Archivos

Desde tu fortaleza… Se abre el silencio.

Fortaleza…

   “Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos”.

(Charles Bukowski)

– EN SILENCIO –
Te abrazo y el silencio se abre
el sonido herido y vulnerable
aguarda a su turno paciente
al amor que en amor remanse.

Te abrazo y recuerdo el poema
el sonido del verso en tu boca
que aguarda, me llama, invoca
palabras de amor que queman

y si el abrazo, al gemir termina…

arderán poesías que de amor me inflamen.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Poesía para Ella – Asaltando la fortaleza.)

Pink Buko Yorch

“Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina”

(Friedrich W. Nietzsche).

Versoscuros… Tú me sostienes.

“Aquí se habla del tiempo perdido que, como dice el dicho, los santos lo lloran”.

Cuando incline la taza sobre mi labio inferior, quiero verlo avanzar como una avalancha de petróleo sobre una playa ardiente bajo el sol…

– Capto la idea, caballero… Usted lo que quiere es un café corto, muy corto e intenso…
– Pues eso, corto e intenso, como un verso de Leduc.

(Pink Panzer Yorch – Deliberadamente Leduc )

Versoscuros de Pink

Anochecía en el club de lectura. Como un ladrón de guante rosa, llegué hasta la mesa donde la mujer escribía con precisas pulsaciones en el teclado de su ordenador portátil… Me acerqué por la penumbra de su espalda desnuda y, con el aroma de su pelo advirtiéndome del peligro, pude observar por encima de su hombro como el texto aparecía rápidamente en la pantalla…

“Y el hombre, con el estupor deformando sus cansadas facciones, observa por encima de mi hombro como describo su final y aunque torpemente intenta huir de mis letras, al instante se desvanece como banco de niebla en una soleada mañana de abril. -FIN-.”

Y sin poder evitarlo, me desvanecí besando el abismo rosa de su nuca interminable.

(Pink Panzer Yorch – Versoscuros de Abril.)

Tú me sostienes y, en ese leve no caer, intenso y vital, reside el misterio…

(JMPA Pink Panzer Yorch – Para Ella, el amor y el misterio.)

Manos de nubes… Tú me sorprendes.

“La vida es lo que queda por
vivir, vivir es penetrar en lo
que ignoras.”

(Francisco Umbral)


– Bonjour, Elle, Belle… –

Tú me sorprendes, en el ir, venir y marchar, que nunca fue huir, en este inmenso cruce de caminos al que llegamos cada vez que nos amamos.

Tú me sorprendes, en el vestir ilusión a corazón abierto, de par en par, desnudando el alma con el pensamiento, con cada sonrisa que regalamos y en cada lamento que no evitamos si al llorar, lo hacemos juntos buscando el mutuo consuelo.

Tú me sorprendes, rozando mi piel con el amor de tus buenas noches, con tus manos de nubes acariciando el cielo de mis pasiones compartidas, calmando el dolor de mis viejas heridas.

Tú me sorprendes, con el café intenso de cada tarde, al calor de las palabras y las miradas cruzando al otro lado de la mesa, jugando a enamorarnos… de nuevo.

Tú me sorprendes, unas veces como nunca y otras como siempre, con ese gusto y aroma inolvidable cuando regreso a tu hogar, “a teu lar”.

Tú me sorprendes, cada día, como muñeca mil veces en si misma escondida, como fuente de vida en transformación constante sin cambiar un ápice de lo que crees importante.

Tú, mi amor, tú me sorprendes aun sin hablar, solo con el mirar y el solo pensar muchas veces me basta para dar caza a tus deseos, cautivar tus sueños con mi mano si en la noche te hacen daño, seducir tus labios en el albor del día mientras el aroma del café despierta y enciende tus cinco sentidos…

Buenos días, cariño… el desayuno está listo.

(JMPA Pink Panzer Yorch – A teu lar – Ella me sorprende.)

Vespa Nude

Pink Panzer Korps distturbed

La tabla del ocho… En su piel.

“Pour critiquer les gens il faut les connaître, et pour les connaître, il faut les aimer”.

