Archivos

Necesidad de caricias… Dormir desnudos…

Pink Panzer Legs

 “El amor es para el niño lo que el sol para las flores; no le basta el pan: necesita caricias para ser bueno y fuerte”

(Concepción Arenal)

pinker-nude- Santa Cruz tf

   Recuerdo que en algún sitio leí que nuestra admirada y recordada Marilyn Monroe reconoció en alguna entrevista que, a la hora de dormir, llevaba únicamente una gota de Chanel Nº5 como único atuendo. Mañana mismo me compro un frasquito…

   En esta web he leído los cinco beneficios de dormir desnudo, y cuando, espoleado por mi curiosidad me he puesto a investigar un poco más, encuentro multitud de referencias a esta cómoda forma de dormir y que yo practico desde hace unos buenos lustros… Desconocía que una costumbre tan habitual en mis horas de descanso tuviera tantos beneficios y, es verdad, alguno de ellos lo identifico claramente… otros los dejo a criterio del lector.

   En mis años más guerreros y expedicionarios, tener que dormir en una tienda de campaña con un simple saco de dormir no era algo fuera de lo común. La experiencia (sabiduría que otros te transmiten) te enseña que, aunque parezca un contrasentido, como más calentito duermes es precisamente metiéndote en pelotas dentro del saco. Y cuando te acostumbras a dormir así, no hay vuelta atrás. La ropa te sobra, te rasca, te aprieta… Y cuando te das cuenta, duermes en pelotas, disfrutas de la playa en…¡¡¡ Resumiendo; Que bella es la vida con dos ingles de mujer acariciándote la nuca!!!. (By Pink Panzer Yorch)

arenas-pinkerblack


Lúdica Nocturnidad –
Mi lúdica nocturna
ambición de tu piel
es delirio que rescata
el amor entre sedas
la magia del éxtasis
del verso desbocado.
Lúdica nocturnidad
Durmiendo a tu lado
desnudo, abrazado
por amor, pasión, amistad.

(JMPA Pink Panzer Yorch in love)

finpost

Anuncios

Débil empatía … La última luz…

“A pesar de que interrogar ya es empezar a contestar, nosotros, demasiadas veces y con pereza creciente, renunciamos al obligado ejercicio de la búsqueda en todas las direcciones”.

Joaquín Araújo (periodista y escritor naturalista español) en su libro “Ecos… lógicos, para entender la Ecología

pinker-yorkshire

Imagen propiedad de PinkPanzerKorps

   “Se que esta puede ser mi última oportunidad para transmitir mis pensamientos pero no puedo rendirme. A pesar de que no encontramos ninguna salida al tormento en que vivimos, aún albergamos un poco de esperanza en un futuro mejor. Los familiares más viejos, tan solo unos pocos de los que han sobrevivido a la “luz”, nos relatan historias pasadas de felicidad, habitando sus casas, disfrutando con sus cálidas noches y luminosos días, tiempos de amor, juegos y abundancia.

   Mi generación no pudo disfrutar de nada de aquella tierra de paz antes del gran traslado. Todos nosotros nacimos aquí, en esta enorme y oscura cueva donde apenas nos distinguimos por el brillo de nuestros ojos, donde el amor es quizás lo único que aún tiene algo valor, porque ni siquiera nuestras propias vidas hoy en día nos importan.

   A pesar de todos nuestros esfuerzos por encontrarla, esta inmensa cueva no tiene salida. Nacemos y morimos aquí dentro desde hace varias generaciones. Los suministros nos llegan desde la parte más oscura y alejada de la cueva, en el fondo de un angosto túnel que acaba en una pequeña bóveda donde una luz se enciende cuando llegan las provisiones.

   Hace ya mucho tiempo que empezamos a sospechar que están intentando envenenarnos. Casi siempre algún compañero muere al poco tiempo de recibir la nueva comida. Uno, dos… A veces mueren cinco o seis de golpe como ocurrió meses atrás con una familia entera. Padre, madre, hijos… Todos murieron al mismo tiempo, justo después de recibir su ración de alimentos. También barajamos la posibilidad de que sea el agua aunque no nos ponemos de acuerdo, pues todos bebemos de la misma fuente. Nadie sabe realmente que hacer pues, si no nos alimentamos, sin duda moriremos de hambre pero también es cierto que, en medio de la oscuridad más absoluta, cuando escuchas las convulsiones y los gritos de dolor de uno de los nuestros, un terrorífico olor a miedo impregna durante días toda la cueva que literalmente nos paraliza. Pocos somos, cada vez menos, los que reunimos el valor suficiente para acercarnos e intentar comprender lo que ha ocurrido. Finalmente hacemos lo que nos han enseñado y lloramos, por los nuestros, por nosotros y por el tiempo que nos aplasta sin defensa posible.

