Archivos

La vida es corta… Hazme sonreir.

La sonrisa es la línea curva que endereza las cosas…
   El tema de Amy Winehouse Rehab ganó tres Premios Grammy en el año 2008 en las categorías de “Mejor Grabación del año”, “Canción del año” y “Mejor Interpretación Vocal Pop Femenina”
  Sin embargo, su excelente canción, tocada o “trastocada” por la varita mágica de un sorprendente grupo jamaicano… me fascina y sobretodo, me hace sonreír. Creo que le darás al “Play” más de una vez.
La vida es corta. Juega desnudo… ríe, disfruta, vive.
 

Te pertenezco libre… libre me perteneces.

Uno de tus secretos… se diluirá con el tiempo.

Seal “Secrets”
You must know me
I’m one of your secrets
You must know me
I’m one of your secrets
I belong to you
I belong to you
And you belong to me
   Hermosa canción… poco más se puede decir sobre su amor y sin embargo, después de siete años de matrimonio y cuatro hijos, el amor no fue suficiente. El cantante y compositor Seal y su mujer, Heidi Klum se separan a principios de este convulso año 2012…
 

Días de agua… taberna y fragua.

Lo confieso… soy lágrima
cuando estás lejos...

 
   En mi tierra, Galicia, los días de lluvia forman parte inseparable de nuestro paisaje. En nuestros pueblos, las ya prácticamente desaparecidas fraguas, eran el corazón que marcaba el pulso para la supervivencia y prosperidad de sus gentes. Madera y hierro gallego en múltiples combinaciones resolvían cualquier necesidad.
   Muebles, carros, herramientas, verjas y enrejados… llaves y candados para cerrar puertas que protegen y diarios que guardan la intimidad de una caricia o viejos secretos inconfesables


   En los largos y desapacibles días de invierno, la lluvia, el frío y la nieve impedían sacar los animales a pastar o acometer las labores de la tierra. Durante aquellas largas horas de espera, no había ningún lugar más agradable, calentito y acogedor que la fragua del pueblo.

   El herrero no tenía horario. Siempre funcionaba, incluso sábados y domingos. Reuniones, charlas, juegos y conspiraciones nacieron al calor y abrigo de su fuego. Entre hierro fundido y el rítmico golpear del martillo contra el yunque, se forjaron amistades, amores y guerras. Mientras tanto, allí fuera arreciaba la lluvia, trasformando en barro, nuestras calles casi desiertas.


   Mis recuerdos acaban aquí, con mi reflexión empapada de lluvia gallega. Mi alma es mi mente y en ella sobrevive, una fragua siempre abierta. Así es y así permanece, por mi mismo y para todo aquel que se acerca, en estos días de agua, taberna y fragua… al borde mismo de mi existencia.

(JMPA Pink Panzer)



“El tango tiene una significación oportuna y por eso
hay un tango que cada uno puede aplicarse
y hay tangos que alejan
y tangos que acercan…
tangos para el día del desahucio
y tangos para el día del amor…

(“Tango, la mezcla milagrosa”, Carlos Mina)

De nuevo en casa… 720 horas después…

   720 horas después, estamos de regreso en casa.
  Algunas de ellas fueron memorables (y a las pruebas me remito…). Pocas, muy pocas las que pasamos durmiendo y muchas más disfrutando de familia y amigos.
 
   Galicia, distinta, como siempre. Sol y lluvia; frío, calor, niebla, barcos, redes…  y paseos nocturnos por el puerto de Bueu.
   Gracias a todos, familia y amigos, por hacernos pasar unas horas tan agradablemente gallegas.


No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino.
(JAMES DEAM)

El verdugo… CINCUENTA cumpleaños…

“En la juventud aprendemos, en la vejez comprendemos.”
(Marie von Ebner Eschenbach)
C I N C U E N T A    A Ñ O S

   Durante el reinado del segundo emperador de la dinastía Ming vivía un verdugo llamado Wang Lung. Era un maestro en su arte y su fama se extendía por todas las provincias del imperio. En aquellos días las ejecuciones eran frecuentes y a veces había que decapitar a quince o veinte personas en una sola sesión. Wang Lung tenía la costumbre de esperar al pie del patíbulo con una sonrisa amable, silbando alguna melodía agradable, mientras ocultaba tras la espalda su espada curva para decapitar al condenado con un rápido movimiento cuando este subía al patíbulo.

