Archivos

Una mujer en el bolsillo… Solo busco vivir…

A Gusto…
   Desde luego, da gusto encontrar una pequeña mujer desnuda en el bolsillo. Usted la saca, ella sonríe en seguida, encantada de luz, encantada de ser suya. Está bien caliente en su mano. Tiene hermosos pechos, un lindo pequeño pubis como una agradable criatura ordinaria. Ah, así, da gusto, pero es raro, oh raro, muy muy raro.
Leído en el Libro de la Imaginación de Edmundo Valadés, original de A. Norge.

Ella en una playa cualquiera…
   Hay días en los que no puedo evitar dejarme llevar por las emociones. En mis manos todas caben y se trasmiten de ser en ser, en la intimidad de cada abrazo, con cada mano amiga que la mía estrecha.
   Hay días especiales en que, mis emociones llegan después de un largo viaje, vagando de ser en ser, tras incontables abrazos y manos amigas que en la distancia se unieron… creando nuevas emociones que regresan para vivir, de nuevo en mí. (JMPA Pink Panzer)
 
Nadie nos dijo que fuéramos.
Nadie nos dijo que lo intentáramos.
Nadie nos dijo que sería fácil.
Alguien dijo, que somos nuestros sueños, que si no soñamos, estamos muertos.
Nuestros pasos siguen el instinto que nos lleva a lo desconocido.
No miramos los obstáculos que hemos superado, sino aquellos que vamos a superar.
No se trata de ser los más rápidos, los más fuertes o los más grandes…se trata de ser nosotros mismos.
No somos, ni corredores, ni alpinistas ni esquiadores, ni siquiera deportistas…somos personas.
No estamos seguros de conseguirlo, pero estamos convencidos de conquistar la felicidad.
Que buscamos? Quizás vivir?

Nostalgia… las emociones perdidas.


TE DIGO QUE NO VALE
Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo, no saber nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.

Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese: aquí no hay sangre.

Te digo que no vale
que el gris siempre se salga con la suya,
que el negro se desmande
y diga “cruz y raya” al júbilo del aire.

Vuelvo a la carga y te digo: aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir “no sabía”, “estoy al margen”,
“vivo en mi torre, solo y no sé nada”.

Te digo y te repito que no vale.
(Agustín Millares Sall – Poeta canario)


Dibujos desanimados By Diego Piño.

    
   Desde mi memoria me asaltan, leyendo este poema, buenos y malos momentos, de los peores… y mágicos también.
   Quizás sea este el sentimiento al que llaman nostalgia, pequeños retales de nuestra historia que un día amanecen entre las páginas de nuestro diario de las emociones perdidas.
   Gracias desde aquí a nuestra amiga Clara por enviarnos este precioso poema, nacido en su tierra.

“El crepúsculo de la desaparición lo baña todo con la magia de la nostalgia”
(Milan Kundera)     

Cuando algo va mal… océanos de sensibilidad.

   Hay momentos en la vida de cualquier motero, que sientes que “algo va mal”…
   Unas veces es una sensación, una intuición, un pálpito íntimamente relacionado con la sensibilidad motera, esa que te permite percibir como tus ruedas derrapan al límite de su adherencia contra el asfalto mientras recitas en voz alta la Rima número cinco de Bécquer, aprovechando la buena acústica del interior de tu casco.
 
