Archivos

Sin tregua… Viejas heridas nuevas.

   Después de cada segundo vivido, siempre llega un tercero… imperceptiblemente diferente al anterior, sin descanso, sin tregua. Lo más difícil es acostumbrarse a dejar de contarlos, acostumbrarte demasiado pronto a sentir como el dolor empapa tu ser, sin dejar huella.

(JMPA Pink Panzer Korps)

   Les tengo que dejar por tiempo “indefinido”. Por favor, disculpen si no les leo pero no podré hacerlo en una buena temporada. Maleta y avión me esperan en unas horas. Les veo al regreso…

Una herida más

– Sin tregua –

Tanto me acostumbré
a desnudar mi cuerpo
que olvidé que mi alma
moría de frío…

(JMPA Pink Panzer in love)

Pinker nude beach soloArena de Pink… Pasado de Panzer.

Mariprosa… el vuelo de Pink.

“Cuenta la leyenda que en el Reino de Korps, un barquero cruzaba palabras al otro lado del río. Durante el viaje, ebrias de amor, las palabras se unían para crear otras nuevas, extrañas, nunca pronunciadas, que nacían al rozar la orilla…”

photo_2017-02-23_16-04-10.jpg

Je vole (Vuelo)

Mes chers parents je pars,
Je vous aime mais je pars.
Vous n’aurez plus d’enfants, ce soir.
Je m’enfuis pas je vole,
Comprenez bien je vole.
Sans fumée sans alcool je vole, je vole.

Queridos padres, me voy
Los amo, pero me voy
No tendrán sus hijos más al anochecer
No huyo, vuelo
Comprendan que vuelo
Sin fumar, sin alcohol

No Huyo, Vuelo…

    Con diecisiete años y después de 22 horas de viaje en tren, me enfrenté al primer granSILENCIO_amigos.jpg reto de mi vida. Éramos 13.000 aspirantes para rompernos los huesos peleando durante, tres largos días de pruebas por apenas 900 plazas en aquella fría Academia Militar, academia que muchos años después, para vergüenza de mucho General metido a político sin honor, perdería su lema escrito durante años por los alumnos en la falda del monte Constampla.

  El primer día, en la prueba de resistencia, mientras adelantaba en la pista de atletismo a jovenzuelos como yo que ya iban prácticamente al borde de la asfixia camino de la lejana meta, me di cuenta que aquel reto estaba allí esperándome y era alcanzable. Llegué el primero de mi tanda dando gracias a la buena genética de mis padres, maldiciendo a los curas por tanto tortazo sin sentido y agradeciendo a los mismos malditos curas que, observando mis aptitudes desde pequeño, las explotaran para convertirme durante tres cursos en un revienta trofeos en los campeonatos de atletismo entre los colegios de mi región… Aquella experiencia previa hizo que las durísimas pruebas físicas de selección fueran para mi casi una diversión. Gran parte de los aspirantes (aspirinos nos llamaban) se marcharon para su casa al final de aquel día.

   Pink october beyoneQue enorme contraste ver en aquella primera noche a muchos de los que dormían en mi barracón, cabizbajos, desilusionados, preparando su maleta antes de irse a dormir. Todas las pruebas físicas eran eliminatorias. Si no superabas una, te ibas a casa, sin más explicaciones, sin segundas oportunidades. Una carrera de resistencia, otra de velocidad (mi disciplina en el colegio), saltos, flexiones, lanzamientos, cuerdas, natación con salto de trampolín incluido, reflejos, equilibrio… Algunos participantes nunca conseguiré entender que demonios hacían allí y si en alguna ocasión habían jugado a algo que les hiciera sudar, aunque solo fuera un poco. Sin embargo, otros era buenos, muy buenos, tanto como algunos contra los que había perdido o ganado por los pelos en competiciones escolares pero entonces ¿de donde diablos salía aquel desconocido sentimiento que me hacía sentir tan mal con su derrota?
   El segundo y tercer día fueron más tranquilos. Allí ya quedaba mucha menos gente, siempre con el bolígrafo en la mano y el dni entre los dientes, de una sala para otra, rellenando cuestionarios psicotécnicos y exprimiendo las neuronas en varios exámenes de idiomas y conocimientos de todo tipo.No te hagas pedazos.jpg
   Veintidós horas casi eternas de regreso a casa sin ni siquiera saber el resultado de nuestro esfuerzo. Allí estaba yo, un verano de 1981 en la Alameda de mi ciudad, sentado en nuestro banco de piedra contándole a Ella mis cinco días de aventura cuando, a la carrera y casi sin resuello, un compañero de aventura me dice que, de los diez amigos que nos presentábamos de nuestra academia preparatoria, siete “estábamos dentro”, y yo era uno de ellos.
    La vida nos dio un vuelco. Todo y nada cambiaba a la vez. Apenas un mes y medio era el tiempo que nuestro amor tenía para rearmar sus defensas y afrontar años de duras ausencias que solo en nuestras cartas encontrarían motivos para el consuelo.
   Años de decisiones que, desde el primer día, me llevaron de cabeza al cuerpo de Ingenieros de nuestro maltratado Ejército de Tierra… pero eso, eso ya es otra historia.
(JMPA Pink Panzer Korps)
Geraldine Rojas y Pablo Veron - Una emocion

