Archivos

El arte frío… Helarte de miedo.

“Me negué a que volaras con mis alas
porque siempre creí que lo harías con las tuyas.”

(JMPA Pink Panzer Yorch – El amor según Pink)

   Los Pintupi de Australia Occidental tienen 15 palabras para otras tantas y diferentes clases de miedo. Si esto lo hubiera leído en mis años más duros, seguro que hubiera estrenado muchos de esos nombres e incluso, inventado alguno más… con una sonrisa en la boca.

   Siempre he dicho y repetido que el miedo no es malo en si mismo y es imperativo diferenciarlo claramente del pánico, su extremo más dañino e irracional

   Recuerdo que “viajando a pie” por un lugar de cuyo nombre no debo acordarme, llegamos hasta el borde de una enorme presa que retenía a nuestra izquierda un inmenso pantano lleno a rebosar por aquel río de aguas casi negras, nuestro “dulce” compañero de viaje por un buen trecho de kilómetros. Por radio recibimos instrucciones de pasar al otro lado pero, por razones de “seguridad”, el paso debería hacerse lo más discretamente posible. Para ello utilizamos una pasarela metálica peatonal, solo útil para personal de mantenimiento de la presa y que discurría colgada al vacío, por el costado derecho de la presa, ese costado derecho sin agua y sí con muchos metros de caída libre hacia el infierno.

   Mochila, radios, chaleco antifragmentación, casco, munición, fusil… sobre nuestras botas llevábamos fácilmente unos 25 kilogramos de equipamiento (algunos con algún kilo más debido a una fuerte adicción a las latas de sardinas en aceite…). La pasarela no podía ser más sencilla y ofrecer un aspecto más endeble. Para complicarlo más, el suelo era de reja en cuadradillo de unos 3×3 centímetros que dejaban ver perfectamente el abismo de más de cien metros que se abría bajo nuestros pies.

Pasarela

No puedo poner una foto pero el suelo de la pasarela era idéntico al que muestro en la imagen.

   Decidimos separarnos unos metros para repartir el peso e ir comprobando como respondía la pasarela a medida que le íbamos sumando “soldaditos” a su estructura. El caso es que todo iba bien y en este “bien” incluyo los crujidos y bamboleos de la pasarela que aceptamos como normales, hasta que un poco antes de llegar a la mitad del recorrido, colgados en el costado de aquella maldita presa, nuestro compañero que identificaré por su alias, “el Piraña” (sí, las latas de sardinas eran las suyas…) entró en pánico absoluto cuando tuvo un pequeño enganchón entre un tirante de sujeción y su fusil de asalto que por un instante le hizo perder el equilibrio… y la razón.

   Todos teníamos miedo y tomamos nuestras precauciones para dejarlo atrás y superar aquel imponente obstáculo, casi prueba de valor en un concurso de la televisión pero… el pánico es irracional, te pone en peligro a ti e incluso a los que más quieres o respetas.

   El Piraña fue pasto de un brutal ataque de pánico que le hizo arrodillarse y meter los dedos de sus manos por los agujeros del suelo, aferrándose a la pasarela como la cría de un chimpancé a la barriga de su madre.

   Una pasarela estrecha por la que dos personas se cruzarían con muchísima dificultad y a v_img9un montón de metros de altura, un grupo de soldados que querían pasar desapercibidos y un compañero agarrado como una garrapata al enrejado y con el cerebro bloqueado como un Iphone robado… Y reaccionas, casi de forma automática antes de que el pánico de uno se convierta en un problema grave para el grupo. Mientras yo le soltaba los cierres rápidos de la mochila, correaje y el fusil, Fabio, el compañero que marchaba por delante de nosotros, regresó para aplicarse a fondo en sacarle los dedos del enrejado. Entre los dos colocamos a Piraña a mis hombros y arranqué a paso rápido notando como el suelo cedía bajo nuestro peso. A mi espalda, mi buen amigo Trucho recogía del suelo todo el equipo de nuestro amigo… Llegamos al final; fin de la historia y comienzo de la siguiente. Las cosas suceden así de rápido y tal cual, se van.

Pinker Nube Tag 2

    A los cuatro días regresamos al pantano en un todo terreno, el Piraña y tres compañeros más. Nuestro amigo se hizo la pasarela diez veces, dos de ellas, ida y vuelta, completamente solo. La reflexión y conclusión de toda esta historia es que, cuando te juegas la vida, no te puedes permitir el lujo de que tu cerebro sea un enemigo más en tu contra.

