Archivos

El arte frío… Helarte de miedo.

“Me negué a que volaras con mis alas
porque siempre creí que lo harías con las tuyas.”

(JMPA Pink Panzer Yorch – El amor según Pink)

   Los Pintupi de Australia Occidental tienen 15 palabras para otras tantas y diferentes clases de miedo. Si esto lo hubiera leído en mis años más duros, seguro que hubiera estrenado muchos de esos nombres e incluso, inventado alguno más… con una sonrisa en la boca.

   Siempre he dicho y repetido que el miedo no es malo en si mismo y es imperativo diferenciarlo claramente del pánico, su extremo más dañino e irracional

   Recuerdo que “viajando a pie” por un lugar de cuyo nombre no debo acordarme, llegamos hasta el borde de una enorme presa que retenía a nuestra izquierda un inmenso pantano lleno a rebosar por aquel río de aguas casi negras, nuestro “dulce” compañero de viaje por un buen trecho de kilómetros. Por radio recibimos instrucciones de pasar al otro lado pero, por razones de “seguridad”, el paso debería hacerse lo más discretamente posible. Para ello utilizamos una pasarela metálica peatonal, solo útil para personal de mantenimiento de la presa y que discurría colgada al vacío, por el costado derecho de la presa, ese costado derecho sin agua y sí con muchos metros de caída libre hacia el infierno.

   Mochila, radios, chaleco antifragmentación, casco, munición, fusil… sobre nuestras botas llevábamos fácilmente unos 25 kilogramos de equipamiento (algunos con algún kilo más debido a una fuerte adicción a las latas de sardinas en aceite…). La pasarela no podía ser más sencilla y ofrecer un aspecto más endeble. Para complicarlo más, el suelo era de reja en cuadradillo de unos 3×3 centímetros que dejaban ver perfectamente el abismo de más de cien metros que se abría bajo nuestros pies.

Pasarela

No puedo poner una foto pero el suelo de la pasarela era idéntico al que muestro en la imagen.

   Decidimos separarnos unos metros para repartir el peso e ir comprobando como respondía la pasarela a medida que le íbamos sumando “soldaditos” a su estructura. El caso es que todo iba bien y en este “bien” incluyo los crujidos y bamboleos de la pasarela que aceptamos como normales, hasta que un poco antes de llegar a la mitad del recorrido, colgados en el costado de aquella maldita presa, nuestro compañero que identificaré por su alias, “el Piraña” (sí, las latas de sardinas eran las suyas…) entró en pánico absoluto cuando tuvo un pequeño enganchón entre un tirante de sujeción y su fusil de asalto que por un instante le hizo perder el equilibrio… y la razón.

   Todos teníamos miedo y tomamos nuestras precauciones para dejarlo atrás y superar aquel imponente obstáculo, casi prueba de valor en un concurso de la televisión pero… el pánico es irracional, te pone en peligro a ti e incluso a los que más quieres o respetas.

   El Piraña fue pasto de un brutal ataque de pánico que le hizo arrodillarse y meter los dedos de sus manos por los agujeros del suelo, aferrándose a la pasarela como la cría de un chimpancé a la barriga de su madre.

   Una pasarela estrecha por la que dos personas se cruzarían con muchísima dificultad y a v_img9un montón de metros de altura, un grupo de soldados que querían pasar desapercibidos y un compañero agarrado como una garrapata al enrejado y con el cerebro bloqueado como un Iphone robado… Y reaccionas, casi de forma automática antes de que el pánico de uno se convierta en un problema grave para el grupo. Mientras yo le soltaba los cierres rápidos de la mochila, correaje y el fusil, Fabio, el compañero que marchaba por delante de nosotros, regresó para aplicarse a fondo en sacarle los dedos del enrejado. Entre los dos colocamos a Piraña a mis hombros y arranqué a paso rápido notando como el suelo cedía bajo nuestro peso. A mi espalda, mi buen amigo Trucho recogía del suelo todo el equipo de nuestro amigo… Llegamos al final; fin de la historia y comienzo de la siguiente. Las cosas suceden así de rápido y tal cual, se van.

Pinker Nube Tag 2

    A los cuatro días regresamos al pantano en un todo terreno, el Piraña y tres compañeros más. Nuestro amigo se hizo la pasarela diez veces, dos de ellas, ida y vuelta, completamente solo. La reflexión y conclusión de toda esta historia es que, cuando te juegas la vida, no te puedes permitir el lujo de que tu cerebro sea un enemigo más en tu contra.

