Archivos

Con la "T" ta de TANGO…

“Cuando mi mamá me daba la teta, me daba tango .
(Carlos Gavito)

“Envolver, acunar, dar seguridad, proteger, guiar, sugerir sin forzar. Mientras el hombre es la columna y la fuerza, la mujer es la belleza y la sensualidad….
(“Yo quería bailar”, Ricardo Plazaola)

Más quiero de ti… Juego de dos.

Cuanto más tengo de ti, más
extraño lo que aún no
me has dado…
(JMPA Pink Panzer)

– Añoranza –

Cuanto más tengo de ti,
más extraño
lo que aún no me has dado.

Cuanto más me alejo de ti
más fuerte te busco
donde nadie te ha encontrado.

Cuanto más me verso en ti
más añoro las palabras
que aún no han nacido en mí.

Al fin, cuanto más pienso en ir
más febril llega el recuerdo
lo que aún no hemos vivido
y lo que nos queda por sentir.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Poema nacido de los comentarios intercambiados con la poeta y amiga Ana Fernández)

Tango sublime… juego de dos.
.
“Sería ideal que en vez de mandar y ordenar, el hombre guiara galantemente a la mujer en el tiempo y el espacio, buscando el juego de a dos. Es decir, que procurara la contención del macho y no la represión dominante del machista virtuoso.

El que comprende que en los pares se pueden jugar distintos roles sin por eso ser más, o menos, baila otro tango, el sublime, el bienintencionado, el que creó el pueblo más humilde, el que dio origen a una nueva y más irrepetible danza…”

(“El Tango, una danza”, Rodolfo Dinzel)

Días de agua… taberna y fragua.

Lo confieso… soy lágrima
cuando estás lejos...

 
   En mi tierra, Galicia, los días de lluvia forman parte inseparable de nuestro paisaje. En nuestros pueblos, las ya prácticamente desaparecidas fraguas, eran el corazón que marcaba el pulso para la supervivencia y prosperidad de sus gentes. Madera y hierro gallego en múltiples combinaciones resolvían cualquier necesidad.
   Muebles, carros, herramientas, verjas y enrejados… llaves y candados para cerrar puertas que protegen y diarios que guardan la intimidad de una caricia o viejos secretos inconfesables


   En los largos y desapacibles días de invierno, la lluvia, el frío y la nieve impedían sacar los animales a pastar o acometer las labores de la tierra. Durante aquellas largas horas de espera, no había ningún lugar más agradable, calentito y acogedor que la fragua del pueblo.

   El herrero no tenía horario. Siempre funcionaba, incluso sábados y domingos. Reuniones, charlas, juegos y conspiraciones nacieron al calor y abrigo de su fuego. Entre hierro fundido y el rítmico golpear del martillo contra el yunque, se forjaron amistades, amores y guerras. Mientras tanto, allí fuera arreciaba la lluvia, trasformando en barro, nuestras calles casi desiertas.


   Mis recuerdos acaban aquí, con mi reflexión empapada de lluvia gallega. Mi alma es mi mente y en ella sobrevive, una fragua siempre abierta. Así es y así permanece, por mi mismo y para todo aquel que se acerca, en estos días de agua, taberna y fragua… al borde mismo de mi existencia.

(JMPA Pink Panzer)



“El tango tiene una significación oportuna y por eso
hay un tango que cada uno puede aplicarse
y hay tangos que alejan
y tangos que acercan…
tangos para el día del desahucio
y tangos para el día del amor…

(“Tango, la mezcla milagrosa”, Carlos Mina)

Sombreros de paja… la apariencia de la realidad.

   “Valeria era una mujer especial, diferente, única. Quizá su apariencia fuese la de una señora distante, fría y un tanto hostil, pero esa fachada nada tenía que ver con la realidad.”

(Leído en “Por una Cabeza” –  Jeniffer Castañeda García)

 


   En un sencillo marco, apenas retenidos entre la madera de sus cuatro paredes, conviven, al mismo borde de la realidad, dos sombreros de paja. 
   Alguien dijo de ellos que no son solo para el verano…  En la última puesta de sol que disfrutamos, el otoño tomó el relevo y el invierno poco después, se llevó entre la nieve, lo que siempre fue suyo. Con el frío, cesaron los juegos, las sonrisas, los abrazos. Dos sombreros de paja quedan atrapados en el tiempo, reteniendo entre sus tramas, la fina arena del recuerdo. Arena y agua, una pausa intercalada para ver la realidad, perdiéndose a los lejos…


“A veces mientras bailo, siento que la música es tan sublime
que cualquier movimiento estaría de más, por lo tanto
hago una pausa para escucharla…
(“Carlos Gavito: su vida, su tango”)

 – ADHUC TEMPUS –
 

La emoción a flor de piel… Violín de silencios.

Si pudiera, te preguntaría por la última vez que un violín, consiguió transformar tu piel en un campo de espigas… Las emociones no tienen dueño que las retenga y mientras escuchas la música, tu respuesta llegará a mi corazón.