   Me he decidido a publicar esta historia (completamente inventada, por supuesto) porque estos últimos días, charlando con mis estupendas amigas poetas Estrella e Yvonne, intercambiábamos ideas, versos, vivencias  sobre el miedo y sus diferentes formas de manifestarse en nuestras vidas… Mi experiencia no es ni más ni menos valiosa que la de todas y todos vosotros. Es solo eso, experiencia, y por eso puedo decir que a lo largo de nuestras vidas siempre llega un miedo más grande que el anterior, más fuerte e intenso que reduce a la categoría de anécdota graciosa muchos otros miedos pasados y sufridos de niños, de adolescentes, de mayores… de ayer mismo.

“Si cerca de tu biblioteca tienes un jardín, no te faltará nada.”
― Cicerón ―

Posdata de Pink, Palabra de Panzer:
El Piraña. Iría al fin del mundo con él de compañero. Su alias solo se debía a sus facciones muy parecidas a las del chaval que salía en la serie de televisión “Verano Azul” (que viejo me hace esta reseña…). Ningún otro parecido. Un tipo fuerte, serio y entrenado que nunca pensó verse involucrado en una situación límite provocada por él mismo y que, como no puede ser de otra manera… ha surgido de mi maquiavélica imaginación.

Pink Panzer Korps distturbed

Espiral de silencios… Aislado en mi interior.

pink2016-11-14   La espiral del silencio es una teoría de ciencias políticas y comunicación propuesta por la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann, (cosas raras que leía un tal Günter) en su libro “La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social”. En este trabajo, estudia la opinión pública como una forma de control social en la que los individuos adaptan su comportamiento a las actitudes predominantes sobre lo que es aceptable y lo que no. La opinión pública es para Noelle Neumann la piel que da cohesión a la sociedad. Neumann teoriza sobre el papel  amenazante de la sociedad, aislando a los individuos que expresan posiciones contrarias a las asumidas como mayoritarias, de tal forma que el comportamiento del público está influido por la percepción que se tiene del clima de opinión dominante.  La tendencia de la espiral es a enmudecer a quienes prestan o tienen posiciones diferentes a las mayorías, pero se detiene en seco cuando se encuentra con el “núcleo duro”, aquellos individuos que, aunque pocos, se reafirma en sus posiciones y opiniones y no cesan en el empeño de que su voz sea escuchada.

pink-manus-2016-11-14  Es curioso que, casi todos los problemas que he tenido en mi vida, han surgido precisamente por ir en contra o en desacuerdo con la “opinión dominante”, esa mordaza que producía en mi, con excesiva frecuencia,  una agobiante sensación de asfixia. El silencio, como inevitable compañero de viaje en momentos duros de mi sobresaltado calendario, contrasta con esa sensación de derrota que nos cubre y aísla, como la techumbre de un frío hangar llena de agujeros, por los que nos llegan pequeñas dosis tamizadas de noche y estrellas. El silencio también puede ser un cruel verdugo de historias personales que harían palidecer a cualquiera de aquellas tímidas estrellas del hangar. Una vez más, la espiral del silencio enmudece a quien menos se lo merece. Como siempre, reflexiono y vuelvo atrás, pisando sobre mis propias palabras. Me dan ganas de darle la espalda a todos estos pensamientos, aislarme de nuevo en mi interior y esperar… a que el mundo cambie.

(JMPA Pink Panzer Korps)

“Oh Yes”
“there are worse things than
being alone
but it often takes decades
to realize this
and most often
when you do
it’s too late
and there’s nothing worse
than

too late.”

(Oh Yes by Charles Bukowski)

Hay cosas peores que estar solo, pero a menudo toma décadas el darse cuenta de ello y más a menudo, cuando tú lo haces ya es demasiado tarde y no hay nada peor que un demasiado tarde.”

piano-instrument-music-keys-159367

Dos de Dos

Voy perdiendo.
Dos, de dos veces
llegué demasiado tarde.
La primera vez, invisible
muda palabra mal escrita

amor, en guerra de silencios
el temor, en tierra de nadie.

Dos, de dos veces dos
herido, de cordura extraviada
lleno de barro hasta el alma
llora, palabra malherida
perdida en su jardín de miedo.

Dos de dos, viajero
viajero del tiempo sin credo
sin dios, sin dos de dos
solo dos almas
atadas en el mismo suspiro.

La segunda, te fuiste
dos de dos
lo imposible quise, quiero.

Alguien dijo que lloré… dos lágrimas, dos
mirando al cielo.

(JMPA Pink Panzer Korps – Enfadado con el mundo)

finpost

Doce años, Cien palabras… Canción para Lia.

LIA   ∼

   Doce años de LIA con mayúsculas. Llegó la primera, casi sin querer, y casi sin querer, nos vimos envueltos en un tremendo “lío” auspiciado por nuestra hija Andrea. Y allí estábamos en el coche, camino del aeropuerto, con una pequeña pincher de tres meses dentro de un bolso, cuatro horas antes de coger nuestro avión a casa. Y como era niña, le llamamos Lía.

