Archivos

Lo más asombroso… vidas enlazadas.

Lo más asombroso del universo… es que el
universo está dentro de nosotros.

“Todos los cambios, incluso los más deseados, acarrean cierta melancolía, porque lo que dejamos atrás es parte de nosotros mismos; Hay que morir en una vida antes de poder entrar en otra.”

Melancolía
Alas cansadas
que sostenéis la vida.
En en suelo
miráis tímidas al cielo

entre mares de melancolía.
(JMPA Pink Panzer)


Un lugar para el alma…hermanos en armas.

   “Entonces sentí una tremenda opresión en el pecho, una opresión en la que no parecía estar afectado ningún órgano físico, pero que era casi asfixiante, insoportable. Ahí, en el pecho, cerca de la garganta, ahí debe estar el alma, hecha un ovillo.”

(Mario Benedetti)

 “…Pero está escrito en la luz de las estrellas
en cada línea de la palma de tu mano
Estamos locos para hacer la guerra
a nuestros hermanos de armas…”
Llorar
A veces, a través de una simple guitarra,
lloramos el sentimiento
que nuestros ojos, no saben expresar.
(JMPA Pink Panzer)

Nudos en mis cuerdas… Dulce condena.

“Hay cuerdas en el corazón humano que
es mejor no hacer vibrar”
La cuerda cortada
La cuerda cortada puede volver a anudarse,
vuelve a aguantar, pero
está cortada.
   
Quizá volvamos a tropezar, pero allí
donde me abandonaste no
volverás a encontrarme.
  

 “La vida es una gran sala de espera, la otra
es una caja de madera”

(10 Años después – Los Rodríguez.)

“…Me quedo con lo poco que queda, entero en el corazón…”


Quien alumbra mi camino… Dame la vida.

   Alejandra Pizarnik, una mujer con tan solo 36 años llenos de poemas, ahora huérfanos de madre, interrumpidos por culpa de una personalidad convulsa y un maldito frasco de pastillas.
   A veces, nuestra propia mente se convierte en el más extraordinario enemigo de nuestra existencia, cortando nuestras alas, silenciando nuestra voz, deteniendo de golpe el tiempo.
   Nuestro objetivo es el de mantener la alegría, cueste lo que cueste y aunque la traicionera depresión, inevitablemente nos gane alguna batalla, dejaremos a los que nos quieren, a quienes nos aman de verdad, que se sienten a nuestro lado a llorar, para no llorar solos y a sonreír de nuevo en su compañía, para reírnos plácidamente de nuestras ojeras y de nuestras narices enrojecidas

…·:·…

Coincidiendo en el tiempo
Dame la vida
dame tu ternura
contágiame tu acento.
Que tus formas
sean las mías

que se escuche
el mismo paso
coincidiendo en el tiempo.

 
La misma voz
idéntico el silencio

la humedad de lluvia
el calor de tu afecto.

Dale a mi vida
colores de aventura
dame tu aliento
cálido para seguir…
aferrado a tu mano
ávido por seguir
de tus ojos hambriento
 y vivir, tú y yo
por siempre
con el mismo paso
coincidiendo en el tiempo.
(JMPA Pink Panzer)

 

Despedida
Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio

y esta pequeña lluvia que me acompaña.
 (Alejandra Pizarnik)
 (Del poemario “Los trabajos y las noches” 1965)
 

Quién alumbra
Cuando me miras
mis ojos son llaves,
el muro tiene secretos,
mi temor palabras, poemas.
Sólo tú haces de mi memoria
una viajera fascinada,
un fuego incesante.