   La adrenalina se dispara hasta llegar a niveles oceánicos, la piel se tensa erizándote el vello, como lanceros en plena batalla y tus ojos buscan electrizados una solución al conflicto que acelera tu corazón.
   Una rueda solitaria que te adelanta y que sospechosamente, se parece mucho a una de las tuyas…
   Ese tornillo que apretaste por enésima vez antes de salir de tu garaje y siempre se afloja… en el peor momento.
    Esa curva ciega… a izquierdas cuando entrabas embriagado de gas a fondo y confianza plena, pensando en… toco freno y a la derecha…!!!
   A veces sentimos que algo va mal, que las curvas se cierran más que nuestra habilidad para abordarlas. Permanentes aprendices del arte de frenar a tiempo, reímos como nunca compartiendo experiencias de frenadas sin tiempo, sin espacio, sin miedo.
   A veces, simplemente sentimos, y paramos la moto para observar lo vivido, ese tramo de vértigo que hemos recorrido, para recordar que aquí estamos y estamos vivos. (JMPA Pink Panzer)
“Yo sigo en raudo vértigo
los mundos que voltean,
y mi pupila abarca
la creación entera”
(Gustavo Adolfo Bécquer)
    Dedicado a todos mis amigos de armas y motos.

Lo que soy en tu memoria… La voz robada.


” Yo quisiera morir sólo un momento
para ver lo que soy en tu memoria,
conocer tu versión de nuestra historia
y saber en qué piedra me sustento.

Sólo el paso levísimo de un cuento.
Tan sólo contemplar la trayectoria
desde mi muerte a ti. Y qué victoria
detener tu tormenta. Tu tormento.

Morirme de verdad nunca podría.
Si perdiera la voz la robaría:
con mi piel, con mis puños, con mis huellas

a gritos me llamaras, te llamara
y al borde de la muerte te esperara
para subir contigo a las estrellas ”
(Julia Uceda)

“Encarga tu ataúd antes de tomar esta curva !!!”
 ∼
Vivencias en moto.
  Nos deslizábamos sobre la alfombra mágica de nuestras dos ruedas. Noche nubosa y tan cerrada, que ni luna ni estrellas encontraron su hogar en aquel firmamento.
  La luz de la moto se abría paso entre el negro horizonte del asfalto, iluminando fugaces los árboles que veloces dejábamos atrás.
   Olmos, castaños se alejaban en cada recta y en cada curva… menos en aquel túnel que parecía estar esperándonos, como si fuéramos viejos conocidos.
   El instinto frenó nuestra marcha y entramos tan despacio que pudimos sentir el alma de aquel lugar que nos absorbía. Sentimos también el aire frío que casi hacía daño respirarlo y el sonido de motor, grave, profundo y pulsante resonando metro a metro en su bóveda tapizada de humedades.
   Sin embargo, el ruido del motor fue incapaz, ni aún con la ayuda y protección de nuestros cascos, de enmascarar aquellos agudos gritos de dolor que, sin saber de donde venían, nos acompañaron durante todo el recorrido, dentro del vientre de aquel interminable túnel…
(JMPA Pink Panzer).

“La memoria es como un grito desesperado. No existe si no hay nadie para escucharlo.”

(By JMPA Pink Panzer)

En ocasiones repito cosas… El eco del miedo.

Amigos, en ocasiones, repito cosas… amigos.

Soy el eco del miedo.

Mis amigos me dicen que me repito.
Lo admito, a veces repito cosas
pero quizás mis amigos exageran
cuando me dicen que a veces me repito.
Lo confieso, hay cosas que en ocasiones
repito por su importancia, o bien
porque son importantes
 y aparentemente las repito,
pues las menciono
en más ocasiones
que gotas de lluvia
se retienen en las nubes,
esas que mojan febriles
palomas y halcones
bebiendo la realidad marchita
en el estanque azul         
           de mis emociones.

Lo admito.
Repito lo que quiero
y aguanto de la vida
el reproche del tiempo
repitiendo cada noche
el mismo sueño;
diferentes dioses
por el mismo templo.

Hoy mismo dudaba de mi espejo
pero al fin creo que estoy vivo
más o menos despierto 
y observo con paciencia
los malditos sillones

 en fría piel de injerto
y color verde-anciano,
sillones que esperan
raídos, agrietados
en mi fría residencia…

Sillones viejos,
y nuevos amigos
esperando historias recientes
de vital adolescencia.