   Me he decidido a publicar esta historia (completamente inventada, por supuesto) porque estos últimos días, charlando con mis estupendas amigas poetas Estrella e Yvonne, intercambiábamos ideas, versos, vivencias  sobre el miedo y sus diferentes formas de manifestarse en nuestras vidas… Mi experiencia no es ni más ni menos valiosa que la de todas y todos vosotros. Es solo eso, experiencia, y por eso puedo decir que a lo largo de nuestras vidas siempre llega un miedo más grande que el anterior, más fuerte e intenso que reduce a la categoría de anécdota graciosa muchos otros miedos pasados y sufridos de niños, de adolescentes, de mayores… de ayer mismo.

“Si cerca de tu biblioteca tienes un jardín, no te faltará nada.”
― Cicerón ―

Posdata de Pink, Palabra de Panzer:
El Piraña. Iría al fin del mundo con él de compañero. Su alias solo se debía a sus facciones muy parecidas a las del chaval que salía en la serie de televisión “Verano Azul” (que viejo me hace esta reseña…). Ningún otro parecido. Un tipo fuerte, serio y entrenado que nunca pensó verse involucrado en una situación límite provocada por él mismo y que, como no puede ser de otra manera… ha surgido de mi maquiavélica imaginación.

Pink Panzer Korps distturbed

Huida y vuelta… Campos de Petricor.

“TODOS LOS CAMINOS SON DE HUIDA Y VUELTA”

(Elvira Sastre – Traductora, poeta y escritora)

Pink Yorch.jpg

   Cuenta la leyenda que en el Reino de Korps, los colores rompieron el orden humano y abrazaron arcoíris negros, la lluvia perforó los campos de Petrikor con gotas de afilados sueños y su metálico aroma a rosas de acero, llenó de versos el frío invierno de Korps.

Pink Panzer Reino de Korps.png

Reino de Korps…

   La gente huía a mi espalda. El día se volvió de un amenazante gris oscuro y empezó a llover, lento pero con fuerza, con enormes y enfurecidas gotas de agua que intentaban clavarse en la piel de mis hombros. El mar seguía en calma. Solo un mínimo oleaje lamía con sus tímidas ondas mis tobillos. Miraba al horizonte mientras la lluvia arreciaba y la soledad me invadía con su invisible abrazo. No hay nada como una buena tormenta de verano para que, en pocos minutos, se ponga en marcha a toda una playa llena de veraneantes ávidos de sol y agua… salada.

   Como otras veces en mi vida, tomé una gran piedra de las muchas que adornaban aquella playa de Galicia y me adentré en el mar y apoyando aquella piedra en mi vientre, inspiré profundo y me dejé hundir hasta tocar con mi espalda la arena del fondo, a dos metros escasos de mis ojos.

   Pocas, muy pocas serán las ocasiones en las que la lluvia visite tu piel desnuda, quizás nunca… y nunca es una palabra de corteza muy dura cuando llega para dejarte sin opciones de enmienda. Entonces, reflexionando sobre la concreta situación que describo, si te encuentras en una playa, te bañas en sus aguas, te mojas y luego… ¿sales huyendo con la lluvia?

   Plácidamente recostado sobre mi lecho de arena, el espectáculo de la lluvia golpeando la superficie del mar es hipnotizante, una droga efímera como el aire de mis pulmones durante los dos primeros minutos… Eso es lo que, para mí, hace aún más intensa la experiencia… fugaz e inesperada y si no la tomas cuando llega, te lo perderás.

   La salida del agua no es menos interesante. Tras unos minutos de lluvia repiqueteando sobre la seca tierra de labor que rodea la playa, un intenso aroma a tierra mojada me invade y toma al asalto todos mis sentidos… Petricor, una hermosa y sonora palabra para nombrar lo indescriptible, un aroma que ya es parte imborrable de mi existencia.

(JMPA Pink Panzer Yorch – En tierras de Petrikor)

photo_2020-01-12_00-20-26.jpg

“El hombre que desdeña o teme aventurarse en un lugar oscuro, puede ser una excelente persona, apto para mil cosas, pero no será nunca un buen viajero sentimental”

(Laurence Sterne – Escritor irlandés)

Rescatando del olvido… regalos rotos.

