Archivos

Mariprosa… el vuelo de Pink.

“Cuenta la leyenda que en el Reino de Korps, un barquero cruzaba palabras al otro lado del río. Durante el viaje, ebrias de amor, las palabras se unían para crear otras nuevas, extrañas, nunca pronunciadas, que nacían al rozar la orilla…”

photo_2017-02-23_16-04-10.jpg

Je vole (Vuelo)

Mes chers parents je pars,
Je vous aime mais je pars.
Vous n’aurez plus d’enfants, ce soir.
Je m’enfuis pas je vole,
Comprenez bien je vole.
Sans fumée sans alcool je vole, je vole.

Queridos padres, me voy
Los amo, pero me voy
No tendrán sus hijos más al anochecer
No huyo, vuelo
Comprendan que vuelo
Sin fumar, sin alcohol

No Huyo, Vuelo…

    Con diecisiete años y después de 22 horas de viaje en tren, me enfrenté al primer granSILENCIO_amigos.jpg reto de mi vida. Éramos 13.000 aspirantes para rompernos los huesos peleando durante, tres largos días de pruebas por apenas 900 plazas en aquella fría Academia Militar, academia que muchos años después, para vergüenza de mucho General metido a político sin honor, perdería su lema escrito durante años por los alumnos en la falda del monte Constampla.

  El primer día, en la prueba de resistencia, mientras adelantaba en la pista de atletismo a jovenzuelos como yo que ya iban prácticamente al borde de la asfixia camino de la lejana meta, me di cuenta que aquel reto estaba allí esperándome y era alcanzable. Llegué el primero de mi tanda dando gracias a la buena genética de mis padres, maldiciendo a los curas por tanto tortazo sin sentido y agradeciendo a los mismos malditos curas que, observando mis aptitudes desde pequeño, las explotaran para convertirme durante tres cursos en un revienta trofeos en los campeonatos de atletismo entre los colegios de mi región… Aquella experiencia previa hizo que las durísimas pruebas físicas de selección fueran para mi casi una diversión. Gran parte de los aspirantes (aspirinos nos llamaban) se marcharon para su casa al final de aquel día.

   Pink october beyoneQue enorme contraste ver en aquella primera noche a muchos de los que dormían en mi barracón, cabizbajos, desilusionados, preparando su maleta antes de irse a dormir. Todas las pruebas físicas eran eliminatorias. Si no superabas una, te ibas a casa, sin más explicaciones, sin segundas oportunidades. Una carrera de resistencia, otra de velocidad (mi disciplina en el colegio), saltos, flexiones, lanzamientos, cuerdas, natación con salto de trampolín incluido, reflejos, equilibrio… Algunos participantes nunca conseguiré entender que demonios hacían allí y si en alguna ocasión habían jugado a algo que les hiciera sudar, aunque solo fuera un poco. Sin embargo, otros era buenos, muy buenos, tanto como algunos contra los que había perdido o ganado por los pelos en competiciones escolares pero entonces ¿de donde diablos salía aquel desconocido sentimiento que me hacía sentir tan mal con su derrota?
   El segundo y tercer día fueron más tranquilos. Allí ya quedaba mucha menos gente, siempre con el bolígrafo en la mano y el dni entre los dientes, de una sala para otra, rellenando cuestionarios psicotécnicos y exprimiendo las neuronas en varios exámenes de idiomas y conocimientos de todo tipo.No te hagas pedazos.jpg
   Veintidós horas casi eternas de regreso a casa sin ni siquiera saber el resultado de nuestro esfuerzo. Allí estaba yo, un verano de 1981 en la Alameda de mi ciudad, sentado en nuestro banco de piedra contándole a Ella mis cinco días de aventura cuando, a la carrera y casi sin resuello, un compañero de aventura me dice que, de los diez amigos que nos presentábamos de nuestra academia preparatoria, siete “estábamos dentro”, y yo era uno de ellos.
    La vida nos dio un vuelco. Todo y nada cambiaba a la vez. Apenas un mes y medio era el tiempo que nuestro amor tenía para rearmar sus defensas y afrontar años de duras ausencias que solo en nuestras cartas encontrarían motivos para el consuelo.
   Años de decisiones que, desde el primer día, me llevaron de cabeza al cuerpo de Ingenieros de nuestro maltratado Ejército de Tierra… pero eso, eso ya es otra historia.
(JMPA Pink Panzer Korps)
Geraldine Rojas y Pablo Veron - Una emocion

Necesito amor, danzar contigo cada noche. Te necesito amor, con el corazón en tus manos o en manos de la imaginación…
(JMPA Pink Panzer in love)

TattooDesign.com-742796.png

Parisienne… Recuerdos tout terrain…

pinker-route-beaujolais

Robert William Gary Moore – Parisienne…

   Hay “solos” de guitarra realmente memorables. Aún así, a pesar de que esta apreciación es muy subjetiva y nuestro planeta muy grande y lleno de gente con gustos muy diferentes, me atrevo a poner esta interpretación de guitarra eléctrica entre las cinco mejores que he escuchado. De esta preciosidad de Parisienne Walkways existen multitud de grabaciones, actuaciones en vivo, cientos de “covers” de otros artistas… pero para mí, no hay ninguna comparable a esta rara pieza grabada en vivo y que hoy les dejo bajo estas letras.

