Archivos

Pink Lady… Ginebra Korps…

Konstantín Tsiolkovsky, uno de los pioneros de la astronáutica rusa, nos dejó a todos un poderoso mensaje:
“La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no puedes quedarte en la cuna para siempre.”

photo_2018-10-14_22-18-40

Que a Pink Panzer le gustan las rosas, no es ningún secreto y es una pieza fundamental y recurrente en sus/mis poesías… Lo que nunca llegué a contar es la razón que inclina esa pasión hacia sus pétalos y espinas. Las rosas a todos nos recuerdan la vida, la de cualquiera que me lea y se sienta identificado, y la mía en particular por lo mucho que me toca también.
La vida en rosa, hermosa muchas veces, frágil en ocasiones y efímera siempre, por mucho tiempo que consigas mantenerte vivo.
En el segundo piso de nuestra casa familiar, en el balcón de mi inmensamente luminosa habitación, un rosal esperaba paciente en su macetero a que un pequeño humano le llevara el agua que tanto necesitaba para vivir. El ritmo lo marcaba mi madre en el amor por el cuidado a los detalles, incluidas las necesidades de los más indefensos, como un rosal atado sin remedio a la minúscula tierra que una maceta, por grande que sea, apenas puede proporcionarle.
El momento que puso una afilada espina en mi vida, llegó como un incómodo cuchillo marcando la página de mi libro de lectura sobre a mesilla azul de mi habitación. Los días de conmoción transcurrieron durante el cambio de casa al que nos vimos forzados. Aquella hermosa vivienda familiar, construida con gruesos muros de piedra gallega fue vendida junto con la finca que la rodeaba. Mis abuelos tomaron aquella, sin duda alguna, dura decisión para avanzar, subirse a la ola del progreso de nuestra querida Pontevedra y con el beneficio de la familia como único objetivo en mente. Pero aquello nos llevó también a separarnos, tres ramas familiares buscando un nuevo techo, nuevo barrio donde vivir, nuevos amigos…

Pink Pachamama

La excepcional casa fue desarmada bloque a bloque para reconstruirla en otro lugar y días antes, en la complicada mudanza, el rosal se quedó atrás. No fue por muchos días el olvido porque mi madre y yo reparamos a los pocos días en su ausencia pero, fue el tiempo suficiente para que ni siquiera mi balcón estuviera presente en el triste esqueleto de lo que había sido durante tantos años, nuestro hogar.

Parecerá una tontería pero, para mí, aquel rosal sabía de mi existencia tanto como yo sabía de la suya y, en mi pequeña mente de chaval casi adolescente, me imaginaba los sentimientos de mi rosal en aquellos tristes días, abandonado a su suerte en aquel balcón, con la destrucción a su alrededor, el polvo, la sed y su desolador sentimiento de miedo y abandono, incapaz de huir, condenado por sus propias raíces… y mi olvido.
Todo aquello me hizo daño, el sentimiento de culpa y más aún, la visión espectral de nuestro hogar, destripado piedra a piedra, casi irreconocible frente a mis ojos. No lo sabía entonces pero dos pinceladas de color rosa ya estaban tiñendo mi destino…

Ella, la mujer que durante más de cuarenta años me ha estado acompañando en este viaje, arrolladora musa que agita el cóctel rosa de mi propia existencia, a su lado, por tierra y mar, volando lejos con su sueño a mi alma conectado, aquí, ahora a mi lado, descansando en la calidez de nuestro sofá, a un abrazo de distancia… mi mejor poesía es el verso perfecto en el que ella ha transformado mi existencia.

SAMSUNG

– L’oubli –

Abrazo la rosa
y la sangre brota
se cae del balcón
dulce, desarmada
sin rencor, sin perdón
piel perfumada
casi abandonada
a la desilusión…

Ahora lo sé
La sangre brota
si abrazo la rosa
si cada mañana
rompe el miedo
que me contiene
entre sus raíces
y tres pétalos rosas..
.
cuerpo, alma y mente.

Abrazo la rosa
flor, luego musa
que todos persiguen
en verso y prosa.