Mis amigos me dicen que me repito.
Lo admito, a veces repito cosas
pero la culpa es suya,

o tal vez mía,
repitiendo despertares
día tras día… tras día.
El caso es que siempre
me dejan, se van
sin aviso, de repente,
desaparecen sin dejar rastro
el hueco vacío en su sillón
color verde-anciano
el silencio, intermitente
que se adueña del espacio
año tras año… tras año,
tras año…
 
A veces repito las cosas
sin recordar el rostro amable
que cansado me escucha
con su mirada en llamas
y en su luz le entrego
 por el fuego crepitando, 
el cajón de recuerdos
de par en par abierto,
esos viejos recuerdos
que en ocasiones repito
antes de que se pierdan
en ese espacio infinito
entre el eco del miedo
anunciando mi derrota
y el universo del olvido
envolviendo mi voz rota.
(JMPA Pink Panzer) 


“Intenta caminar más rápido que
el eco de tu propio miedo.”

(JMPA Pink Panzer)

2ª Compañía de Zapadores… No falta nadie.

   En mis lejanos tiempos de milicias en la 2ª Compañía de Zapadores del BING XV, uno de mis soldados se trajo un loro “cola de vinagre” al que pronto adoptamos… o adopté de forma más personal, fruto de mi apego desde niño por los animales.
   Aquel loro tenía su propio y particular “libro de instrucciones”. Su relación con los humanos no debió de ser muy agradable porque, simplemente con acercarte a pocos metros de la jaula provocaba en el pobre bicho, un arranque de gritos nada tranquilizador.
   Rápidamente nos dimos cuenta que el puesto de “cuartelero” era el ideal para nuestro loro.
    Estratégicamente colocada la jaula a la entrada de la compañía, el loro quedó reconvertido en infalible alarma con plumas y nos avisaba puntual y certeramente de cualquier visita y/o aproximación a nuestro territorio… Agua y pipas, el prisionero salía a tomar el sol todos los días… como un prisionero cualquiera.
   El loro, poco a poco se convirtió en el “santo y seña” de “la segunda” de Zapadores”, en parte por mi empeño en que el simpático emplumado de rojo-vinagre nos acompañara allá a donde fuéramos, siempre que nuestros traslados provocaban el cierre de la compañía. El “muchacho” nunca faltó en nuestras maniobras y salidas al campo, eso sí, cuando la complicada organización de los transportes nos permitía acoplar su jaula en un camión o un Land Rover.
   Todas las mañanas, durante varios meses, dedicaba unos minutos a charlar con él. Cuando llegó, era imposible tocarle o conseguir que cogiera algo de la mano. Cualquier intento de aproximación solo conseguía poner al bicho “al borde de un ataque de nervios”… pero todos los días veía al mismo militar barbudo con algo diferente en la mano. Una avellana, una almendra, dátiles, tacos de jamón serano… y queridos lectores, por la boca muere el “loropéz”. Con amplias dosis de paciencia mostradas por las dos partes contratantes, fue el jamón serrano (no podía ser de otra manera) el que me entregó las llaves de su jaula y las de su corazón.
  “Cola vinagre”, increíblemente inteligente y tenaz, empezó a coger la comida de mi mano, a dejarse tocar las patas, el lomo… El asunto de meter la mano en la jaula no era algo banal. “Cola vinagre” tenía un tamaño “respetable” y conviene advertir que si su potente pico enganchara, digamos un dedo despistado-confiado (y alguno de esos ya hubo…), eso suponía una dolorosa experiencia para el dueño del dedo, si conseguía sacarlo entero.

   Cola vinagre, tras un primer movimiento de compra-venta de su soldado/propietario, pasó por varias manos hasta que, finalmente se marchó del cuartel con su nuevo dueño. Durante aquel tiempo en el que convivimos, aprendió a confiar de nuevo en algunos humanos… que no es poco. Le eché de menos. Aún hoy en día, muchos años después de mi especial época al servicio de la gloriosa 2ª Compañía de Zapadores, cuando corto taquitos de jamón, me viene Cola Vinagre a la memoria.
   Un buen soldado, excelente persona y casi mejor dibujante, inmortalizó aquel espíritu que reinaba en aquellos días. Camaradería, buen ambiente de trabajo y un toque de “distinción excéntrica” que convertía a los de “la segunda” en los más envidiados de todo el cuartel.