 ∼

Oblivion
Me enseñaste a escuchar, 
la música temblar
sobre tu pecho desnudo.
Me enseñaste a perdonar
 sobre tu piel pecar
sin espada ni escudo.
 
Enséñame ahora el olvido
violín de amor herido
Ayúdame a olvidar
tu sueño de amor prohibido.
(JMPA Pink Panzer) 

 ∼

Festina, mox nox

A tres pasos de tango… mirando mis recuerdos.

Abrazos de amor, a tres pasos de ti…

Hablando de Tango…

“En el abrazo es como si los dos observáramos nuestro interior
y al mismo tiempo guardáramos un secreto compartido.
Yo, cuando bailo, miro mis recuerdos…”

(Carlos Gavito, Leído en “Yo quería bailar”, Ricardo Plazaola)

Tres Pasos
Un abrazo
rompió en pedazos
un secreto,       
      a tres pasos
para que no doliera.

Un abrazo
al alma quinceañera
y todos los recuerdos
a tres pasos,       
       ardiendo lento
rondando tu hoguera. 
(JMPA Pink Panzer)
…·:·… 
  

La esencia no cambia… Ella me hace sentir.

   Van pasando los años y las cosas cambian, pero cada vez que la miro la veo igual de guapa. 

   ¿Qué te voy a contar de ella? Pues que es mi mujer, la mejor del mundo y es que por mucho que las cosas cambien sigue haciéndome sentir exactamente lo mismo. Eso no cambia. La esencia no cambia. La Esencia es aquello que nos hace sentir.”

( Publicidad marca BMW )
CARICIAS CIEGAS
   La bruma hervía a los pies del rompiente. Rugía el agua tras saltar al vacío, humedeciendo nuestra piel, alimentando de belleza nuestras almas nuevas.
   El amor fue casualidad en beso transmutada, roca mojada, inmóvil en el lecho del río.
   El amor fue rumor de caricias ciegas, un árbol bebiendo en tus manos, la yerba de la orilla esperando tu espalda…
   El amor fue destino, cribando vivencias, dejando la esencia de lo que nunca cambia. Al final del camino, un verso nos espera, y también la compañía, el abrazo, la calma.
(JMPA Pink Panzer) 
Caricias ciegas… de manos amantes.  
 

Entre tus cuerdas… Como pompas de jabón.

A veces me paro, la observo… otras veces, simplemente me dejo abrazar por su presencia, diluyendo las distancias, como pompas de jabón bajo nuestros pies inquietos, ebrios de amor y tango.
(JMPA Pink Panzer)

Dijo Carlos Gavito hablando sobre el tango…
   “Para mí, el violín es el cuerpo de la mujer, mientras que el contrabajo es el paso del hombre, el piano es el paseo de la pareja cuando va de la mano, y el bandoneón nos contiene, es una pompa de jabón que nos va llevando. Cuando sigo el violín, me paro y dejo que baile la mujer…”.







El abrazo en el Tango… Mi mano en tu espalda.

 

Palabras de Maestro

Dijo Carlos Gavito:
“El tango tiene una gramática propia. Un ritmo. Comienza con una letra mayúscula. Es quizás el momento más importante. Abarca el abrazo inicial donde ya hay una química, a veces explosiva, a veces neutra, a veces negativa. Comprende el primer movimiento. Generalmente es un paso, pero puede ser solamente la insinuación de un paso. Un gesto. O apenas un estremecimiento…”

Insinuación
Mi mano en tu espalda
mientras preciso marcaba
tu corazón, suave el compás…
Te deslizas en mi abrazo
y siento tu pecho vibrar
esperando mi primer paso…
Un gesto nace en armonía
y los ojos ya nos sobran
es baile,         
 es tango,
           es vida…
          (JMPA Pink Panzer)
 

El silencio que hace daño… viajando en tus alas.

En la habitación más silenciosa del mundo, nadie aguanta más de 45 minutos…

   En una cámara anecoica no sólo no se oyen ruidos del exterior, sino que además suelos, paredes y techos absorben gran cantidad del sonido que se produce en su interior: la voz se convierte en un susurro y es difícil oír a una persona hablando con un volumen de voz normal a poco más de un metro de distancia.

Tango en alas de silencio…

   La cámara anecoica de Orfield Laboratories está considerada como uno de los lugares más silenciosos que existen. Es tan silenciosa que “puedes escuchar el latido de tu corazón e incluso sonidos de tu oído interno. Y hasta el zumbido electrónico que emite la pantalla del teléfono móvil llegarás a percibir” […] muchos de los que la visitan sufren alteraciones en la percepción y molestias en la vista porque tanto silencio altera los sentidos.

(Leído en: Times Herald – A room so quiet….)

Tango en alas de silencio
Acompasamos       
   nuestros cuerpos
en mimética simetría
El sonido de tacones
rompe el ritmo
violento
como látigo tu aliento,
labios y corazones.
Melodía de viento
tormenta y desierto
fractura tu vestido
por tu muslo
de tacto perfecto
y estalla, resuena
en toda la estancia
un tango pleno de vida
viajando en tus alas,
un tango en plena huida
en tus alas de silencio
por el amor transformadas.
(JMPA Pink Panzer)