Necesito amor, danzar contigo cada noche. Te necesito amor, con el corazón en tus manos o en manos de la imaginación…
(JMPA Pink Panzer in love)

TattooDesign.com-742796.png

Parisienne… Recuerdos tout terrain…

pinker-route-beaujolais

Robert William Gary Moore – Parisienne…

   Hay “solos” de guitarra realmente memorables. Aún así, a pesar de que esta apreciación es muy subjetiva y nuestro planeta muy grande y lleno de gente con gustos muy diferentes, me atrevo a poner esta interpretación de guitarra eléctrica entre las cinco mejores que he escuchado. De esta preciosidad de Parisienne Walkways existen multitud de grabaciones, actuaciones en vivo, cientos de “covers” de otros artistas… pero para mí, no hay ninguna comparable a esta rara pieza grabada en vivo y que hoy les dejo bajo estas letras.

   Año 1993. Con la vida metida en diez maletas y una montaña de cajas de cartón, en este año llegamos a esta isla de arenas negras. Después de innumerable viajes, kilómetros y kilómetros de carreteras amigas y enemigas y seis casas diferentes donde se quedó mucho de nosotros, la isla no nos dejó marchar. Al fin echamos raíces, donde menos habíamos pensado que la tierra cubriría nuestros pies. Veintitrés años bien merecen un buen café.

lr-paris-ago-2016

      I remember Paris in ’49. ⇔  Recuerdo a París en el ’49.
The Champs Elysee, Saint Michel,  ⇔  Los Campos Elíseos, Saint Michel,
And old Beaujolais wine.  ⇔  y el vino añejo de Beaujolais.
And I recall that you were mine  ⇔  Y recuerdo que eras mía
In those Parisienne days.  ⇔  en aquellos días parisinos.
Looking back at the photographs.  ⇔  Repasando las fotografías.              
Those summer days  ⇔  Aquellos días de verano
spent outside corner cafes.   ⇔  transcurriendo por fuera de los cafés de esquina.
Oh, I could write you paragraphs,  ⇔  Oh, podría escribirte párrafos
About my old Parisienne days.  ⇔  sobre mis viejos días parisinos.

Atracción

Quizás note tu presencia invisible
como la esencia de una palabra
como luz entre la niebla espesa
iluminando mi sueño irrepetible.
Quizás note tu amor, de color
impredecible
anunciando el final en mí
de mi inútil resistencia.
Es como si te besaran
con los ojos cerrados
como si pétalos de rosas
en tromba llegaran
abrazando tu corazón
en llamas.
Es como si te besan mientras duermes
Es como si te besan y ya no duermes
Así es como yo lo siento,
un solo beso, ciego de amor,
por tu presencia, es pura atracción
concentrada en un gesto.

(JMPA Pink Panzer Korps in Love)

bering-7-ago2016endcampaing  SNAFU

 

Ábreme las letras… sangrando versos.

Odio y amo. Por qué hago esto, podrías preguntarte. Lo ignoro, pero así me siento y me torturo.

Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris.
Nescio: sed fieri sentio et excrucior
.