¡¡¡Atención… firrrrr___messs!!!! La compañía esta formada, no falta nadie.
 (JMPA Pink Panzer)

El mal tiempo no existe… desnudos en la playa.

He visto mucho,

y he entendido mucho
lo que he visto,
y hay un cierto
placer, incluso, en
el cansancio
que eso da.
Fernando Pessoa

      Atrás queda poco a poco la época de las lluvias, tan refrescantes como necesarias. Tampoco vamos a negar que la lluvia se nos hace, en ocasiones, un poco incómoda, sobre todo a los inquietos moteros que nos arde el culo de impaciencia si estamos más de dos días sin sacar a pasear a nuestras máquinas… del infierno.

     Cuando el temporal arrecia, llueve en abundancia y el frío se cuela por debajo de nuestras ropas, mucha gente acostumbra a llamarle “mal tiempo”… Buen tiempo es que llueva y nieve en abundancia en su momento y tener primaveras-veranos soleados en los que poder broncearse y cosechar los frutos de la tierra, bien alimentados por las nieves del invierno, lluvias de otoño y chaparrones primaverales.


     El que considera que la lluvia y la nieve son síntomas de “mal tiempo”, pueden irse a vivir al desierto de Atacama, que dispone de un “clima cojonudo” en el que la lluvia no les molestará en prácticamente todo el año.

    Volveremos pues a nuestros juegos en la playa. Bucear “torpemente” entre tus piernas… Saltar nueve olas… Nos convertiremos en acróbatas de la arena. Nos daremos baños de juventud, enterrando años y penas. Nos desnudaremos volviendo a ser niños de cubo, pala y rastrillo. Miraremos sin ver, reyes en el castillo. Perderemos la vergüenza. Reiremos posturas imposibles de nuestros cuerpos imperfectos. Gozaremos del sol en cada centímetro de la piel… propia y vecina, sin importar de quien sea… El placer de la crema, que por tu espalda deslizo, con mi mano temblorosa… por tu eléctrico hechizo de tus vértebras encadenadas. Volvemos a la playa, nuestra pequeña y “engaviotada” parcela de sol desnudo y libertad.

(Dedicado a nuestra amiga Marta, de visita en casa…su casa. )

 

Esta noche te cuento… Leyenda del sendero del agua.

Esta Noche te Cuento (Web del concurso)

La leyenda del Sendero del Agua,

Esta Leyenda es mi pequeña

participación (Seudónimo Hojarasca2) en un

bonito concurso.

Anímense;

Ustedes también pueden

aportar sus historias.

Y así todo el tiempo 

Sentir el latido… Tocar, amar, dormido en tu pecho.

 

“Apoyar el oído sobre el pecho de alguien.
Sentir el latido. Sentir la fragilidad del
cuerpo, y hundirse en un sopor de
comodidad y angustia. Amar…”
(Josefina Licitra)
 

   Familia, Amigos, Enemigos, Conocidos… casi cincuenta años de vida me han enseñado a respetar al Amor, en todas sus formas, manifestaciones y edades… La transparencia no se ve, pero existe a pesar de todo y en ocasiones extraordinarias, transforma lo absoluto en detalle imborrable; se acerca a nuestro lado, se deja tocar…

Tocar…
Por tus dedos extendidos,
por tus besos olvidados,
por los brazos cruzados
entre sombras divididos
a la espalda de la luna.

Luna en creciente,
que mece mi cuna
con tu mano ardiente
quemando mi locura.

Dame amor

y hazme jirones

de ternura.

(JMPA Pink Panzer)

 

“Practicar las Artes y la Música con todos
los niños, no para que todos sean
 artistas, sino para que ninguno
de ellos sea esclavo.”