pinker-yorkshire2

Imagen propiedad de PinkPanzerKorps

   Morir de hambre. Esta idea nos ronda la cabeza desde hace tiempo entre los más jóvenes. En la penúltima “luz”, nadie tomó absolutamente nada de los alimentos entregados y aprovechamos aquella mortecina incandescencia que colgaba de la bóveda para intercambiar ideas descabelladas mirándonos a las caras, caras revolucionarias, insurgentes, y cansadas, muy cansadas. Con aquella luz me aprendí de memoria el rostro de ella y a soñar también, con un mundo mejor a su lado.

   La falta de alimentos convierte la convivencia en una horrible pesadilla, incluso con desesperados episodios de canibalismo, pues nos da la impresión de que nuestro primer rechazo a recoger la comida, ha derivado en un largo periodo de castigo en el que “la luz” no ha vuelto a encenderse en mucho tiempo. La locura se ha hecho dueña de nuestra comunidad y aunque unos pocos intentamos mantener la calma, el hambre hace estragos en nuestro oscuro y torturado pueblo y muchos acaban muriendo entre absurdas peleas. Unas peleas que ganan los más fuertes, los que se llevan el escaso alimento que aún es seguro y otros que pierden, como siempre, los más débiles, que acaban sus días entre horribles padecimientos fruto de las raciones envenenadas que aún quedan intactas entre la basura. El problema es que sabemos que no todas contienen veneno, y la desesperación nos lleva una y otra vez a la tentación de consumirlas… Tarde o temprano, alguno cae en la tentación y al resto, a todos los que aún nos mantenemos con vida nos llega la aceptación, doblegados a la evidencia de que, ninguno de nuestros esfuerzos cambia ni una sola brizna de la yerba sobre la que descansa nuestra cruel existencia.

   La luz se ha encendido de nuevo pero nadie ha acudido al punto de reunión, esa luz bajo la infame bóveda de abastecimiento desde la que ya teníamos claro que nos vigilaban. Los pocos que quedamos, hemos decidido morir de hambre. Ella, mi amor en la penumbra, mi compañera de llorosos y brillantes ojos, esta acurrucada en mi regazo casi sin fuerzas para levantarse. Vamos a intentar dormir y que sea el sueño el que termine con nosotros, de la manera más plácida que podamos soñar. La impotencia nos consume pero tampoco les vamos a dar el placer de contemplar como nos despedazamos entre nosotros por un mísero pedazo de pan.

   Nada poseo ya, nada material, solo Ella me trae la paz que necesito en este último rincón donde nos apretamos para darnos calor y compañía entre montañas de basura. El inconfundible roce de sus vibrisas al respirar junto a mi cuello hace que al fin cierre mis ojos y me de por vencido… Me rindo, amor, estos son mis últimos pensamientos antes de que llegue la gran luz…

-. Hola.. ¿John?, Perdona que te llame a estas horas pero es que tenemos resultados positivos. Después de seis años ininterrumpidos de ensayos, creo que podemos dar por finalizado el experimento de los ratones. Al final, la idea de la comida envenenada ha sido un éxito. Confirmamos que la alarma social se transmite de unos individuos a otros y como estaba previsto, finalmente han optado por no comer ninguno. Lo gracioso es que, la última dosis de comida, no tenía veneno pero ¡¡¡ni se han acercado!!!

-. Perfecto, Roger, te felicito. ¡¡Un gran trabajo!!. Ahora recoge todos los datos para el dossier de la revista Scify News; creo que aún llegamos a tiempo para publicar en el siguiente número y respecto a los ratones que han sobrevivido, pues los envías al laboratorio de Carter Lies, que seguro le vienen muy bien para dar de comer a las pitones del ensayo de hibernación inducida…”

(JMPA Pink Panzer Yorch in love… Extracto de “Empatía, la última luz de invierno” by Yorch)

albert-schweitzer-animales-projimo

Empatía…
Deja que esta palabra cobre significado en tu vida.