 – Catulo –

MinskBeringAirPlane

Conversemos

Se puede conversar
sin articular
una sola palabra.
Conversemos pues,
ahora que me lees
ahora que me tienes
en tus ojos cautivo.
Solo necesitamos
jugar con las miradas
tal vez tocarnos ,
quizás besarnos, complacernos la piel
desnudando los abrazos
creados en la distancia.
Conversar, si,
con el silencio justo
para escucharnos
suspirar, latir
respirar, gemir…
Lo sé, amor, lo intuyo
el deseo despierta, fluye
es un río de aguas traviesas
un Guadiana en tu ombligo
dispuesto a morir
si yo se lo pido…
Y ahora sientes miedo,
la urgencia de huir,
apartar tus ojos del
horizonte de mis versos,
pero sigues aquí
en mi cárcel sin llaves
invitada y prisionera
leyendo aún este torrente
de letras que buscan desembocar en ti,
letras que derribar quieren
débiles ya tus defensas…

Entonces, si quieres
si estás segura,
libera tu alma y ven,
ven a mi.
Acomódate en mis brazos
y conversa conmigo.

(JMPA Pink Panzer)

4jbir9fzzt1m

Quiero que el sueño me venza, con el aroma de tu éxtasis disperso en mi…
Olvidarme de memorias perdidas, de inocencias quebradas.
Quiero que el sueño me venza…
Quiero que el sueño…

(JMPA Pink Panzer…dreams)

 

El infierno blanco… Time to die.

   Aviso. Nombres y situaciones pueden no coincidir con mi realidad. Cualquier coincidencia es fruto de la desquiciada memoria del autor y/o de la simple casualidad dentro de esta historia.

— Pink Panzer presenta… “El infierno Blanco, Time to die”. —

-. ¡No seas pelmazo, Günter! Que no está el horno para bollos… hazme el favor y ¡Mea en la botella de una puta vez!.

Que noooo, que no puedo, de verdad, ¡¡¡me da mucha vergüenzaaaa, que no me saleee…!!!

-. ¡¡Günter, por San Patrás bendito, que ya no somos unos críos y nos lo hemos visto todo en las duchas del Spa!!. Mira, hacemos una cosa; paro el coche, pongo un poco de música con mi teléfono, te concentras y ¡¡¡MEAS EN LA BOTELLA, ES UNA ORDEN!!!

– Hacemos otra cosa, Pink; Tú paras el coche, salgo un momentito y meo tranquilamente, sin presiones, ¿Ok?

   En algún lugar perdido del noreste de Europa, un vehículo todo Bering7tout terrainterreno con dos españoles a bordo, va camino de la base dormitorio muy cerca ya de las diez de la noche. Fuera del todo terreno no había nada especial a lo que no nos hubiéramos enfrentado en otras ocasiones. Un crudo día de invierno con una temperatura de 25º grados bajo cero y una moderada ventisca de unos 30 kms/h con rachas fuertes de 40 kms/h.

   Circulábamos lentos pero estábamos tranquilos. Depósito de combustible a tres cuartos de capacidad, enlace radio con la base funcionando y el GPS visualizando la señal de los satélites erráticamente, pero dando la posición, que era lo primordial. El parte meteorológico nos dice que la ventisca permanecerá estable, y lo más importante, seguirá nevando pero levemente.

   En estas situaciones, la experiencia cobra más valor que los simples conocimientos académicos. Habitualmente, yo llevaba en el coche las botellas vacías del agua de las comidas. No es lo normal pero en “determinadas ocasiones”, lo más cómodo y racional es orinar dentro del coche en una de esas botellas. ¡Meas, cierras con el tapón y listo, se acabó el problema!. Bering7

   El padre de Günter, alemán de nacimiento, se quedó a vivir en Tenerife, prendado de un “bellezón” canario de veintidós años. De semejante combinación salió un rubio de un metro noventa de estatura y más cabezón que una mula militar. Al final, la vejiga de mi compañero superó el tamaño de su cerebro y tomó el control de la situación como si de un personaje de The Walking Dead se tratase.