El dolor de la piedra… naciendo en Pontevedra.

   El crucero de la Plaza de la leña, es uno de los más recordados entre las gentes de Pontevedra.

   En el mismo lugar y llevados por una muy antigua tradición,  bautizaban al “non nato” pues, sus futuras madres, cuanto aún lo tenían en su vientre, realizaban este acto para que llegara a buen término su nacimiento.
   Una ciudad de piedra y agua que, como manos expertas de alfarero, moldea al barro por sus calles… Y pegado a sus pies, un poco de aquel barro nacía en Pontevedra un lejano verano de 1962. Todo en la vida es un jirón en el aire. Más tarde, cuando solo quede el aire, llegará el silencio y la solución a todo este misterio.

 ∼
– El Misterio Desvelado –
El barro esconde mis deseos
y en sus múltiples formas
entre mis manos
cobra vida
mientras mis ojos,
 atentos al asombro
de tu imagen perfecta,
siguen hipnotizados
por el barro untuoso
que en su húmeda locura
gira veloz, en su torno
 prisionero,
copiando sin censura
tu sonrisa        
           tu figura…
todo tu ser pleno de ternura,
mujer de ensueño,
en mis raíces
prendida.
 
Y eres
tus formas
tu cuerpo entero
tu alma con la que lleno
el cántaro de tierra
agua y fuego,
como un niño
con su juego más preciado
su tesoro más secreto
su misterio,
de amor moldeado,
por el barro desvelado 
en las manos
de este humilde alfarero.
(JMPA Pink Panzer para ELLA, dulce amor en un banco de piedra) 

 
EL  CRUCERO  DEL  CAMPILLO

En la cruz una angustia
revivida.
Fecundo es el dolor labrado en piedra,
a la sombra del templo.
Idealidad: el mar en lejanía.
El cristal de la brisa marinera
es una queja hiriente
en la calleja.
Estancia del silencio: inflada nube.
La ceguera de árboles sin huerto,
en breve campo: angustia de la hierba.
¿Llanto en la soledad?
Árboles, nubes
y mar que no se agita.
(Cristal de madrugada,
en los mares sin viento).
Todo en la vida
es un jirón del aire.

El dolor en la piedra:
tortura del misterio.

(Cándido Viñas Calvo – Poeta y académico de la Real Academia Gallega)

(Puente romano sobre el río Almofrey. Cotobade-Pontevedra)
Ana Basanta Libros

Literatura de viajes, crónicas periodísticas y narrativa

VOYAGE ONIRIQUE

Photos, Artistes, Livres, Films, Voyages, Wallpapers, Fonds d'écran

Do.lobera

Sitio web de escritura y diseño

La energía de vibrar

Relatos eróticos y vivencias

Jerónimo Alayón

Poeta y escritor

Yolanda - "Det här är mitt privata krig"

Kreativ text, annorlundaskap, dikter, bipolaritet, aspergers syndrom, samhällsdebatt

LAS PALABRAS DE XAVIER

BLOG LIBRE, LIBERTARIO, LIBERTAD, SIN ATADURAS LITERARIAS.

Emociones en movimiento

Diario de una mujer que canta

MYSELF

AS HUMILDES OPINIÕES DE UMA MULHER DE CORAGEM QUE DIZ SIM À VIDA!

Blog de un Hombre Superfluo

“Me encanta hablar de nada, es de lo único de lo que sé algo” Oscar Wilde.

Image Earth Travel

Travel and photography blog by Nilla Palmer. Capturing the globe with words and lens. Come travel the world!

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

Mi vida es una canción.

Nota a nota, verso a verso...

Pozos de Pasión

Proyecto literario de sensibilización y divulgación sobre salud reproductiva y sexual

Fisgoneo virtual

La curiosidad me mantiene despierta.

ore de drum

impresii de călătorie, artă, cultură, spiritualitate, gastronomie, vinuri

Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

A %d blogueros les gusta esto: