Archivos

Dos Corazones… Dos Razones para perder el alma.

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.
(Alphonse de Lamartine -1790-1869- Historiador, político y poeta francés)
 
 
 
Confusión
   Dos corazones… El número realmente ya no importa. Cuatro caminos, diez manos, doce amigos, mil extraños a la misma mesa sentados.
  Dos corazones desordenados. Volcán rugiente de intenciones cruzadas. Dos palabras audaces en cuatro tímidos lazos anudadas, y diez perdones pronunciados, entre muros extraviados
  Dos razones para perder, cuatro almas, ocho sillas, diez espadas, doce copas en vino bañadas, en la misma mesa olvidadas, entre miradas perdidas y ausencias anunciadas.
   Razones para perder, aunque se desee creer en la bondad de lo contrario, esperando amanecer en el abrazo que nunca llega.
(JMPA Pink Panzer)
 
 
Miradas perdidas… deseando encontrarse.
 
 
 

Pacto de amor… Nunca te rindas.

    Nunca te rindas ante nadie… Los milagros ocurren todos los días. El amor fluye como el clima que nos domina. Tormentas y días de calma se suceden en difícil armonía.
   Unas huellas se borran y otras se quedan marcadas el tiempo suficiente para poder regresar sobre nuestros pasos, unas veces solos, otras veces de la mano de ese amor que vuelve para sentarse a nuestro lado y contemplar el mar, juntos, una vez más.
 
Pacto de Amor
El color de las cosas
los límites impuestos
el amor impregnando
dos vidas hasta los huesos.

Un pacto de tres rosas
acercando polos opuestos
el amor regresando
por dos vidas heridas,     
     al tiempo enamorando.
     (JMPA Pink Panzer)

   Dedicado a quienes han recuperado el amor que creían perdido, porque el amor es como el agua, siempre encuentra el mar.
 
“Quien se acerca es porque te quiere y quien se aleja es porque no lo hace. Pero, increíblemente, algunas veces las razones se invierten.
(Pablo Reyes)