(JMPA Pink Panzer Yorch)

The Yellow Brick Road… El buen camino.

   The yellow brick road aparece por primera vez en escena, dentro de la trama de una novela/cuento para niños del lejano año 1900 y escrito por el norteamericano  L. Frank Baum. Esta novela es, si con estas pistas aun no la habéis identificado, el “superventas” de libros, películas, canciones y obras de teatro  The Wonderful Wizard of Oz. El significado o mensaje oculto entre los adoquines amarillos de este fantástico mundo de Oz, os lo dejo en el aire, para que los mas curiosos o interesados se entretengan un poco navegando por la red.

   “On the road again” solemos decir en nuestro grupo de amigos moteros cuando, tras una larga temporada de ausencias, (últimamente mías) volvemos a reunirnos para hacer lo que más nos gusta… Enfundarnos nuestros trajes de gladiador de cuero, cambiar uniformes y protecciones por otras mas moteras y volar bajo quemando litros de nuestro cóctel preferido, adrenalina y gasolina a partes iguales, dibujando nuestra propia, única e irrepetible Yellow Brick Road.

photo_2016-10-12_17-52-58

    Pocas son las opciones que me quedan y que sean mejores a la de disfrutar de la mañana de un día festivo a lomos de mi deliciosamente brutal y exigente KTM en compañía de mis amigos. La semana que viene, seremos uno menos. Las obligaciones mandan y el mediterráneo, ese mar devorador de almas le espera con su hotel de “mil estrellas” con poco sitio para caminar y mucho tiempo para pensar… Por supuesto, a su regreso entonaremos el “on the road again” colocando una fila más de ladrillos amarillos en el camino hacia nuestra propia Ciudad Esmeralda. Buena suerte, compañero.

   El segundo ingrediente de este camino es el riesgo. Pilotando una moto, pasando un cambio de rasante a más de 200 kms/h en el que sientes como tus neumáticos dejan por unos instantes de tocar el asfalto, el miedo es un mal pasajero. La experiencia, la práctica, el entrenamiento, la activación y la mejora constante de tus habilidades hacen que, de forma progresiva, el miedo deje paso al control y el respeto de tus propios límites.  Hay algunos trabajos, muchos me atrevería a decir, donde el miedo tampoco es un buen compañero. Los límites están, algunos para superarlos y otros para mantenerlos a raya solo a base de auto control y conocimientos, incluso cuando las circunstancias te digan que hay que correr como si se tratase de tu último relevo. Pues si, echaremos a correr pero incluso entonces, mantener la calma te ayudará a correr en la dirección adecuada.

(JMPA Pink Panzer Korps)

05-09-2016
Para mantener el ritmo, no lo olvides, el sofá es tu gran enemigo. Tendrás que estar muy en forma para salir corriendo… por el buen camino.

keep-calm-and-follow-the-yellow-brick-road-16

Y en ocasiones, es verdad, todo sale mal…

Rocas, mar y abismos… Cпасибо, Aleksey.

   Todos hemos estado junto a alguien que con sus auriculares puestos, ponía cara de disfrutar de algo hasta que con un cruce de miradas, nos preguntaba ¿quieres escuchar un poco, te lo paso? Bueno, ese es mi caso y realmente me fascina descubrir… sea lo que sea (gracias, Alex). Lo inolvidable es el momento, la sensación de asombro que vives, esa sensación que te electriza cuando te das cuenta de lo mucho que desconoces, y lo poco, muy poco que sabes del mundo que te rodea.CojzrK5WEAA_hhU

   “Las olas llegaban incansables pero eran las rocas las que ganaban siempre. Todos sus intentos de asalto se deshacían en gigantescas explosiones de espuma y aquella fina lluvia de agua de mar que llegaba incluso hasta nuestro lejano embarcadero.

   La lucha era encarnizada durante los inviernos, pero año tras año, yo llenaba mi vieja cantimplora y bajaba el sendero hasta el borde del acantilado, para admirar aquel bello espectáculo del mar embravecido y cada vez que lo hacía, había menos rocas en pie y más años a mis espaldas.

   Mi mensaje para el mundo estaba en el vientre mismo del acantilado, sin sendero que pisar, rozando los dominios de las familias de vencejos que reinaban en aquel espacio. Allí me esperaba un viejo y salvaje rosal, tan sediento de agua como yo de verle vivo, aferrado a la casi vertical ladera de su hogar, el lugar perfecto para contemplar el mundo… cuando no estoy sentado en mi moto.