   Tengo que resaltar que, con -25 grados y un viento con rachas puntuales superando los 40 kms/h la sensación térmica se acerca peligrosamente a los -40/-45 grados. Con esa temperatura, la piel humana sin protección se congela en minutos, o en pocos segundos, dependiendo de otros factores, como la humedad. Salir del todo terreno era un atrevimiento pero Günter tenía que mear fuera, y no se podía razonar con él.

   Dentro del coche se soltó la cremallera del pantalón térmico, se puso el gorro polar, la capucha del chaquetón y un poco de crema protectora en la cara. Le di la vuelta al coche para orientarlo de forma que la ventisca no entrara por su puerta al abrirla y le dije de forma clara, escueta y concisa:

-. Ok. Sales. Te pones donde yo te vea, en la zona iluminada por el coche, meas y regresas como un rayo.

– Vale, vale, no te preocupes… de verdad, Pink, ni que fuera la primera vez…!!!

   Nada más salir, la fuerza de la ventisca le arrancó la capucha al muy lechón, por no ajustar los velcros del cuello, pero reaccionó rápido, solucionando la papeleta a pesar de llevar los guantes puestos.ECONOCHRIST - 1994

   Las luces iluminan a mi amigo en la cuneta que, después de pelearse unos largos segundos con el conjunto bragueta calzoncillo, me muestra la clásica nubecilla que forma el agua caliente cuando se congela al instante. Después de varios “nube-chorritos” más, veo lo que pensaba que no podía estar sucediendo. ¡¡No, no, noooo..!! Günter, que era un chico muy limpio, estaba sacudiendo alegremente su aparato arriba, abajo, izquierdas y derechas varias… ¡¡como si fuera un obispo bendiciendo palmas en el día de ramos!!.

   Le di cortes de luces y lo saqué de su “embobamiento” con repetidos toques de claxon.

-. ¿Pero que coño te dije? Serás bruto…!!! ¿a que esperabas? ¿a que un pingüino te trajera una toallita?

– Vale, vale, vale… tampoco ha sido para tanto. Venga Pink, ya está. Ya podemos seguir…

Mujer craneo regazo   A los pocos kilómetros empiezo a notar que Günter se mueve en el asiento y se le nota visiblemente incómodo. Hablo con él y me comenta una cierta picazón en su “aparato”. En cuanto él mencionó el picor, yo ya sabía que la habíamos cagado y tocaba ponerse serios. Paré el coche en mitad del camino y le dije muy enfadado:

-. No admito discusiones. ¡Saca ahora mismo la “chorra” que quiero ver como está.!

   Günter, con los ojos como platos no dijo ni “mu”. En el fondo sabía que había metido la pata hasta la ingle y entre algunos “uyuyuis y ays” de dolor, asomó su herramienta por la bragueta. Con el flexo de leer los planos, enfoque hacia la zona y ya vimos un prepucio a punto de gritarme, ¡auxilio, sálvame!. Con un color rojo irritado tirando gradualmente a un violeta /azul oscuro en el extremo, el futuro no pintaba nada bien para aquel pobre pellejo. Al momento cogí la radio…

-. Bering-7 a Base. 7.0 OK. 7.1 Herido leve con signos de congelación. Cambiamos ruta hacia Hospital Campaña…

   Con el conocimiento y permiso de nuestra base, cojo el plano y el TresGPS y trazo la ruta más corta, aprovechando algunos caminos ya conocidos para acortar tiempos y llegar cuanto antes a la carretera general que nos llevaría al hospital.

   Nos costó más de una hora apartando barro y nieve hasta que vimos las primeras luces de los coches circulando por la carretera. Una vez que accedimos a esta vía y ya circulando mucho más rápido, en apenas quince minutos nos plantamos ante la puerta del Hospital de Campaña. Una mezcla de hospital real y grandes tiendas militares adosadas a la estructura del edificio. Aquella era la tercera vez que lo visitaba y conocía muy bien a donde ir.

   La teniente Hanndorf (Erika para los amigos), una joven doctora y alemana de pura cepa, era novata en el hospital y ya se sabe lo que les ocurre a los novatos con la guardias. Así pues, no me resultó extrañó encontrarla otra vez, camino de las doce de la noche al mando del equipo de urgencias. Como ya sabían que llegábamos y también el motivo de la urgencia, solo nos quedaba explicar “donde” estaba la congelación. Para evitarle el lógico cachondeo que se iba a formar, aproveché la confianza que me daba el haber compartido más de un café con la Doctora Erika y le solté al oído en un chapurreado alemán… “im penis ist”.