   Nuestra casa fue pronto, muy pronto la suya. Obediente, inteligente y tolerante, incluso estando ya muy enferma. Sus últimos cinco años fueron muy duros para ella, esforzándose por vivir, siempre a nuestro lado.

   Ciega, casi sin poder caminar, desahuciada dos veces por el veterinario y dos veces regresando a casa con nosotros, llorando, incapaces de romper lo que nos unía con una fría inyección. Aprendió a moverse por la casa dentro de aquella oscuridad imposible de explicársela. Aprendió a caminar de nuevo por el parque, colgando de correas como una marioneta… y luego con una sola correa… y luego ella sola, de nuevo, nuestra Lía saliendo adelante.

  Enseñó a sus “hermanos” modales y tolerancia, repartió cariño incluso al quien no se lo esperaba y se nos fue, un 14 de Julio de este convulso 2015,  con nuestras lágrimas como última muestra de respeto y amor. Quiero pensar que con nosotros ella fue feliz. Nuestra familia lo fue, disfrutando de su compañía.

A hundred words

“A hundred words to talk of death?
At once too much and not enough.
My plans beyond that final breath
are currently a little rough.

The dying thing comes on so slow:
reluctance to get out of bed
is magnified each day and so
transmuted into dead.

I dream of dying all alone,
nobody there to watch me pass
nothing remains for me to own,
no breath remains to fog the glass.

And when I do put down my pen
my memories will fly like birds.
When I am done, when I am dead,
and finished with my hundred words.”

(Neil Gaiman)

Cien palabras para hablar de la muerte?
A la vez son demasiadas y no las suficientes.”

Fotos LIA con Ñandú

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Si no puedes… empieza de nuevo.

“Si no puedes ser poeta, sé poema
Lía con tus brazos, un nudo de dos lazos
Aroma de Olvido
Empezar de nuevo
con piel de acero
y aroma de olvido
Decir que quiero
tomar el desvío
del amor primero
Decir, en ti confío
cerrando los ojos
para caer al vacío
con piel         
       de acero 
y aroma de olvido.
(JMPA Pink Panzer) 
 
La confianza en nosotros mismos, hace más débiles a nuestros adversarios…
  
 

Alguien que te ame… Amores rotos.

 “Cuando me refiero a encontrar a la persona indicada no me refiero a encontrar a alguien que resuelva mis problemas, ni que me sirva de muleta para cuando me sienta decaído. Tampoco me refiero a alguien que esté siempre pensando en mí, que me extrañe o que sienta que me necesita. Sino a encontrar a alguien que esté ahí, que comparta el tiempo conmigo ya que yo le compartiría el mío también. Alguien que sepa estar sin mí pero que prefiera estar conmigo, alguien que sienta y actúe pensando en un “nosotros” y no en un “tú” y un “yo” por separado. Alguien que me ame porque sí y no porque yo le ame.”

(Jersel Porcupine)

Glaciar ciego
El amor es un glaciar
en pleno deshielo.
Con él llegarás al mar
rompiéndote
en témpanos de cielo.
El amor es un glaciar
a veces desconsuelo
y es verdad…             
                 …que duele amar
y es verdad…             
que es difícil explicar,
suplicar, llorar,
abandonar el sueño
en un rincón
y pedirte luego
 que del suelo te levantes,
que no te rindas,
herido corazón,
porque el amor sigue ciego
como un glaciar
sin guión 
que por ti

solo sabe esperar…
para intentarlo de nuevo.

(JMPA Pink Panzer)
…·:·…

   Dedicado con especial recuerdo y cariño a todos los amores rotos, en especial a los más cercanos, para que sepan que no están solas, solos… que la solución solo está en seguir, curar las heridas y el amor regresará, como siempre, buscando el mar. – (Pink Panzer) –

QUEEN
LOVE  OF  MY  LIFE

Amor de mi vida, me heriste
me has destrozado el corazón
y ahora me dejas.

Amor de mi vida
¿no lo puedes ver?

tráelo de vuelta, tráelo de vuelta
no lo alejes de mí
porque no sabes
lo que significa para mí. (continúa…)

Sigue leyendo

Tiempo de arena… inmune al desaliento.

 Tiempo de arena
El amor esconde minutos en tu alcoba
los minutos que roba
al tiempo de arena
que fluye serena
por el cristal de su garganta perdedora. 
   
El amor esconde minutos de tu aliento
los respiro sediento
si en la vida pierdo
el camino al recuerdo

que huye por su garganta, como un lamento.
  

El amor esconde minutos que yo encuentro
no me importa el momento
solo sé que se ocultan
mis pecados indultan…
me transforman, inmune al desaliento.
(JMPA Pink Panzer)
Fuente: Modernisminc.com

“Descubrí el secreto del mar meditando sobre
una gota de rocío.”
(Antonio Machado) 
…:…