Archivos

Tu mano me tranquiliza… Cisne negro.

El hombro sobre el que llorar era una nube gris que atormentaba mis pies con su incesante llover, lluvia de hirientes  agujas de quebradizo y negro cristal…

(JMPA Pink Panzer… En memoria de mi hermana Teresa)

photo_2017-07-15_22-43-02   Cincuenta y siete días han pasado sin poder escribir ni una sola de las palabras que allí se quedaron encerradas, escondidas como un niño asustado bajo la cama de aquella habitación engullida por el silencio.
Pasaron también unos cuantos aviones entre miles de kilómetros de desesperada impotencia para estar junto a ella… Mi hermana mayor y la mas joven de tres hermanos no tuvo una vida fácil. Empezó naciendo el último día de un febrero bisiesto y a su lado terminamos todos, sus hijos, su pareja, su tía… todos aferrados a sus manos para que, en la última puerta de su vida, no se sintiera sola.

   “Dame tu mano, tu mano me tranquiliza”

   Y le dí mi mano durante horas, a su lado, entre aquel silencio que su voz ya no lo rompería nunca más. Durante años fue al contrario. Era su mano la que cuidaba y tranquilizaba a su revoltoso hermano, sangrando, llorando o metido en mil y un problemas de los que salía, casi siempre, de la mano de su hermana mayor.
Es ahora cuando la ausencia de su voz, su silencio, crece en mi interior como un cáncer, como esa enfermedad que la devoró por dentro cuando la vida mejor la trataba. Que dolorosa contradicción que su hermano, metiendo la mano con avaricia en el saco de la suerte, jamás haya sacado la bola negra que le tocó a ella a la primera de cambio… ¿existe un dios? Queda claro que no. Es imposible ser tan cabrón y ser dios al mismo tiempo.

photo_2017-07-15_22-41-49

Teresa, mi hermana… Siempre ella…

To live in the hearts we leave behind is to never die.

(Vivir en los corazones de los que dejamos atrás es nunca morir)
– Carl Sagan –

photo_2017-07-20_23-45-09

Era su mano la que me tranquilizaba…


TRAVESÍA

Será que no nos llegan
los suspiros suficientes
Será que ya no quedan
sueños de adolescentes.

Entonces pidamos más
sin tregua ni compasión
por mi herido corazón

que debe quedarse atrás.

Si todo eso se nos acaba
Grita y rompe el silencio
y en un último esfuerzo
llorar a quien más se ama

Aprieta, no tengas miedo
aprieta fuerte mi mano
en esta dura travesía

Aprieta, no tengas miedo
el dolor deshecho en caricia
rosa y camelia, en tu vida.

(JMPA Pink Panzer Yorch –  En memoria de mi hermana Teresa)

Una vez más, su melodía me calma…

“Me arrancaré el corazón
y esperaré mi regreso

Para sacarlo otra vez
y colocarlo en mi pecho”

(Orishas)

Anuncios

Parisienne… Recuerdos tout terrain…

pinker-route-beaujolais

Robert William Gary Moore – Parisienne…

   Hay “solos” de guitarra realmente memorables. Aún así, a pesar de que esta apreciación es muy subjetiva y nuestro planeta muy grande y lleno de gente con gustos muy diferentes, me atrevo a poner esta interpretación de guitarra eléctrica entre las cinco mejores que he escuchado. De esta preciosidad de Parisienne Walkways existen multitud de grabaciones, actuaciones en vivo, cientos de “covers” de otros artistas… pero para mí, no hay ninguna comparable a esta rara pieza grabada en vivo y que hoy les dejo bajo estas letras.

   Año 1993. Con la vida metida en diez maletas y una montaña de cajas de cartón, en este año llegamos a esta isla de arenas negras. Después de innumerable viajes, kilómetros y kilómetros de carreteras amigas y enemigas y seis casas diferentes donde se quedó mucho de nosotros, la isla no nos dejó marchar. Al fin echamos raíces, donde menos habíamos pensado que la tierra cubriría nuestros pies. Veintitrés años bien merecen un buen café.

lr-paris-ago-2016

      I remember Paris in ’49. ⇔  Recuerdo a París en el ’49.
The Champs Elysee, Saint Michel,  ⇔  Los Campos Elíseos, Saint Michel,
And old Beaujolais wine.  ⇔  y el vino añejo de Beaujolais.
And I recall that you were mine  ⇔  Y recuerdo que eras mía
In those Parisienne days.  ⇔  en aquellos días parisinos.
Looking back at the photographs.  ⇔  Repasando las fotografías.              
Those summer days  ⇔  Aquellos días de verano
spent outside corner cafes.   ⇔  transcurriendo por fuera de los cafés de esquina.
Oh, I could write you paragraphs,  ⇔  Oh, podría escribirte párrafos
About my old Parisienne days.  ⇔  sobre mis viejos días parisinos.

Atracción

Quizás note tu presencia invisible
como la esencia de una palabra
como luz entre la niebla espesa
iluminando mi sueño irrepetible.
Quizás note tu amor, de color
impredecible
anunciando el final en mí
de mi inútil resistencia.
Es como si te besaran
con los ojos cerrados
como si pétalos de rosas
en tromba llegaran
abrazando tu corazón
en llamas.
Es como si te besan mientras duermes
Es como si te besan y ya no duermes
Así es como yo lo siento,
un solo beso, ciego de amor,
por tu presencia, es pura atracción
concentrada en un gesto.

(JMPA Pink Panzer Korps in Love)

bering-7-ago2016endcampaing  SNAFU

 

Diez razones para la melancolía… Es hora de volver.