   La teniente Hanndorf reaccionó de la mejor manera imaginable. Con perfecta cara de póker, hizo pasar solo a Günter a la sala de curas y despidió a los sanitarios en un buen inglés, diciendo que ya les llamaría en caso necesario.

   Después de ayudar a mi compañero a quitarse la ropa , me retiré a la salita de espera, separada simplemente por una puerta verde de dos hojas. Al parecer, después de la oportuna evaluación de daños, tocaba aplicar unos apósitos especiales para quemaduras… y ahí empezó el desastre.

¡¡¡Nein, nein, neeeeeeein…!!! Los gritos de la teniente me hicieron saltar de la silla.

¡¡¡ Setzen Sie Ihren Arsch auf dem Bodem, schon !!! Entré abriendo de golpe las puertas de la sala de curas, y esto fue lo segundo que le escuché a la muy cabreada teniente, que traducido al español viene a ser un imperativo “¡¡¡pon tu culo en el suelo, ya…!!!

   El aparato de Günter bien podría pasar por el cuello de un diplodocus en Parque Jurásico. Yo lo vi en reposo en los baños turcos del Spa pero no es lo mismo… Allí estaba él, sentado en el suelo con todo al aire y con una más que apreciable erección… de tamaño digamos sin exagerar, descomunal.

   Cuando te ves envuelto en una situación de tensión o estrés, lo más natural es que tu idioma nativo salga a relucir. A mí me ha pasado y Erika, era evidente, estaba notablemente alterada…

Gott, Ihr seid ein verwöhnter, mit dem Gehim eines Esels… Dijo la teniente mientras el frío del suelo en el culo de mi amigo le hacía bajar la hinchazón… “!!!Dios, es un mocoso con el cerebro de un burro…!!!” y no pude mas que darle toda la razón a la teniente, mientras para mis adentros pensaba en broma que de burro tenía algún atributo más a parte del cerebro.

   mi-primera-ereccionLa erección de Günter, ya pasó a tener repercusión (léase cachondeo) “global” en el Hospital y campamentos limítrofes. Semejante estiramiento del pobre pellejo, le causó tales daños que se hizo aconsejable, por prescripción facultativa, pasarlo a quirófano y hacerle una circuncisión “de campaña” convenientemente sedado, of course, no fuera que se pusiera firmes otra vez.

-. Pink, no lo pude evitar. Te lo juro, vaya cagada, lo siento mucho compañero… Cuando sentí sus manitas haciéndome las curas, algo se disparó dentro de mí y perdí el control…!!! Me confesaba Günter, ya operado, en la tranquilidad de su habitación del hospital.

   Günter ya no volvió conmigo. Del hospital lo mandaron directamente al calorcito de su casa, eso sí, después de pasar juntos prácticamente las 24 horas del día, siete días a la semana durante cinco meses en aquel infierno blanco.

   Eché de menos sus clases de alemán, su paciencia conmigo en sus clases de alemán, las risas en el coche conmigo intentando hablar alemán…Cruz mikko_luntiala 15326045430

   A mí aún me quedaba un mes comiendo barro y nieve y me asignaron otro compañero. Te adaptas. Cuesta mucho, pero las risas siempre vuelven.

   ¿Alguien a visto a un español hablar alemán con un perfecto “asento” canario/chicharrero? Pues yo sí…  y también he visto atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Tannhäuser… All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die. 

(JMPA Pink Panzer Yorch).

(La última cita, es obvio que no es mía, extraída de la excepcional película de Riddley Scott, Blade Runner)

Dedicado a todos los que mueren lejos de su hogar, entre un mar de críticas desinformadas y la dolorosa incomprensión de una parte de su propio pueblo.

Perfección en lo sencillo… Eres todo en mi.

Despedirme con un hasta pronto, de la forma más sencilla que puedo hacer…


Lo Perfecto en ti.

Tu mejilla descansando

en la palma de mi mano

La embriaguez de tu escote

febril dibujo de  bisectriz perfecta

que abriendo tu blusa, corta mi aliento

mi paz, la calma, mi sosiego.