   Año 2019, 6 de Diciembre. Montados en nuestro particular DeLorean de poesía, hemos viajado en el tiempo hasta un lejano año 2012, donde el germen de una poesía nacida tres años antes, quedaba tristemente adormecido. Gracias a una increíble relación de poesías intercaladas, mi buena amiga Yvonneuna vez más y aún con más fuerza, con su VOZ ha RESCATADO DEL OLVIDO este viejo poema, lleno de historia, de amor, de amistad. Gracias, mil veces gracias por este inmenso regalo.

Poema “Compañía” en la voz de Yvonne Torregrosa Barcón.

Ocurra lo que ocurra, aún en el día más borrascoso, las
horas y el tiempo pasan.
  (A partir de aquí, lo escrito, casi confesado es el original publicado en el 2011, borrado y vuelto a publicar en 2012. No he cambiado ni una sola letra).

   Hace ya mucho tiempo, los dos decidimos hacer un regalo especial. Este poema que, como tantos otros, estaba escribiendo para ella, se lo entregamos a otra persona, sin duda, con todo el cariño del mundo.

   Los versos intentaban describir el inmenso poder que la compañía de las personas que queremos y nos quieren, ejercen sobre nuestras vidas… y ambos pensábamos que  reflejaban los sentimientos de amistad que tanto nos unían en aquellos días.
  Tristemente, el cariño no fue suficiente. El jardín se hizo cada vez más pequeño y todo se marchitó entre muchas más lágrimas que palabras sinceras. 
   Esta semana, repasando viejas notas en mi ordenador, encontré este poema que hoy quiero rescatar del injusto olvido en el que había caído.
   El paso del tiempo, aparte de envejecernos, también nos sirve para valorar mejor los bonitos momentos vividos, como siempre, en compañía.
  La reflexión final es que, no todo está perdido. Después de tantos años juntos, seguimos manteniendo viva la llama de nuestro mutuo cariño.
        

– Compañía –

¿Lo notas?…

Ella es…   compañía.

   No necesita luz
para fluir
y atravesar
el espacio
que nos
separa…

Nunca se aleja
del sentimiento
que le guía
y
llena universos
con solo abrazarla.

¿La escuchas?

Llega con cada
silencio
escondido en tus ojos…
para que un ángel
los llene con su voz
en este día…

Pronuncia palabras
como gotas de lluvia
cayendo en mis manos
describiendo melodías

Te llama por tu nombre…
…si el suyo olvidas.

Ella… siempre es ella.

Acaricia el aire
que vibra en tus oídos
… y cambia
el sentido de
todos los sonidos
que en tu alma
guardas.

¿La sientes?

Como nube de estrellas
de luz que no ciega
Acortando distancias
sufriendo las ausencias…

Amante incansable
de manos amigas
que lloran si lloras
y curan tus heridas.

¿y ahora, la sientes?

Nada es igual si ella
me falta…
Nada es igual si ella
se aleja…

Nada es real… sin tu compañía
eterna influencia
en mi alma refleja.
(JMPA Pink Panzer)

Tu vientre, universo cercano de mis cariciasciegas.

 …·:·…
La poesía no tiene tiempo, el que la lee la rescata, la hace presente y luego la regresa a su eternidad.

(Doménico Cieri Estrada)

 

Pinkceladas celosas… Óleo de Pink.

“La mujer de mis sueños es ella…”

1024_682

♀ ¿Estás bien?
♂¿Tú regresarás?

♀ Sí…
♂ Entonces, yo estoy bien.”

Donna Paulsen y Harvey Specter… Ella le presenta su carta de dimisión pero él no la acepta y la rompe; ella, sorprendida de verle en su puerta le pregunta si se encuentra bien… él solo quiere saber si ella regresará de nuevo a su lado… Donna responde que “Sí” y eso es todo lo que él necesita para estar bien...

“El caos, mi caos, era un ángel negro dominado por tus labios.”

(JMPA Pink Panzer Yorch – Chaos et Sacrifice)

photo_2019-09-07_21-02-26

Está grabado en nuestros genes olvidar más de lo que recordamos… Hay días, a veces años, en los que tengo la impresión de que todo mi ser se torna invisible a muchos de quienes me rodean. Entonces, regreso a tu lado y despierto de un mal sueño. La certeza vuelve y me devuelve el pulso a la vida donde admito convencido que, solo tú sabes verme en el invisible lado oscuro de mi luna y ese es el instante perfecto en el que cobro vida, inmerso en el acogedor y sereno espejo de tus ojos… y en su calma cristalina me dejo llevar, arrastrar a la alcoba de tus pensamientos donde me refugio y espero que me rescates porque, solo tú me sabes ver y solo tú, en toda la complejidad de mi ser, me contienes.