(Michael Colucci – Humorista francés y excepcional activista por los derechos sociales)
“Para criticar a la gente hay que conocerla, y para conocerla, hay que quererla

4QC³2_ol

– Reina blanca –

Ocho por una, quedo como estoy.
Ocho por dos, me doblo la apuesta
Ocho por tres, un día, la respuesta
Ocho por cuatro, el ajedrez te doy

Ocho por cinco, la rima te canto
Ocho por seis, El túnel de Sábato
Ocho por siente, el amor soñado
Ocho por ocho, de blanco y negro
Ocho por llueve, Burgos me moja
Y ocho a las diez, ochenta nietos.

(JMPA Pink Panzer Yorch – La Estrella del ocho)

   No diré nada nuevo ni desconocido si confieso que me encanta armar rompecabezas con las ideas, palabras y emociones que voy encontrando y sintiendo por este camino tan entretenido que es la vida montado en esta bonita bola planetaria.
   En otras ocasiones, he dejado pequeños regalos ocultos por este blog dedicados a muchos de mis amigos. No me quiero extender. Aquí lo dejo para todos y, evidentemente, para alguien especial que no se rinde, que sigue enseñando a bien vivir desde el fondo de esa enorme biblioteca de sentimientos que es su corazón.

IMG_20191206_133603

Tensión no resuelta… Desnudos marineros.

“Hoy, en un poético arranque desde el fondo más sentimental de mi corazón os diré que, las frases sin terminar me dejan con esa molesta sensación de que”

(JMPA Pink Panzer Yorch – La parole nue.)
4,w=600,c=0.bild

Club Orient 14 Julio   La gruesa arena de muchas playas de mi querida Galicia siempre ha sido un incordio insufrible para las delicadas plantas de mis pies, por eso, cuando al caminar por playas extrañas, la arena se filtra entre mis dedos como si de fina harina de maíz se tratase, tan solo queda desear que la playa sea nudista para que mi éxtasis sea total.
   En Galicia tenemos multitud de preciosas playas pero, si deseas disfrutar de la naturaleza sin el agobio de la ropa, la cosa se complica en extremo, las opciones se reducen y casi siempre nos condenan a las zonas de más difícil acceso y con una arena que se come la piel de mis pies como una mula torda devoraría un buen ramillete de zanahorias… diez zanahorias, para ser exactos.
   Playa de Las Gaviotas, Tenerife. Un agreste y precioso paraíso de arena negra en el norte de la isla del padre Teide donde, desde hace muchos años, los nudistas buscamos el sol como saltarines perenquenes.
   Aquel día, mientras mi preciosa compañera se doraba al sol en su toalla, yo me dedicaba a dar pequeños paseos por la orilla con el agua peleándose con la reciente cicatriz de mi rodilla izquierda y al mismo tiempo aprovecho para vigilar nuestra moto, que se encuentra aparcada en una zona de tierra al principio de la playa. En uno de esos momentos en los que elevo la vista hacia lo lejos, una cara muy familiar veo que se acerca en sentido contrario por la orilla. A poco más de diez metros se queda petrificada y ya intuyo que me ha visto y la situación le sobrepasa. Es una buena amiga y compañera de trabajo de mi mujer que claramente está pasando un mal rato y por las evidentes marcas blancas que el biquini había dibujado en su piel, no era persona de verse habitualmente con “todo” al aire.

Pinker nude beach

Galicia – Mis pies no te olvidan…

   Por un momento valoro la posibilidad de disimular y hacer que no la he visto pero lo descarto de inmediato porque, claramente nos hemos cruzado las miradas. Decido caminar hacia ella y solucionarlo de la mejor manera. Educación, sinceridad y sensibilidad. Como un globo sonda, le envío un potente “¡¡¡holaaaaa!!!” mientras levanto la mano para saludarla. Imposible ignorarme. Al llegar a su altura me acerco lo suficiente a ella para que solo podamos mirarnos a la cara, evitando así el enfrentamiento visual con otras partes menos vistas hasta ese día de nuestras anatomías. Sin darle un respiro, acerco la mejilla como durante años y en docenas de ocasiones habíamos hecho en otras circunstancias más abrigadas y con dos castos besos sellamos nuestro encuentro mientras le digo:

– Qué alegría verte, Greta, hace un día precioso para disfrutar de la playa… Mi mujer está ahí mismo (dije señalando nuestras toallas junto a las rocas) y sabes que va a matarme si no le digo que estás aquí…

   Greta llegó sola a la poco concurrida playa en un martes cualquiera de hace muchos años buscando “intimidad”, intentando no encontrase con “nadie” conocido precisamente en el día que eligió para armarse de valor y prescindir del bikini, dejando al descubierto aquella potente y escultural máquina humana de remar… ¿Pasar desapercibida? literalmente imposible no fijarse en ella.

   Pasó el día entero con nosotros. Se olvidó de que estábamos desnudos y aprendió con nosotros a disfrutar de la desnudez, aquel día y otros muchos y hermosos días más… espléndidas jornadas de playa y juegos, y también de masajes que llegaron más tarde, de la forma más natural entre amigos, casi sin avisar…
   La reflexión es evidente… Muchas veces buscamos como locos ideales de libertad sin que el escrutinio despiadado de los que nos vigilan coarte la libertad de nuestros ideales, esos que están ahí, agazapados en nuestras conciencias pero que, no dejamos crecer víctimas de la vergüenza.

Libertad

Sin el bello público
llenando su teatro
sus labios declamaban
poesías de libertad.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Poesía desnuda para Ella – Desnudos marineros.)

Club Orient Au revoir...
“Era feo, fuerte y formal”

(Epitafio en castellano en la lápida de John Wayne)

Eleven a los once… Torre de Babel.

“Oveja que bala, pastor que pistola.”

(©Pink Panzer Yorch – Pinkerfranes goyescos)

– Roto –

¡Tremendo alboroto!
De fuerte patada
la muy desalmada
le ha roto el escroto…

¿Y que fue lo que fue?
¿Qué pasó o sucedió?
Pues el culo a la joven
el muy idiota le tocó…

(©JMPA Pink Panzer Korps – Batallitas del abuelo Ingeniero.)

Respeto y admiración – Presente y recuerdo.

   Un metro setenta de puro músculo, como casi todos sus compañeros en aquella época de tensión extrema. Cargaba con su equipo completo como cualquiera de la Unidad y jamás escuché una queja de su boca o que se quedara atrás por muy fuerte que fuera la exigencia o muy duro que castigara el sol.
De padre militar de origen ruso y madre “mañica” de la misma capital, su querida Zaragoza, no es extraño que acabara enrolada en las filas del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros nº 12, y sí, he dicho enrolada, porque Nadia, mujer de botas a cabeza, empezó siendo soldado profesional y tan adentro le llegó el veneno de los ingenieros militares que acabó con sus huesos en la misma  academia militar por la que había pasado yo… unos añitos atrás, tampoco hay que exagerar dando fechas…
photo_2019-01-23_13-58-55.jpg  El caso es que, siendo ya militares de carrera, coincidimos durante un traslado en la cafetería de una estación de tren. Eramos once compañeros camino de Babel, de los cuales solo cinco estábamos vestidos de paisano sentados en una mesa dando cuenta de sendos bocadillos de tortilla y unas cañas bien fresquitas. Cuando ya le veíamos el fondo a los vasos y se acercaba la hora de subir al tren, Nadia se levantó la primera y con esa frase típica entre compañeros “esta la pago yo” se acercó a la barra para abonar la cuenta. Enganchados en aquella barra como tres paraguas en la argolla de un autobús estaban tres hombres de mediana edad con sus cubatas de media tarde. Por mi situación sentado a la mesa, podía ver perfectamente la escena. Nadia, después de pagar la consumición, pasa por delante de estos tres señores dándoles la espalda durante unos breves instantes, momento que aprovecha el que está apoyado en el taburete del centro para alargar la mano y tocarle el culo a nuestra compañera.Jasmine Tous Les Soirs.png
Como un rayo, Nadia se gira, momento en el que el idiota levanta las dos manos como en un atraco y agitándolas le dice con repulsiva sorna intentando hacerse el gracioso “ahhhh, ¿quien fueeee?”.  Ya no dijo nada más. Mis compañeros y yo mismo estábamos ya en pie para acudir en su ayuda cuando vemos como la potente pierna derecha de Nadia, capaz de subir de un salto a la cabina de un camión, sale disparada e impacta con tal fuerza en los bajos fondos del susodicho idiota que casi consigue sentarlo encima del vaso del cubata que le esperaba en la barra. El amigote de la izquierda intenta ayudar a su compañero que se retuerce en el suelo como una lombriz con dolores de parto y el de la derecha se revuelve y enfrenta en un ademán de amedrentar a nuestra amiga que le espeta enseñándole el puño cerrado “¿tus bolas son de acero o son como las de tu amigo? Pues como te acerques, te las reviento…” Y nos fuimos al tren…
Ace Balls   Muchas cosas deben cambiar pero vemos que, con lentitud, es verdad, conseguimos avanzar en la buena senda de algunas y otras, sin embargo, se resisten empecinadamente al paso del tiempo, ancladas por generaciones en el pasado más ruin, mezquino y casposo de nuestra educación.
Si algo he aprendido es que, las tonterías se te quitan de golpe cuando la vida se te va en ello, como al machito mega idiota que, en las urgencias de una tienda de campaña queda en manos de una doctora y tres enfermeras que a pesar de todo, lucharán toda una noche por mantener vivo a ese “ser  superior” que días antes las menospreciaba con bromas de mal gusto por el simple hecho de ser mujeres…
Mi espalda no podría estar más a salvo ni con más ciega confianza que en manos de nuestra compañera Nadia. El respeto ya lo tenía desde el primer día y a pulso y con muchísimo esfuerzo se ganó nuestra más sincera admiración.

   Respeto y admiración. Estos días en los que habitualmente escucho utilizar una terminología muy militar, guerra, batalla, combate… y después de leer a nuestra querida compañera y poeta Estrella en su última poesía hablando del recuerdo, me han venido a la cabeza recuerdos que he unido de inmediato al respeto y admiración por todos los españoles que están dando lo mejor de si mismos por mantenernos a salvo de este virus, aún a costa de arriesgar sus propias vidas.

  Respeto y admiración; La escalera de la gratitud siempre ha empezado para mí con esos dos escalones.

(JMPA Pink Panzer Korps – Escalones de la gratitud)

Bible Sherpa.jpg

“Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.”

(Lucio Anneo Séneca y mi compañera Nadia.)

Honesta sinceridad… Humor viral.

Lectura recomendada para si, llegado el caso y por poner un ejemplo, nos tenemos que quedar en casa encerrados… por lo que sea, ahora mismo no me viene nada a la cabeza…

Las 48 leyes del poder
del escritor Robert Greene

Ley # 12. Utilice la franqueza y la generosidad en forma selectiva

Criterio.
Un gesto sincero y honesto compensará docenas de actitudes dictadas por la hipocresía y la falsedad. El gesto de franca y honesta generosidad hace bajar la guardia aun al individuo más desconfiado.

Black-And-Grey-Celtic-Peacock-Tattoo-On-Belly-Button

– Sinceridad –
Hola, entro con su permiso

a relamerme en su ombligo
perdóneme si lo que digo
le pasma, se me cae al piso
pues loco me tiene, le aviso
si entro, en sus pliegues me abrigo.

Del brocal de su boca persigo
honesta humedad conmigo
rehén de sus muslos mendigo
y hundir en deseos mi testigo

¿Sincero? lo soy, se lo afirmo
más si me callo, muero, estallo
por eso, hoy, a su vera me hallo
y mi cuerpo, en verso no reprimo

Perdón pido, por todo lo dicho
si le pasma, se cae al piso
pues loco me tiene… le aviso.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Sinceridad: Rimando en tiempos de pandemia)

Pink Panzer Korps distturbed

Déjame escapar… El peso de la prisa.

Tango… mi amor.

photo_2019-01-23_13-42-37.jpg   En aquellos años de patear caminos ajenos, llegaba el final del día y mi cuerpo no me pedía dormir, no, el sueño ya no le bastaba y lastimado por interminables horas de maltrato, temblando me suplicaba “déjame escapar”
Mientras tanto, ajena a sus lamentos, la navaja de mi mente se ocultaba en el jardín de la desordenada trastienda de mi cabeza, buscando entre cajas de versos y tiestos de flores, una razón para seguir despierto, para no hacerle caso al cuerpo y por una sola vez, escapar, abandonar este maldito universo.
    La noche es larga y hay tiempo, mucho tiempo para reflexionar sin el peso de prisa. Al final siempre encuentras una razón, quizás oculta en lo más profundo del baúl de tu alma, rebuscando entre lápices de colores, piezas de algún rompecabezas sin acabar y viejas notas de colegio con la hermosa caligrafía de tu primer amor…

(JMPA Pink Panzer Korps – “El peso de la prisa.”)