¿Lo recuerdas?

Fuimos de la mano y rompimos el alba

desnudos, agotados, sin aliento.

Todo eres en mí, tú, lo perfecto

como un sueño, así de sencillo

porque amo y así lo siento.

(JMPA Pink Panzer)

   Llevamos varias semanas preparando un viaje que nos sacará de nuestra casa durante varios meses. Trámites, gestiones, aviones, maletas… decisiones. Muchos detalles en los que pensar en poco tiempo que me han mantenido con la mente alejada del Blog, con el móvil en la mano leyendo a ratos libres vuestras cosas, contestando comentarios que me gustan y otros que me emocionan…

   Algunos de esos comentarios me han hecho reflexionar y han conseguido que no deje el blog parado sin una explicación. Serán unos meses fuera de casa pero, si todo va bien, volveremos a nuestra isla y con tiempo, a mi blog. Mi debilidad es la poesía y con ella me despido.

   Un fuerte abrazo de doce segundos para todos los que sigo y me siguen, dentro de esta gran familia de WordPress.

Hasta pronto.

JMPA Pink Panzer in Korps.

Llega un momento, Pessoa.jpg

Donde nadie se atreve… Blanca palidez.

Ella es quien pone orden dentro de mi desorden…

Seguir las tendencias y modas nunca ha sido
costumbre en mi y esto no significa
que consigas el éxito siendo
un rebelde, a menudo es
lo opuesto a eso… 
 Siempre he pensado en ir…                      

                     “a donde nadie se atreve“.

“A Whiter Shade Of Pale”  Procol Harum
(Una tonalidad más blanca que la palidez)

“Bailamos el ligero fandango dando saltos
hicimos volteretas a lo largo de la pista
yo estaba algo mareado
pero la gente quería más
la sala tarareaba con más fuerza
a medida que el techo se alejaba volando…”

Si te vas a marchar… llévate antes mi cuerpo.

De nuevo en casa… 720 horas después…

   720 horas después, estamos de regreso en casa.
  Algunas de ellas fueron memorables (y a las pruebas me remito…). Pocas, muy pocas las que pasamos durmiendo y muchas más disfrutando de familia y amigos.
 
   Galicia, distinta, como siempre. Sol y lluvia; frío, calor, niebla, barcos, redes…  y paseos nocturnos por el puerto de Bueu.
   Gracias a todos, familia y amigos, por hacernos pasar unas horas tan agradablemente gallegas.


No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino.
(JAMES DEAM)

Una razón para existir… Isla de Man, locura motera.


“The reason I do it is because if you get it wrong it will kill you. If you think it’s too dangerous then go home and cut your grass and leave us to it.”
 Guy Martin

 
La razón por la que lo hago es porque si te equivocas, te va a matar. Si usted piensa que es demasiado peligroso, entonces regrese a su casa a cortar el césped y dejadnos  hacerlo.
 (Pink Panzer traduciendo a Guy Martin…)
 

   Dos semanas de carreras… dos semanas de locura motera en la Isla de Man. Un día te levantas y el deseo deja de ser un sueño para transformarse en empeño, y un desafiante proyecto para el futuro… Si piensas que es demasiado peligroso, entonces regresa a tu casa a cortar el césped y déjanos hacerlo…!!!
(JMPA Pink Panzer)

Heridas de amor… Nómadas del mundo.

   

  
  Hace años que llegamos a la isla pensando en marchar… Ahora, cuando nos vamos, siempre lo hacemos pensando en… regresar. 

  Nómadas por obligación, en nuestro viaje nos detuvimos, a la orilla de La Laguna… y en su orilla, al calor de su gente, habitamos.

HERIDAS DE AMOR

A veces las personas
necesitamos la erupción de un volcán
para obligarnos a dejar el acomodo
del hogar,
abandonar la costumbre
que nos ata a la tierra,
recuerdos
pasiones,
quizás promesas por cumplir.
Y luego,
desplazados a la fuerza,
llegamos y descubrimos
lugares más bellos
tierras más fértiles
agua cristalina en la que sumergir
nuestro cuerpo
y nuevos afectos donde curar
heridas de amor
en el corazón.
(JMPA Pink Panzer)