Archivos

Manliéve… Aquí dejo en mi mano.

M a n l i é v e

Dejó en su mano, encerrado el engaño.

Un corazón de piedra, un diamante de arena

y un amor, joven, recién olvidado.

Dejó el corazón en su mano

buscando un lugar nuevo

un refugio, más cálido

una señal, más fuerte

y una noche más oscura

donde los rostros se pierden

 borrando sus huellas,

sin dejar rastro.

Suyo es el baile

la danza más bella

enreda la hiedra

mas incontenible,

perfecto escribano

del juego de su vida.

Dejó cruel su engaño,

ciego y desvalido

encerrado en su mano

maldiciendo su suerte

en ladrón transmutado.

Dejó un simple papel arrugado.

Un mapa del tesoro

el poema de una culpa,

tinta de una senda oculta

a un paraíso perdido.

Apenas un papel magullado

a golpes manuscrito

levemente sus versos esbozados

mientras huían los recuerdos

al refugio por ellos soñado.

Dejó Manliéve, confeso, un engaño

encerrado, ya ves,

aquí mismo… en mi mano.

(JMPA Pink Panzer)

Escritos

El engaño que se hace, dejando en poder de alguno una cosa cerrada, dándole a entender que tiene dentro alguna joya, siendo en realidad tierra, piedras u otra cosa de poco valor.

Be Brick… corazón de arena.

Pink Panzer Yorch Be BrickResulta inevitable. Unas veces es una frase, un sonido, un aroma que de inmediato dispara el resorte del recuerdo. Y un recuerdo llama a otro y cuando te quieres dar cuenta, ya has perdido tu enésima batalla en la guerra del olvido…

.

.

BRICK

Y el corazón de piedra,

por no sufrir,

se hizo arena.

(JMPA Pink Panzer)

Aquí mismo, en mi corazón… The messiah.

.

Vendo colección de vinilos antiguos…
razón…?

Aquí mismo, en mi corazón.

.

   Dejamos atrás, por fin, las fiestas navideñas en honor al “mesías”. Una áspera sobredosis de villancicos que, enredados por nuestra consumista sociedad, te hacen aborrecer incluso lo que de niño te cautivaba.
 
   El Mesías es la obra más conocida de mi tocayo Georg Friedrich Händel, pero no es “una obra más”.
   El Mesías ocupa un lugar único dentro de la extraordinaria colección de oratorios de este alemán inmortal. Mientras en los demás oratorios de Händel existe una marcada y reconocible influencia italiana, la música del El Mesías se inspira en las antiguas pasiones y cantatas alemanas.
    Te preguntarás por qué traigo a mi blog esta historia… y la respuesta está en la increíble capacidad de trabajo de este genio de la música. La obra se compuso en Londres, en 1741, con una extraordinaria rapidez. El archiconocido (por repetido hasta la saciedad y si, seguro que lo has escuchado), coro del Aleluya es ya un icono de la navidad. Casi es un dogma de fe… la navidad no existe, no es ni será completa sin los acordes del aleluya de Händel.
  Y ahora, mi reflexión la hago tuya también… ¿Qué eres capaz de hacer en tres semanas? Händel describió el nacimiento, vida, muerte y resurrección del mesías en dieciocho piezas musicales divididas en tres monumentales secciones y todo ello escrito, nota a nota, voces e instrumentos, en solo tres semanas…

  Aún conservo algunos discos en vinilo, especiales, sin duda. Crepitan al girar, como madera seca en la hoguera y parece que tienen alma propia cuando la aguja navega por el asfalto de sus grietas. Otros, retienen mis recuerdos como esponjas de mar, agua fiel que reconforta y alimenta mi espíritu.

 …·:·…
 “Algunas veces vivimos nuestras vidas encadenados, sin saber que nosotros tenemos la llave” 
( The Eagles )

Dos Corazones… Dos Razones para perder el alma.

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.
(Alphonse de Lamartine -1790-1869- Historiador, político y poeta francés)
 
 
 
Confusión
   Dos corazones… El número realmente ya no importa. Cuatro caminos, diez manos, doce amigos, mil extraños a la misma mesa sentados.
  Dos corazones desordenados. Volcán rugiente de intenciones cruzadas. Dos palabras audaces en cuatro tímidos lazos anudadas, y diez perdones pronunciados, entre muros extraviados
  Dos razones para perder, cuatro almas, ocho sillas, diez espadas, doce copas en vino bañadas, en la misma mesa olvidadas, entre miradas perdidas y ausencias anunciadas.
   Razones para perder, aunque se desee creer en la bondad de lo contrario, esperando amanecer en el abrazo que nunca llega.
(JMPA Pink Panzer)
 
 
Miradas perdidas… deseando encontrarse.
 
 
 

Las horas frágiles… El reencuentro.

Es imposible, nadie puede regresar al pasado.
“Ahora que está lloviendo más que nunca,
se que nos tenemos el uno al otro
Puedes quedarte bajo mi paraguas…”

 

 Las horas Frágiles
Protegimos el momento            
             bajo nuestro paraguas
Como algodón de azúcar,             
                              en dulce reencuentro.                

Pero llovieron furiosos
los imposibles,
rompiendo las amarras
en nuestras horas frágiles.
Furiosos imposibles
de amigos en armas
y palabras que cargan
sus armas invisibles.
(JMPA Pink Panzer)

“El amor no tiene edad; siempre está naciendo.”
(Blaise Pascal)
  

Ayer… últimos tragos de cordura.

“Sin ti las emociones de hoy, no son más que
la piel muerta de las de ayer.”
AYER
Ayer bebía
           de tu vientre
    mis últimos tragos
de cordura.
Ayer sentía
          impacientes
    tus últimos besos
de locura.
Ayer morían
          adolescentes
     los últimos trazos
de ternura.
(JMPA Pink Panzer) 
 
Yesterday – The Beatles –
Ayer todos mis problemas parecían tan lejanos
ahora parece como si estuvieran aquí para quedarse
Oh, creo en el ayer.
 
Repentinamente no soy ni la mitad del hombre que solía ser
hay una sombra colgando sobre mí
Oh el ayer llegó repentinamente.
 
¿Por qué ella tuvo que irse?No lo sé, no lo dijo
Dije algo equivocado, ahora deseo el ayer.
 
Ayer el amor fue un juego tan fácil de jugar
ahora necesito un lugar para esconderme
Oh, creo en el ayer.
…·:·…

Apenas un poeta… otro ladrillo en el muro.

   Pink… era un niño inglés que creció a mediados de los oscuros años 50s. A través de su niñez, Pink anhela una figura paterna después de enterarse de que su padre había muerto en la guerra. En la escuela, es humillado por escribir poemas en clase. El poema que el profesor le arrebata y lee ante toda la clase, forma parte de la letra de la canción Money, del álbum Dark Side Of The Moon... perteneciente a uno de mis grupos predilectos, Pink Floyd.
 
   La película se estrenó el 23 de mayo de 1982 en el festival de cine de Cannes (Francia).
   Precedida por múltiples y sonados problemas de censura en diversos países, por fin llegó a la puritana, católica y apostólica España el 25 de Julio de 1997… quince (15) años más tarde.
   Durante los años 80s, los que  apreciábamos la música de Pink Floyd, intentábamos por todos los medios a nuestro (mas bien corto) alcance, saborear aquella leyenda de prohibiciones creada por Roger Waters y llegaron entonces, cruzando nuestras estúpidas fronteras, las cintas VHS subtituladas al portugués (hermanos gallegos…), y otras no menos apreciadas en el inglés original traídas por nuestros curtidos marineros… La película, simplemente me impactó, como a otros muchos que la vieron conmigo.
 
   Aquel niño, humillado por escribir poemas era casi una copia de mi mismo, sentado en mi pupitre entre aquellas infames sotanas de color miedo, dueñas y señoras de todo lo que se movía entre sus muros.
  A muy poca gente le gusta la poesía. Es blanco o negro, con ella o contra ella… objeto de burlas por quien la desprecia, la hija fea de las librerías, escondida en la estantería más pequeña… Incluso este blog… ¿a quien le importa? Si fuera de fútbol estaría lleno de comentarios, pero escribo poesía y eso no es algo muy popular… apenas unas pocas visitas al día, quizás la tuya ahora mismo… para luego marcharte sin decir nada.

   Y nada quedará, aparte de un montón de palabras olvidadas.