   Este Wang Lung tenía una sola ambición en su vida, pero su realización le costó cincuenta años de intensos esfuerzos. Su ambición era decapitar a un condenado con un mandoble tan rápido que, de acuerdo con las leyes de la inercia, la cabeza de la víctima quedara plantada sobre el tronco, así como queda un plato sobre la mesa cuando se retira repentinamente el mantel.
   El gran día de Wang Lung llegó por fin cuando ya tenía setenta y ocho años. Ese día memorable tuvo que despachar de este mundo a dieciséis personas para que se reunieran con las sombras de sus antepasados.
   Como de costumbre se encontraba al pie del patíbulo y ya habían rodado por el polvo once cabezas rapadas, impulsadas por su inimitable mandoble de maestro. Su triunfo coincidió con el duodécimo condenado. Cuando el hombre comenzó a subir los escalones del patíbulo, la espada de Wang Lung relampagueó con una velocidad tan increíble, que la cabeza del decapitado siguió en su lugar, mientras subía los escalones restantes sin advertir lo que le había ocurrido. Cuando llegó arriba, el hombre habló así a Wang Lung:
– ¡Oh, cruel Wang Lung! ¿Por qué prolongas la agonía de mi espera, cuando despachaste a todos los demás con tan piadosa y amable rapidez?
   Al oír estas palabras, Wang Lung comprendió que la ambición de su vida se había realizado. Una sonrisa serena se extendió por su rostro; luego, con exquisita cortesía, le dijo al condenado:
– Tenga la amabilidad de inclinar la cabeza, por favor.

(Arthur Koestler (Hungría, 1905-1983), Memorias)

   El Tourist Trophy de la Isla de Man cumple en junio de 2012 CIENTO CINCO años… “casi” los mismos años que hoy, día 5 de julio de 2012 estoy cumpliendo yo. Los que me conocen saben de mi pasión por el mundo de las motos y en especial por la especialidad de las “Road Race”… de las que la isla de Man es, para la inmensa mayoría de aficionados a las motos, su máximo exponente. Que bonito ir haciéndome mayor, compartiendo los tiempos del mítico “TT”… 

 ∼
“Aunque somos nuestro propio tiempo, a veces somos el tiempo de otros y otros son nuestro tiempo, a veces sin quererlo, a veces queriendo, a veces durmiendo, a veces despiertos.”

El Arte de conducir bajo la lluvia… el "MHM".

   Cuando tu primera vida motera se desarrolla en Galicia, o aprendes a rodar en agua o no sacarás la moto del garaje hasta que llegue el verano, y esto tampoco te asegura que no te mojes.
 

   Años de intenso entrenamiento bajo diluvios de proporciones casi bíblicas, hacen que los moteros gallegos adquiramos una especial sensibilidad que, una vez llegado el temido “MHM(Momento Húmedo Motero) nos permite olvidarnos del agua, para pasar a divertirnos sobre nuestras motos, en rectas, en curvas y sea lo que sea lo que en esos momentos lleves entre las piernas.

Pink Panzer con su OSA prestada…

  Concentración de Clásicas de Padrón 2008. Dos moteros que se pierden. Uno en Vespa y otro en una OSA (el de la foto). Llueve y llueve en Padrón… Por teléfono contactamos con el resto del grupo y están a unos ocho o diez kilómetros de nuestra posición. Rafa, el colega de la Vespa, sabe llegar por un atajo… y también sabe hacer correr la Vespa por el (puto) monte/atajo de marras… Mis frenos no existen (la Vespa no frena mucho más). Como no conozco la carretera, yo le sigo a una distancia in-prudencial, arreando estopa y copiando/anticipando sus trazadas… a los pocos kilómetros, ya nos hacen falta los “dos carriles” para plegar por los recodos de aquella jodida carretera… la OSA apenas frena y entro en las curvas (lloviendo) bajando marchas. La Vespa (el piloto de la Vespa…) no es

Rafa-gasssss y su Vespa.

manco dándole caña, y en esto que llegamos gas a fondo después de una larga recta en bajada hasta una curva cerradaaaaa a la derechaaaaa…!!! La Vespa frena, hunde el morro, lo veo, lo copio, apreto la maneta del freno a tope y bajo a tercera, segunda, primera, derrapo, me culea un poco y hago patinar el embrague para que no me bloquee. La Vespa no quiere entrar en la curva… y Rafa sacando rodilla…!!! mi OSA tampoco quiere… entramos pasados y nos vamos los dos al borde de la cuneta mientras perdemos el asfalto y metemos las motos por la tierrillaaaa…uy uy uyyyy…y al asfalto otra vez. Nos ponemos en paralelo con el pulso y los niveles de adrenalina en zona roja (al menos yo si…). Nos miramos con esa expresión tan motera en la cara que dice… “Uff-que-cerca-estuvo-ahora-trankis…” y como no, seguía lloviznando.

Parque cerrado/mojado de la concentración.

Después de cuatro curvas (no más…) desplazándonos como sendos caracoles en modo “Tranki”, mi colega y yo ya estábamos otra vez haciendo el cabra, con dos motos “clásicas” (más de 25 años), por una carretera local entre montes gallegos y lloviendo… una indescriptible gozada  clásico-motera que se acabó cuando mejor me lo estaba pasando. Llegamos al punto de reunión con el resto de la concentración, con los que nos tomamos unos vinos, cervezas, refrescos y empanada, un ligero “tentempié” para reemprender la marcha en grupo camino de la gran “pulpada” y final del evento. Los moteros somos diferentes…!!!