   El rosal no tiene ojos pero yo se que él no aparta su mirada de mi cantimplora, mientras poco a poco la vacío a su alrededor, dando tiempo a que nada se pierda y el agua empape la escasa tierra que se mantiene unida con sus raíces. Tampoco necesito que me de las gracias. Me basta con saber que se esfuerza por estar ahí, inmóvil, esperando mi llegada.”

(JMPA Pink Panzer Yorch in love)

KUKLA (Muñeca)

   “¿Quien era el creador del amor? No sabes nada de esa sensación mientras eres demasiado joven.
No se puede comprender el por qué todo el mundo necesita que el amor les llegue en abundancia. 
¿Y si  el mañana nos trae la tristeza o la guerra se desata?

   Pero, ¿por qué se siente como si apenas pudieras respirar?.. ¿Por qué nos desgarra por dentroTodos estos pensamientos en tu cabeza son como flechas envenenadas, son los mensajes que no has enviado...”

(Extracto de la canción К.У.К.Л.А (muñeca) del grupo ruso  Дискотека Авария)

(Traducción y adaptación al castellano by Pink Panzer Yorch)

*Texto original —> “И кто любовь эту выдума? Ты не знаешь о ней, пока ты мал.
Ты не знаешь, зачем она так нужна, а вдруг завтра горе или война?
Почему же так тяжело дышать, почему так рвётся твоя душа?
Словно стрелы отравленные мысли – твои неотправленные письма.”

photo_2016-08-15_19-50-21

Recuerda, la libertad es una flor que necesita ser regada en abundancia. Intenta que tus mensajes salgan de tus ojos, tus labios, tus manos… y seguro que alguien los recibirá.

(JMPA Pink Panzer Korps)

Ábreme las letras… sangrando versos.

Odio y amo. Por qué hago esto, podrías preguntarte. Lo ignoro, pero así me siento y me torturo.

Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris.
Nescio: sed fieri sentio et excrucior
.

 – Catulo –

MinskBeringAirPlane

Conversemos

Se puede conversar
sin articular
una sola palabra.
Conversemos pues,
ahora que me lees
ahora que me tienes
en tus ojos cautivo.
Solo necesitamos
jugar con las miradas
tal vez tocarnos ,
quizás besarnos, complacernos la piel
desnudando los abrazos
creados en la distancia.
Conversar, si,
con el silencio justo
para escucharnos
suspirar, latir
respirar, gemir…
Lo sé, amor, lo intuyo
el deseo despierta, fluye
es un río de aguas traviesas
un Guadiana en tu ombligo
dispuesto a morir
si yo se lo pido…
Y ahora sientes miedo,
la urgencia de huir,
apartar tus ojos del
horizonte de mis versos,
pero sigues aquí
en mi cárcel sin llaves
invitada y prisionera
leyendo aún este torrente
de letras que buscan desembocar en ti,
letras que derribar quieren
débiles ya tus defensas…

Entonces, si quieres
si estás segura,
libera tu alma y ven,
ven a mi.
Acomódate en mis brazos
y conversa conmigo.

(JMPA Pink Panzer)

4jbir9fzzt1m

Quiero que el sueño me venza, con el aroma de tu éxtasis disperso en mi…
Olvidarme de memorias perdidas, de inocencias quebradas.
Quiero que el sueño me venza…
Quiero que el sueño…

(JMPA Pink Panzer…dreams)

 

El infierno blanco… Time to die.

   Aviso. Nombres y situaciones pueden no coincidir con mi realidad. Cualquier coincidencia es fruto de la desquiciada memoria del autor y/o de la simple casualidad dentro de esta historia.

— Pink Panzer presenta… “El infierno Blanco, Time to die”. —

-. ¡No seas pelmazo, Günter! Que no está el horno para bollos… hazme el favor y ¡Mea en la botella de una puta vez!.

Que noooo, que no puedo, de verdad, ¡¡¡me da mucha vergüenzaaaa, que no me saleee…!!!

-. ¡¡Günter, por San Patrás bendito, que ya no somos unos críos y nos lo hemos visto todo en las duchas del Spa!!. Mira, hacemos una cosa; paro el coche, pongo un poco de música con mi teléfono, te concentras y ¡¡¡MEAS EN LA BOTELLA, ES UNA ORDEN!!!

– Hacemos otra cosa, Pink; Tú paras el coche, salgo un momentito y meo tranquilamente, sin presiones, ¿Ok?

   En algún lugar perdido del noreste de Europa, un vehículo todo Bering7tout terrainterreno con dos españoles a bordo, va camino de la base dormitorio muy cerca ya de las diez de la noche. Fuera del todo terreno no había nada especial a lo que no nos hubiéramos enfrentado en otras ocasiones. Un crudo día de invierno con una temperatura de 25º grados bajo cero y una moderada ventisca de unos 30 kms/h con rachas fuertes de 40 kms/h.

   Circulábamos lentos pero estábamos tranquilos. Depósito de combustible a tres cuartos de capacidad, enlace radio con la base funcionando y el GPS visualizando la señal de los satélites erráticamente, pero dando la posición, que era lo primordial. El parte meteorológico nos dice que la ventisca permanecerá estable, y lo más importante, seguirá nevando pero levemente.

   En estas situaciones, la experiencia cobra más valor que los simples conocimientos académicos. Habitualmente, yo llevaba en el coche las botellas vacías del agua de las comidas. No es lo normal pero en “determinadas ocasiones”, lo más cómodo y racional es orinar dentro del coche en una de esas botellas. ¡Meas, cierras con el tapón y listo, se acabó el problema!. Bering7

   El padre de Günter, alemán de nacimiento, se quedó a vivir en Tenerife, prendado de un “bellezón” canario de veintidós años. De semejante combinación salió un rubio de un metro noventa de estatura y más cabezón que una mula militar. Al final, la vejiga de mi compañero superó el tamaño de su cerebro y tomó el control de la situación como si de un personaje de The Walking Dead se tratase.

   Tengo que resaltar que, con -25 grados y un viento con rachas puntuales superando los 40 kms/h la sensación térmica se acerca peligrosamente a los -40/-45 grados. Con esa temperatura, la piel humana sin protección se congela en minutos, o en pocos segundos, dependiendo de otros factores, como la humedad. Salir del todo terreno era un atrevimiento pero Günter tenía que mear fuera, y no se podía razonar con él.

   Dentro del coche se soltó la cremallera del pantalón térmico, se puso el gorro polar, la capucha del chaquetón y un poco de crema protectora en la cara. Le di la vuelta al coche para orientarlo de forma que la ventisca no entrara por su puerta al abrirla y le dije de forma clara, escueta y concisa:

-. Ok. Sales. Te pones donde yo te vea, en la zona iluminada por el coche, meas y regresas como un rayo.

– Vale, vale, no te preocupes… de verdad, Pink, ni que fuera la primera vez…!!!

   Nada más salir, la fuerza de la ventisca le arrancó la capucha al muy lechón, por no ajustar los velcros del cuello, pero reaccionó rápido, solucionando la papeleta a pesar de llevar los guantes puestos.ECONOCHRIST - 1994

   Las luces iluminan a mi amigo en la cuneta que, después de pelearse unos largos segundos con el conjunto bragueta calzoncillo, me muestra la clásica nubecilla que forma el agua caliente cuando se congela al instante. Después de varios “nube-chorritos” más, veo lo que pensaba que no podía estar sucediendo. ¡¡No, no, noooo..!! Günter, que era un chico muy limpio, estaba sacudiendo alegremente su aparato arriba, abajo, izquierdas y derechas varias… ¡¡como si fuera un obispo bendiciendo palmas en el día de ramos!!.

   Le di cortes de luces y lo saqué de su “embobamiento” con repetidos toques de claxon.

-. ¿Pero que coño te dije? Serás bruto…!!! ¿a que esperabas? ¿a que un pingüino te trajera una toallita?

– Vale, vale, vale… tampoco ha sido para tanto. Venga Pink, ya está. Ya podemos seguir…

Mujer craneo regazo   A los pocos kilómetros empiezo a notar que Günter se mueve en el asiento y se le nota visiblemente incómodo. Hablo con él y me comenta una cierta picazón en su “aparato”. En cuanto él mencionó el picor, yo ya sabía que la habíamos cagado y tocaba ponerse serios. Paré el coche en mitad del camino y le dije muy enfadado:

-. No admito discusiones. ¡Saca ahora mismo la “chorra” que quiero ver como está.!