– Ausente –

Cuando el amor llegue
hiriendo tu costado
en el pacto sellado
de dos nadie vence
y en su amor absente
el déjame escapar
es parte de su amar
fugitivo y ardiente.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Alma absente – Poesía para Ella)

Pinker Arms.jpg

“Quisieron enterrarnos pero no sabían que éramos semilla.”

(Frase con cientos de variaciones que surgió para denunciar la desaparición de estudiantes en México usando como inspiración la preciosa idea en un poema de Ernesto Cardenal dejado como epitafio en la tumba de Adolfo Báez Bone)

La dureza de la realidad que a veces vivimos, casi nunca supera la comparación con la tozudez humana de nuestra historia. Ánimo a todos, lo superaremos.

Rescatar la emoción… Rasgar cielos negros.

Rosa Pinker

“Era inmortal, tan aburrida e infinitamente inmortal, que soñaba despierto añorando la muerte…”

(JMPA Pink Panzer Korps – L’amour immortel)

– L’amour immortel –

Cuantos
miles de ocasos debo retroceder
para abarcar con mi mirada
desde el penúltimo atardecer
al primer nacer de mi palabra.

Cuantos los pasos
antes de que me arrastre a la nada
y esa nada, me deje sin nada que perder
perder incluso el miedo de ascender
y rasgar esos cielos negros del alma.

Cuantas las emociones
que hagan de las nubes el llorar
que lamen mi piel como el amar
por todos mis rincones.

Cuantos los golpes
llamando a la puerta de mi alma
rescatando mi emoción de su celda
robando la sal que sus labios consuela
que mece al niño frente al mar en calma

Cuanto el amor
pidiendo el perdón por su rebeldía
llamando a la puerta de mi corazón
loco y sin tiempo, fuego y melancolía
busca rasgando en mis cielos negros
mi libreta de versos,
amor, y
emoción desmedida.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Amor inmortal)

Pinker hand veins

“Por mis venas corre el sabor desnudo de todos tus miedos…”

“Elle, ma plus belle histoire d’amour”

La vida está LLENA de contrastes y si no existen, esa vida se torna VACÍA y poco a poco, deja de ser VIDA.

(JMPA Pink Panzer Yorch – Extracto de “Amor a contraluz”.)

El arte frío… Helarte de miedo.

“Me negué a que volaras con mis alas
porque siempre creí que lo harías con las tuyas.”

(JMPA Pink Panzer Yorch – El amor según Pink)

   Los Pintupi de Australia Occidental tienen 15 palabras para otras tantas y diferentes clases de miedo. Si esto lo hubiera leído en mis años más duros, seguro que hubiera estrenado muchos de esos nombres e incluso, inventado alguno más… con una sonrisa en la boca.

   Siempre he dicho y repetido que el miedo no es malo en si mismo y es imperativo diferenciarlo claramente del pánico, su extremo más dañino e irracional

   Recuerdo que “viajando a pie” por un lugar de cuyo nombre no debo acordarme, llegamos hasta el borde de una enorme presa que retenía a nuestra izquierda un inmenso pantano lleno a rebosar por aquel río de aguas casi negras, nuestro “dulce” compañero de viaje por un buen trecho de kilómetros. Por radio recibimos instrucciones de pasar al otro lado pero, por razones de “seguridad”, el paso debería hacerse lo más discretamente posible. Para ello utilizamos una pasarela metálica peatonal, solo útil para personal de mantenimiento de la presa y que discurría colgada al vacío, por el costado derecho de la presa, ese costado derecho sin agua y sí con muchos metros de caída libre hacia el infierno.