(JMPA Pink Panzer Yorch – El amor según Pink)

Yorch

Un Libro abierto es
un cerebro que habla;
cerrado, un amigo que espera;
olvidado, un alma que perdona;
destruido, un corazón que llora.
(Proverbio hindú)

El “algoderitmo” de Pink… Código rosa.

Ella es arte, puro arte embelleciendo todo cuanto sus dedos rozan, en las paredes más grises de mi alma.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Ella in love)

Styletto Rosa

mind-544404_12801573919540   El diván que me imaginaba en la sala de espera es en realidad, una incómoda silla del maldito Ikea. Sobre ella, mi metafórico y vapuleado culo contesta a este engreído maestro de la psicoterapia que, en vano pretende hurgar entre las entrañas de esos horrores que puede, y solo digo que puede, no me dejen dormir. Y aquí estoy, con el móvil compartiendo mi virtual modo silencio en plena terapia con este barrigudo que sabe de la gravedad de la vida la milésima parte de lo que yo intuyo sobre los líos que mantiene con Mario, su musculoso secretario… Vale, puede que yo haya averiguado algo más sobre su vida siendo como soy, un simple pero atento espectador dentro de la jaula Sheriff Pink.pngde oro de su agobiante despacho. El detalle de esas miradas mientras le entrega mi dossier, o la forma con la que le prepara el café, depositando la cantidad justa de azúcar y su mirada furtiva buscando la aprobación del doctor mientras toma la cucharilla entre sus dedos y con sumo esmero mezcla el blanco sobre el negro, dejando expuestas a noventa grados sus agridulces nalgas prietas vibrando con el tintineo del erecto metal golpeando la receptiva porcelana… Vale, se me ha ido la pinza del tema principal; regreso. Es descaradamente obvio. Que sí, que están liados, lo sé, y no habría ningún problema si no fuera porque uno de ellos mantiene sobre la mesa de su despacho la foto enmarcada y en carísima plata de una mujer con dos preciosos querubines de ensortijado pelo dorado, casualmente idéntico al pelo rubio “Bisbal Style” de mi, evidentemente pasado de peso doctor Santist… perdón, no puedo decir su nombre.

Chica pies techo.jpg    Me abrasan las ganas de conectar el despertador y que este tipo se despierte de golpe de su engaño, que su mujer le reviente los huevos de una buena y puntiaguda patada con sus Styletto de 600 euros y que, con el escroto amoratado y su vida entera metida en un dossier, contrate a cualquiera de sus colegas que lucen orgullosos sus sonrisas en la orla de su promoción.

    No hay ganas de seguir fingiendo y le mando a la mierda… y lo hago desde el precioso y educado silencio que reina en mi cabeza. Él no lo sabe, pero lo intuye a través del brillo de mis ojos mientras le miento en todo lo que puedo y quiere oír desde mi sensual boca. Sí, he dicho sensual boca. Me divierte ponerle nervioso mientras le cuento como suenan las balas silbando a un metro escaso de mi cabeza. Le miro fijamente taladrando sus acomodados ojos mientras humedezco mis labios como si el espíritu de Marilyn Monroe me hubiera poseído. Sé que le pongo nervioso porque su Parker no para de hacer click-clack bajo el repetitivo impulso de su peludo dedo pulgar, escondiendo y enseñando lúbricamente su pequeña y húmeda puntita azul.

homeless man by eveonahart    Malditos ojos. El nerviosismo instalado en sus pupilas me hace adivinar su pasado como los dos nulos espectadores de la vida que son, una vida aprendida entre el silencio de cripta y biblioteca de cualquier Universidad sin alma… bueno, cualquiera no, porque este señor es el tercero de su promoción según su descolorida orla de La Complutense de Madrid…

    Con este detalle académico llega el momento de la primera lección y ya os lo digo yo, si es que aún no lo sabéis pero, en este complicado mundo hay profesiones que, si no eres un buen observador, no vuelves a casa.