   Günter, con los ojos como platos no dijo ni “mu”. En el fondo sabía que había metido la pata hasta la ingle y entre algunos “uyuyuis y ays” de dolor, asomó su herramienta por la bragueta. Con el flexo de leer los planos, enfoque hacia la zona y ya vimos un prepucio a punto de gritarme, ¡auxilio, sálvame!. Con un color rojo irritado tirando gradualmente a un violeta /azul oscuro en el extremo, el futuro no pintaba nada bien para aquel pobre pellejo. Al momento cogí la radio…

-. Bering-7 a Base. 7.0 OK. 7.1 Herido leve con signos de congelación. Cambiamos ruta hacia Hospital Campaña…

   Con el conocimiento y permiso de nuestra base, cojo el plano y el TresGPS y trazo la ruta más corta, aprovechando algunos caminos ya conocidos para acortar tiempos y llegar cuanto antes a la carretera general que nos llevaría al hospital.

   Nos costó más de una hora apartando barro y nieve hasta que vimos las primeras luces de los coches circulando por la carretera. Una vez que accedimos a esta vía y ya circulando mucho más rápido, en apenas quince minutos nos plantamos ante la puerta del Hospital de Campaña. Una mezcla de hospital real y grandes tiendas militares adosadas a la estructura del edificio. Aquella era la tercera vez que lo visitaba y conocía muy bien a donde ir.

   La teniente Hanndorf (Erika para los amigos), una joven doctora y alemana de pura cepa, era novata en el hospital y ya se sabe lo que les ocurre a los novatos con la guardias. Así pues, no me resultó extrañó encontrarla otra vez, camino de las doce de la noche al mando del equipo de urgencias. Como ya sabían que llegábamos y también el motivo de la urgencia, solo nos quedaba explicar “donde” estaba la congelación. Para evitarle el lógico cachondeo que se iba a formar, aproveché la confianza que me daba el haber compartido más de un café con la Doctora Erika y le solté al oído en un chapurreado alemán… “im penis ist”.

   La teniente Hanndorf reaccionó de la mejor manera imaginable. Con perfecta cara de póker, hizo pasar solo a Günter a la sala de curas y despidió a los sanitarios en un buen inglés, diciendo que ya les llamaría en caso necesario.

   Después de ayudar a mi compañero a quitarse la ropa , me retiré a la salita de espera, separada simplemente por una puerta verde de dos hojas. Al parecer, después de la oportuna evaluación de daños, tocaba aplicar unos apósitos especiales para quemaduras… y ahí empezó el desastre.

¡¡¡Nein, nein, neeeeeeein…!!! Los gritos de la teniente me hicieron saltar de la silla.

¡¡¡ Setzen Sie Ihren Arsch auf dem Bodem, schon !!! Entré abriendo de golpe las puertas de la sala de curas, y esto fue lo segundo que le escuché a la muy cabreada teniente, que traducido al español viene a ser un imperativo “¡¡¡pon tu culo en el suelo, ya…!!!

   El aparato de Günter bien podría pasar por el cuello de un diplodocus en Parque Jurásico. Yo lo vi en reposo en los baños turcos del Spa pero no es lo mismo… Allí estaba él, sentado en el suelo con todo al aire y con una más que apreciable erección… de tamaño digamos sin exagerar, descomunal.

   Cuando te ves envuelto en una situación de tensión o estrés, lo más natural es que tu idioma nativo salga a relucir. A mí me ha pasado y Erika, era evidente, estaba notablemente alterada…

Gott, Ihr seid ein verwöhnter, mit dem Gehim eines Esels… Dijo la teniente mientras el frío del suelo en el culo de mi amigo le hacía bajar la hinchazón… “!!!Dios, es un mocoso con el cerebro de un burro…!!!” y no pude mas que darle toda la razón a la teniente, mientras para mis adentros pensaba en broma que de burro tenía algún atributo más a parte del cerebro.

   mi-primera-ereccionLa erección de Günter, ya pasó a tener repercusión (léase cachondeo) “global” en el Hospital y campamentos limítrofes. Semejante estiramiento del pobre pellejo, le causó tales daños que se hizo aconsejable, por prescripción facultativa, pasarlo a quirófano y hacerle una circuncisión “de campaña” convenientemente sedado, of course, no fuera que se pusiera firmes otra vez.

-. Pink, no lo pude evitar. Te lo juro, vaya cagada, lo siento mucho compañero… Cuando sentí sus manitas haciéndome las curas, algo se disparó dentro de mí y perdí el control…!!! Me confesaba Günter, ya operado, en la tranquilidad de su habitación del hospital.

