulos agudos
que me hacen diferente
tan solo unos segundos.

Y al segundo siguiente
elevo decidida,
lentamente,
mi trazo…

Dibujando elipses perfectas
que alejan mis nubes negras,
imagino puertas abiertas,
rompiendo miedos y reglas.

Y en mi viaje,
un ángel me sigue
con dos corazones.
Uno fuerte que late por ella
y el otro que vive
justo pegado al mío,
cuando desfallece
y cansado se detiene,
si no encuentra su camino.

              Y al segundo siguiente
cruzando mi puerta
cerrando la herida,
elevo decidida
nuevamente,
mi trazo…
(JMPA Pink Panzer)
9.1.1 / 9.2.1 / 11.2.1 / 11.2.2 / 28.1.2 / 28.1.3

Bien podéis salir desnudo
pues mi llanto no os ablanda;
que tenéis de acero el pecho

y no habéis menester armas.

Hazme tuyo… hazme volar… desnudo.

Abre tus ojos,   
          tu mente,
tus pensamientos.
No te quedes atrás !!!
vamos a llegar…

  Hazme volar, hazme remontar   
Make me fly, make me soar, 

Hazme sentar con los ángeles  
Make me sit with the angels

a las puertas del cielo
At Heaven’s door

Hazme bailar desnudo bajo la luna
Make me dance naked on the moon 

Hazme abrazar todas las estrellas
Make me embrace all the stars

Pero, haciendo todo esto
But in doing all this

Hazme tuyo. 
Make me yours 
(Tan solo una parte del excepcional poema de Jenny)

Tu cuerpo es lo desnudo que hay en mí, toda el agua que va rumbo a tus cántaros…

(Carlos Pellicer)

El abrazo en el Tango… Mi mano en tu espalda.

 

Palabras de Maestro

Dijo Carlos Gavito:
“El tango tiene una gramática propia. Un ritmo. Comienza con una letra mayúscula. Es quizás el momento más importante. Abarca el abrazo inicial donde ya hay una química, a veces explosiva, a veces neutra, a veces negativa. Comprende el primer movimiento. Generalmente es un paso, pero puede ser solamente la insinuación de un paso. Un gesto. O apenas un estremecimiento…”

Insinuación
Mi mano en tu espalda
mientras preciso marcaba
tu corazón, suave el compás…
Te deslizas en mi abrazo
y siento tu pecho vibrar
esperando mi primer paso…
Un gesto nace en armonía
y los ojos ya nos sobran
es baile,         
 es tango,
           es vida…
          (JMPA Pink Panzer)
 

La fascinación de la palabra… Palabras de amor.

“Me basta mirarte para saber que con vos
me voy a empapar el alma.

   Un día de 1932, Julio Cortázar, en uno de sus paseos por el centro de Buenos Aires, se topó con un libro de Jean Cocteau, un total desconocido para él hasta aquel momento, titulado “Opio. Diario de una desintoxicación”. Aquella lectura lo marcaría para el resto de su vida: “Sentí que toda una etapa de vida literaria estaba irrevocablemente en el pasado… desde ese día leí y escribí de manera diferente, ya con otras ambiciones, con otras visiones”.
 (Julio Cortázar – La fascinación de las palabras, 1997).
 Siete Palabras de Amor
Breve
fugaz el recuento
que transforma
los tiempos
de rodillas hincadas
y el dolor
lleno de ausencias
y palabras despeñadas.
Breve
fugaz el momento
que me duele,
me trastorna,
y entre sus líneas
intercalo como puedo
siete palabras de amor
en sueños pronunciadas.
Breve
fugaz, lo entiendo
y quiero, espero, deseo
palabras de amor
siete, de nuevo
recorriendo tu boca
cada día,
       siempre diferente,
breve, fugaz, urgente…

(JMPA Pink Panzer)


Siete palabras de amor, para ti dejo escritas…
“Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.”
 (Julio Cortázar)