    Ya dije antes que no tenía ganas de seguir fingiendo. Por eso me divierto intercalando insultos entre sus grandilocuentes palabras de loquero de lujo. Él no me escucha pero yo le insulto en binario perfecto; mientras él se empeña en marcarme “unos” terapéuticos yo le intercalo hermosos “ceros” energéticos, descontando segundo a segundo la energía que malgasto en los cincuenta minutos de cada sesión… en grupos de 8 bits.Yorch Stop Pain Series

    Llegados a este punto previo al final del relato de los hechos, mis más agudos lectores se estarán preguntando el motivo por el cual yo conozco la marca de zapatos de la esposa de mi querido y apreciado doctor. Si no os habéis dado cuenta del detalle, ya os digo yo que, en más de una ocasión y con vuestra capacidad de observación… no volveríais a casa.

    El caso es que en mi séptima sesión, entrando con prisas pero no ciego en su despacho, a mano derecha y entre su ampuloso escritorio de nogal y un elegante tresillo tapizado en cuero negro, una gran bolsa de papel con una conocida marca de zapatos esperaba su momento escénico, reposando sobre aquella moqueta gris verdoso que yo tanto aborrecía.

– Bonitos zapatos, Mario… hasta el próximo día. – le dije al secretario mientras me encaminaba hacia la salida.
– ¿Perdón? – me dice extrañado cruzando su mirada con la mía y señalando con sus poderosos y trabajados índices a sus enormes zuecos de inmaculado verde hospital.
– Discúlpeme, Mario. Era una broma. Cosas mías. Por algo me habrán enviado a ver al doctor, ¿verdad?
– Hasta su próxima cita, señor Pink, – me contestó con media sonrisa y arqueo de ceja incluido.

CAM00392~01    Y ya me conocen, me encanta el café, el buen café negro entre mis labios mientras mi mente anuda pistas y ata cabos… Sin perder tiempo, encontré cruzando la calle, una preciosa pastelería de esas modernas y franquiciadas frente al consultorio y que me ofrecía la atalaya perfecta para mi acecho. Tres cafés y un brioche al estilo francés me costó la espera. A las ocho de la tarde entraba por el portal una elegante señora de trabajada melena de mechas rubias, enfundada en un traje chaqueta gris listado y con una llamativa y madura juventud reflejada en su rostro. Aquí fue cuando pedí el tercer café. A los veinte minutos sale mi doctor acompañado por aquella belleza sonriente que llevaba colgada de su brazo izquierdo, la “misteriosa” bolsa blanca con el inconfundible logotipo rojo sangre que combinaba de forma extraordinaria con el dorado de la manzana mordida de su mano y el blanco de sus dientes. Y yo, con el último sorbo de mi terriblemente frío café, reflexionaba pensando en que no era ella la que había mordido la manzana. Con la cafeína retorciéndose como un gato herido en mis arterias, decidí que ella merecía quedarse disfrutando del paraíso de su opulenta existencia, solo por aguantar a semejante cretino comiendo en su depilada cesta.

    Y regresé a mi hotel, con mis miedos envasados al vacío dentro de mi cabeza y los acordes de “1999” entrando para calmar mis neuronas a través de los auriculares de mi viejo Nokia. Un día más, y un día menos de suplicio, esperando que pronto se acabe esta prueba de resistencia que, obviamente voy ganando, aunque el cretino piense que a su despacho, llegaron los restos de un hombre derrotado. FIN.

(JMPA Pink Panzer Korps. – Gears of War)

“Putas ganas de seguir el show
ni de continuar mintiendo
y en un travelling algo veloz
sale un “fin” en negro…”

(Parte de la excepcional letra de la canción 1999 del grupo español Love of Lesbian)

Pinker Nube Tag 2

Love of Lesbian: Uno de mis grupos insustituibles en mi pasado musical en español. Dime que música escuchas y te diré por qué extraña razón aún sigue palpitando tu cansado corazón.

TattooDesign.com-9436633

Senderos del deseo… hambre de amor, de poesía.

¿Es de extrañar que el amor haya preferido casi siempre el derrotero poético al filosófico?

(María Zambrano. – Filósofa.)

Resultado de imagen

“Cuenta la leyenda que en el Reino de Korps, un sendero se convirtió en deseo. Caprichosamente tortuoso, su final nunca puede ser el tuyo y si lo buscas, serás el primero en llegar… a ninguna parte.”