  En aquellos años nacía Pink Panzer… un poco más de mi mismo, encerrado en algo más que un seudónimo. 
 ∼
“Papá voló sobre el océano,
dejando tan sólo un recuerdo.
Una foto en el álbum familiar.
Papá, ¿qué más dejaste para mí?
Papá, ¿qué dejaste después para mí?
Todo ello, no fue más que un ladrillo en el muro.
Todo ello, no fue más que ladrillos en el muro...

Al fin y al cabo sólo es otro ladrillo en la pared

Al fin y al cabo sólo eres otro ladrillo en la pared…”

Días de agua… taberna y fragua.

Lo confieso… soy lágrima
cuando estás lejos...

 
   En mi tierra, Galicia, los días de lluvia forman parte inseparable de nuestro paisaje. En nuestros pueblos, las ya prácticamente desaparecidas fraguas, eran el corazón que marcaba el pulso para la supervivencia y prosperidad de sus gentes. Madera y hierro gallego en múltiples combinaciones resolvían cualquier necesidad.
   Muebles, carros, herramientas, verjas y enrejados… llaves y candados para cerrar puertas que protegen y diarios que guardan la intimidad de una caricia o viejos secretos inconfesables


   En los largos y desapacibles días de invierno, la lluvia, el frío y la nieve impedían sacar los animales a pastar o acometer las labores de la tierra. Durante aquellas largas horas de espera, no había ningún lugar más agradable, calentito y acogedor que la fragua del pueblo.

   El herrero no tenía horario. Siempre funcionaba, incluso sábados y domingos. Reuniones, charlas, juegos y conspiraciones nacieron al calor y abrigo de su fuego. Entre hierro fundido y el rítmico golpear del martillo contra el yunque, se forjaron amistades, amores y guerras. Mientras tanto, allí fuera arreciaba la lluvia, trasformando en barro, nuestras calles casi desiertas.


   Mis recuerdos acaban aquí, con mi reflexión empapada de lluvia gallega. Mi alma es mi mente y en ella sobrevive, una fragua siempre abierta. Así es y así permanece, por mi mismo y para todo aquel que se acerca, en estos días de agua, taberna y fragua… al borde mismo de mi existencia.

(JMPA Pink Panzer)



“El tango tiene una significación oportuna y por eso
hay un tango que cada uno puede aplicarse
y hay tangos que alejan
y tangos que acercan…
tangos para el día del desahucio
y tangos para el día del amor…

(“Tango, la mezcla milagrosa”, Carlos Mina)

Sombreros de paja… la apariencia de la realidad.

   “Valeria era una mujer especial, diferente, única. Quizá su apariencia fuese la de una señora distante, fría y un tanto hostil, pero esa fachada nada tenía que ver con la realidad.”

(Leído en “Por una Cabeza” –  Jeniffer Castañeda García)

 


   En un sencillo marco, apenas retenidos entre la madera de sus cuatro paredes, conviven, al mismo borde de la realidad, dos sombreros de paja. 
   Alguien dijo de ellos que no son solo para el verano…  En la última puesta de sol que disfrutamos, el otoño tomó el relevo y el invierno poco después, se llevó entre la nieve, lo que siempre fue suyo. Con el frío, cesaron los juegos, las sonrisas, los abrazos. Dos sombreros de paja quedan atrapados en el tiempo, reteniendo entre sus tramas, la fina arena del recuerdo. Arena y agua, una pausa intercalada para ver la realidad, perdiéndose a los lejos…


“A veces mientras bailo, siento que la música es tan sublime
que cualquier movimiento estaría de más, por lo tanto
hago una pausa para escucharla…
(“Carlos Gavito: su vida, su tango”)

 – ADHUC TEMPUS –
 

La emoción a flor de piel… Violín de silencios.

Si pudiera, te preguntaría por la última vez que un violín, consiguió transformar tu piel en un campo de espigas… Las emociones no tienen dueño que las retenga y mientras escuchas la música, tu respuesta llegará a mi corazón.

 ∼

Oblivion
Me enseñaste a escuchar, 
la música temblar
sobre tu pecho desnudo.
Me enseñaste a perdonar
 sobre tu piel pecar
sin espada ni escudo.
 
Enséñame ahora el olvido
violín de amor herido
Ayúdame a olvidar
tu sueño de amor prohibido.
(JMPA Pink Panzer) 

 ∼

Festina, mox nox