Archivos

Apenas un poeta… otro ladrillo en el muro.

   Pink… era un niño inglés que creció a mediados de los oscuros años 50s. A través de su niñez, Pink anhela una figura paterna después de enterarse de que su padre había muerto en la guerra. En la escuela, es humillado por escribir poemas en clase. El poema que el profesor le arrebata y lee ante toda la clase, forma parte de la letra de la canción Money, del álbum Dark Side Of The Moon... perteneciente a uno de mis grupos predilectos, Pink Floyd.
 
   La película se estrenó el 23 de mayo de 1982 en el festival de cine de Cannes (Francia).
   Precedida por múltiples y sonados problemas de censura en diversos países, por fin llegó a la puritana, católica y apostólica España el 25 de Julio de 1997… quince (15) años más tarde.
   Durante los años 80s, los que  apreciábamos la música de Pink Floyd, intentábamos por todos los medios a nuestro (mas bien corto) alcance, saborear aquella leyenda de prohibiciones creada por Roger Waters y llegaron entonces, cruzando nuestras estúpidas fronteras, las cintas VHS subtituladas al portugués (hermanos gallegos…), y otras no menos apreciadas en el inglés original traídas por nuestros curtidos marineros… La película, simplemente me impactó, como a otros muchos que la vieron conmigo.
 
   Aquel niño, humillado por escribir poemas era casi una copia de mi mismo, sentado en mi pupitre entre aquellas infames sotanas de color miedo, dueñas y señoras de todo lo que se movía entre sus muros.
  A muy poca gente le gusta la poesía. Es blanco o negro, con ella o contra ella… objeto de burlas por quien la desprecia, la hija fea de las librerías, escondida en la estantería más pequeña… Incluso este blog… ¿a quien le importa? Si fuera de fútbol estaría lleno de comentarios, pero escribo poesía y eso no es algo muy popular… apenas unas pocas visitas al día, quizás la tuya ahora mismo… para luego marcharte sin decir nada.

   Y nada quedará, aparte de un montón de palabras olvidadas.

  En aquellos años nacía Pink Panzer… un poco más de mi mismo, encerrado en algo más que un seudónimo. 
 ∼
“Papá voló sobre el océano,
dejando tan sólo un recuerdo.
Una foto en el álbum familiar.
Papá, ¿qué más dejaste para mí?
Papá, ¿qué dejaste después para mí?
Todo ello, no fue más que un ladrillo en el muro.
Todo ello, no fue más que ladrillos en el muro...

Al fin y al cabo sólo es otro ladrillo en la pared

Al fin y al cabo sólo eres otro ladrillo en la pared…”