   Fruto de mi despiste, en parte motivado por el poco tiempo que puedo dedicarle al blog y por un tortuoso camino hasta este final de año, dejé atrás, muy atrás en el tiempo un precioso comentario de Serunserdeluz .

   En una antigua entrada mía (Eres grande, amor), me comentaba que fue feliz, que terriblemente su amor se fue, como se fue también mi hermana mayor, y los dos caímos en el abismo… Pero, al intercambiar emociones entre nuestros comentarios, vimos que, a pesar del inmenso salto al vacío de nuestras almas, el amor había regresado, sin miedo y sin arrepentimiento de lo vivido, para humedecer de nuevo nuestros labios.

   Hoy reflexiono sobre este amor que busca siempre su camino, si le concedemos su oportunidad que será también la nuestra. Vayas a donde vayas, sea el lugar que sea, siempre te encuentras – yo el primero- con senderos del deseo. Así es como conozco a esta curiosa manifestación de nuestro caprichoso comportamiento humano y a la que me he enfrentado más de una vez cuando, por ejemplo, levantas enormes campamentos de tiendas o barracones. Compañeros ingenieros deciden las “calles” que distribuirán el tráfico de personas hacia los diferentes servicios que dispondrán las instalaciones. El diseño sobre el papel siempre pasará por el filtro de la experiencia de los mas curtidos que saben, por que lo han vivido, que una cosa es lo que quieres de la gente y otra muy diferente es lo que esa gente desea y quiere en el lugar elegido y bajo la influencia de su propio deseo…

   Puedes saberte de memoria una canción y sin embargo, si frente a ti miles de personas la cantan al unísono, tu voz se quiebra y tus emociones buscarán su propia senda del deseo para salir y decirle al mundo con tus lágrimas… Je T’aime, Je T’aime, Je T’aime.

   Una de mis canciones favoritas, dedicada a  Serunserdeluz   pues, por segunda vez, sin miedo, se lanzó al abismo del amor. Algunos golpes de la vida nos eligen y otros, otros los elegimos nosotros, conscientes, libres.

Amor Sereno

Fueron nuestras noches, amor
siempre en color poesía
esmeralda de mar bravía
y sangre de corazón sereno.

(JMPA Pink Panzer in love)

MinskBeringPlane

Minsk

A golpes de mar, dejas de amor
mi pecho lleno.    

(Dicho popular marinero en el Reino de Korps)

Detente amor… Solsticio de Pink. 

photo_2017-09-12_18-14-39

“Mi búsqueda del amor se detuvo eternamente, por admirarte un solo instante…”

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)

photo_2017-09-25_01-33-28

Imagen propiedad de Pink Panzer Yorch

Solsticio de Pink

Quiero que leas esta poesía
como leías la vez primera
aquella libreta envejecida

que a tus dedos sorprendía
sobre el piano de mi vida…

Toda una vida, poesía
perfumando mis días
arañando a escondidas
el muro que contenía
todo el amor, mi vida.

Quiero que me leas, poesía
como lo harías el primer día
desnudo de armas y artificios
tus ojos clavados en mis versos
con tu nombre en mi boca moriría
y si freno al sol, si borro el tiempo
  a dos almas en mi propio solsticio
del universo y del olvido salvaría.

Quiero que me leas y me digas
si en mi alma, al final del día
aún encuentras… tu poesía.

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)

photo_2017-09-12_18-14-16

   Ya casi he olvidado lo durísimo que ha sido este año que se acaba y cada vez que reflexiono… abandono, lo dejo para otro momento, quizás porque sé que las próximas cuatro estaciones no serán de Vivaldi y volverán a no dejarme pensar, aplazando mi reflexión para cuando el sol se detenga, en el primer Solsticio de Pink.

FELICES FIESTAS PARA TODOS LOS CREYENTES Y TAMBIÉN LOS QUE COMO YO, NO CREEN EN DIOS PERO APROVECHAN ESTOS DÍAS DE VACACIONES PARA HACER EL BIEN… QUE NO HEMOS HECHO EN TODO ESTE AÑO. Y CON TRES PUNTOS SUSPENSIVOS AQUÍ LO DEJO HASTA ENERO…

photo_2017-09-12_18-14-34

Oír con los ojos es una de las agudezas del amor. (William Shakespeare).

El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día.

(Paulo Coelho)

Tiempo lento… Señales de calma.