   Año 1993. Con la vida metida en diez maletas y una montaña de cajas de cartón, en este año llegamos a esta isla de arenas negras. Después de innumerable viajes, kilómetros y kilómetros de carreteras amigas y enemigas y seis casas diferentes donde se quedó mucho de nosotros, la isla no nos dejó marchar. Al fin echamos raíces, donde menos habíamos pensado que la tierra cubriría nuestros pies. Veintitrés años bien merecen un buen café.

lr-paris-ago-2016

      I remember Paris in ’49. ⇔  Recuerdo a París en el ’49.
The Champs Elysee, Saint Michel,  ⇔  Los Campos Elíseos, Saint Michel,
And old Beaujolais wine.  ⇔  y el vino añejo de Beaujolais.
And I recall that you were mine  ⇔  Y recuerdo que eras mía
In those Parisienne days.  ⇔  en aquellos días parisinos.
Looking back at the photographs.  ⇔  Repasando las fotografías.              
Those summer days  ⇔  Aquellos días de verano
spent outside corner cafes.   ⇔  transcurriendo por fuera de los cafés de esquina.
Oh, I could write you paragraphs,  ⇔  Oh, podría escribirte párrafos
About my old Parisienne days.  ⇔  sobre mis viejos días parisinos.

Atracción

Quizás note tu presencia invisible
como la esencia de una palabra
como luz entre la niebla espesa
iluminando mi sueño irrepetible.
Quizás note tu amor, de color
impredecible
anunciando el final en mí
de mi inútil resistencia.
Es como si te besaran
con los ojos cerrados
como si pétalos de rosas
en tromba llegaran
abrazando tu corazón
en llamas.
Es como si te besan mientras duermes
Es como si te besan y ya no duermes
Así es como yo lo siento,
un solo beso, ciego de amor,
por tu presencia, es pura atracción
concentrada en un gesto.

(JMPA Pink Panzer Korps in Love)

bering-7-ago2016endcampaing  SNAFU

 

Dos Corazones… Dos Razones para perder el alma.

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.
(Alphonse de Lamartine -1790-1869- Historiador, político y poeta francés)
 
 
 
Confusión
   Dos corazones… El número realmente ya no importa. Cuatro caminos, diez manos, doce amigos, mil extraños a la misma mesa sentados.
  Dos corazones desordenados. Volcán rugiente de intenciones cruzadas. Dos palabras audaces en cuatro tímidos lazos anudadas, y diez perdones pronunciados, entre muros extraviados
  Dos razones para perder, cuatro almas, ocho sillas, diez espadas, doce copas en vino bañadas, en la misma mesa olvidadas, entre miradas perdidas y ausencias anunciadas.
   Razones para perder, aunque se desee creer en la bondad de lo contrario, esperando amanecer en el abrazo que nunca llega.
(JMPA Pink Panzer)
 
 
Miradas perdidas… deseando encontrarse.
 
 
 

Perdiendo a un ser querido… Guardian del silencio.

Silente
El silencio es mi guardián
Guardián de mi universo
mi universo en silencio.
(JMPA Pink Panzer)

Autor de la escultura: Kris Kuksi


Quizás pienses que No quiero hablar,
 que guardo silencio sobre lo que pasamos juntos.
Aunque me duele recordar lo perdido,
  ya lo he asumido, eso es historia, 
 agua pasada, sin grano ni molino.
 Aquellos días, jugué todas mis cartas,
 días de sol despreocupados, disfrutando de la compañía. 
Y tú lo hiciste también, tus bazas jugaste para ganar,
rompiendo sobre la mesa, copas y corazones. 
 No hay nada más que decir, aseguraste con voz marcial,
y el tono cortante como el acero de tus espadas. 
 No hay más ases que jugar, gritaste con enfado, y tenías razón,
 nada quedó en pie que por si mismo se sostenga en el presente,
apenas un esbozo sin la ayuda de la nostalgia.
 En todas las guerras, el ganador se lo lleva todo,
  impone su ley, la del más fuerte
 y el perdedor se hace pequeño ante la victoria
  esa palabra amarga, hermana de la derrota que duele como la deshonra. Ese es su destino.
 
 
Entre juegos, como niños, Estuve en tus manos
 
Pensando que pertenecía a ese lugar, me dejé llevar por el roce de yerba.
 
Creí que tendría sentido compartir el tiempo,
el sentirnos protegidos, construyéndome un muro
 
 
Construyéndome un hogar.
 
Transcurrieron los días Pensando que sería fuerte aquí,
 
Pero fui una tonta, una vez más
 
jugando según las reglas que me impusieron.
 
 
Los dioses tirarán los dados, dibujando insolentes, los caminos de nuestra suerte.
 
Sus mentes, frías como el hielo apenas dejan un lugar para la compasión y alguien por aquí, porque los dioses de la fortuna así lo han decidido,
 
 alguien perderá a un ser querido…
(Letra de The winner takes it all y JMPA-Pink Panzer… en silencio)

 

 

 (The winner takes it all -ABBA- & Pink Panzer)

Sigue leyendo

Las horas frágiles… El reencuentro.

Es imposible, nadie puede regresar al pasado.
“Ahora que está lloviendo más que nunca,
se que nos tenemos el uno al otro
Puedes quedarte bajo mi paraguas…”

 

 Las horas Frágiles
Protegimos el momento            
             bajo nuestro paraguas
Como algodón de azúcar,             
                              en dulce reencuentro.                

Pero llovieron furiosos
los imposibles,
rompiendo las amarras
en nuestras horas frágiles.
Furiosos imposibles
de amigos en armas
y palabras que cargan
sus armas invisibles.
(JMPA Pink Panzer)

“El amor no tiene edad; siempre está naciendo.”
(Blaise Pascal)