Sí, abrazo la rosa
y es rosa el olvido

el dolor tardío
en el que vivo,
por Ella, el origen
el balcón del sueño
y la casa sin dueño
y el sueño de un crío…
de olvido malherido.

Sí, hoy te abrazo
abrazo la rosa

mi reina…
y mi diosa.

(JMPA Pink Panzer Yorch in love)

“Si eres capaz de recordarme, no me importa si las demás personas se olvidan de mí.”

(Haruki Murakami)

Nota de Pink, palabra de Panzer: Cóctail Pink Lady es un famosísimo combinado con base de ginebra, granadina y clara de huevo.
GINEBRA‘ found in these entries In the Spanish description: canecagin tonic
Anuncios

Time to dance… Pídeme más…

gopr0272-yorch

– Ahora pídeme más –

El alfil negro de mi padre

cortando raudo el tablero.

Las manos de mi madre

diciéndome “te quiero”.

La primera noche rompiendo el cielo…

todo ya era poesía enredada en tu pelo.

Aquella curva imposible

de mi mano en tu pecho

El perfume de tus ojos

aún con los míos cerrados

hoy me llega, me atraviesa

en tus alas de impaciencia

filtrándose por mi costado,

creando ríos desbordados

bebiendo amor despiadado.

Todo son retazos de recuerdos

ilusión de felicidad entrecortada

breves y brillantes momentos

de ternura en destellos congelada.

Solo es tiempo y el tiempo es nada

y nada nos queda…         

           cuando todo se acaba.

(JMPA Pink Panzer Yorch in Love)

   Solo los más allegados saben que en mi juventud, estuve a punto de entrar en una academia de danza clásica. No me arrepiento de mis decisiones, pero es indudable que, hoy en día, mirando hacia atrás siento una curiosa nostalgia por ese universo que podría discurrir paralelo al mío, con un Yorch Nuréyev, entre “Arabesques, Glissades y Grand Jetés”.Danza bailaria pie punta

   En aquellos tiempos, Yorch era el orgulloso hermano de dos jovencitas bailarinas en una prestigiosa escuela de danza. En cierta ocasión, su profesor confesó a mi madre que necesitaban formar a un bailarín y físicamente, yo reunía las condiciones que él exigía para el puesto. Recuerdo la conversación con mi madre al estar mi padre en Italia… muy lejos y sin móvil (ni se había inventado). Había que decidirse y no había tiempo para esperar su regreso. ¿Que se podía esperar de un chaval reventando de hormonas y que en esos años era miembro del equipo de atletismo de un colegio solo para chicos… y lleno de sotanas negras?.

   Recuerdo una representación de El Cascanueces de  Piotr Ilich Chaikovski . Me recuerdo zambulliéndome en aquella emocionante opresión de un abarrotado patio de butacas en el Teatro Principal; mis hermanas brillando en el escenario ante su boquiabierto hermano, el aroma a linimento, excitación y nerviosismo entre bambalinas en el intermedio de la actuación. También me quedaron grabadas las muy exigentes indicaciones de aquel alto, moreno y fibroso profesor de baile al que solo le faltaba el látigo acompañando a su perenne sonrisa…

   Bueno, los recuerdos se mezclan con la voz de mi madre sentada al borde de mi cama. La poesía nacía con cada una de sus palabras, escondidas, atesoradas bajo mi almohada de alocado adolescente. A pesar de los sabios consejos de mi madre, opté por correr como una condenada liebre en vez de saltar y brincar como una grácil gacela.  Añoro los consejos de mi madre y no, no me fue mal pero la sigo echando de menos. Se fue demasiado pronto y es algo que nunca perdonaré al maldito dios en el que ella confiaba. El trabajo me convierte en una máquina y la poesía libera mis sentimientos, una vez más. Y ahora, si no has tenido suficiente… pídeme más.

(JMPA Pink Panzer Korps – Mezclando sentimientos.)

“Solo creería en un dios que sepa cómo bailar.”

(Friedrich Nietzsche)