«Tu vientre, un montoncito de trigo rodeado de azucenas. Tus pechos, dos crías mellizas de gacela»

(Cantar de los cantares 7, 3-4)

Señales de calma

   12193777_10206280166497936_181404858850337476_n  Tiempo lento, diseñado entre mis manos para gozarte sin prisas, deslizarte entre mis pieles, entre todas mis miradas, entre mis esfuerzos por alejar aún más las madrugadas y atraer tu estrella hacia mi luna, bajo mil cielos cobijada.  

   Tiempo lento, acorralado entre las cuatro paredes de nuestra habitación, entre los besos de timidez pausados y el raso de tu corazón entregado.

   Tiempo lento, de sed acuciante. Sed de ver, a tu vida en la mía sus flechas clavando, arañando mi espalda en guerra fría, rindiendo mis murallas al placer de verte llegar ardiendo… pero lento, muy lento, como el tiempo que alimenta la corriente de este río, una corriente de poesía extendida que busca a la vez tu mar y tu orilla, tu espacio de paz de noche y de día.   Pink october beyone

   Lentitud en el tiempo de dolor ralentizado, en aquellas ocasiones en las que, embriagado de soledad y distancia, quise regresar al alcance de tus miradas. En cada cruce de caminos respiraba profundo recordando cuanto te amaba y buscaba las sendas correctas aunque no fueran las más fáciles, las señales de calma que hacen que mi corazón lata más lento y no huya de mi pecho con cada golpe de hacha que el destino descarga ante mis pies descalzos.

(JMPA Pink Panzer Yorch)

Pinker Pink Cat.jpg

Pinker Pink Cat… Las apariencias engañan, él es bueno…

“…Ayudamos a que otras personas cambien, para que puedan ver otros tipos de belleza…”

(Extraído y traducido del discurso de la cantante Alecia Beth Moore – Pink – durante la gala MTV video music awards 2017)

Escena final… Abaddon blog.

“Si te digo lo que leo, si desnudo me muestro, si no te oculto lo que pienso y juntos buscamos esa reflexión que nos lleve al punto de encuentro…”

(JMPA Pink Panzer in Refletive love)

Reflective impressions.png

¿Cuanto Tiempo Me Queda?

   La obra finalizaba con el ocaso del telón cayendo a mi espalda. Casi imperceptibles eran los acordes de piano intercalándose con el timbre de tu voz preguntando, ¿cuanto tiempo me amarás…? Cuanto será y cuanto fue el tiempo transcurrido, ahora detenido con el silencio instalado en la boca de tu blusa, insolente ventana que otrora me mostraba el color del camino, al paraíso oculto de tu inmenso corazón.

   La melodía no cesa. Su piano me acompaña mientras recojo un libreto abandonado sobre la brillante madera del escenario. Aún me hablabas mientras mis dedos se fundían en las páginas de aquel texto lleno de abrazos de papel asustado. Aún me llamabas, urgías mi respuesta pero yo, desesperado, no encontraba tus ojos para entregarte mi alma. Tu voz parecía venir de todas partes, resonando entre las paredes de aquel teatro ahogado por sus palcos en penumbras… Aún me querías cuando me preguntabas ¿Cuanto tiempo más me amarás…?

   Apenas ya escucho llorar al piano. Las luces se apagan mientras intento contestarte, pero no consigo encontrarte y me niego a dejarte allí, abandonarte… y desesperado, lleno mis pulmones y grito hacia ninguna parte ¿Cuanto tiempo me queda? El tiempo se destruye con cada pregunta, con cada espera, con cada súplica entre los acordes de ese piano que, por momentos, ya no escucho. El tiempo se destruye, amor, con el aliento que pierdo deseando tenerte eternamente, anhelando tu rostro, aunque solo pueda verte… cerrando los ojos.

   Es tiempo de reflexión, destruir ideas preconcebidas para crear otras nuevas, propias, nuestras. Dejar, por ejemplo, de creer ciegamente que una eternidad espera al otro lado de mis poemas. Regresad a la realidad y colgad a vuestro dios donde no moleste, donde no mienta, donde no haga más daño, pues el futuro que más os importa, ya está presente justo bajo la piel de vuestras manos.

(JMPA Pink Panzer Korps)

   Abadón o Abaddon (del hebreo Avadon, “destrucción” o “perdición”) según expertos demonólogos, es el destructor jefe de los demonios de la séptima jerarquía. También, según la revelación de un tal San Juan en su Apocalipsis, se le atribuye la identidad del rey de las langostas y en no pocas menciones, como el ángel exterminador.