   Günter ya no volvió conmigo. Del hospital lo mandaron directamente al calorcito de su casa, eso sí, después de pasar juntos prácticamente las 24 horas del día, siete días a la semana durante cinco meses en aquel infierno blanco.

   Eché de menos sus clases de alemán, su paciencia conmigo en sus clases de alemán, las risas en el coche conmigo intentando hablar alemán…Cruz mikko_luntiala 15326045430

   A mí aún me quedaba un mes comiendo barro y nieve y me asignaron otro compañero. Te adaptas. Cuesta mucho, pero las risas siempre vuelven.

   ¿Alguien a visto a un español hablar alemán con un perfecto “asento” canario/chicharrero? Pues yo sí…  y también he visto atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Tannhäuser… All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die. 

(JMPA Pink Panzer Yorch).

(La última cita, es obvio que no es mía, extraída de la excepcional película de Riddley Scott, Blade Runner)

Dedicado a todos los que mueren lejos de su hogar, entre un mar de críticas desinformadas y la dolorosa incomprensión de una parte de su propio pueblo.

Un lugar para el amor… apartando la rutina.

Un lugar para el amor
Trabajo, dinero
    tu casa
te agobia       
    soledad
en tu cama     
     tus pastillas
dormir, soñar…
y luego despertar
para morir por dentro…
    
De nuevo,
  la rutina te sorprende,
con los pies fríos
y el alma vacía
      por el trabajo,
por el dinero…     
(JMPA Pink Panzer)

Revélate, arriésgate, no pienses en el peligro…

    Corren malos tiempos, es verdad, pero no dejes que la rueda del destino aplaste tu alma traviesa… Rebélate y disfruta de tus locuras de adolescente… aunque tengas cincuenta años. No esperes a que sea demasiado tarde. En cada curva del camino tendrás un motivo para ser diferente… arriésgate a cambiar, no pienses en el peligro y serás LIBRE.

Realmente… ¿somos libres?

  

Como cuando éramos niños… Spanish City.

   Al final del túnel, el agua vertía sus palabras de aliento, serpenteando entre las losas del suelo repitiendo… “Soy piedra mojada por años de espera, piedra mojada por tus lágrimas de amor, jugando a ser niños entre besos y nubes de algodón.”
(JMPA Pink Panzer) 
 
and girl it looks so pretty to me like it always did
like the spanish city to me when we were kids
girl it looks so pretty to me like it always did
like the spanish city to me when we were kids
Y nena, me parece tan bonito, como siempre,
como Spanish City cuando éramos niños.
Oh nena, me parece tan bonito, como siempre,
como Spanish City cuando éramos niños.
   El “Spanish City” al que se hace mención, no es una ciudad española, sino un parque de atracciones en Whitley Bay, Newcastle, siendo Cullercoats una parada de tren. Es la ciudad de la que proviene el grupo.

Rompiendo versos… Nadie más que tú…

  Amor es mucho más espeso que un olvídate. . .

  No ser nadie más que tú mismo (en un mundo que está haciendo todo lo posible, día y noche, para que seas como todos los demás) significa luchar la batalla más dura que cualquier ser humano pueda enfrentar, y nunca dejar de luchar”.

Edward Estlin Cummings


   Eduard Cummings se inventaba palabras, intercambiaba sus funciones gramaticales dentro de la oración, dislocaba la sintaxis y la tipografía, mezclaba estrofas regulares con versos libres, rompía los versos… en adictivos rompecabezas.
   Su fuerte influencia, hace tiempo que vive entre mis poemas… Justo es decirlo; para entender sus aparentemente caóticos versos y al mismo tiempo, ya que hoy me estás leyendo, quizás te sirva para entender también los míos. 
   
 

“Amor es mucho más espeso que olvídate
mucho más delgado que recuerda
más rara vez que una ola esta mojada
más a menudo que desfallecer

mucho más loco es y lunarmente
y menos no será
que todo el mar que solo
es más profundo que el mar amor

es menos siempre que vencer
menos nunca que vivo
menos más grande que el menor comienzo
y menos más pequeño que perdona

es el más cuerdo y solarmente
y más no puede ya morir
que todo el cielo que el solo
es más alto que el cielo”
Edward Estlin Cummings.

…·:·…