   Un día te levantas y reflexionas; AC/DC ya no te gusta, lloras con más facilidad… has salido despacio de un semáforo sin levantar la rueda delantera del suelo…
   Un día te levantas y reflexionas; el pasado nunca vuelve, los amigos que tienes son los que siempre has tenido, dejas guerras por perdidas y evitas empezar otras nuevas… 
   Un día te levantas y la quietud y el olvido te invaden con sus mejores consejos. Es hora de volver.

El lugar donde nací, está muy lejos.
Quizás sea el momento
de ir pensando en
regresar…
(JMPA Pink Panzer)
 
Ilustración de Alfonso Zapico.
Diez razones para la melancolía:
  1.- Je suis seul à la maison.
                        Estoy solo en casa.
  2.- C’est la nuit.
                        Ya es de noche.
  3.- S’ecoute musique klezmer à la radio. 
                        En la radio se escucha música klezmer.
  4.- J’ai une bouteille de vin espagnol sans ouvrir.
                        Tengo una botella de vino español sin abrir.
  5.- Je n’ai pas encore de vacances.
                         Aún no tengo vacaciones.
  6.- Demain il pleuvra.
                         Mañana lloverá.
  7.- Il n’y a pas de chocolat à le garde-manger.
                         No tengo chocolate en la despensa.
  8.- Il n’y a pas de biscuits.
                         Ni galletas.
  9.- Il n’y a pas de chose sucrée.
                         Ni nada dulce.
10.- Le lieu où je suis né est très loin.
                        El lugar donde nací está muy lejos….
 
 
“La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debía suceder.”
(Aristóteles)

Canary Sack… Perdidos entre brumas…

  Shakespeare lo consideraba un néctar suficientemente preciado como para que un solo vaso y un muslo de capón convencieran a su personaje Falstaff de vender su alma al diablo

Viñetas en: zapiburgotelegraph.blogspot.com.es

   “¡Su alma! ¡Su nombre! ¡Sus ojos! Me parecen como raras y hermosas flores silvestres azules, creciendo en algún seto enmarañado y empapado por la lluvia. Y yo he sentido temblar su alma junto a la mía, y he pronunciado suavemente su nombre en la noche; y he llorado viendo cómo la belleza del mundo pasa tras sus ojos.”
(James Joyce)
El vino derramado
Perdidos entre brumas
y el aroma
del vino derramado
tiembla tu boca
con el beso
deseado,
en la húmeda esencia
por el vino en la lluvia
solo a ti entregado.
(JMPA Pink Panzer)

La máquina del tiempo… Pan con chocolate negro.

10 años cumplía en este verano de 1972.

   En esta vida, lo que por separado quizás no tenga un valor más allá de lo común, cobra un especial significado cuando, sin saber muy bien como ocurre, disparan resortes ocultos en lo más profundo de la memoria.

 

     Estábamos Pury y yo de compras en el “Mercacoña” (me divierte llamarlo así…) y una tableta de chocolate negro fue una de las cosas que llenaron nuestra cesta, justo a lado de una bolsa con una variedad de pan rústico que hace poco tiempo descubrimos y que, después de probarlo,  ya es el pan nuestro de cada día”.

 
  
    Por la tarde, en esa hora en la que el estómago me recuerda la teoría de los agujeros negros, me fui de expedición a la cocina y cuatro onzas de chocolate negro con un buen trozo de pan rústico fue mi botín.
 
   Dos o tres segundos fueron más que suficientes. Chocolate y pan se mezclaron en mi boca y la más extraordinaria máquina del tiempo que conozca el ser humano, se puso  en marcha aquel día.
La casa de mis abuelos… la casa de los Ardao.

   En segundos retrocedí con mis recuerdos cuarenta años atrás. Desde Tenerife me “teletransporté” como si fuera el Capitán Kirk a mi Pontevedra natal, al segundo piso de nuestra  casa familiar, una preciosidad construida en piedra gallega, donde mi madre, como todas las tardes, me daba la merienda… pan gallego con chocolate negro.
   Los recuerdos se mantienen vivos dentro de nosotros esperando su momento para emerger a la superficie, como el Octubre Rojo, saliendo a flote desde las aguas heladas del mar del norte. Después de días eternos de navegación, las escotillas se abren para dejar entrar aire puro en sus pulmones de acero.
   Somos fieles a la alianza con el pasado, quizás sea esa la reflexión de hoy… que llega desde el mi ayer más profundo. 

Octubre Negro

Octubre rojo y negro
Frío, vacío impar
sin nuestro reflejo
en su mueca de acero.
(JMPA Pink Panzer)
Placer del chocolate
Un cuadrado oscuro de chocolate
tiene para los dientes
el mismo efecto sensual
que el lodo en los pies traviesos de la niñez.

En la lengua, la densa materia oscura
suelta salivas en rojos cauces.
El chocolate se disuelve en dulce espeso fango
cuando lentamente se acarician los bordes
hasta que la tableta en la cavidad cálida
suelta aromas, recuerdos y flores
en las distendidas papilas.


Ríos de chocolate
atraviesan encías y resquicios dentales
y el placer – que uno sabe fugaz –
da sus vueltas atrapado en la boca.
Devoro chocolate ahora que no te tengo
para, lí­citamente y sin culpas,
abandonarme al erotismo.

Comiendo chocolate pienso en tu piel a mordiscos
pienso en tus piernas
tus pies
pienso en los manjares suculentos
de la vida.

El consumo del chocolate aumenta la libido, aleja la depresión y ayuda al corazón