“UNA ACTITUD DICE MÁS QUE MIL PALABRAS”

    “Enzo sabe que no es como los demás perros. Él es un pensador de alma casi humana. A través de los pensamientos de Enzo, que en la víspera de su muerte hace balance de su vida y rememora todo lo que han pasado él y sus amos, se desarrolla una historia de amor, miedos y temores. Una historia del día a día de una familia que tiene que superar distintos retos a lo largo de la vida. Una historia de carreras con muchos obstáculos que sortear, en la que según se avanza más y más, cada vez está más nublado.
   Enzo nos enseña a ser más respetuosos unos con otros, a luchar por todo aquello que queremos, a ser personas, en definitiva. El arte de conducir bajo la lluvia lo tiene todo: amor, tragedia, redención, peligro y lo mejor, el narrador canino Enzo, cuya alma de perro longevo tiene mucho que enseñarnos sobre el ser humano.”

 (Sinopsis del libro “El arte de conducir bajo la lluvia” de Garth Stein)

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que trata a sus animales”.
(Mahatma Gandhi.)
 

Inolvidable… Hoy es día de besarte.

 Vértigo…   

   La carretera serpenteaba bordeando acantilados teñidos de vértigo…

  Entre curva y curva, mi memoria se arremolinaba en el oasis de tu ombligo, con el mismo vértigo de Gigantes de piedra, que en vigilante postura a sus pies nos esperaban.

   El vértigo de mi sangre, latiendo en mis sienes, guiando a mis labios camino de tu boca, siguiendo enloquecidos el sendero que iluminaban tus ojos…

   Ayer fue el vértigo de tus curvas perfectas… Hoy es el día de besarte…

“El amor es todo aquello que dura
el tiempo exacto para que
sea inolvidable

(Mahatma Gandhi)

Dedicado a Pury y a todos aquellos que hacen del amor, su lectura diaria.

 

El regreso… El tren de la desesperanza.

Como daba besos lentos, duraban más sus amores.
(Ramón Gómez de la Serna)

 
Desesperanza

Ni un solo reproche más,
ni una mala palabra
ni una sola caricia
que muera solitaria
sin alma
ni esperanza.
 
Ni una sola mirada más,
ahí mismo encerrada
de su amor privada
en tus ojos tristes
sin alma
ni esperanza.
 
Ni una sola partida más,
despedida en silencio
atrás dejando
la tierra quemada
y el sabor amargo
de la
desesperanza.
(JMPA Pink Panzer)


“La vida es un viaje. Cómo viajamos realmente depende de nosotros. Podemos seguir la marea o seguir
nuestros propios sueños”

(Paulo Coelho)

Diez razones para la melancolía… Es hora de volver.

   Un día te levantas y reflexionas; AC/DC ya no te gusta, lloras con más facilidad… has salido despacio de un semáforo sin levantar la rueda delantera del suelo…
   Un día te levantas y reflexionas; el pasado nunca vuelve, los amigos que tienes son los que siempre has tenido, dejas guerras por perdidas y evitas empezar otras nuevas… 
   Un día te levantas y la quietud y el olvido te invaden con sus mejores consejos. Es hora de volver.

El lugar donde nací, está muy lejos.
Quizás sea el momento
de ir pensando en
regresar…
(JMPA Pink Panzer)
 
Ilustración de Alfonso Zapico.
Diez razones para la melancolía:
  1.- Je suis seul à la maison.
                        Estoy solo en casa.
  2.- C’est la nuit.
                        Ya es de noche.
  3.- S’ecoute musique klezmer à la radio. 
                        En la radio se escucha música klezmer.
  4.- J’ai une bouteille de vin espagnol sans ouvrir.
                        Tengo una botella de vino español sin abrir.
  5.- Je n’ai pas encore de vacances.
                         Aún no tengo vacaciones.
  6.- Demain il pleuvra.
                         Mañana lloverá.
  7.- Il n’y a pas de chocolat à le garde-manger.
                         No tengo chocolate en la despensa.
  8.- Il n’y a pas de biscuits.
                         Ni galletas.
  9.- Il n’y a pas de chose sucrée.
                         Ni nada dulce.
10.- Le lieu où je suis né est très loin.
                        El lugar donde nací está muy lejos….
 
 
“La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debía suceder.”
(Aristóteles)

Un ser especial… Gatos del mundo…

 
Once asientos vacíos.   
   Como soy un poco “trasto”, cierto día me hice una avería en mi maltrecho codo izquierdo y acudimos los dos a la clínica La Colina para que me revisaran la herida.
   En la salita de espera solo estábamos nosotros. La puerta abierta comunicaba con la entrada al patio de ambulancias donde yo aprovechaba para tomar un poco el sol. Allí me acompañaba un gato blanco de orejas negras, tumbado junto a una ambulancia. Que bueno ser gato… ni toalla ni protector solar ni chancletas…
   Al poco rato se levantó y, de forma gatunamente parsimoniosa, dirigió sus pasos a la sala de espera. Para nuestra sorpresa, en la misma puerta miro a izquierda y derecha y eligió sentarse junto a Pury… no le culpo. Fue una sabia elección entre once asientos vacíos…

“Los gatos son más inteligentes que los perros. No hay forma de lograr que ocho gatos tiren de un trineo a través de la nieve”
 
Todos somos aficionados, la vida es tan corta que no da para más.
(CHARLES CHAPLIN)