   Según algunos de los autores que he consultado, nadie se pone de acuerdo en el origen de este sonoro y poético nombre de ángel vestido de blanco y negro. Para unos, Abaddon sería uno de los más importantes generales del imperio de las tinieblas y por el contrario, para otros sería un representante de “dios” (sea la forma que sea y adopte ese dios para ti) que tiene la llave del abismo y lidera la plaga de langostas que será lanzada sobre los enemigos del dios cristiano, al Final de los Tiempos

Abaddon Blog 

La ciudad era inmensa
un dragón con garras de acero
ocultándome tus huellas
entre aleros de tejados
y calles empedradas
con palabras de hielo
cansancio y miedo.

La ciudad era inmensa
como tus ojos de fuego.
En ellos hallé
mi futuro más cercano
oculto entre mis venas
bajo la piel de mis manos.

(JMPA Pink Panzer abaddon love)

Captura de pantalla de 2017-01-18 17-56-56

¿Cuanto tiempo me amarás? 

Espiral de silencios… Aislado en mi interior.

pink2016-11-14   La espiral del silencio es una teoría de ciencias políticas y comunicación propuesta por la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann, (cosas raras que leía un tal Günter) en su libro “La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social”. En este trabajo, estudia la opinión pública como una forma de control social en la que los individuos adaptan su comportamiento a las actitudes predominantes sobre lo que es aceptable y lo que no. La opinión pública es para Noelle Neumann la piel que da cohesión a la sociedad. Neumann teoriza sobre el papel  amenazante de la sociedad, aislando a los individuos que expresan posiciones contrarias a las asumidas como mayoritarias, de tal forma que el comportamiento del público está influido por la percepción que se tiene del clima de opinión dominante.  La tendencia de la espiral es a enmudecer a quienes prestan o tienen posiciones diferentes a las mayorías, pero se detiene en seco cuando se encuentra con el “núcleo duro”, aquellos individuos que, aunque pocos, se reafirma en sus posiciones y opiniones y no cesan en el empeño de que su voz sea escuchada.

pink-manus-2016-11-14  Es curioso que, casi todos los problemas que he tenido en mi vida, han surgido precisamente por ir en contra o en desacuerdo con la “opinión dominante”, esa mordaza que producía en mi, con excesiva frecuencia,  una agobiante sensación de asfixia. El silencio, como inevitable compañero de viaje en momentos duros de mi sobresaltado calendario, contrasta con esa sensación de derrota que nos cubre y aísla, como la techumbre de un frío hangar llena de agujeros, por los que nos llegan pequeñas dosis tamizadas de noche y estrellas. El silencio también puede ser un cruel verdugo de historias personales que harían palidecer a cualquiera de aquellas tímidas estrellas del hangar. Una vez más, la espiral del silencio enmudece a quien menos se lo merece. Como siempre, reflexiono y vuelvo atrás, pisando sobre mis propias palabras. Me dan ganas de darle la espalda a todos estos pensamientos, aislarme de nuevo en mi interior y esperar… a que el mundo cambie.

(JMPA Pink Panzer Korps)

“Oh Yes”
“there are worse things than
being alone
but it often takes decades
to realize this
and most often
when you do
it’s too late
and there’s nothing worse
than

too late.”

(Oh Yes by Charles Bukowski)

Hay cosas peores que estar solo, pero a menudo toma décadas el darse cuenta de ello y más a menudo, cuando tú lo haces ya es demasiado tarde y no hay nada peor que un demasiado tarde.”

piano-instrument-music-keys-159367

Dos de Dos

Voy perdiendo.
Dos, de dos veces
llegué demasiado tarde.
La primera vez, invisible
muda palabra mal escrita

amor, en guerra de silencios
el temor, en tierra de nadie.

Dos, de dos veces dos
herido, de cordura extraviada
lleno de barro hasta el alma
llora, palabra malherida
perdida en su jardín de miedo.

Dos de dos, viajero
viajero del tiempo sin credo
sin dios, sin dos de dos
solo dos almas
atadas en el mismo suspiro.

La segunda, te fuiste
dos de dos
lo imposible quise, quiero.

Alguien dijo que lloré… dos lágrimas, dos
mirando al cielo.

(JMPA Pink Panzer Korps – Enfadado con el mundo)

finpost