   Mochila, radios, chaleco antifragmentación, casco, munición, fusil… sobre nuestras botas llevábamos fácilmente unos 25 kilogramos de equipamiento (algunos con algún kilo más debido a una fuerte adicción a las latas de sardinas en aceite…). La pasarela no podía ser más sencilla y ofrecer un aspecto más endeble. Para complicarlo más, el suelo era de reja en cuadradillo de unos 3×3 centímetros que dejaban ver perfectamente el abismo de más de cien metros que se abría bajo nuestros pies.

Pasarela

No puedo poner una foto pero el suelo de la pasarela era idéntico al que muestro en la imagen.

   Decidimos separarnos unos metros para repartir el peso e ir comprobando como respondía la pasarela a medida que le íbamos sumando “soldaditos” a su estructura. El caso es que todo iba bien y en este “bien” incluyo los crujidos y bamboleos de la pasarela que aceptamos como normales, hasta que un poco antes de llegar a la mitad del recorrido, colgados en el costado de aquella maldita presa, nuestro compañero que identificaré por su alias, “el Piraña” (sí, las latas de sardinas eran las suyas…) entró en pánico absoluto cuando tuvo un pequeño enganchón entre un tirante de sujeción y su fusil de asalto que por un instante le hizo perder el equilibrio… y la razón.

   Todos teníamos miedo y tomamos nuestras precauciones para dejarlo atrás y superar aquel imponente obstáculo, casi prueba de valor en un concurso de la televisión pero… el pánico es irracional, te pone en peligro a ti e incluso a los que más quieres o respetas.

   El Piraña fue pasto de un brutal ataque de pánico que le hizo arrodillarse y meter los dedos de sus manos por los agujeros del suelo, aferrándose a la pasarela como la cría de un chimpancé a la barriga de su madre.

   Una pasarela estrecha por la que dos personas se cruzarían con muchísima dificultad y a v_img9un montón de metros de altura, un grupo de soldados que querían pasar desapercibidos y un compañero agarrado como una garrapata al enrejado y con el cerebro bloqueado como un Iphone robado… Y reaccionas, casi de forma automática antes de que el pánico de uno se convierta en un problema grave para el grupo. Mientras yo le soltaba los cierres rápidos de la mochila, correaje y el fusil, Fabio, el compañero que marchaba por delante de nosotros, regresó para aplicarse a fondo en sacarle los dedos del enrejado. Entre los dos colocamos a Piraña a mis hombros y arranqué a paso rápido notando como el suelo cedía bajo nuestro peso. A mi espalda, mi buen amigo Trucho recogía del suelo todo el equipo de nuestro amigo… Llegamos al final; fin de la historia y comienzo de la siguiente. Las cosas suceden así de rápido y tal cual, se van.

Pinker Nube Tag 2

    A los cuatro días regresamos al pantano en un todo terreno, el Piraña y tres compañeros más. Nuestro amigo se hizo la pasarela diez veces, dos de ellas, ida y vuelta, completamente solo. La reflexión y conclusión de toda esta historia es que, cuando te juegas la vida, no te puedes permitir el lujo de que tu cerebro sea un enemigo más en tu contra.

   Me he decidido a publicar esta historia (completamente inventada, por supuesto) porque estos últimos días, charlando con mis estupendas amigas poetas Estrella e Yvonne, intercambiábamos ideas, versos, vivencias  sobre el miedo y sus diferentes formas de manifestarse en nuestras vidas… Mi experiencia no es ni más ni menos valiosa que la de todas y todos vosotros. Es solo eso, experiencia, y por eso puedo decir que a lo largo de nuestras vidas siempre llega un miedo más grande que el anterior, más fuerte e intenso que reduce a la categoría de anécdota graciosa muchos otros miedos pasados y sufridos de niños, de adolescentes, de mayores… de ayer mismo.

“Si cerca de tu biblioteca tienes un jardín, no te faltará nada.”
― Cicerón ―

Posdata de Pink, Palabra de Panzer:
El Piraña. Iría al fin del mundo con él de compañero. Su alias solo se debía a sus facciones muy parecidas a las del chaval que salía en la serie de televisión “Verano Azul” (que viejo me hace esta reseña…). Ningún otro parecido. Un tipo fuerte, serio y entrenado que nunca pensó verse involucrado en una situación límite provocada por él mismo y que, como no puede ser de otra manera… ha surgido de mi maquiavélica imaginación.

Pink Panzer Korps distturbed